Un mensaje a García o Un mensaje en tiempo de crisis

 

“La adversidad causa que algunos hombres se rompan; y a otros a romper récords” 

William A Ward.

 

La narración “Un mensaje a García” es un texto original de Helbert Hubbard fue publicada originalmente en la revista “Philistine” el 22 de febrero de 1899, correspondiente a la edición del mes de marzo. Actualmente, el texto íntegro puede ser consultado en múltiples sitios web por Internet, en diversos idiomas.

 

“Hay en la historia de Cuba un hombre que destaca poderosamente en la memoria.

Al estallar la guerra entre los Estados Unidos y España, era necesario entenderse con toda rapidez con el jefe de los revolucionarios de Cuba (en ese tiempo la isla era colonia española). En aquellos momentos este jefe, el general García, estaba emboscado en las montañas, nadie sabia donde. Ninguna comunicación le podía llegar ni por correo ni por telégrafo. No obstante, era preciso que el presidente de los Estados Unidos se comunicara con él. ¿Qué debería hacerse? Alguien aconsejó al Presidente: “Conozco a un tal Rowan que, si es posible encontrar a García, lo encontrará”.

Buscaron a Rowan y le entregó la carta para García.

Rowan tomó la carta y la guardó en una bolsa impermeable, sobre su pecho, cerca del corazón.

Después de cuatro días de navegación dejo la pequeña canoa que le había conducido a la costa de Cuba. Desapareció por entre los juncales y después de tres semanas se presentó al otro lado de la isla; había atravesado a pie un país hostil y había cumplido su misión de entregar a García el mensaje del que era portador.”

 

El articulo continúa con importantes reflexiones del autor acerca de aspectos como: el esfuerzo, la constancia, la voluntad, la capacidad de decisión, el amor al deber, el actuar de inmediato, hacer bien lo que nos corresponde hacer, la educación y otros.

 

Lo invito a que lea el mensaje para que conozca la permanencia del mensaje en donde resalta que en ese tiempo como ahora, no solo se requieren estudios, entrenamiento o capacitación, sino el carácter y voluntad para hacer lo que se debe.

 

Algunas de las ideas dignas de mencionar en lo que corre a buscar el texto íntegro son: el mundo ha cambiado pero sin importar si trabajamos por nuestra cuenta o somos subordinados, el tamaño de la empresa o la importancia de lo que nos toca desempeñar; hay elementos que hemos dejado de ver o, peor aún, justificamos acciones o situaciones por la frecuencia y familiaridad, producto de la rutina.

 

Antes como ahora es posible observar la resistencia de las personas, la falta de pericia, interés, voluntad y concentración para desempeñar las tareas encomendadas y realizarlas de manera correcta y oportuna.

 

Es una constante en todos los niveles y sectores observar que a tarea por realizar existen resistencias para su ejecución que van desde la solicitud de información detallada adicional para poder empezar a realizarla, cuestionar la instrucción, descalificar las fuentes o motivos, modificar o evadir la tarea, postergar la acción, tratar de indagar por qué o para qué se tiene que hacer, perderse en detalles y no en el fondo de la actividad, etc. Es decir, un interrogatorio que no garantiza que después de cierto tiempo se informe la imposibilidad de realización de dicha tarea.

 

La ignorancia y soberbia de las personas impide percibir la importancia de realizar en tiempo y con precisión las tareas, que se espera realice cada uno y con ello afecta la realización de grandes proyectos en la sociedad, empresa y nación.

 

En tiempos como los actuales existe una extendida, creciente y justificable preocupación por el desempleo…Además de airadas protestas y reclamos a quienes ostentan distintos tipos de autoridad.

 

Quienes de manera justa se han ganado posiciones de responsabilidad por su capacidad, trabajo y resultados indudablemente en muchas ocasiones durante su trayectoria laboral, inútilmente han lidiado con la pereza, indiferencia, incapacidad e inconformidad de quienes no tienen otro interés que “estar en el trabajo” pero sin dar los resultados que se espera.

 

En ocasiones calladamente éstas personas se preocupan por lograr resultados a pesar de las dificultades; además tienen la responsabilidad de seleccionar al personal que debe reducirse, lo cual supone una decisión que va vinculada (o debiese estarlo) a la competencia o incompetencia respecto a los resultados que cada uno ha demostrado. En tiempos como los que vivimos, la decisión es más cuidadosa para segregar al más incompetente, ya que para superar los retos del momento es mejor contar y confiar en los más capaces (o así debiese ser).

 

Es muy común el sentimiento en subordinados de que todo se hace para explotarlos y oprimirlos. Suelen considerarse victimas, y esto complica enormemente dar instrucciones y dirigir un grupo para obtener los resultados esperados del equipo.

 

La actitud de descontento permanente se convierte a menudo en un impedimento para realizar grandes proyectos que demandan esfuerzo, motivación y compromiso constante. Así, el desempleo puede ser una consecuencia para alguien que se rehúsa a seguir indicaciones, que no tolera una estructura jerárquica,  la autoridad y la disciplina, que no entiende razones, que no aprende, que esta insatisfecho todo el tiempo por infinidad de motivos y sólo las medidas extremas son efectivas.

 

¿Usted quisiera tener que dirigir, colaborar o convivir con alguien así? Cuando vemos bajo esta perspectiva a alguien con esas características en situación de desempleo, la compasión ya no es el único sentimiento que se genera.

 

Todos los días hay hombres y mujeres que dan lo mejor de sí mismos en el trabajo que realizan, algunos de ellos tienen responsabilidades que les afecta su salud, en el tiempo que dedican a sus familias o a sí mismos, pero encaran a la indiferencia, ingratitud, exigencias y críticas de muchos otros; debido a su energía y resolución siguen adelante porque sin ellos habría más personas sin empleo.

 

Para algunos lectores la dureza de “Un mensaje a García” parece excesiva pero así como hay compasión para quienes andan en el desamparo, también es un exhorto para recordar a quienes son menos visibles pero que con su empuje dirigen grupos y logran que las cosas se realicen. Exalta la importancia de tener las dos experiencias: de subordinado y de responsable de la actividad.

 

“No hay excelencia en la pobreza, los harapos no sirven de recomendación; no todos los patrones son rapaces y tiranos; no todos los pobres son virtuosos”

 

Las personas responsables y excelentes para con su trabajo en todos los aspectos no requieren amenazar con huelgas u otros mecanismos porque son hombres y mujeres muy capaces, que consiguen lo que se les pide, por ello se les busca constantemente porque son escasos.

 

La publicación fue motivadora, que las reimpresiones fueron crecientes. Una compañía de ferrocarriles reimprimió más de un millón de ejemplares; al menos doscientos periódicos y revistas de la época lo reprodujeron también.

 

El documento se difundió en Rusia, Alemania, Francia, España, Turquía y China. Durante la guerra ruso-japonesa cada soldado ruso llevaba un ejemplar, cuando los japoneses encontraron este documento entre los prisioneros, lo tradujeron y por orden del Mikado, cada funcionario del gobierno japonés, incluido el ejército imperial, tenía un ejemplar.

 

El artículo hace énfasis en una actitud y esfuerzo más que en una preparación académica u otros factores, si atendemos a esto y lo vemos como la satisfacción de realizar un trabajo cualquiera que sea, veremos que en México según datos estadísticos señalados en los Indicadores Estratégicos de Ocupación y Empleo de la Secretaria del Trabajo y Previsión Social (STPS) el personal desocupado al cuarto trimestre de 2008, que dejó su ocupación anterior por motivos de insatisfacción no obstante contar con experiencia alcanza un 36% del gran total como se indica a continuación:

 

 

Indicador

2008
IV Trimestre

%

 Población desocupada

1,922,596

100%

Con experiencia

1,750,781

91%

      Perdió o terminó su empleo anterior

870,944

45%

      Insatisfecha con el empleo anterior

699,924

36%

      Dejó o cerró un negocio propio

74,579

4%

      Otro

105,334

5%

Sin experiencia

171,815

9%

 

 

El lector podrá realizar los análisis que considere necesarios, sin embargo, también llama la atención el dato de la desocupación por dejar un negocio propio que resulta porcentualmente bajo comparado con los demás indicadores, es decir, cuando el compromiso fue por un sueño o un compromiso personal el porcentaje cambia significativamente.

 

El número de empresas de todos los tamaños, según estadísticas del Sistema de Información Empresarial Mexicano (SIEM) que tiene disponible a marzo 2009 es como sigue:

 

 

 

EMPRESAS

INDUSTRIA

COMERCIO

SERVICIOS

TOTAL

TOTAL

49,378

410,862

140,927

601,167

 

 

Esto nos indica que en todas esas entidades, existe al menos alguien con la capacidad y visión para que trabajando en equipo la empresa pueda salir adelante, cumpliendo sus objetivos que entre otros pueden ser:

  • Ofrecer un servicio que requiere la sociedad,
  • Generar empleos y
  • Generar dividendos para quien(es) arriesgó su dinero y tiempo en la empresa.

 

Son estas personas quienes a pesar de las actitudes, las condiciones de mercado, fluctuaciones cambiarias, tiempos políticos, normatividad y legislación, barreras técnicas y culturales, crisis, etc. se encuentran realizando un esfuerzo para continuar operando.

 

Las estadísticas constantemente deben ser revisadas,  quizás hasta seria deseable e ilustrativo comparar dicha información con la de otros países, sin embargo el objetivo del presente documento pretende ir mas allá de idiosincrasia o elementos culturales, porque al final estamos tratando con un aspecto que es inherente al ser humano, sin importar la época o cultura especifica, y que es lo verdaderamente valioso: no perder la vista que es la capacidad de ejecución que cada persona tiene y que combinada con la persistencia, visión y el trabajo en equipo pueden dar resultados positivos en el largo plazo y a la sociedad en su conjunto.

 

Los resultados de las decisiones tomadas como individuos, empresas y nación en ocasiones no pueden ser interpretados de forma temprana, mas aún en condiciones como las que hoy atraviesa el mundo, por ello es importante que las acciones llevadas a cabo sean evaluarlas contando con los elementos para tener una perspectiva adecuada y con ello realizar los ajustes necesarios.

 

Hoy en todo el mundo, pero principalmente en nuestro país, debemos por nuestras organizaciones y nuestra gente lograr que cada quien haga suyo el compromiso de hacer bien lo que deba hacer y cuando tenga que hacerlo, ya que sólo el trabajo individual articulado en la labor de equipo nos va a permitir superar los desafíos sociales e individuales. Urge encontrar, cuidar y fomentar a héroes mexicanos; como Rowan para que entreguen  “un mensaje a García”.

 

L.C. Guillermo Ventura Tello

Programa de Maestría de Negocios Internacionales FCA - UNAM

guillermoventura@hotmail.com 

 

 

Fuentes de consulta:

http://www.stps.gob.mx/DGIET/web/ENOETRIM/nal.xls

http://www.siem.gob.mx/siem2008/estadisticas/muntamano.asp?qedo=1&p=1