URBANIZACION EN LA RELACIÓN CAMPO-CIUDAD. CONSTRUYENDO EL ESPACIO  HABITABLE

 

Dr. Ramón Rivera Espinosa[1]

 

RESUMEN

             La planeación urbana y rural manifestada en la arquitectura del paisaje se expresa en un movimiento continuo, dialéctico, en la actual relación campo-ciudad, donde la relación de subordinación histórica del campo se convierta en un intercambio compatible, equitativo. Existen zonas periféricas con mantenimiento de actividades productivas rurales, que son la actividad principal, con un medio económico desfavorable

 

            La nueva urbanización integra los fundamentos del urbanismo en una actitud distinta hacia el medio rural. Donde se expresa un acercamiento al entorno natural y una actitud respetuosa, en que el mundo ecológico este presente. La ciudad planificada u ordenada; la menos, y la ciudad desordenada caótica, que se va constituyendo por la necesidad de vivienda que tienen las clases subalternas, con arquitectura auto engendrada, donde la expresión espontánea arquitectónica es producto de las condiciones socioeconómica de la sociedad.

 

Al reivindicar la relación entre reflexión y práctica en la arquitectura es conveniente desarrollar esta, en todos los ámbitos. En nuevas técnicas constructivas, en metodología de investigación histórica urbana, en políticas de vivienda, etc. Y fundamentalmente estar atento en los aspectos constructivos que garanticen condiciones de edificación de vivienda sustentable. Irrumpiendo los ingenieros como los constructores dinámicos, de aquí la importancia del ingeniero arquitecto con conocimientos integrales de ingeniería y arquitectura. En una relación de hibrides de técnicas y conocimientos de materiales y elementos estéticos.

 

Introducción

 

 

La urbanización es un  fenómeno irremediable en una coyuntura presente de peligrosa catástrofe ecológica y social. En una situación critica en que es preciso asumir la defensa del medio ambiente, condición básica de supervivencia  humana y asumir que el cuidado del ambiente es un elemento de seguridad nacional.

           La nueva urbanización integra los fundamentos del urbanismo en una actitud distinta hacia el medio rural. Donde se expresa un acercamiento al entorno natural y una actitud diversa a este, en que el mundo ecológico este presente. Existen zonas periféricas con mantenimiento de actividades productivas rurales, que son la actividad principal, con un medio económico desfavorable.

            La ciudad está conformada y construida para el dominio del capital y de sus beneficiarios directos, los  poseedores del poder político y económico de bienes. La que se construye en función de las necesidades del capital y como consecuencia de sus contradicciones, de hecho el desorden urbano es expresión de la falta de planeación concreta. La planeación urbana y rural manifestada en la arquitectura del paisaje se expresa en un movimiento continuo, dialéctico, en la actual relación campo-ciudad, donde la relación de subordinación histórica del campo se convierta en un intercambio compatible, equitativo.

           Es conveniente enfatizar como el proceso dinámico de urbanización que se está manifestando en la zona conurbada de la ciudad de México, merece atención de los estudiosos de los fenómenos sociales y, que si bien, es un proceso casi irreversible. Por ejemplo: en la Región Oriente del Estado de México (ROM), es posible que la población organizada pueda plantear alternativas de políticas públicas urbano-regionales, consideradas desde la posibilidad de acciones de gobierno que, necesariamente, deben ser constituidas desde la posibilidad de la participación política popular.


Imagen 1. Tomada de Enciclopedia de los Municipios de México. Estado de México. © 2005. Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal, Gobierno del Estado de México

 

        La nueva urbanización integra los fundamentos del urbanismo en una actitud amigable hacia el medio rural. Donde se expresa un acercamiento al entorno natural en que el mundo ecológico está presente. Existen zonas periféricas con mantenimiento de actividades productivas rurales, que son la actividad principal, con un medio económico desfavorable. La planeación urbana y rural manifestada en la arquitectura del paisaje se expresa en un movimiento continuo, dialéctico, en la actual relación campo-ciudad, donde se proyecta que la relación de subordinación histórica del campo se convierta en un intercambio compatible y equitativo ante la urbe.   

 

            

Imágenes  2 y 3. Espacios públicos en camellón en Av. Nezahualcóyotl de Ciudad Nezahualcóyotl,

propicio para producción en agricultura urbana

 

      En el caso concreto de ciudad Netzahualcóyotl, municipio colindante al Distrito Federal, en la ROEM, es necesario proponer una alternativa que integre estrategias de resistencia ante el paulatino deterioro del medio ambiente y de establecer estrategias desde la perspectiva de la Agricultura Ecológica, constituida como agricultura urbana, insertada en la agroecología. Interesa implementar estrategias o modelos de agricultura urbana que posibiliten una autonomía alimentaria, con el uso de materiales estructurales no contaminantes, de bajo costo; materiales propicios para la salud; de manera tal, que el desarrollo de ciudad Nezahualcóyotl en su articulación con la megalópolis de la ciudad de México, debe ir adaptada a las condiciones naturales regionales y pensada desde la perspectiva de la planeación urbana, pero con el concurso además de la población civil, la que tiene el derecho y la facultad de poder señalar requerimientos que demandan los planificadores y los arquitectos, quienes aparte de tener un conocimiento fisicalista de la región, deberán comprender de la historia social, y de las tradiciones y costumbres de la comunidad local.[2]   De tal manera que el plantear diversas políticas de planeación a nivel local, se logrará integrando una visión alternativa que es posible a través de una alianza social efectiva de desarrollo regional, con participación social de las localidades que componen la ROEM. Haciéndose necesario señalar que el diagnóstico de la subregión de Texcoco sé esta constituyendo cotidianamente y que con la colaboración de diversas instancias es posible acerarse más a conocimiento de las condiciones existentes. [3] Y protegiendo los espacios citadinos en los que hay áreas verdes, así como impulsar su uso, en la lógica de proteger las zonas cercanas y de la ciudad que aun conservan un potencial productivo de actividad agraria y que se ve amenazada por la mancha urbana, en que el espacio urbano esta orientado por las determinaciones de la vida citadina,[4] la que  irremediablemente se apropia de los espacios rurales cercanos.

 

 

La nueva ruralidad

 

Hablar de ruralidad se refiere al espacio del ámbito rural y que incluye diversos aspectos, económicos, sociales y culturales que se expresan en el campo, en relación con la ciudad. El llamado espacio rural esta influenciado, en lo cultural, por las determinaciones de la vida citadina, la que influye determinantemente en los comportamientos culturales que se expresan en el espacio de la sociedad urbana. La ruralidad rebasa el marco de lo agrario, la Comunidad Económica Europea, hoy, Unión Europea, apuntaba que el espacio rural “implica no solo una simple delimitación geográfica, sino que se refiere a todo un tejido económico y social que comprende un conjunto de actividades muy diversas: agricultura, artesanía, pequeña y mediana industria, comercio y servicios”.[5]

        El universo simbólico de la ciudad urbana está presente en el mundo rural en una pugna gradual contra la tradición. La modernidad se expresa negadora de la tradición colectiva agraria. Hay una delimitación del mundo rural respecto al urbano. En constante conflicto de los espacios rurales ante el mundo urbano, en donde la ciudad ejerce el dominio tanto en el concepto y ejecución de la planeación urbana, como en  la ruralidad existente. Una tarea prioritaria es que el ordenamiento territorial se exprese desde una lógica técnico funcional, además desde las demandas reales de la población en concordancia con su experiencia y con una visión integradora al espacio natural,[6] donde sean recuperadas las tradiciones productivas, condición inmersa en el movimiento agroecológico mundial, el cual propone la recuperación del saber local y la producción orgánica desde la perspectiva de una filosofía más integradora entre el hombre y natura.[7] Parte de un conocimiento completo del espacio como elemento que siempre estará presente en cualquier población.[8]

           Las ciudades no son sustentables,[9] y han dañado severamente la "estabilidad de sistemas locales sobre los que cualquier concepción razonable de sustentabilidad debiera fundamentarse".[10] La naturaleza de las ciudades ha cambiado enormemente, ha habido una interrelación entre el hombre y la naturaleza, en la evolución del campo y la ciudad y una persistente tendencia a la industrialización y a la urbanización, sin embrago, es posible plantear nuevos esquemas de industrialización y modelos agrícolas alternativos. Los esquemas de dominio del campo por la ciudad son internacionales, y en el plano internacional está la solución.

         En este contexto se expresa el movimiento de la ciudad al campo, manifestado en la industrialización de la agricultura, con tendencia al incremento de la renta de la tierra, situación que posibilita la urbanización del campo.[11]

En un primer momento en los países del llamado tercer mundo se expresa una urbanización sin industrialización, en un segundo momento la industrialización será mayor que la urbanización, es decir, una contradicción entre la oferta y la mayor demanda de servicios, produciéndose una crisis urbana.[12] Es necesaria una estrategia en la que el campo sea palanca de acumulación en la agricultura orgánica, fortaleciendo la industrialización orgánica y la búsqueda de adopción de la industria al campo; “La nueva ruralización supone una nueva urbanización ecológica en el campo".[13]

                      Vemos como hay una delimitación del mundo rural respecto al urbano. En una constante de conflicto de los espacios rurales ante el mundo urbano, en donde la ciudad ejerce el dominio tanto en el concepto y ejecución de la planeación urbana como el de la ruralidad ampliada. Lo saludable es invertir esta lógica, donde la ruralidad sea referida a las situaciones que operativamente involucren el desarrollo y el uso de estrategias orientadas al ordenamiento territorial, lo ecológico y la planeación del paisaje, en un ejercicio en que se integren experiencias y se vislumbren otras nuevas. Ciertamente la ciudad esta conformada y construida para el dominio del capital y de sus beneficiarios directos, los poseedores del poder político y económico de bienes.

  

Imágenes 4, 5 y 6.  Secuencia de proceso de urbanización en Chignahuapan, Pue.

 

 

Hacia las ciudades verdes

 

 “Si se administra y apoya en forma apropiada, dicen los expertos, la agricultura urbana contiene al promesa de asegurar un carácter ecológico sostenible para las ciudades y megaciudades del futuro, y la esperanza de reverdecer paisajes estériles y deshumanizadores”

 

Helmore Kristian y Ratta Annu

           

Es importante señalar diversas experiencias de lo que se ha dado en llamar ciudades verdes. Experiencias que permiten valorar que las ciudades pueden ser nichos de restauración ecológica, si se plantea que al ser sustentables, sea posible su enverdecimiento y la búsqueda de ecotécnicas que hagan posible una optimización del espacio urbano para la actividad ecológica.[14]

      Desde la lógica de una acción planificatoria en estrategias sustentables de desarrollo urbano.[15] Planeando la perspectiva de creación de ciudades verdes y de conservación de los recursos naturales.[16] En su doble dimensión inmediata regional y local,[17] integrando asimismo la concepción de vías verdes para la recreación y el conocimiento local y regional, y la incorporación de alternativas inmediatas locales, como la naturación de azoteas,[18] y en las que se pueden construir huertos productivos, dentro de la estrategia de Planes Verdes, que incluyen no solamente el apoyo a los agricultores urbanos sino la implantación extensa de árboles y la eliminación eficiente de deshechos.[19]   Las vías verdes son alternativas no sólo de recreación, sino económicas. Hemos valorado la importancia de alternativas para ruralizar las ciudades; con la posibilidad de ser incorporadas al desarrollo sustentable; señalamos que en México es posible incorporar el ecoturismo. México posee “9 mil Kilómetros de vías y edificaciones ferroviarias que están fuera de servicio con valor cultural e histórico, como puentes túneles viaductos y alcantarillas, siendo asimismo zonas de enorme potencial por su atractivo turístico, relevancia ecológica y posición estratégica para impulsar acciones de desarrollo económico y social en comunidades aislada al desaparecer el paso del ferrocarril. Para lo cual es necesario “promover corredores de ecoturismo: paseos, hospedaje, camping, servicios, seguridad. Adoptar y preservar valores culturales e históricos y también ambientales. Participar en proyectos de restauración y protección ambiental; auxiliar en la vigilancia y protección de áreas naturales y de relevancia ecológica (incendios, tala, cacería, asentamientos irregulares, extracción ilegal de plantas, animales y materiales pétreos); impulsar acciones de desarrollo sustentable económico y social en comunidades aisladas al desaparecer los FFCC”[20].

 

García (1996) presenta una tipología de zonas rurales con la finalidad de involucrar una perspectiva administrativa de gestión, las zonas rurales centrales son aquellas próximas a las grandes aglomeraciones y a los centros industriales o terciarios, con una valoración del trabajo agrícola, y se encuentran próximas a los centros de consumo. y las periféricas son más alejadas de las grandes aglomeraciones, donde el peso de la agricultura es más importante, desde el punto de vista de las rentas como el empleo. Tenemos también zonas periféricas con mantenimiento de actividades productivas rurales, como la actividad principal y con un medio económico desfavorable y zonas de alta montaña, con importancia de las funciones productivas que aporta la vegetación.

En el contexto de la nueva ruralidad se puede incluir la experiencia de los organopónicos,[21] entendidos como estrategias de producción en agricultura urbana en el periodo especial en Cuba (1991-1995) de gran significancia en la búsqueda de alternativas de alimentación para la población especialmente en el medio urbano en el cual la demanda de alimentos se expresa de manera explosiva en la isla sobre todo a partir del fin de la ayuda de la URSS al proceso económico cubano. La hidropónia y la chinampería históricamente se han mantenido en el sur de la ciudad de México, especialmente en la zona lacustre de Xochimilco y en general todas aquellas actividades silmilares se integran en la agricultura urbana.[22]

 

Apuntemos la experiencia de la  arquitectura dedicada a los principios de la ecosostenibilidad, desarrollada por Thomas Herzog, uno de los más grandes profesionales contemporáneos en materia de arquitectura ecosostenible quien construirá un bio-barrio y transformará el instituto profesional Galvani, uno de los edificios históricos más representativos del centro de la ciudad.[23]

 

       El proyecto de Paolo Soleri; Solare: the Lean Linear City, “muestra un contexto de ciudad de clima controlado, con un río en el centro y dos largas estructuras de treinta plantas -dentro de las cuales se encuentran viviendas, espacios para actividades culturales, productivas, recreativas y sanitarias- que corren por el tejido urbano similares a cintas, sinuosas y envolventes. Comprendido entre estas dos cintas, el parque alberga numerosas celdas fotovoltaicas para la producción de energía, invernaderos, huertos, huertas abancaladas, zonas comerciales y líneas para trenes locales, regionales o continentales. La ciudad, pensada como modelo urbano alternativo a la creciente tecnocracia china, propone el desarrollo de un hábitat que pueda responder a algunas de las situaciones críticas del ambicioso programa de desarrollo y de transformación urbana en el territorio asiático.”[24]

              La arquitectura como un elemento básico en la exposición donde la ciudad es una gran sala de exposiciones. En el paisaje urbano cuando es factible el que se quiere ver, desde donde, y como acceder a ellos.[25]  La reivindicación de los espacios abiertos, garantizados por los sistemas abiertos que hacen respira y vivir a la ciudad. Considerando que el agua y la infraestructura de agua son de gran importancia para ya que define y da viabilidad a la ecología. Incluye el reciclaje post-industrial. La ciudad debe crecer hacia adentro eficientando los espacios  vacíos y semiabandonados. “El urbanismo ambiental del Siglo XXI, consiste en aprovechar y reinventar estas zonas abandonada, remediándolas, y reintegrándolas, utilizando nuevas técnicas ambientales y equipos interdisciplinarios.”[26] En reivindicación del uso socializador de los jardines, como en San José, en la ciudad de Colima, donde se identifican los factores de diseño urbano y organización social como inductores de vida social e identidad vecinal, factibles de dar sustento a lineamientos del paisaje, dirigido a la conformación de barrios nuevos o antiguos, donde el clima tropical favorece esta situación;[27] La vida social se desarrolla a través de personajes como don Manuel, popular vendedor de nieves “el montado”, que va sobre un carruaje de motocicleta. Son los personajes que hacen reconocible un elemento identitario. Los espacios de congregación vecinal son propicios para la convivencialidad, como es el jardín de San José que se encuentra  frente a la iglesia. En el diseño es necesario aprovechar la temperatura, la orientación de los zaguanes, etc.

La vivienda es muy importante como refugio y como símbolo, y en América Latina una importante población habita vivienda autoconstruida. La autoconstrucción, según los planificadores, siempre se inicia como una forma rudimentaria de protección que carece de servicios asentadas en terrenos invadidos o sin permisos de construcción. El colono construye parte o la totalidad de la vivienda por consejo de amigos, o por intuición. La persistencia de la desigualdad, la pobreza generalizada, el mercado de terrenos controlado por los especuladores, a la par que una industria de la construcción adecuada a las líneas de producción de vivienda queda fuera del alcance de la población y por lo tanto el recurso que se dispone es el implemento de la autoconstrucción; “La expansión de la vivienda de autoconstrucción en América Latina solo puede explicarse cabalmente si se incluyen tres factores adicionales: el desarrollo del transporte masivo, un cambio de actitud del gobierno frente a los métodos informales de ocupación de la tierra y la creciente capacidad de los gobiernos para proporcionar servicios de infraestructura”.[28] El ejemplo más significativo fue la ciudad de Buenos Aires, siendo pionera en el transporte masivo, se desarrolla el crecimiento suburbano, cambiando los patrones de ubicación residencial. La gente podía desplazarse mayores distancias y pagando el tranvía barato, es que se manifiesta la autoconstrucción.            

Cabe destacar la terrible presencia de la fisonomía de las construcciones, en un desorden, con poca permeabilidad urbana. Y ante la necesidad de que se manifieste un espíritu cooperativo `para la generación de vivienda entre los pobres, si bien es tarea del estado ofrecer mejores condiciones de vida  en este caso en la vivienda es imprescindible, orientarse hacia la sustentabilidad integral; en la edificación limpia; ya que para numerosos investigadores el problema de la ecología llega a ser el problema del espíritu.[29] Hay de eso certeza, ya que la manera de ver y apropiarnos de la naturaleza contiene un principio perverso. Y su resolución es en definitiva una actitud política.

En definitiva tendrá que existir, en el ámbito mundial, una política gubernamental de política ambiental en donde se apele a la regulación estatal con la participación de los diversos sectores que componen la sociedad.[30]

 

 

Edificación sustentable

 

Las propuestas en bioarquitectura o Arquitectura Sustentable, Solar o Ecológica son sinónimos de la bioarquitectura que en estos momentos son de gran valor en la lógica de la edificación sustentable. Donde se incorpora al hombre y al medio ambiente lo cual involucra enorme beneficios para el usuario, en su salud y para el entorno. Promoviendo la eficiencia energética del sector de la construcción e inmobiliario si tomamos en cuenta la gran cantidad de energía que utiliza este; de manera que:”Para generar una arquitectura sustentable se requiere incorporar ciertas estrategias que puedan asegurar una eficiencia ambiental y energética. La
 Bioarquitectura propone tres principios fundamentales para la construcción con alto estándar de diseño arquitectónico y bajo consumo energético.
• Control de la radiación solar e iluminación natural
• Ventilación natural y sistemas mixtos de calefacción/refrigeración
• Aislamiento térmico y acústico en muros, techos y pavimentos”.
[31]

Una alternativa es la casa bioclimática-bioconstruida, cuyo objetivo es conservar la salud: “mediante la detección y armonización de geopatías, o anomalías geológicas haciendo uso de materiales ecológicos, orgánicos y saludables respetando la topografía original, integrándose en el paisaje aprovechando todos los recursos propios de un lugar. Implementando energías limpias tendiendo a la Autosuficiencia energética aplicando a todos los parámetros bioclimáticos realizando una depuración natural de aguas grises aprovechando las aguas residuales y pluviales. Minimizando el uso de la calefacción concibiendo la casa como parte de un ecosistema.

        Se orienta, diseña y distribuye en función del ahorro energético Se ilumina con luz natural. Se Ventila sin necesidad de aire acondicionado Aplicando aislantes térmicos, acústicos y electromagnéticos.
Facilitando la
separación de residuos y utilizando electrodomésticos eficientes y de bajo consumo”.
[32]  Al reivindicar la relación entre reflexión y práctica en la arquitectura es conveniente desarrollar esta, en todos los ámbitos. En nuevas técnicas constructivas, en metodología de investigación histórica urbana, políticas de vivienda, etc. Y fundamentalmente estar atento en los aspectos constructivos que garanticen condiciones de edificación de vivienda. Irrumpiendo los ingenieros como los constructores dinámicos, de aquí la importancia del ingeniero arquitecto con conocimientos integrales de ingeniería y arquitectura.[33] En una relación de hibrides de técnicas y conocimientos de materiales y elementos estéticos.[34]

 

            Generalmente quien habita busca a través de la arquitectura expresar su identidad, sus gustos y aspiraciones estéticas. Que lo ubican digna o espectacularmente en su entorno. En una ciudad que se expresa en doble vertiente.

 

 

 

              

 

Imágenes 7 y 8. Ejemplo de casa ecológica en Franfurter Tor, al este de Berlín, Alemania. Visita en Diciembre 1999.

 

            La casa ecológica involucra el uso de materiales sustentables, y si bien se conoce la manera de integrar es conveniente el uso d materiales aislantes que impidan la exposición a los materiales peligrosos aparte de la gente que habita.[35] A la par de la segregación se habita en casas toxicas, donde están presentes una variedad inmensa de sustancias químicas en enseres y alimentos. Estos con nosotros todo el tiempo; cuando estamos descansando y conviviendo en el ámbito familiar. En el aire libre también están presentes. De allí que debemos de educar y cambiar nuestros hábitos de consumo, a saber;[36] siendo necesario conocer de acerca de la contaminación cancerígena en la construcción y como evitar y reducir el uso de materiales contaminantes, tarea que ha desarrollado la geobiología.[37]

 

Prospectiva constructiva

Hacer arquitectura es, cuando menos, contemplar, interpretar y ordenar un trozo de cosmos. Hacer arquitectura es procrear procesos de asimilación, no solo entre nuestra mente y nuestros sentimientos, sino también sobre la realidad con la que actuamos”[38]

Alejandra  Sánchez

 

 

         Desde la perspectiva eco-tecnológica vale integrar propuestas constructivas de  carácter sustentable que hagan posible proyectos exitosos que puedan ser reproducidos en diversos ámbitos, a la par que incentivar la investigación y la innovación con la práctica de la participación social permanente, ya que no solo el Estado y a la iniciativa privada le corresponde la tarea de innovar.[39] Se han incorporado materiales y diseños modernos en la construcción, siendo posible que el conocimiento de las condiciones de creación de los procesos edificatorios tradicionales permita la resolución de problemáticas inmediatas de vivienda y la construcción de infraestructura y servicios que permitan asimismo, la producción cotidiana en comunidades de estructura agraria y urbana.    

         El compromiso de quien edifica es investigar y desarrollar una preparación sólida en arquitectura con plena conciencia de la importancia que amerita solucionar situaciones de carestía de vivienda y de desarrollo urbano.[40]   Se reivindica el diseño como un producto revolucionario ante el silencio de los diseñadores, y surge como cuestionamiento de las ideologías que aparecían como practica de la cultura y de las técnicas y procesos por los cuales la cultura era producida.[41] De aquí que la arquitectura tenga que reivindicar temas parecidos y ser capaz de generar vivienda digna en consecuencia con la democracia social.

            Se admira la mayoría de las obras por su forma, aunque los materiales de producción sean de alto costo energético con malgasto de energía. “El reto actual consiste en demostrar que las arquitecturas ecológicas, además de ser necesarias globalmente y correctas socialmente pueden ser altamente atractivas desde un punto de vista estético, conceptual y cultural. Todo esto comporta superar el tópico de que dicha arquitectura siempre va ligada a formas eclécticas, pintorescas, marginales y testimoniales”.[42]

Es tarea impostergable desarrollar tecnologías alternativas con función social. Entre la infinidad de propuestas existentes podemos citar el Horno Casero del Argentino Ricardo Marchese. La prensa permite fabricar ladrillos de óptima calidad, con dos ventajas; bajo costo y ecológicos, ya que no precisan un proceso de horneado. Por otra parte, a diferencia de las construcciones de adobe, no utiliza la primera capa de tierra, que es apta para el cultivo.[43]

 

            La tierra constituye una excelente materia prima para la construcción. Es abundante, económica y reciclable. Constituye un factor de estímulo a la creatividad, la estética y la flexibilidad de la obra arquitectónica. Excelente para regular el control de las variaciones de la temperatura ambiente. Sus construcciones pueden realizarse con mano de obra no especializada.[44]

 

Discusión

 

El critico parte por costumbre del producto terminado, mientras que el arquitecto es llevado a considerar sobre todo al génesis de edificio, la división de las tareas entre las partes; el proyectista , el comitente, los ejecutores, los proveedores etc.,: los procedimientos del proyecto, los de ejecución, de manutención. El arquitecto se interesa mucho por la distribución de las fuerzas empleadas en relación con el resultado, mientras que el critico considera el resultado, donde la tensión de las fuerzas aparece ya aplacada.”

L. Benevolo

 

La arquitectura mexicana tuvo un periodo no gestada en la oposición intelectual sino en la opción viva; ciudad universitaria es un ejemplo paradigmático de esto. Ya que se mantiene una corriente de reinterpretación de la arquitectura tradicional interactuando con lo contemporáneo; Legorreta es un ejemplo. Hay voluntad de llevar un racionalismo con enfoque integral, acentuando la geometría y volumetrías de memoria histórica utilizando tecnología basadas en la fuerza expresiva del concreto y el manejo de ambientes y espacios de gran escala con acentos ligeros, en algunos casos de lenguaje constructivista. Habiendo una reconsideración de las expresiones regionales en el enorme mosaico de las variadas culturas regionales.[45]

La arquitectura para las justas dimensiones con un sentido social, es requerida todavía en México. Ricardo Legorreta reivindica la labor del arquitecto como impulsor de la vivienda social ante la llamarada de la publicidad y la fama que esta en boga en los arquitectos reconocidos. Dando valor a la reivindicación de la arquitectura en la historia, en sus raíces. Sin exagerar, el arquitecto llega a ser más diseñador que arquitecto ya que este tiene que saber construir y reconoce que el verdadero problema de la arquitectura es la habitación. Teniendo la fuente de inspiración más grande que son los pueblos de México, ya que los pueblos mexicanos son viviendas de interés social, realizados por la gente y con elementos de interés social prefabricados por esta misma (Haggerman, va con una tabla y su regla T, a recorrer pueblos, a resolver problemas de vivienda).[46]

Es preciso desarrollar la arquitectura menor, revalorando el aspecto de la edificación, al analizar la arquitectura tradicional con una perspectiva amplia dando importancia a los espacios exteriores con todas sus funciones y elementos componentes, características que ha presentado la arquitectura mexicana y que no ha sido valorado por la llamada arquitectura vernácula.[47] Reivindicando el uso de materiales sustentables como el adobe el cual, las técnicas y las manera  de producir.[48] Asimismo, es conveniente señalar la importancia del rescate del patrimonio cultural etnoarquitectónico, que en justicia, se enfatiza en las condiciones culturales de creación de las edificaciones. Esto como un apartado en la labor de rescate del patrimonio cultural. Y con la visión de fomentar el archivo etnoarquitectónico.

Dentro del pensamiento arquitectónico y urbano es usual establecer una identidad morfológica  Así para las ciudades la identidad se atribuye en función de la homogeneidad de representación arquitectónica lograda en base al trazado de sus calles, de acuerdo a la disposición de sus edificios, a la singularidad de algunos de sus elementos. Y en arquitectura es común hablar de identidad cuando se tiene un sello particular en el estilo particular de un arquitecto en los que el predominio de ciertos materiales, las edificaciones, el color y la forma, se constituyen en regularidades empíricas que permiten establecer distinciones entre ellas.

La identidad cultural es otra significación dentro del pensamiento arquitectónico y urbano. Se habla de ella cuando sus edificios o formas urbanas, independientemente de la época de su construcción alcanzan un homogeneidad de representación que otorga unidad a un ámbito espacial-temporal, sea este un barrio, una ciudad, una región. Los rasgos más sobresalientes y que permanecen constantes o calificados como elementos propios con características típicas que configuran la identidad arquitectónica de la sociedad asentada en ese territorio”.[49]

           

             Al arquitecto le corresponde participar en proyectos de la sociedad civil en el terreno constructivo, como técnico y como usuario de vivienda. Cierto que existen proyectos apoyados por sectores de arquitectos progresistas, y que fue de gran significancia la labor de Autogobierno de la UNAM en apoyo de proyectos populares de vivienda, asimismo, de parte de los estudiantes de la UAM, esto en un periodo importante de la lucha urbana, sin embargo, hace falta una mayor vinculación y un compromiso mayor tanto de los estudiantes como de los egresados de las escuelas de arquitectura.                                                             

                    Se han generado corpus teóricos de la Arquitectura y diversas interpretaciones paradigmáticas de esta, discursos críticos y referentes de formas constructivas, pero se requiere un análisis del discurso arquitectónico, una revisión desde el punto de vista de la semántica y una correlación de las representaciones espaciales con las intenciones de la palabra. Es decir, un análisis del discurso arquitectónico general y una critica a las intenciones de las instituciones que cobijan el quehacer del arquitecto. que en México, sabido es, son de carácter gremial y político. Ortiz (1984)  con justa conciencia señala que “el objeto de la producción arquitectónica ha sido siempre no solo la creación de un medio físico ordenado sino también, paralelamente, la elaboración de un medio simbólico significativo”[50] La casa como hecho histórico forma parte de la autogeneración de la sociedad. Y “la forma del objeto arquitectónico se concibe como resultado de la función del mismo, ligando la necesidad al concepto de lo útil y proponiendo a este ultimo como valor central de lo arquitectónico’[51]

              Para habitar se construye la  casa  la que se ve como un concepto abstracto de conceptos de espacios convenientes para poder vivir en ellos, pero una casa;  “es una interpretación condicionada de esos espacios. Esto ultimo es diseño... el valor de un arquitecto depende mas de su capacidad para aprehender la idea de casa que  de su habilidad para diseñar”.[52]

              En sus puntos doctrinales Le Courbusier  aprecia un manejo poético de la crítica a las ciudades. Ciudades caóticas las cuales no responden a las necesidades de la población, en la que hay una crisis de Humanidad. Ciudades en donde los intereses privados pernean la vida, imprimiendo este derrotas a la solidaridad social de los ciudadanos. Para el logro de un urbanismo razonado es necesaria la regulación legal que permita que el interés público sea garante del bienestar colectivo y el interés privado pueda estar “subordinado siempre al interés colectivo, de modo que cada individuo tenga acceso a esos goces fundamentales que son el bienestar del hogar y la belleza de la ciudad”.[53] El manifiesto urbanista propuesto por Courbusier, es de importancia capital, ya que logra plantear una propuesta previsora y critica de lo que se ha hecho con las ciudades, y es un reflejo de una situación social de quien desde el terreno de la construcción logra una propuesta en la cual no se descarta la necesidad de las gentes de las ciudades: una vida digna en términos de su propia humanidad.   

                           Así que hay que tener muy en cuenta la crisis actual de la arquitectura y la necesidad de afrontar esta situación sobre la base del conocimiento científico de ésta, entendida como problema que nos atañe a todos resolver. Y si bien la crítica recurrente en México ha sido a la Arquitectura funcional, no por eso dejemos de ver su utilidad. Tenemos que estar en la lógica de la edificación colectiva a pesar de que el paradigma neoliberal oriente al abandono de estos proyectos y que se piense en continuar con la lógica mercadotécnica y de ganancia. A la arquitectura colectiva no podemos soslayarla, hoy más que nunca se convierte en una necesidad apremiante. No podemos permanecer con los brazos cruzados, debemos de exigir que el Estado asuma su responsabilidad de invertir en vivienda social, ante la carencia de ésta. Que es de grandes proporciones. El INFONAVIT, el FOVIIISTE son hoy paliativos que en una mínima proporción resuelven necesidades de vivienda y que se orienta a una lógica que se acerca a los requerimientos especulativos del mercado, financiando proyectos de interés social con constructoras de carácter privado, las que construyen  vivienda de muy mala calidad.

 

La arquitectura debe construirse conscientemente en actividad creadora, en su ser trascendente como portadora de significados que es, va más allá del tiempo en el paso decisivo de la historia, ya que el hombre usa las obras arquitectónicas para plasmar su paso terrenal y su propia verdad; y la trascendencia de la obra arquitectónica lo verdaderamente significativo se encuentra en los social, para el conjunto de la sociedad.[54] En la visión estratégica hacia la sostenibilidad para la reducción del impacto ambiental implica: la reducción del consumo energético, de recursos, de generación de residuos y deshechos y reducción de  contaminación, con seguridad ante eventos sísmicos y seguridad en las instalaciones y su entorno.[55]

Una demanda inmediata no es la destrucción de la ciudad, sino su funcionalidad (aunque es necesario su fin para preservar el hábitat humano), donde la planeación urbana y la arquitectura del paisaje se expresen en un movimiento continuo, dialéctico, en la actual relación campo-ciudad donde la relación de subordinación histórica del campo a la ciudad se convierta en un intercambio compatible, equitativo.

            En el caso concreto de la subregión de Texcoco, interesa implementar estrategias o modelos de agricultura urbana para posibilitar la autonomía  alimentaria, de manera tal, que el crecimiento de la ciudad periférica de Texcoco y su articulación con la megalópolis de la ciudad de México, deba ir adaptada a las condiciones naturales regionales y pensada desde la perspectiva de la planeación urbana, pero con el concurso de las comunidades, las que tienen el derecho y la facultad de poder señalar requerimientos demandados por los planificadores y los arquitectos, quienes deberán tener un conocimiento fisicalista de la región, de la historia social, y de las tradiciones y costumbres de la comunidad.

              No sólo hay que desarrollar una labor de diseño urbano-rural y rural-urbano, sino de recuperar las formas tradicionales de organización barrial y vecinal, que conducen a integrar elementos que se encuentran en la cotidiana vida de la polis y del mundo rural.; es por esto de la importancia de la organización barrial en donde sea reflejado el universo simbólico, de como se aprecia el mundo rural y como se expresa en el contexto del nuevo urbanismo. La propuesta parte desde la perspectiva de la agricultura ecológica en su expresión local y regional y de la articulación entre la participación autogestiva de la población y la práctica de la agricultura urbana en el área que comprende la ROEM y en la cual puede ser implementada la producción alimentaria en sus espacios urbanos y rurales. Necesariamente en la planeación de esta alternativa es útil presentar propuestas de ordenamiento territorial, desde la perspectiva de la ecología social, es decir, de un ordenamiento territorial ecológico, que implique en su metodología las condiciones culturales y el dinámico cambio que esta teniendo aceleradamente la subregión de Texcoco, mediante una intensa participación social.

 

             Profundizar las formas de autogestión y la capacitación son alternativas que merecen ser recuperadas e involucran la aplicación técnica y el llamado a la participación social. Hay innumerables posibilidades para impulsar la participación autogestiva debiendo de estar articuladas con instituciones, organizaciones y formas comunitarias de labor, donde tradicionalmente los pueblos son herederos, debido a su gran capacidad de trabajo para impulsar lo que demanda la población. El desarrollo de la agricultura urbana AU, es consecuencia de la búsqueda autosustentable que desarrollan los agrónomos en el espacio urbano,[56] así como la consolidación de un proyecto que aparte de satisfacer de alguna manera la dieta de la ciudad permite que ésta sea saludable, desde la perspectiva orgánica, del desarrollo de agricultura limpia, con suficiente agua, en terrenos de fuerte potencial productivo, de allí el nombre que reciben estos centros de producción de hortalizas y de venta a precios bajos para la población (organopónicos)[57].

En Ecodesarrollo referimos la administración de los recursos y la protección ambiental, llevándonos al desarrollo sustentable con tecnologías limpias, para lo cual es conveniente apuntalar la innovación, entendida como un nuevo producto, proceso o servicio que impacta al mercado; orientándose a la práctica y al empleo de procesos preventivos de la contaminación, lo cual beneficia no solo a las empresas sino al conjunto de la sociedad, ya que en “algunos casos la prevención de la contaminación implica cambios sistémicos en los procesos básicos de producción y en la tecnología que incrementa la productividad y la calidad en las empresas”,[58] así como implementar una diversidad de modelos de relación y compatibilidad, orientados a la implementación de tecnologías apropiadas para el desarrollo sustentable,[59] con el uso de procesos que nos involucren en una biosfera más sustentable, llevado al terreno de pensar en nuevos enlaces entre la ecología y los sistemas económicos.[60]

Algunos programas productivos podrían orientarse a la organización de microempresas con cocinas y hornos mejorados de barro, siembra asociada de hortalizas, con estrategia de riego por goteo. Programas que tienen operatividad.[61]

En los programas de desarrollo rural y urbano, en el ámbito emergente, es necesaria la aplicación y adaptación de elementos de tecnologías tradicionales de energías alternativas: como briquetas de carbón para cocinas, domésticas, cocinas populares, energía solar y eólica para el tratamiento poscosecha, bombeo de agua y autogeneración  etc., las cuales se han dado en llamar ecotécnicas, y requieren programas de carácter nacional e innovación local y regional, aquí las instituciones educativas tienen una importante tarea.

Para  el medio urbano, señalemos un ejemplo; en el DF se implementa una ecotécnica, el sistema de naturación “ofrece como ventajas un aislamiento acústico y térmico, cuando hay este tipo de sistema evitamos que la conducción del aire caliente se regule y sea más fresco el entorno ambiental del interior de la vivienda, en verano y más cálido en invierno: Las plantas tienen la ventaja de disipar el ruido, esto también es una ventaja ecológica, hay retención de polvos suspendidos en el aire, retención de agua, esa agua se almacena en sustrato y en la planta, y es regresada al ambiente por evapotranspiración, es decir, el agua no se va como en un techo normal, escurre al drenaje fuera de la ciudad, es una forma de regresarla al medio ambiente y otro factor es la ganancia u obtención de oxígeno, aunque las especies que hemos encontrado para México no tienen una tasa de producción muy alta porque son del tipo de las crasuláceas, de la familia crasas, son como cola de borrego, son siempre vivas de tipo de hojas muy gruesas con estrategia para almacenar agua. Por medio de estos sistemas naturados se pueden crear ambientes naturales para especies pequeñas como pájaros o pequeños insectos”.[62]

 

            Impulsar un sistema constructivo no convencional para zonas populares, basado en paneles con estructura de perfiles plegados que conforman los muros y un sistema de techos, formado por viguetas prefabricadas.[63] El montaje de muros de tierra armada, consiste en construir una solera que servirá de soporte al muro en si, y depende de los datos geotécnicos que se tengan. Se van colocando las piezas prefabricadas y los elementos metálicos que harán trabajar en su conjunto el muro.[64]

 

Conclusiones

 

            Es lamentable que habitemos en casas toxicas, donde están presentes una variedad inmensa de sustancias químicas en nuestros enseres y alimentos. Estos con nosotros todo el tiempo; cuando estamos descansando y conviviendo en el ámbito familiar. En el aire libre también están presentes. De allí que debemos de educar y cambiar nuestros hábitos de consumo, a saber;[65] siendo necesario conocer de acerca de la contaminación cancerígena en la construcción y como evitar y reducir el uso de materiales contaminantes, tarea que ha desarrollado la geobiología.[66]

En el ámbito de la enseñanza de la arquitectura es necesario revalorar la conjunción acción-enseñanza; “La primera preocupación de la educación arquitectónica es perpetuar un clima donde el estudiante tenga conciencia, en forma aguda perceptiva e incesante del progreso creativo. Debemos comprender que después de tomadas en cuenta todas las comisiones de edificación, los intereses en conflicto, las consideraciones presupuestarias y las limitaciones de los seres humanos, la responsabilidad del arquitecto solo ha comenzado. Debe comprender que en el exaltado y terrible momento en que toma un lápiz y lo apoya sobre una hoja de papel en blanco tiene allí, suspendido, todo lo que ha ocurrido antes y todo lo que alguna vez será. El arte creativo es lo único que importa”.[67]

            En el terreno del urbanismo se hace necesario la aplicación de las técnicas de este y la etnoarquitectura constituida en simbiosis con las condiciones de la vivienda tradicional, recuperando las características de los patrones de asentamiento en la simbiosis de materiales modernos y antiguos.[68] Desarrollar la vivienda en México,[69] impulsando el uso de materiales ligeros, económicos sustentables y que no fracturen la edificación y el entorno natural, expresando funcionalidad entre la estructura y la imagen urbana o socioambiental y natural.[70] Los arquitectos e ingenieros que han realizado proyectos de edificación en el medio rural debieron de haber conocido de aspectos culturales de las regiones en las que diseñaron e implementaron vivienda habitacional. La arquitectura tiene enorme importante en la historia de México y es expresión de riqueza cultural propia en las condiciones de vida y generación de cultura, de manera que hoy en día consideramos a la arquitectura como una herramienta imprescindible de transformación del espacio físico y de expresión de las condiciones de vida de los hombres y de sus formas de organización social.[71]

Propuestas alternativas constructivas deben de impulsarse y de difundirse para consolidar mejor calidad de vida, tanto para el medio urbano como el rural,[72] mezclando materiales naturales e industriales en la producción de vivienda.[73] El adobe sigue siendo un material de enorme valor en la historia de la arquitectura, surgido de la tierra, proveedora de vida, expresado en rituales. Sin evitar la sistematización de las condiciones de organización de la ciudad, recuperando aspectos para una buena organización, no omitiendo conocer de las condiciones propicias de la urbanización arcaica o natural. No desconociendo los avances técnicos en la edificación para la práctica constructiva.[74] De aquí el compromiso de conocer de la historia de la edificación y de valorar aspectos de los procesos edificatorios que la etnoarquitectura ofrece.[75] Reivindicar el uso de materiales tradicionales como el ladrillo, que sustenta construcciones a la par que ofrece gusto estético. El cual es sólido y resistente. Fabricados con tierras arcillosas. Muros de adobe de manera planeada es constituir fábricas de ladrillo sin cocer.[76] En la constitución de utopías es preciso saber de la posibilidad de estas.[77] Un ejemplo de audacia arquitectónica es ciudad universitaria, aunque algunos edificios fueron defectuosos, mantuvo su contenido social destacando los espacios dedicados a satisfacer necesidades de carácter comunitario, como forma y función; expresión del Populismo arquitectónico, de características nacionales para definir la arquitectura formal mexicana. [78] Ha habido excelentes jornadas de arquitectos en México, haciendo falta además, disminuir la carencia de vivienda y la mala calidad de ésta, desarrollando investigación de alto nivel en las distintas regiones del país, en estudios de arquitectura vernácula y de etnoaquitectura; “Esa investigación debe iniciarse con la evaluación de los espacios habitacionales, los materiales y los criterios que inspiraron la vivienda popular desde nuestro más remoto pasado mesoamericano porque allí esta condensada la experiencia de siglos. En esa arquitectura, en la que no intervenían arquitectos, el ciudadano llegaba, limpio de prejuicios, a buscar la solución funcional, adaptada a las condiciones climáticas”; ya que la investigación a decir de Chanfón; Debe ampliarse a “los materiales y las técnicas, la organización del trabajo, el uso del espacio abierto y las actividades comunitarias”.[79]

 

La arquitectura ha tenido situaciones de crisis pero es posible que se revierta esta situación y que haya un hacer mejor las cosas.[80] Si bien el eclecticismo del porfirismo dejo huella en la irrupción de estilos nuevos como el Art Deco y la propuesta nacionalista y el sentimiento de justicia social; imbuye la concepción de propuesta de corte progresista como es la vivienda popular que resuelva las necesidades de los trabajadores en el proceso de industrialización y crecimiento económico que se manifestaba en México, de aquí que se despegue en la polémica y en la critica la enseñanza y la práctica de la arquitectura, que debe ser constante, ya que reivindica los usos sociales de esta.[81] Expresada en las pugnas políticas que se han dado por constituir una arquitectura del pueblo.[82]

 

Bibliografía

 

Alva Martínez, Ernesto. La búsqueda de una identidad. En, González Gortazar. (Coord). 1996. La arquitectura mexicana del siglo XX. Lecturas mexicanas. 

 

Álvarez A. Carlos. 2000. El patrón de asentamiento en las margaritas Chiapas. UNAM. México. Pág. 361

 

Aquera, Francisco. 2004. Práctica constructiva. Monografías de la construcción. CEAC. Construcción, Técnico. España

 

Baca Luis F. Y Rodríguez Viqueira Manuel (Comp). Estudios de tipología arquitectónica, 1997. UAM. México

 

Boils, Guillermo. 1995. Diseño y vivienda publica en México. Prototipos habitacionales de cuatro organismos gubernamentales de vivienda.  UAM-Xochimilco. México

Cárdenas Murguía Javier. et, al. 2007. En, Diseño del paisaje en el Siglo XXI. Sociedad de Arquitectos Paisajistas de México. AC. México. 

 

Bottero Bianca y Antonello Negrí. 1985. La cultura del 900. Arquitectura. Artes plásticas. Siglo XXI. México

 

Carrillo G. Graciela. 2001. Economía ecológica y ecología industrial. En Economía para la protección Ambiental. Ensayos teóricos y empíricos. UAM Iztapalapa.

 

Constandse, Madrazo. Marcos. 2003.  Ecología y espiritualidad. Diana. México.

 

Chang Chumpe, Leslie y Zavala Toledo, Carlos. Estudio experimental de un módulo de vivienda de bajo costo compuesto por perfiles plegados y cerramiento de mortero reforzado con malla electrosoldada. En, Eco-Innovación. ICG. Instituto de la construcción y gerencia. 05/06/02.    www.cnstruccion.og.pe

 

Chávez, Norberto. 2002. Propuestas a la conciencia critica de los que comienzan. España.

 

Daumas, Maurice. 1996. Las grandes etapas de progreso técnico. FCE. México. 

 

De Grammont, Hubert C. 2010.  de Nueva ruralidad. Un concepto útil para repensar la relación campo-ciudad en América Latina. Ciudades 85. Enero-Marzo 2010. RNIU. Puebla. México.

 

Diamonstein, Barbaralee. 1982. Dialogo con la Arquitectura. USA. Gustavo Gilly. España.

 

Escobar Loret de Mola, Emilio. La tecnología. En, Segre. Roberto América Latina en su arquitectura. UNESCO-Siglo XXI.

 

Ewin Duncan, David. 2006. El enemigo en casa. Nacional Geographic. En español. Octubre. México.

 

Franco Carrasco, Jesús. El Nuevo Santander y su arquitectura. IIE. UNAM. México. Tomos I y II.

 

Folín, Mario. La ciudad del Capital y otros escritos. Gustavo Gilly. España.

 

Fuentes para el estudio de la arquitectura en México. Siglos XIX y XX. IIE. UNAM. Pág. 210.

 

García Vázquez Ma. de Lourdes. 2008. Diseño Participativo. Teoría y práctica. Cátedra de Investigación y nuevo urbanismo en México. Cuadernos de arquitectura y nuevo urbanismo. ITESM. México. Pág. 6.

Guerrero Baca Luís. F. Tipología y enseñanza del diseño arquitectónico. 1977. En, Guerrero

 

Gilbert, Alan. 1997. La ciudad latinoamericana. Siglo XXI. México. Pág. 106

 

Gómez  Pérez J. R y Rivera  E. R. 2008. Tópicos de Arqueología Industrial. UACh. México.

 

Gómez-Poma, Wilken Gene y Rojas Rabiela Teresa. 1995. Presente, pasado y futuro de las chinampas en México. CIESA-Patronato del parque ecológico de Xochimilco. México

 

Guzmán Ríos, Vicente (Coord). 1991. Vivienda Rural y producción, UAM Xochimilco. México.

 

Guzmán Chávez, David. Reforzamiento de bambú con fibra de vidrio. EPFLE. www.construccion.org.pe

 

Griffin Anthony W. y Álvarez-Brunicardy Víctor. 2001. Introducción a ala arquitectura y representación grafica. UNAM. México.

 

Hall, R. 2000. La Dimensión oculta. Siglo XXI. México.

 

Hammersley, Martín y Atkinson Paul. 1994. Etnografía. Métodos de investigación. Paidós Básica. España. España.

 

Instituto de transferencia de tecnologías apropiadas para sectores marginales. Fichas tecnológicas; 20, 18,19,1

 

KAHN, Louis l. 1965. Forma y Diseño, Ediciones  Nueva Visión, Buenos Aires.

 

Lahera, Virginia. 2007. Eco tecnologías para el agua. En, Ciudades. Análisis de la coyuntura, Teoría e historia urbana. No. 73 Enero. RNIU. Puebla. México.

 

Lacomba, Ruth (compiladora). 2004. Las casas vivas. Proyectos de arquitectura sustentable. Trillas. México.

 

     Le Courbusier, 1988. Principios de Urbanismo. España.

 

Lee, Terense. 1976. Psicología y medio ambiente. CEAC. España. Págs. 19 y 20.  (Altman 1959).

 

Legorburo Ibarra, Yunersy. 2006. Espacios del conocimiento, muros del silencio: fundamentos arquitectónicos de la madrasa en el Islam oriental. Siglos XIV-XVI. En, estudios de Asia y África. Vol. XLI. No. 3. Sept-Dic. 2006.

 

Lira, Carlos. 1994. El carácter vernáculo ancestral y cotidiano de Tlacotalpan. En Anuario de estudios urbanos. No. 1. UAM-A. México.

 

López Rangél, Rafael. Orígenes de la arquitectura Técnica en México. 1920-1933. La Escuela Superior de Construcción. UAM-X. 1984. México.

 

Manzanilla, Linda. (Editora). 1987. Cobá, Quintana Roo. Análisis de dos unidades habitacionales Mayas del horizonte clásico. Pág. 13.

 

Massiah, Gustave y Tribillon, Jean-Francois. 1993. Ciudades en Desarrollo. Siglo XXI. México.

 

Mausbach H. Introducción al urbanismo. 1973. Gustavo Gilly. México.

 

Navas Gómez, Gilberto Ángel. 2002. 3er. Seminario de Agricultura Urbana en la UACh.  Ext. 1686 Tel.  95 471-78.

 

Mendieta Melchor, Elvis. 2002. Energía solar y arquitectura. Revista digital universitaria. Vol. 3 No. 2. UNAM. www.revista.unam.mx/vol.3/num1/art/2/ Pág. 3.

 

Montaner Joseph María. 1997. La modernidad superada. Arquitectura, arte y pensamiento. Gustavo Gili. España. Articulo belleza de las arquitecturas ecológicas.

 

Mountjoy Joseph y Brockington Donald. 1987. El auge y la caída del clásico en el México central. UNAM. México.

 

Petrescu, Paul. 1974. La habitación campesina en Rumania. Sepsetentas. México.

 

Milian Ávila, Guadalupe y Guenet Michel. 200. El desarrollo sustentable más allá de la técnica y de las buenas intenciones. En Milian Ávila, Guadalupe et al .La sustentabilidad en procesos territoriales. BUAP. México.

Moya Rubio, Víctor José. 1988. La vivienda indígena de México y del mundo. UNAM. México

 

Montaner Joseph María. 1997. La modernidad superada. Arquitectura, arte y pensamiento. Gustavo Gili. España. Articulo belleza de las arquitecturas ecológicas. Pág. 212

 

Ochoa Zazueta, Jesús Ángel. 1978. Los Kiliwa, y el mundo se hizo así. INI. México.

 

     Ortiz, Víctor Manuel. 1984. La Casa, una Aproximación. UAM-X. México.           

 

Prieto Valeria y Trueblood Beatrice. 1994. La vivienda campesina. SEDESOL-INFONAVIT-SECTUR. México. Pág. 20

 

Pouns Norman, J. G. 1999. La vida cotidiana. Historia de la cultura material. Critica. España.  Sacar imágenes de la 250

 

Ramírez Rodríguez Mercedes,  y Aguiluz León, Jesús. 2009. La preservación del Parque Nacional  del Nevado de Toluca. En; La ciudad como contexto de expresión urbana. Revista trimestral de la Agencia para la Planeación del Desarrollo Urbano de Nuevo León - Julio - Septiembre de 2009. México.

 

Ribeiro, Darcy. Los procesos civilizatorios. México. Pág. 24

Moreno G. Franco. 1995. Técnica de la construcción con ladrillo. CEAC. España.

 

Rico, Juan Carlos. 2004. El paisajismo del siglo XXI. Silex. España.

 

Rivera E. R. 2005. Patrimonio Agrícola como Patrimonio Industrial. Conferencia. BUAP. Noviembre.

 

Rivera E. R. Etnoarquitectura y tecnologías constructivas tradicionales en México. un trabajo necesario. 2008. XXI Encuentro RNIU Identidades regionales y construcción del espacio urbano. Tepic, Nayarit.  25 y 26 Septiembre 2008. México.

 

Sánchez, Alejandra. 2006. Elementos para una composición arquitectónica. Edit. Pax. México. Pág. 5.

Sánchez Zeballos, Pablo. 2003. Tecnologías Apropiada para el desarrollo sustentable. Estado del Arte en los países del convenio Andrés bello. PERÚ.

 

Schjetman, Mario. 2007. Hacia un urbanismo ambiental del Siglo XXI. En, Diseño del paisaje en el Siglo XXI. Sociedad de Arquitectos Paisajistas de México. AC. México. Pág. 24.

 

Tapia N. Alfredo. 1998. Innovación tecnológica y medio ambiente: conceptos problemas, aplicaciones. En, Saldivar Américo, V. De la economía ambiental al desarrollo sustentable, FE. PUMA. UNAM. Pág. 129

 

Toca Fernández, Antonio.1998. Arquitectura en México. IPN. México.

 

Toffin. 1998. Los campos convergentes de la etnoarquitectura. Del mundo indo-himalayo a Europa occidental. Diógenes. UNESCO-UNAM. Revista trimestral. México.

 

Torrejón Palomino, Juan. Muros de contención con la técnica de la tierra armada. . En, Eco-Innovación. ICG. Instituto de la construcción y gerencia. 05/06/02.    www.cnstruccion.og.pe

 

Vivir en casa sana. Las radiaciones cosmotelúricas y su influencia en los seres vivos. Introducción a la Geobiología. Roca. México. Pág. 31.

 

Von Metz, Brígida. 1989. Lo público y lo privado en la periodización de la historia de México. Algunas reflexiones metodológicas. En, Nueva Antropología. Revista de ciencias sociales No. 36. Vol. X. México

 

Velasco León Ernesto. 1990. Como acercarse a la Arquitectura. CNCA-Limusa Noriega. México

 

Yourcesnar, Marguerite. 1985. Memorias de Adriano. Planeta. México. Pág. 113.

 

Wakita Osamu y Linde Richard. 2006. El detalle arquitectónico. Soluciones par un proyecto ejecutivo. LIMUSA-WILEY. México.

 

Wong González, Pablo. 2001. Desigualdades regionales y cohesión social: viejos dilemas y nuevos desafíos. En, De Maria y Campos y Sánchez Georgina (Eds.). Estamos unidos mexicanos?. Los limites de la cohesión social en México. Informe de la sección mexicana del club de Roma. México.

 

 

Páginas en Internet

 

Eco-Innovación. ICG. Instituto de la construcción y gerencia. 05/06/02.www.construccion.og.pe. Ver adobe en páginas de Internet.

 

http://www.bioarquitectura.20m.com/

 

http://www.ecoaeco.com/caracteristicas1.htm.

13.http://www.itacab.org/desarrollo/documentos/fichas_tecnologicas.htm

 

www.Panelw.com. Manual básico de operación. Procedimiento manual de especificaciones e instalación.

 

http://www.revistahabitat.com/boletin/numero9/index.html



[1]Profesor-Investigador. Programa de Investigación en Regionalización Agrícola Sustentable del Centro Interdisciplinario de  investigaciones sobre el Medio Rural. (PISRADES-CIISMER). Universidad Autónoma Chapingo. Tel 01(595) 215-00 ext. 5511. email: ramonrives@yahoo.com.mx

[2] Rivera Espinosa, Ramón. 2008. Agricultura urbana y bioarquitectura. Instalación y educación sustentable en la centralidad urbana de la ciudad de México. En, La planificación territorial y los impactos ambientales del milenio. UACh. México.

[3] Instruct plantea estudiar la región periurbana de Texcoco desde un enfoque holístico. La problemática que encuentra es referente a la información urbana frente a la rural, que es más escasa. Instituciones que realizan investigación acerca de la región son; Colegio de Posgraduados, Municipio de Texcoco, UACh, etc. Mata G, Bernardino et al. 1999. Autodiagnóstico Comunitario de la Cuenca del Río Texcoco. Informe de Investigación. INSTRUCT-INICAC, A.C. Chapingo, Estado de México.

[4] Torres Lima, Pablo. 1992. El campesinado en la reestructura urbana.  (El caso de milpa alta). UAM-X. El autor parte de una propuesta de metodología en donde integra, ”el reconocimiento de que existe una gran heterogeneidad en diversos factores, tales como la naturaleza y tipo de poblamiento, la estructura ocupacional, el uso del suelo, la distribución de los recursos naturales y los procesos productivos” , “Debido a la relación estrecha que existe entre el sujeto social y su territorio, es necesario ubicar el perfil del campesinado y de los poblados que conforman el espacio geográfico y social de la región”.  Torres Lima, 1992. Pág. 9.

[5] García Bartolomé Juan Manuel. 1996. Los procesos rurales en el ámbito de la unión europea. En la sociedad rural frente al nuevo milenio. Vol. II. La Nueva Relación Campo-Ciudad y la pobreza rural  Pág. 38

[6] Es precisa una conciencia social de los problemas ambientales un crecimiento equilibrado de las comunidades en el medio urbano y rural "Al concentrar el gobierno sus acciones, con incentivos y atenciones al desarrollo en unos pocos centros urbano - industriales induce y/o presiona a los pobladores a concentrarse en ellos buscando trabajo y generando, como efecto negativo, buena parte del trabajo urbano actual" Berg y Magilavy. 1990: VII.

[7] Presentando variados ejemplos justificatorios de su tesis. Por demás una propuesta que merece ser atendida y sugerida para la enseñanza.

[8]  González A J. A. y González de M. (Editores). 1991. La Tierra, Mitos y Realidades. Antrophos. España.

[9] Torres Carral Guillermo. 1999. Perspectivas de la Agricultura Urbana. UACh. "Después de destacar sus rasgos generales se ofrece una tipología de agricultores urbanos, como resultado de investigación de campo, a partir de una estructura de círculos concéntricos que se alejan del centro a la periferia. Se sostiene que a medida que avanza la mancha urbana, desaparecen ciertas áreas rurales para la realización de la urbanización, pero al mismo tiempo aumenta la necesidad de incorporar áreas más alejadas que posibiliten el abasto a la ZMCM. La tipología se propone considerando el sistema productivo y la forma de interacción urbano-rural." Memorias del Congreso Nacional sobre Sistemas de producción Agropecuarios Influenciados por Zonas Urbanas.

[10] Berg Peter y Magilavy Zuckerman.1990. Ecodesarrollo Urbano. Un programa de ciudad verde para las ciudades. GEA A.C. México. Pág. 4

[11] En el propio proceso del socialismo cubano encontramos que se da una orientación a partir de la ciudad, subordinando al campo a las necesidades de esta. La Vivienda en cuba en el siglo XX. República y Revolución. Segre, Roberto. 1980. Editorial Concepto. México. Págs.101-125 y Arquitectura y Urbanismo de la Revolución cubana. Editorial Pueblo y Educación. Cuba. 1989. Págs.190-194.

[12] Torres Guillermo. 1998. Op. cit. Pág. 42-43

[13] Op. cit. Pág. 73

 [14] Numerosas ciudades del mundo se reúnen para proteger su diversidad biológica y cultural. UNESCO. Aquí se presentan las iniciativas en materia ecológica urbana: en la región metropolitana de Nueva York, Zonas verdes en el techo de Seúl, Reserva de Biosfera del cinturón verde de Sao Paulo, y en la ciudad del Cabo, en Sudáfrica.

[15] Munizaga Vigil Gustavo. 2000. Macroarquitectura. Topologías y estrategias de desarrollo urbano. Alfaomega. México.

[16] Naredo, J. Manuel y Parra  Fernando. 1993. Hacia una ciencia de los recursos naturales. Siglo. XXI. España.

[17] Caparo. Tuset R. M. La cuestión Regional y los recursos naturales. UACh. México.1988.

[18] La Naturación de azoteas. 2000. GDF. México.

[19] Helmore Kristian y Ratta Annu. El sorprendente rendimiento de la agricultura urbana. Huertos en los techos de Bogotá. http://www.erres.org.uy/noti0395.htm

[20] Tiahoga Ruge. Desarrollo sustentable y México en el Siglo XXI. Primer seminario de Vías verdes en México 28-31 Octubre 2003. SEMARNAT-

[21] Visita efectuada a centros de producción de hortalizas en la Habana  por el autor durante  la tercera semana del mes de abril del 2000.

[22] “La chinampería es una tecnología en la que se utilizan de manera óptima todos los recursos naturales, los cuales sirven para su propia reproducción. La fertilidad del suelo se renueva a través de microorganismos que habitan el agua de los canales, con humus y plantas acuáticas. La chinampa se reproduce también gracias a una gran diversidad de elementos vegetales que la integran y que al mismo tiempo el productor da distintos usos”. Tan solo en un área de 2270 metros se encontraron 20 especies domesticadas y 30 no domesticadas las que son para alimento humano y de uso variado; medicinal, forraje, etc. Canabal Cristiani Beatriz. 1996. La chinampería actual en el Valle de México. En, Estudios Agrarios. Revista de la Procuraduría Agraria. No. 5. Octubre-Dic. 1996 

[23]  “El arquitecto alemán ha empleado materiales reciclables y reutilizables, reduciendo al máximo sumo el empleo del cemento. Además ha sido aprovechada la acequia que atraviesa toda la zona para la refrigeración de los edificios, mientras que los paneles solares les proporcionarán calor. Las ventanas, además, estarán dotadas con cristales especiales con buenas características de aislamiento, capaces de acumular calor y calentar los interiores. “La estructura albergará tiendas, oficinas y locales públicos, para un total de 1.800 m2. El coste de la operación será de 3 millones y medio de euros”. http://www.floornature.biz/articoli/articolo.php?id=803&sez=1&tit=Thomas-Herzog-en-  y www.herzog-und-partner.de/

[24]http://www.floornature.biz/articoli/articolo.php?id=707&sez=1&tit=Paolo-Soleri-en-China. http://www.floornature.biz/materials/bioarchitettura_introduzione.php?lang=es. “La colección de proyectos Bio-Ecológicos de Floornature quiere proporcionar un cuadro actualizado de arquitecturas que documenten la evolución de la proyectación según principios de sostenibilidad, reducción de los consumos energéticos y un correcto uso de materiales certificados. Diversas son, de hecho, las empresas que con una amplia producción de materiales con certificación bioecológica contribuyen a la afirmación de la arquitectura sostenible y de la bioconstrucción con el objetivo común de encontrar la armonía con la naturaleza".

[25] Rico, Juan Carlos. 2004. El paisajismo del siglo XXI. Silex. España.

[26] Schjetman, Mario. 2007. Hacia un urbanismo ambiental del Siglo XXI. En, Diseño del paisaje en el Siglo XXI. Sociedad de Arquitectos Paisajistas de México. AC. México. Pág. 24.

[27] Cárdenas Murguía, Javier. et, at. 2007. En, Diseño del paisaje en el Siglo XXI. Sociedad de Arquitectos Paisajistas de México. AC. México.  Es conveniente apuntar la metodología usada para esta experiencia. “Primeramente, se hizo un análisis teórico sobre las temáticas de sociabilidad y responsabilidad compartida e identidad fisonómica, seguido de la investigación de campo y documental en los espacios de congregación vecinal en unidades contemporáneas de tipo unifamiliar y plurifamiliar. También se indago el caso de un barrio antiguo emplazado en el centro de Colima que guarda características de identidad y sociabilidad con el propósito de comparar datos de entornos nuevos y antiguos...(...)...el énfasis del análisis es en el comportamiento de sociabilidad contrastado con el de inseguridad social y molestias vecinales, tratando de correlacionar las características y el comportamiento de los habitantes con la morfología de los espacios urbano-arquitectónicos”. Pág. 45.

[28] Gilbert, Alan. 1997. La ciudad latinoamericana. Siglo XXI. México. Pág. 106

[29] Constandse, Madrazo. Marcos. 2003.  Ecología y espiritualidad. Diana. México.

[30] Una estrategia necesaria es factible con una política fiscal progresiva a los contaminadores, sin omitir la necesaria educación ambiental de carácter radical. Un ejemplo ilustrativo fue la República Checa que durante 1995 propuso un plan de protección del ambiente en una política de mercado, considerando una legislación ambiental, incluyendo evaluaciones del impacto ambiental, controlando la descarga de desperdicios tóxicos y regulando la contaminación ambiental.

[31] Bioarquitectura es el "proceso de diseño de espacios habitables, que utiliza la energía renovable del medioambiente para su desarrollo".http://bioclima.blogspot.com/2007/08/bioarquitectura-en-chile.html

[32] http://www.biohabitat.com/casa_ecologica.html

[33] Ver, http://www.socearq.org/nota.cfm/n.1359.htm. propuesta de curso introducción a la bioarquitectura. Hacia una ecología del hábitat humano. Herramientas prácticas para la optimización ambiental del espacio. Que contiene una variedad integral d elementos que confluyen con la etnoarquitectura.

[34] Toca Fernández, Antonio.1998. Arquitectura en México. IPN. México.

[35] Camarena M., Pedro y Shchrader Camarena, Oscar. 2005. Manual de instalaciones eléctricas residenciales. CECSA. México.

[36] Ewin Duncan, David. 2006. El enemigo en casa. Nacional Geographic. En español. Octubre. México.

[37] Conocida también como medicina del hábitat;” por la importancia que da a la vivienda, a los materiales de construcción, a su ubicación correcta o incorrecta, sana o malsana, y porque, entre otras cosas, advierte porque motivos nuestro hogar puede ser causa de mayoría de nuestros padecimientos y nos enseña a remediarlos”. Bueno, Mariano. Vivir en casa sana. Las radiaciones cosmotelúricas y su influencia en los seres vivos. Introducción a la Geobiología. Roca. México. Pág. 31.

[38] Sánchez, Alejandra. 2006. Elementos para una composición arquitectónica. Edit. Pax. México. Pág. 5.

[39] Lahera, Virginia. 2007. Eco tecnologías para el agua. En, Ciudades. Análisis de la coyuntura, Teoría e historia urbana. No. 73 Enero. RNIU. Puebla. México. Presenta ejemplos de planeación ecológica en la ciudad de Cuernavaca, en el hotel Misión de Sol; construido con materiales naturales reciclables de integración paisajística. En la unidad habitacional Pedregal Imán (V etapa): conjunto ecológico y sistemas constructivos de módulos urbanos con ecotécnias que consideren integrar un sistema de captación de agua de lluvia de azoteas.

[40] Ver, Wakita Osamu y Linde Richard. 2006. El detalle arquitectónico. Soluciones par un proyecto ejecutivo. LIMUSA-WILEY. México. Excelente auxiliar en los procesos productivos, como experiencia del trabajo de edificación.

[41] Chávez, Norberto. 2002. Propuestas a la conciencia critica de los que comienzan. España.

[42] Montaner Joseph María. 1997. La modernidad superada. Arquitectura, arte y pensamiento. Gustavo Gili. España. Articulo belleza de las arquitecturas ecológicas. Pág. 212

[43] Eecoaeco–bioarquitectura, Prensa para fabricación de ladrillos para vivienda social. La materia prima es 97% de tosca (existente en cualquier lugar del país), 3% de cemento y aditivo. Pudiéndose levantar muros para construcciones de 2 pisos. La elaboración se hace en el mismo sitio de la construcción y por lo tanto no hay gastos de transporte. Por el tamaño mayor del ladrillo se utilizan menos por m2, resultando la pared más económica. La prensa puede manejarla una sola persona, no requiere energía eléctrica, es liviana y transportable. Produce ladrillos de 14 cm x 29 cm x 10 cm de alto de perfecto acabado, No necesita horneado ya que fragua naturalmente siendo ecológico. No utiliza tierra fértil, ni combustible, ni contamina con la combustión. 2 personas fabrican entre 300 y 600 ladrillos por día, según la práctica. Características del ladrillo de suelo cemento: Tiene 25 % más de aislamiento térmica. Tiene 38 % más de barrera a la humedad. Tiene una superficie más lisa (de molde) por lo cual necesita poca mezcla y puede no revocarse. También se construyen ladrillos ranurados para el encadenado, ladrillos huecos para pared más liviana y baldosines. Horno Casero, del Argentino Ricardo Marchese. En, http://www.revistahabitat.com/boletin/numero9/index.html

[44] Características de la tierra como material de construcción: Mantiene una humedad relativa ambiente de 40-70 %, esto tiene muchas influencias positivas: reduce el contenido de polvo fino en el aire, activa los mecanismos de protección de la piel contra microbios, reduce la vida de bacterias y virus, reduce también variaciones de olor y de estática en las superficies de objetos.

            Una humedad relativa de más de 70 % resulta en la mayoría de los casos desagradable debido a la reducción en la absorción de oxígeno de la sangre en condiciones cálido húmedas, se ha observado un incremento del reumatismo en un ambiente frío húmedo. El crecimiento de hongos en espacios cerrados aumenta cuando la humedad alcanza más del 70 %. Las esporas de hongos en grandes entidades pueden producir diferentes enfermedades y alergias. Se agrupa con las tecnologías ambientalmente correctas. Ver, http://www.ecoaeco.com/caracteristicas1.htm

[45] Ricalde G. Humberto. 2003. Difusión Crisis. En, Ponce Armando (Coordinador). México. Apuesta por la cultura. El siglo XX testimonios desde el presente. Grijalbo. Proceso. UNAM. México.

[46] Ponce Armando (Coordinador). México. Apuesta por la cultura. El siglo XX testimonios desde el presente. Grijalbo. Proceso. UNAM. México

[47] Guerrero Baca, Luis. F. Tipología y enseñanza del diseño arquitectónico. 1977. En, Guerrero Baca Luis F. Y Rodríguez Viqueira, Manuel (Comp). Estudios de tipología arquitectónica, 1997. UAM. México

[48] Aguilar Prieto, Berenice. 2008. Construir con adobe. Fundamentos, reparación de daños y diseño contemporáneo. Trillas. México.

 

[49] Guzmán Ramírez, Alejandro. 2007. La identidad popular en la ciudad moderna. Fragmentaciones y coexistencias. En, Montero Pantoja, Carlos y Mayer Medel, María Silvina. (Coords). Estudios de arquitectura y urbanismo del siglo XXI. Págs. 175-176.

[50]  Ortiz, Víctor Manuel. 1984. La Casa, una Aproximación. UAM-X. México Pág. 23

       [51]      Le Courbusier, 1988. Principios de Urbanismo. España. Pág. 29

[52]  Kahn, Louis l., Forma y Diseño, Ediciones  Nueva Visión. Buenos Aires. 1965. Pág. 9.

[53] Le Courbusier. 1988. Op. cit. Pág. 140.

[54] Rivera E. R. Etnoarquitectura y tecnologías constructivas tradicionales en México. un trabajo necesario. 2008. XXI Encuentro RNIU Identidades regionales y construcción del espacio urbano. Tepic, Nayarit.  25 y 26 Septiembre 2008. México.

[55] El proyecto de edificio Sicor es ejemplo de intervención de numerosas técnicas fundamentadas para lograr el México de eficiencia ecológica. Acosta, Domingo. Hacia una arquitectura y construcción sostenibles. Ver, Revista Entre Rayas de la Universidad Central de Venezuela. www.entrerayas.com17/03/08.

[56] "En los últimos tiempos como parte del esfuerzo por aumentar la producción de vegetales frescos, se viene formando un sector de agricultura artificial, especialmente de agricultura orgánica -los llamados organopónicos- en las ciudades y pueblos del país" Figueroa Albelo. Víctor. M. 1996. El nuevo modelo agrario en Cuba bajo los marcos de la reforma económica. En, Desarrollo Rural y Participación. UBPC. Universidad de la Habana. Abril. Pág. 33.

[57] En mi visita al organopónico del Ministerio del Interior, en la ciudad de la Habana, fui atendido por el Ingeniero Teodulo Rubén Rodríguez Machin, encargado de impulsar este centro de producción para los comedores de los trabajadores del propio ministerio.

[58] Tapia N. Alfredo. 1998. Innovación tecnológica y medio ambiente: conceptos problemas, aplicaciones. En, Saldivar Américo, V. De la economía ambiental al desarrollo sustentable, FE. PUMA. UNAM. Pág. 129

[59] Sánchez Zeballos, Pablo. 2003. Tecnologías Apropiada para el desarrollo sustentable. Estado del Arte en los países del convenio Andrés bello. PERÚ.

[60] Carrillo G. Graciela. 2001. Economía ecológica y ecología industrial. En Economía para la protección Ambiental. Ensayos teóricos y empíricos. UAM Iztapalapa. México. “La economía ecológica insiste en la relación entre sistema natural y sistema económico como un sistema conexo donde ambos son interdependientes, contabiliza los ciclos de la materia y los flujos de la energía analizando las discrepancias entre tiempo económico y tiempo biogeoquímico, infiere que el ciclo económico inicia con la definición y uso de materias primas y se prolonga hasta la generación y manejo de los residuos y deshechos-retornos- que nuevamente se reincorporan al ciclo”. Pág. 264. (cfr. Martínez Alier, 1996)

[61] Instituto de transferencia de tecnologías apropiadas para sectores marginales. Fichas tecnológicas; 20, 18,19,1 y 13.http://www.itacab.org/desarrollo/documentos/fichas_tecnologicas.htm

[62] Navas Gómez, Gilberto Ángel. 2002. 3er. Seminario de Agricultura Urbana en la UACh.  Ext. 1686 Tel  95 471-78.

[63] Chang Chumpe, Leslie y Zavala Toledo, Carlos. Estudio experimental de un módulo de vivienda de bajo costo compuesto por perfiles plegados y cerramiento de mortero reforzado con malla electrosoldada. En, Eco-Innovación. ICG. Instituto de la construcción y gerencia. 05/06/02.    www.cnstruccion.og.pe

[64] Torrejón Palomino, Juan. Muros de contención con la técnica de la tierra armada. . En, Eco-Innovación. ICG. Instituto de la construcción y gerencia. 05/06/02.    www.cnstruccion.og.pe

[65] Ewin Duncan, David. 2006. El enemigo en casa. Nacional Geographic. En español. Octubre. México.

[66] Conocida también como medicina del hábitat; ”por la importancia que da a la vivienda, a los materiales de construcción, a su ubicación correcta o incorrecta, sana o malsana, y porque, entre otras cosas, advierte porque motivos nuestro hogar puede ser causa de mayoría de nuestros padecimientos y nos enseña a remediarlos.”. Bueno, Mariano. Vivir en casa sana. Las radiaciones cosmotelúricas y su influencia en los seres vivos. Introducción a la Geobiología. Roca. México. Pág. 31.

[67] Rudolph, Paul .M. La enseñanza de arquitectura en Estados Unidos. En, Hitchcock Henry-Rusell et al. 1975. Arquitectura y Desarrollo urbano. Marymar. Argentina

[68] Mausbach H. Introducción al urbanismo. 1973. Gustavo Gilly. España.

[69] Boils, Guillermo. 1995. Diseño y vivienda publica en México. Prototipos habitacionales de cuatro organismos gubernamentales de vivienda.  UAM-Xochimilco. México.

[70] www.Panelw.com. Manual básico de operación. Procedimiento manual de especificaciones e instalación.

[71] Bottero Bianca y Antonello Negrí. 1985. La cultura del 900. Arquitectura. Artes plásticas. Siglo XXI. México.

[72] Lacomba, Ruth (compiladora). 2004. Las casas vivas. Proyectos de arquitectura sustentable. Trillas. México.

[73] Guzmán Chávez, David. Reforzamiento de bambú con fibra de vidrio. EPFLE. www.construccion.org.pe

[74] Aquera, Francisco. 2004. Práctica constructiva. Monografías de la construcción. CEAC. Construcción, Técnico. España

[75] Cabe mencionar de la importancia de la realidad virtual para el conocimiento de las huellas arqueológicas y por ende arquitectónicas. “La realización de modelos de 3D su patrimonio arquitectónico de la época prehispánica, aunque basados en un uso intensivo del computo, requieren de la integración de conocimientos multidisciplinarios que van desde la arquitectura y la arqueología, hasta la historia y él computo estas disciplinas retroalimentan los estudios del patrimonio con nuevas aportaciones, tanto durante la construcción de las maquetas virtudes como mediante el uso de los modelos en un ambiente de realidad virtual” Pág. 2. 

[76] El ladrillo “Son pequeñas piezas cerámicas, de forma de paralelepípedo, formado por tierras arcillosas, moldeadas, comprimidas y sometidas a una cochura conveniente. Pueden utilizarse en toda clase de construcciones por ser su forma muy regular y fácil de manejo” Pág. 7. Moreno G. Franco. 1995. Técnica de la construcción con ladrillo. CEAC. España.

[77] Carandell José Ma. (Texto). 1973. Las utopías. Biblioteca Salvat. España.

[78] Velasco León Ernesto. 1990. Como acercarse a la Arquitectura. CNCA-Limusa Noriega. México. Pág. 76.

[79] Chanfón Olmos, Carlos. Educación. 2003. Difusión Crisis. En, Ponce Armando (Coordinador). México. Apuesta por la cultura. El siglo XX testimonios desde el presente. Grijalbo. Proceso. UNAM. México. Pág. 498.

[80] De Anda, Enrique X. 1995. Historia de la Arquitectura. Gili. México.

[81] Leal, Felipe. 2003. Repaso de una centuria. En, Ponce Armando (Coordinador). México. Apuesta por la cultura. El siglo XX. Testimonios desde el presente. Grijalbo. Proceso. UNAM. México. y se expresa en las publicaciones como son, por citar, The New Arquitectural in México, de Esther Born, El maquinismo, La vida y la Arquitectura, de Carlos Obregón y la Nueva Arquitectura y la Técnica de  Alberto T Anal. Efervescencia sobre el cómo y que hacer.

[82] El periodo de autogobierno fue la expresión más evidente de la lucha entre posiciones divergentes de la concepción de la arquitectura. Toca Fernández Antonio. 1998(b). Arquitectura en México. IPN. México