AULAS VIRTUALES DE APRENDIZAJE:

UN RECURSO PARA LA ENSEÑANZA DE CONTENIDOS EN PSICOLOGÍA*

 

 

                                                                                               Lic. Daniel D. Ventura**                                                            Universidad Nacional Autónoma de México

                                                                       Facultad de Estudios Superiores Zaragoza

                                                                                      daniel_dventura@hotmail.com  

 

Resumen

 

El presente trabajo constituye una propuesta en la que se expone cómo las Aulas Virtuales de Aprendizaje pueden ser empleadas por los docentes, para apoyar la enseñanza de la psicología en los sistemas presenciales de educación superior y con ello optimizar su práctica educativa. 

 

Introducción

 

         Uno de los principales retos que enfrenta la educación, consiste en mejorar la calidad de lo que ahí se enseña, para ello es necesario que los alumnos cuenten con entornos educativos que favorezcan sus capacidades de aprendizaje. En los sistemas presenciales de educación superior, la enseñanza de la Psicología como disciplina científica se ha adscrito a la utilización de los espacios físicos de trabajo, como los ambientes idóneos para dar a conocer los contenidos teóricos y prácticos que conforman los planes de estudio. Así pues, el salón de clases, laboratorios experimentales, clínicas y hospitales, se han convertido en los lugares donde confluye el proceso de enseñanza y aprendizaje.

 

         Resulta claro que hasta el momento, estos espacios constituyen por excelencia, los medios a través de los cuales puede recibirse dicha instrucción profesional, sin embargo, consideramos que la enseñanza de la psicología puede optimizarse si el docente echa mano de los Ambientes Virtuales de Aprendizaje (AVA) como un recurso didáctico que le permita extender su práctica educativa. Justo aquí es importante señalar, que no se trata de sustituir el gis y el pizarrón por un medio electrónico, ni mucho menos, reemplazar la enseñanza presencial por una de tipo virtual, sino únicamente puntualizar que los nuevos ambientes de aprendizaje amplían y enriquecen las posibilidades de adquirir nuevos conocimientos, y por lo tanto, pueden ayudar en buena medida, a mejorar la calidad que tanto se desea en la educación, en este sentido, Salinas (2004), señala que la universidad debe innovar la práctica docente, incluyendo el uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en los procesos de enseñanza y aprendizaje.

 

Aulas Virtuales de Aprendizaje

 

         Si bien es cierto que el aprendizaje no se circunscribe exclusivamente a los ambientes formales de educación, pues existen muchos otros escenarios donde tiene lugar, es una realidad que ahí es el único sitio donde se obtiene conocimiento certificado. Así pues, un ambiente de aprendizaje formal, puede ser definido como aquellos espacios donde se crean de manera intencionada las condiciones adecuadas para que los estudiantes adquieran nuevos conocimientos y habilidades; se trata de un espacio donde alumnos y profesores interactúan con fines instruccionales, y en las que, las instancias oficiales de educación, suelen ser los organismos encargados de implementar y regular esta labor.

 

         Hasta hace algunos años, los ambientes formales de educación se reducían a la modalidad presencial en la que la relación profesor-alumnos se daba cara a cara, no obstante, la situación cambió cuando se masificó el uso de los ordenadores y la internet, permeando los procesos educativos y dando lugar a la aparición de los denominados Ambientes Virtuales de Aprendizaje (AVA), estos a diferencia de los anteriores, se caracterizan porque tienen lugar en espacios y tiempos distintos, o como lo señala Mestre, Fonseca y Valdés (2007), son virtuales, en el sentido de que no se llevan a cabo en un lugar predeterminado y el factor a distancia está presente.

 

         El desarrollo que tuvo la internet con el paso de la Web 1.0 a la Web 2.0, representó una verdadera oportunidad para extender la educación tradicional a escenarios virtuales. Esto es, si con la Web 1.0, el aprendizaje podía ser apoyado al consultar una importante cantidad de información publicada en la red, cuando apareció la Web 2.0 a mediados de 2004, la red se transformó en un espacio donde los proceso de enseñanza y aprendizaje podían llevarse a cabo de manera similar al del sistema presencial. De acuerdo con Cela (2008), la web ha sufrido importantes transformaciones, pasando de las clásicas páginas de sólo lectura, a un conjunto de nuevas tecnologías y herramientas que permite la participación activa de los usuarios. Y es que la tarea de publicar y editar contenidos en la red ha dejado de ser una actividad exclusiva de los webmaster, en la actualidad, cualquier usuario que tenga acceso a un ordenador con conexión a internet, tiene la posibilidad de generar y manipular su propia información sin la necesidad de contar con conocimientos sobre desarrollo de páginas web.

 

Algunas de las aplicaciones que contiene la web 2.0 son los Blogs, sistemas Wiki, Foros, Marcadores sociales, Podcast, Video podcasting, portales que alojan fotografías, videos y archivos, entre muchos otros; mismos que como señalan Barraza, Díaz y Lizarraga (2009), pueden ser incorporadas para enriquecer los procesos educativos. En este sentido, uno de los espacios donde se conjuntan varias de estas aplicaciones son las Aulas Virtuales, que de acuerdo con Lara (2001:133), son definidas por Roxanne Hiltz como “sistemas de comunicaciones mediadas por ordenadores para crear un ambiente análogo electrónico de las formas de comunicación que normalmente se producen en el aula convencional”, es decir, se trata de ambientes virtuales de aprendizaje asistidos por computadora.

 

Por sus características funcionales, los recursos web que pueden ser empleados para diseñar aulas virtuales de aprendizaje se dividen en dos tipos: sincrónicos y asincrónicos, los primeros se refieren a todas aquellas aplicaciones que permiten la interacción en tiempo real entre sujetos; por su parte los segundos, se refieren a las aplicaciones que permiten establecer comunicación con otros individuos en tiempos diferidos. Hablando en términos educativos, con los primeros, profesor y alumnos tienen la posibilidad de coincidir en el tiempo, mientras que en la forma asincrónica, el aprendizaje tiene lugar a pesar de que los sujetos implicados no operen en el mismo marco temporal (Barberá y Badia, 2004).

 

Entre las aplicaciones sincrónicas más comunes se encuentra el Internet Relay Chat, mejor conocido simplemente como Chat, esta herramienta permite la comunicación esencialmente de tipo escrito, en una relación de uno a uno, o de manera grupal (Cabrero, Llorente y Román, 2004). El Chat puede estar incluido en una hoja web, o bien puede requerir la instalación de un programa en el ordenador de cada una de las personas que interactúan.

Otra de las aplicaciones que se ubican en este rubro son las Videoconferencias, estos son un medio de comunicación a través del cual las personas pueden interactuar mediante el intercambio de información visual y auditiva.

 

Por lo que respecta a las herramientas asincrónicas, existe una mayor cantidad de aplicaciones, ya que estas por sus características resultan ser las más óptimas cuando se trata de educación a distancia. Una de las que tiene mayor tiempo de existencia, es el correo electrónico, éste aunque no fue creado con fines educativos, en los últimos años se ha empleado como un medio para establecer comunicación entre alumnos y docentes, se trata de mensajes de texto que se envían a través de la red de una computadora a otra, además del contenido escrito, se pueden adjuntar archivos de imágenes, audio y video. De acuerdo con Cabrero, Llorente y Román (2004), existe evidencia de que los alumnos se sienten más confiados en externar sus dudas y preguntas a los profesores por este medio, que hacerlo de manera presencial; según los autores, el correo electrónico facilita el dialogo entre docentes y discentes.

Los Edublogs, Weblogs o también denominados Blogs, constituyen otra de las aplicaciones web, se trata de páginas electrónicas personales de fácil manejo, en las que los propietarios pueden dar a conocer información de cualquier tipo mediante la creación de entradas, éstos se caracterizan principalmente porque cada entrada permite la recepción de comentarios por parte de los lectores, de tal manera que puede generarse una conversación entre los participantes. De acuerdo con Cela (2008), el empleo de los blogs en la educación es de índole variada, sin embargo, ubica cinco usos más comunes: 1) Como bitácora de actividades desarrolladas en el aula, 2) Como contenedor de información sobre una asignatura, 3) Para soporte de la formación del profesorado, 4) Como un espacio de información especializada, 5) Como un lugar propicio para generar la discusión e intercambio de información.

Por su parte, los Foros de discusión son una herramienta situada en la red que permite a los miembros que lo conforman, establecer comunicación entre cada uno de ellos. Para tal efecto, los usuarios deben dejan por escrito un mensaje sobre un tema determinado, el cual al ser leído por otros usuarios, tiene la posibilidad de ser respondido por N cantidad de participantes. Normalmente el contenido vertido en estos foros, tiene la intención de expresar opiniones, comentarios y/o resolver dudas sobre ciertos temas.

Finalmente, otra de las herramientas asincrónicas son los sistemas Wiki, esta aplicación de igual manera se encuentra ubicada en la red. Se trata de páginas web enlazadas que contienen información respecto a tópicos definidos, sin embargo, a diferencia de los blogs o las páginas web convencionales, los Wiki se caracterizan principalmente porque el material que ahí aparece puede ser modificado libremente por cualquier usuario registrado. De esta manera, se entiende que el contenido publicado nunca está terminado, ya que los usuarios constantemente agregan, corrigen o eliminan información, según lo consideren pertinente. Cela (2008), considera que las wiki aplicadas en un contexto educativo normalmente se orientan en la elaboración de trabajos escolares de tipo bibliográfico por parte de los estudiantes, para realizar prácticas virtuales, también utilizada como e-portafolio de actividades y/o como una base de datos de los conocimientos del profesor concernientes a una asignatura.

 

         Un elemento que debemos resaltar respecto a estas tres últimas aplicaciones, tiene que ver con las contribuciones que hacen a la educación, Ya que no solamente sirven como medios a través de los cuales profesores y alumnos establecen comunicación cuando se trata de educación a distancia o no presencial, sino que van más allá. Esto es, debido a sus características funcionales, tanto los Edublogs, como los Foros de discusión y los sistemas Wiki, promueven lo que se denomina aprendizajes grupales. Castellanos (2002), señala que el grupo constituye un medio de la actividad de aprendizaje individual, es decir, en un contexto educativo donde participan varios estudiantes, el sujeto individual se transforma en alguien que aprende ante la presencia de otros sujetos o en relación a ellos, dando lugar a un aprendizaje grupal. En este sentido, en dichas aplicaciones web, los participantes al operar de manera activa en la generación de nueva información, apoyan al resto de los integrantes en sus procesos de aprendizaje individual.

 

Ahora bien, como se ha señalado anteriormente, estas aplicaciones son algunos recursos que pueden emplearse para diseñar aulas virtuales de aprendizaje, sin embargo, la elección y uso que se haga con cada uno de ellos, depende totalmente de los objetivos que el profesor establezca, por esta razón, debe decirse que no existe un modelo único de aulas virtuales. Además de las aplicaciones descritas, estas también pueden enriquecerse con la inclusión de videos, archivos de audio y texto, podcast, video podcasting, ligas a otras páginas electrónicas de interés, entre otros.  

 

         Crear un ambiente virtual de aprendizaje de este tipo, resulta relativamente sencillo si se tienen conocimientos básicos sobre diseño web, no obstante, como sucede en la mayoría de los casos, los profesores difícilmente cuentan con dicha preparación, pero esto no representa un impedimento para echar a andar un aula virtual, ya que en la actualidad existen plataformas de muy fácil manejo, en las que ya están integradas varias de estas aplicaciones web. Blackboard y WebCT son dos de los gestores de contenidos educativos más utilizados para implementar cursos en línea, lamentablemente uno de sus principales inconvenientes radica en que es de uso comercial. Ante esta situación, también existen plataformas educativas de uso libre como son Claroline, Dokeos, Atutor, Sakai y Moodle, esta última quizá sea la plataforma que más adeptos tiene, tan solo por citar algunos datos, hasta el día de hoy cuenta con más de 3 millones de cursos registrados y poco más de 32 millones de usuarios en 211 países.

 

Algunas consideraciones sobre las Aulas Virtuales de Aprendizaje

 

Hasta este momento se ha descrito en qué consisten y como están compuestas las aulas virtuales de aprendizaje, sin embargo, resulta fundamental hacer algunas consideraciones en relación a este tipo de ambientes virtuales de aprendizaje.

 

Un primer elemento a considerar, es que el empleo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) (en los que se incluyen la internet y los ordenadores) por sí mismos no garantizan un mejor desempeño de los procesos educativos. La tecnología por muy sofisticada que sea, no genera conocimiento de manera inmediata en los estudiantes, para ello, es necesario que los agentes implicados actúen sobre estas, pues de lo contrario terminarían convirtiéndose en un utensilio sin sentido. Por esta razón, deseamos enfatizar que quien decida incluir este tipo de recursos en su práctica docente, debe tener claro que el éxito de estas herramientas se encuentra determinado por el uso que profesores y alumnos hagan de ellas. Además, es necesario que los profesores asuman un actitud crítica ante las mismas, de tal manera que sean consientes de los limites y alcances que estas tienen, pues de lo contrario, utilizarlas sin una reflexión previa, seguramente conduciría a una práctica deficiente de la docencia.

 

Ahora bien, en vista de que las TIC son incluidas en los procesos educativos, resulta fundamental que su empleo vaya acorde con el modelo psicopedagógico que rige las actividades en la clase presencial. Pues en función de este, es que deberán elegirse las aplicaciones que conformaran las aulas virtuales y las actividades que de ellas se desprendan. En este sentido, como lo indica Sánchez (2009), independientemente del modelo por el que se opte, toda propuesta educativa debe incluir 1) un concepción definida en relación al papel que desempeñaran alumnos y profesores, 2) una teoría del aprendizaje y 3) estrategias didácticas coherentes a los dos puntos anteriores.

 

Por otra parte, coincidimos con Salinas (1998), cuando indica que, si las TIC´s están impactando los procesos educativos, entonces demos entender que también se verán afectados todos los sujetos que participan en el mismo. Por lo tanto, es necesario considerar que la implementación de cualquier ambiente virtual de aprendizaje, exige que los profesores asuman un nuevo rol. En este sentido, creemos que los docentes deben flexibilizar sus prácticas educativas, mostrándose receptivos ante las transformaciones que presentan los sistemas de educación superior en materia innovación tecnológica. Sabemos que adoptar este tipo de recursos no es una tarea sencilla, sobre todo para aquellos profesores que no están familiarizados con enseñanza asistida por computadora, no obstante, estamos convencidos que en lo sucesivo se convertirá en requisito indispensable para ejercer la docencia.

 

En relación a aquellos docentes que desde ahora comienzan a incluir en su labor profesional los ambientes virtuales de aprendizaje, deben contar con una preparación acerca del manejo de las aplicaciones que conforman las aulas virtuales, para así poder hacer un uso correcto de las mismas y mostrarles a sus alumnos como deben emplearse. Para estos últimos, la transición hacía el aprendizaje virtual resulta mucho más sencillo, basta con brindarles algunas instrucciones y en poco tiempo serán capaces de manejarlos fluidamente, la razón es sencilla, la brecha generacional que existe es mínima en comparación a los profesores que cuentan con una larga trayectoria académica, podríamos decir que los alumnos de estos tiempos han hecho de la tecnología parte de su vida.

 

La enseñanza de la psicología apoyada en las Aulas Virtuales

 

         El principal propósito de este trabajo, consiste en señalar que, las Aulas Virtuales de Aprendizaje no son exclusivas de la educación a distancia, sino que también pueden utilizarse como soporte para los sistemas presenciales de educación superior. 

 

         Desde esta perspectiva, consideramos que la enseñanza de la psicología que tiene lugar en los sistemas tradicionales, puede ser apoyada en buena medida por las Aulas Virtuales de Aprendizaje. Así pues, aquellos profesores que estén interesados en optimizar su práctica docente, encontraran en estos ambientes virtuales un lugar idóneo para que los alumnos continúen con su aprendizaje.

 

         Debido a su función secundaria, cualquier contenido que haya sido revisado en la clase presencial, puede ser abordado en las aulas virtuales, para ello, los profesores deben planear meticulosamente una serie de actividades que complementen lo visto en clase y que vayan acorde con los objetivos del curso, aunado a lo anterior, en estas los profesores pueden recopilar una serie de recursos (archivos de audio, video, texto, hipertextos, etc.) destinados para la consulta de los estudiantes.

 

         Es importante considerar, que la labor del profesor no consiste únicamente en crear el ambiente virtual y dar por hecho que los alumnos la utilizaran, resulta fundamental que los docentes pongan a funcionar las aulas virtuales, incentivando a sus estudiantes para que hagan uso de ella, supervisando y participando en las actividades que ahí se realicen, promoviendo el aprendizaje grupal, y por supuesto, llevando las actividades desarrolladas virtualmente a la clase presencial, de tal manera que se convierta en un proceso bidireccional.

 

Lamentablemente y a pesar de que las tecnologías de la información y la comunicación han impactado ya desde algunos años la educación formal, es una realidad que en estos momentos, la mayor parte de las aulas virtuales que son empleadas para apoyar la educación presencial, son implementadas por iniciativa propia de los docentes, ya que las instituciones de educación superior aun no las han hecho parte del curriculum formal, esta es una tarea pendiente que en lo sucesivo habrán de resolver las universidades, si desean continuar promoviendo la calidad educativa. Como lo señala Salinas (1998), es imposible que los profesores puedan iniciar cambios, sin el apoyo de las propias instituciones de educación superior.   

 

A manera de conclusión

 

Lo que aquí señalamos es que las Aulas Virtuales de Aprendizaje están pensadas no como un sustituto de las clases presenciales, sino como una extensión de las mismas, por lo tanto, consideramos que la enseñanza de la psicología en la educación superior, ahora tiene la posibilidad de librar las cuatro paredes del aula convencional y situarse fuera de ella, encontrando un nicho perfecto para que alumnos y profesores continúen aprendiendo sin la necesidad de verse las caras.

  

REFERENCIAS

 

BARBERÁ, E. & BADIA, A. (2004). Educar con aulas virtuales: Orientaciones para la innovación en el proceso de enseñanza y aprendizaje. Madrid: Machado libros, 197 pp.

 

BARRAZA, C., DÍAZ, M, & LIZARRAGA, C. (2009). La socialización del conocimiento como parte del desarrollo de habilidades y competencias a través de herramientas de la web 2.0. Trabajo presentado en el Simposio: La psicología en la educación a distancia, celebrado del 22 al 24 de Abril. Facultad de Psicología UNAM.

 

CABRERO, A., LLORENTE, M. & ROMÁN, G. (2004). Las herramientas de comunicación en el “Aprendizaje mezclado”. Pixel-Bit. Revista de Medios y Educación, No. 23, pp. 27-41.

 

CASTELLANOS, N. (2002). La actividad de aprendizaje grupal: Una propuesta teórica. Revista Cubana de Psicología. Vol. 19 (2), pp. 99-105.

 

CELA, R. (2008). Web 2.0, estilos de aprendizaje y sus implicaciones en la educación. Tesis para obtener el Máster en Ingeniería de medios para la Educación. Erasmus Mundus – Euromime: España, Portugal y Francia. [en línea] disponible en http://web.univ-poitiers.fr/ll-euromime/images/stories/memoires/karina_cela.pdf

 

LARA, R. (2001). El dilema de las teorías de enseñanza-aprendizaje en el entorno virtual. Comunicar, 17, pp. 133-136.

 

MESTRE, G., FONSECA, P. & VALDÉS, T. (2007). Entornos virtuales de enseñanza aprendizaje. Editorial Universitaria: Cuba, 71 pp.

 

SALINAS, J. (1998). El rol del profesorado universitario ante los cambios de la era digital. Agenda Académica, Vol. 5, No. 1.

 

SALINAS, J. (2004). Innovación docente y uso de las TIC en la enseñanza universitaria. Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento (RUSC). [artículo en línea]. UOC. Vol.1, n° 1. [Fecha de consulta: 26 de Mayo de 2009] disponible en http://www.uoc.edu/rusc/esp/salinas1104.pdf

 

SÁNCHEZ, R. (2009). Importancia del modelo psicopedagógico en la educación a distancia. Trabajo presentado en el Simposio: La psicología en la educación a distancia, celebrado del 22 al 24 de Abril. Facultad de Psicología UNAM.

 -------------------------------------------------

    * Trabajo presentado en el X Encuentro en Docencia Universitaria, celebrado el 4 y 6 de Agosto de 2009, en la Universidad Nacional Autónoma de México, FES Zaragoza.

 

       ** Psicólogo por la Universidad Nacional Autónoma de México                (UNAM) /Diplomado en Docencia Universitaria, UNAM.