PROPUESTA DE MAPAS CONCEPTUALES COMO ESTRATEGIA METODOLOGICA PARA EL APRENDIZAJE SIGNIGNIFICATIVO

 

 

(MANUAL PARA EL DOCENTE)

 

 

                                            AUTOR: MSC. BEATRIZ BURLANDO

                                                                                      (2.011)

 

Introducción de la Propuesta

Por aprendizaje significativo se entiende cuando el docente liga la información nueva con la que estudiante ya posee, reajustando y reconstruyendo ambas informaciones en este proceso. Dicho de otro modo, la estructura de los conocimientos previos condiciona los nuevos conocimientos y experiencias, y éstos, a su vez, modifican y reestructuran aquellos.

El aprendizaje significativo, es por lo tanto,  aquel aprendizaje  en el que los docentes crean un entorno de instrucción en el que los alumnos entienden lo que están aprendiendo. El aprendizaje significativo es el que conduce a la transferencia.

 

Este aprendizaje sirve para utilizar lo aprendido en nuevas situaciones, en un contexto diferente, por lo que más que memorizar hay que comprender. Aprendizaje significativo se opone de este modo a el aprendizaje mecanicista. El aprendizaje significativo ocurre cuando una nueva información "se conecta" con un concepto relevante o pre existente en la estructura cognitiva, esto implica que, las nuevas ideas, conceptos y proposiciones pueden ser aprendidos significativamente en la medida en que otras ideas, conceptos o proposiciones relevantes estén adecuadamente claras y disponibles en la estructura cognitiva del individuo y que funcionen como un punto de "anclaje" a las primeras.

 

El aprendizaje significativo se da mediante dos factores, el conocimiento previo que se tenia de algún tema, y la llegada de nueva información, la cual complementa a la informacion anterior, para enriquecerla. De este manera se puede tener un panorama mas amplio sobre el tema.

 

Dicha posición filosófica, indica por una parte que el conocimiento humano no se recibe pasivamente ni del mundo ni de nadie, sino que es procesado y construido activamente por el sujeto que conoce. Y por otra parte, tal como dice Flores (1994) “la función cognoscitiva está al servicio de la vida, es adaptativa y en consecuencia lo que permite el conocimiento al conocedor es organizar su mundo, en su aspecto experiencial y vivencial”.(p.235).

La profesión docente siempre ha necesitado de la dotación de un amplio abanico de estrategias y técnicas para el perfeccionamiento de la actividad educativa que les permita facilitar una mejor enseñanza aprendizaje, pero para lograr este perfeccionamiento es necesario que los docentes  tengan conocimientos de lo que son las estrategias metodologías de las enseñanzas del aprendizaje.

Sabemos que hay muchas personas que trabajan en el campo de la educación  que conocen una gran variedad de estrategias que en muchas ocasiones la aplican sin saber lo que están haciendo.

Es por eso que el presente manual viene a ser una Propuesta de mapas conceptuales, como estrategia metodológica para el desarrollo del aprendizaje significativo. Espero que todo aquel que tenga la oportunidad de leerlo le saque el mejor provecho, lo ponga en practica y pueda ofrecer una amplia variedad  de mapas adaptados a la situación de cada alumno y con lo cual, formaran en ellos una visión sintética, integradora e incluso crítica, en donde el alumno valorará  su propio aprendizaje y el docente decidirá  cuando y como aplicarlas.

 

Los mapas conceptuales o mapas de conceptos son un medio para visualizar ideas o conceptos y las relaciones jerárquicas entre los mismos. Con la elaboración de estos mapas se aprovecha la gran capacidad humana para reconocer pautas en las imágenes visuales, con lo que se facilitan el aprendizaje y el recuerdo de lo aprendido.  Es una técnica creada por Joseph D. Novak, quien lo presenta como una proyección práctica de la teoría del aprendizaje significativo, que propuso David Ausubel, para ayudar a comprender nuevos conceptos que deben aprenderse mediante la percepción de relaciones entre ellos y vinculándolos a la información que ya se tenga con anterioridad (saberes previos).

Desde luego que no se trata de memorizar los mapas y reproducirlos con todos sus detalles, sino de usarlos para organizar el contenido del material de estudio y que su aprendizaje sea exitoso.

La técnica de elaboración de mapas conceptuales es un medio didáctico poderoso para organizar información, sintetizarla y presentarla gráficamente. Es muy útil también puesto que nos permite apreciar el conjunto de la información que contiene un texto y las relaciones entre sus componentes, lo que facilita su comprensión, que es el camino más satisfactorio y efectivo para el aprendizaje. Otra utilidad es que pueden servir para relatar oralmente o para redactar textos en los que se maneje lógica y ordenadamente  cierta información; de ahí que sean considerables como organizadores de contenido de gran valor para diversas actividades académicas y de la vida práctica

Dicha posición filosófica, indica por una parte que el conocimiento humano no se recibe pasivamente ni del mundo ni de nadie, sino que es procesado y construido activamente por el sujeto que conoce. Y por otra parte, tal como dice Flores (1994) “la función cognoscitiva está al servicio de la vida, es adaptativa y en consecuencia lo que permite el conocimiento al conocedor es organizar su mundo, en su aspecto experiencial y vivencial”.(p.235).

Considerando la importancia del tema se procede a detallar uno a uno los pasos de la propuesta.

Justificación

Esta propuesta está plenamente justificada debido, a que los mapas conceptuales pertenecen a la clasificación de estrategias utilizadas para la adquisición del aprendizaje significativo y el constructivismo como teoría.

Es muy sencilla pero compleja a la  vez, porque requiere realizar varias operaciones mentales.

Se puede utilizar didácticamente para desarrollar ideas y mostrar las relaciones que hay entre ellas.

Son de fácil elaboración lo que sugiere el empleo de poco tiempo en su diseño.

La evaluación de los mismos es sencilla  eliminando así el engorroso trabajo de corrección que otras estrategias  requieren.

Permiten actuar como técnica orientadora de procesos de atención por parte del alumno.

Con ellos es sencillo discriminar aspectos relevantes de los contenidos curriculares sobre lo que hay que realizar un mayor esfuerzo y procesamiento cognitivo.

Se pueden generar expectativas apropiadas acerca de lo que se va aprender.


Estar centrado en el estudiante y no en el profesor.

Atender al desarrollo de habilidades intelectuales, no solamente a la repetición de la información.

Pretender un desarrollo integral y armónico de las personas, no solamente lo cognitivo o intelectual.


Otorgar protagonismo al estudiante, prestando atención a sus aportes y al progreso de su aprendizaje para favorecer el desarrollo de la autoestima. Los mapas conceptuales proporcionan una síntesis esquemática de lo aprendido y ordena de una manera jerarquizada.

Fundamentación  de la Propuesta:

Teórica

Bajo la perspectiva del constructivismo, el verdadero aprendizaje humano es una “construcción de cada alumno que logra modificar su estructura  mental, y alcanzar  un mayor  nivel  de diversidad,  de complejidad y de integración”. Flores (1994). Es decir, el verdadero aprendizaje es aquel  que contribuye al desarrollo de la persona. Por esto el desarrollo no se puede confundir con la mera acumulación de conocimientos, de datos y experiencias discretas y aisladas al contrario, el desarrollo del individuo en formación es el proceso esencial y global en función del cual se puede explicar y valorar cada aprendizaje  particular, como lo han planteado los pedagogos clásicos.

Académica

La propuesta será un aporte para la educación, a partir de los resultados obtenidos, el profesor de la asignatura,  podrá establecer los parámetros que servirán de base para  una  mejor integración  enseñanza-aprendizaje y de esta manera propiciar la participación efectiva  del alumno con el contenido programático y por ende con el conocimiento .

Social

La educación es un proceso social que exige la participación  activa tanto del alumno como el facilitador. En consecuencia, se plantea la necesidad de establecer nexos de integración para el logro de los objetivos comunes, enfatizando su formación como personas conscientes de la cooperación, capaces de generar en ellos nuevas potencialidades en beneficio de la estructura social  imperante. En este sentido, la propuesta,  aspira contribuir a la formación de un sujeto participativo por una parte y, por la otra a la creación de un programa abierto acorde con el diseño curricular  de cualquier asignatura.

    Factibilidad del Estudio

Factibilidad Operacional

Como técnica de Estudio:

 

Los mapas de conceptos son un instrumento para representar los

conocimientos. Están muy condensados y poseen una estructura jerárquica similar a la estructura en que la información se almacena

en nuestra conciencia. Por tanto ayudan al estudiante a organizar los conceptos y sus relaciones fundamentales.
  

    Como síntesis o esquema visual del contenido mejora la Comprensión: 

    Así como el conocimiento estructurado y profundo de lecturas, experiencias, proyectos o cualquier tipo de investigación, tanto propia como ajena.
    Los mapas conceptuales también pueden utilizarse eficazmente para facilitar la redacción de trabajos ya que proponen una secuencia de escritura empezando por los conceptos más comprensivos o generales, y como estos suelen ser los que mejor

comprenden los demás, la organización del mapa es un cauce eficaz para comunicar ideas a otras personas; además es de gran utilidad para fijar el aprendizaje.

     Como proceso didáctico:

 

Como instrumento de jerarquización y estructuración de los conceptos-clave de algún contenido específico, el mapa conceptual puede ser utilizado por los profesores en la planificación de la asignatura; facilitan la preparación de las sesiones de aprendizaje y su ordenamiento secuencial. Cuando los materiales didácticos se preparan a partir de mapas conceptuales, resulta relativamente sencillo para los estudiantes aprehender los significados de los materiales, especialmente si a los estudiantes se les pide que preparen sus mapas conceptuales con base en la lectura de algún tema. Es esencial que los estudiantes aprendan a elaborar sus propios mapas para que aprovechen plenamente su utilización.

      Como estrategia para compartir el conocimiento:

 

Cuando cada estudiante compara sus mapas conceptuales con los

de otros compañeros y descubre que cada cual ha construido uno diferente, sin que ello implique que unos estén bien y otros mal.

   El mapa individual representa la estructura del conocimiento personal (de un aprendizaje), es la forma en que una persona ha interpretado los nuevos contenidos desde sus estructuras cognitivas

previas. Sin embargo, se pretende llegar a un conocimiento compartido socialmente, por lo que la situación de discusión para consensuar los distintos aprendizajes, puede y debe facilitar el acceso a nueva información y su manejo comprensivo e inteligente.
    El proceso de consenso puede ser muy rico desde el momento en

que implica actitudes de orden, respeto, organización y aceptación

de opiniones ajenas cuando se descubre el error propio. Es decir, contribuye al desarrollo de actitudes democráticas.

    Como  técnica para encauzar las discusiones entre estudiantes y profesores:

 

Dado que los mapas preparados por dos personas presentarán por lo menos algunas diferencias de estructura, y ofrecen la ocasión

para elaborar conceptos negociados entre estudiantes y profesores.

    Este es un factor fundamental para facilitar el aprendizaje,  además, permite a los estudiantes ver sus errores en los conceptos y relaciones de conceptos iniciales, y ofrece medios poderosos de penetrar en un amplio conjunto de nueva información.

En la organización de  los conocimientos de modo que puedan comprender lo que ocurre en un laboratorio o en un campo determinado:

 

El profesor puede revisar algunos de los principales conceptos relativos a un determinado laboratorio o estudio de campo y elaborar una lista de ellos, los estudiantes pueden utilizar la lista para trazar el mapa de sus propios conocimientos antes de iniciar el estudio de laboratorio. Según la actividad, a los estudiantes se les puede pedir que elaboren y modifiquen sus mapas de conceptos; actividad que puede constituir al mismo tiempo la culminación del proceso de consolidación de los saberes adquiridos. En este sentido, también es un instrumento para la evaluación del aprendizaje.


 

Como facilitador del trabajo de colaboración entre los educandos:

 

Cuando dos o más estudiantes trabajan juntos para crear un mapa relativo a un campo de conocimiento dado, se establecerá entre ellos un intercambio de ideas muy provechoso y utilizarán un

lenguaje que les resulta más familiar y atractivo.

Factibilidad Psicosocial

Con relación a este aspecto se pone de manifiesto que toda implantación de nuevos procedimientos, produce transformaciones de carácter profundo. No obstante, aún cuando se genere un clima de incertidumbre con la implantación de la propuesta,  existe la mejor disposición de los profesores que imparten la asignatura, así como también del alumnado, por lo que se puede decir que existe viabilidad para la aplicación exitosa de la misma.

Pasos para la elaboración de mapas conceptuales:      

En primer lugar el docente tiene que establecer el grupo de conceptos con los cuales va a trabajar.

Luego  debe clasificarlos por niveles de abstracción, esto le permitirá establecer las relaciones de supra, y subordinación existentes entre los conceptos.

A continuación debe identificar el concepto nuclear; si es de mayor abstracción que los otros, ubíquelos en la parte superior del mapa, si no lo es, destáquelo con un color especial cuando lo elabore.

A partir de la clasificación  elaborada, construya un primer mapa conceptual, no olvide que el mapa debe estar organizado  jerárquicamente.

 Para unir el concepto nuclear con los subordinados, utilice palabras enlaces, ya que le permiten señalar la relación existente entre ambos.

Es necesario que sepa que todos los enlaces utilizados en el mapa deberán estar rotulados, utilizando para ello correctamente la simbología, las cuales se mencionan a continuación:

Ideas o conceptos: cada una se presenta escribiéndola encerrada

en un óvalo o en un rectángulo; es preferible utilizar óvalos.

Los Conectores: la conexión o relación entre dos ideas se representa por medio de una línea inclinada, vertical u horizontal llamada conector o línea ramal que une ambas ideas.

Flechas: se pueden utilizar en los conectores para mostrar que la relación de significado entre las ideas o conceptos unidos se expresa primordialmente en un solo sentido; también se usan para acentuar la direccionalidad de las relaciones, cuando se considera indispensable.

Descriptores: son la palabra o palabras  que describen la conexión; se escriben cerca de los conectores o sobre ellos.

Estos descriptores sirven para "etiquetar" las relaciones. Tiene gran importancia elegir la palabra correcta; o sea, la que mejor caracterice la relación de que se trate, de acuerdo con el matiz de significado que debe darse con precisión.

En resumen, la simbología de un mapa conceptual puede ser: 

Para indicar la direccionalidad de las relaciones, para conexiones o relaciones, para palabras clave, ideas o concepto Por último acompañe la presentación o uso del mapa con una  explicación y un ejemplo del aspecto que esta tratando.

Conocida la técnica para la elaboración de los mapas, es necesario que el profesor tenga en cuenta que los puede elaborar en los siguientes términos:

Como organizador previo

Haciendo que los alumnos repasen la parte del tema que se va a estudiar, a partir de la selección de los conceptos que sobre éste se ha tocado en las clases anteriores, y que se proceda a elaborar un mapa conceptual conjunto de los contenidos aprendidos.

Como repaso global del tema

Se selecciona entre todos, aquellos conceptos que los alumnos consideren más interesantes. Después se propone que realicen un mapa individual sobre dicho tema.

Como método para compartir los significados aprendidos sobre un tema

Para este caso se puede utilizar los mapas individuales elaborados con anterioridad, y con la aportación de todos los alumnos, se procede a elaborar uno en la pizarra  cuyos contenidos conceptuales fueran el fruto del consenso o la votación del grupo.

el aprendizaje cooperativo o la colaboración en pequeños grupos. Es conveniente que los estudiantes primero preparen mapas de manera individual y luego los compartan en pequeños grupos. Una alternativa exitosa es la utilización de mapas elaborados individualmente seguida por la confrontación en parejas y la elaboración de un mapa grupal. Posteriormente, estos mapas de grupo pueden exponerse en las paredes del aula, pidiéndose a los estudiantes que los clasifiquen según su capacidad de comunicación. Ello sirve al mismo tiempo de motivación para elaborar buenos mapas de grupo y es una eficaz experiencia de aprendizaje. También es un medio poderoso para evaluar la capacidad de pensar que tienen los estudiantes.

Criterios generales de referencia para la Evaluación de un Mapa Conceptual

La valoración comprende la recopilación de la información o datos sobre el desarrollo del trabajo en el aula.  Por consiguiente,   tiene en cuenta los contenidos (conceptuales, procedimentales  y actitudinales),  las estrategias didácticas (cognitivas, organizativas), las actividades, la secuenciación  y la temporalización .

Ontoria (2000) dice que la evaluación “debe considerar la totalidad de los componentes que intervienen en el proceso educativo y la singularidad de cada  alumno con su ritmo y estilo de aprendizaje” (p.106).  Por lo tanto la evaluación se convierte en un proceso cualitativo y explicativo, que facilita la comprensión de todos los procesos seguidos en el desarrollo curricular.

El planteamiento de la unidad didáctica supone que todos sus componentes pertenecen  también al ámbito del proceso evaluativo. De ahí que se hable de evaluación continua y evaluación individualizada.  La evaluación continua hace referencia  al proceso educativo total,  mientras la individualizada  es criterial, ya que tiene como referencia al propio alumno en relación a la obtención  de los objetivos planteados.

Como se observa en el mapa conceptual, la evaluación sitúa el punto inicial de la unidad didáctica en los alumnos. Los objetivos se presentan en forma de capacidades  a desarrollar.  Esto supone una evaluación inicial  o diagnóstica  para conectar la unidad didáctica  con las ideas previas de los alumnos, su nivel de desarrollo, sus intereses y sus motivaciones.

El núcleo del trabajo en el aula gira en torno a los contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales, para el que se elegirán unas estrategias metodológicas y actividades. La evaluación se incorpora  en este proceso para valorar su marcha y tomar  las decisiones oportunas  para reajustarlo y regularlo. Este es el significado de la evaluación formativa, que supone una reflexión crítica  sobre los componentes y funciones del proceso de enseñanza-aprendizaje, con el objetivo de que el profesor  pueda ajustarlo  progresivamente.

La unidad didáctica necesita una reflexión  o evaluación  al finalizar, que se llama evaluación sumativa. Aquí se tiene en cuenta todo el proceso seguido y se hace una síntesis final o terminal, desde el punto de vista  de cada alumno, del grupo, del profesor, de las estrategias, actividades y recursos.  La evalución sumativa se convierte, de esta manera, en evaluación inicial de la siguiente unidad didáctica.

Con el modelo curricular conductista, muchas veces existe una falta de correspondencia  entre lo que el profesor piensa  que está examinando y los procesos de pensamientos del alumno, ya que muchos establecen relaciones defectuosas entre unos conceptos y otros y pueden llegar  a conclusiones negativas  en su aprendizaje.

Basándonos en la teoría cognitiva del aprendizaje de Ausubel (1976), los criterios básicos de la evaluación mediante los mapas conceptuales se corresponden con tres ideas principales:

Organización jerárquica de la estructura cognitiva:

Las proposiciones y conceptos más generales y menos específicos  incluyen a las proposiciones y conceptos menos generales y menos inclusivos. De esta manera, la ordenación jerárquica también puede mostrar el conjunto de relaciones entre un concepto y aquellos otros subordinados a él, surgiendo la diferenciación entre los concepto y  al mostrar interrelaciones conceptuales específicas. Por lo tanto es fácil evaluar a un alumno con mapas conceptuales, pues se verá claramente si ha  conseguido  entender y memorizar comprensivamente las relaciones conceptuales, pues se verá claramente si ha conseguido entender y  memorizar comprensivamente las relaciones conceptuales, y si ha captado verdaderamente los significados  básicos que se le ha intentado enseñar.  Es un modo de conseguir  que los alumnos  verdaderamente piensen y les ayuda  a ver y plasmar relaciones en las que nunca habían reparado.

   Diferenciación progresiva:

Los mapas conceptuales son indicadores, relativamente  precisos, del grado de diferenciación de los conceptos que posee una persona. La forma de evaluar bajo este aspecto es seleccionar varios conceptos  de un tema de estudio y pedir que los alumnos hagan un mapa con ellos, poniéndose de manifiesto y pudiendo comprobar las conexiones correctas y las erróneas.

Reconciliación integradora:

Es importante para el aprendizaje significativo que el alumno vea las relaciones que existen entre los grupos de conceptos, en un mapa hecho previamente al comenzar un tema de estudio, y en otro realizado al explicarlo o al terminar la explicación. Con ello se valoran los conocimientos previos,  se clarifica con lo estudiado  y se aportan nuevos datos de aprendizaje. De esta forma también se descubrirán  las concepciones equivocadas  o las que estuvieran desplazadas  en su posición jerárquica. Los mapas conceptuales, pues, son una técnica válida para verificar las relaciones erróneas  que se tienen a priori de los conceptos, y también para mostrar claramente los conceptos relevantes  que no se habían tenido presentes.  Respecto a las relaciones cruzadas o relaciones válidas entre grupos de conceptos independientes: 

Hay que tener en cuenta si son tendentes a una misma idea de reconciliación integradora entre conceptos, ya que es importante averiguar cómo y por qué  una determinada relación cruzada puede discriminar las conexiones establecidas. Para Novak (1988) “en la medida en que las conexiones cruzadas puedan ser indicio de nuevas integraciones conceptuales, deberán resaltarse y discutirse en clase con los alumnos para reconocer su identidad de alguna forma  e, incluso, fomentar en el aula la búsqueda de tales relaciones cruzadas”.... (p. 111), pues ello es síntoma de talento por parte de los alumnos, faceta que sería interesante potenciar en pro de elevar la propia autoestima.

Pasos para evaluar los Mapas con una escala de puntuación

La evaluación a través de los mapas conceptuales, como la mayoría, debe sintetizarse en una valoración, a veces numérica, debido a las exigencias practicas del sistema educativo. Para la técnica de los mapas, existen varias escalas de puntuación, todas con cierto grado de objetividad, aunque cualquier profesor puede hacer la suya propia, a nivel personal. De acuerdo con esta idea, es necesario decir  lo que realmente hay que valorar en ellos, en vez de poner ejemplos numéricos:

Las proposiciones, es decir, los conceptos con las palabras-enlace apropiadas, que nos indicarán las relaciones  válidas o erróneas.

La jerarquización, siempre en el sentido de que los conceptos más generales incluyan a los más específicos.

Las relaciones cruzadas, que muestran relaciones entre conceptos pertenecientes a partes diferentes del mapa conceptual.

Los ejemplos en ciertos casos, para estar seguros de que los alumnos han sabido comprender la expectativa  de lo que es concepto y lo que no lo es.

Estos criterios de evaluación, siempre que se apliquen para valorar el aprendizaje significativo de los mapas conceptuales, pueden servir igual que los utilizados en otros sistemas. Se sugiere que, cada profesor experimente sus propias escalas numéricas y sus propios criterios de puntuación.

Se sugiere al profesor indicar la técnica de cómo se construye un mapa conceptual, en clase. Esta actividad se realiza en varias oportunidades a fin de que el alumno se familiarice con el procedimiento. Posteriormente, se les pide que se organicen en grupos, y que tomen los conceptos sugeridos del material de apoyo. Luego ellos deben construir sus propios mapas y finalmente deben ser expuestos  al resto de la clase, para poder determinar los aciertos y errores en la elaboración de los mismos.

           El profesor los puede evaluar en una escala de:

suficiente.................................................................................(Xptos)

bien..........................................................................................(Xptos.)

notable......................................................................................(Xptos)

sobresaliente.............................................................................(Xptos)

insuficiente................................................................................(Xptos.)

Como se puede ver,  cada  criterio tendría su puntaje. Es necesario hacer notar que en el grupo de los “suficientes” estarían incluidos aquellos mapas que muestran fallos en el dominio de la técnica , tales como inclusión de una palabra-enlace. Asimismo, se integran en este grupo aquellos mapas que no han incluido algún concepto fundamental. 

Nota debido a que el interfaz no lo permite, los modelos de mapa conceptuales utilizados como ejemplos en el  ensayo no salen reflejados, invito a los lectores a realizar el enlace en http://es.wikipedia.org/wiki/Mapas_conceptuales y asi pueden complementar la información.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Adam, F (1998). Andragogía y docencia universitaria. Caracas, Venezuela. Editorial FIDEA.

    Alvarado, J. (2002). Estrategias de enseñanza para un aprendizaje significativo del Derecho Romano I. Trabajo Especial de grado del PEDES, Area de Postgrado de la Universidad de Carabobo.

Ausubel, D. (1976). Psicología educativa. Un punto de vista cognoscitivo. México, Distrito Federal.  Editorial Trillas.

Ausubel, D. Y otros. (1989) Psicología Educativa. México, Distrito Federal. Editorial Trillas.

Austin   T.  (2000)  Fundamentos Sociales y Culturales de