Anterior | Siguiente | Inicio

A manera de introducción se citará el Concepto de Perfil profesional como una guía para la elaboración de este apartado, en ese sentido: “El término perfil se aplica en el campo de la investigación social para referirse a un conjunto de datos sistematizados que caracterizan a un sujeto o una población.


Un perfil profesional deben identificar el conjunto de conocimientos, capacidades, habilidades, aptitudes y actitudes que debe poseer el egresado para un óptimo desempeño profesional”.[5]

En este sentido, los lineamientos metodológicos para la elaboración de un perfil profesional están relacionados con “el análisis de las características generales de la profesión y de la práctica real de la misma. En este proceso es indispensable tener presente que la práctica de la profesión no surge espontáneamente, sino que conlleva una consolidación dentro de un proceso histórico y que está determinada, también, por la concepción de hombre y de sociedad que la fundamente y por el límite y alcance de su campo de acción dependiendo de su objeto de estudio y de la problemática que aborda”.[6]

En este sentido, pare el diseño del perfil profesional deberá tomarse en cuenta:

  1. El nivel del “deber ser” que nos conduce a pensar un perfil ideal.
En este plano se requiere una definición precisa del objeto de estudio, los objetivos, las funciones y la problemática que aborda el profesional desde el momento en que surge la profesión.

  1. El nivel del “ser” que permita la estructuración de un perfil real, caracterizado por el tipo de intervención en la actualidad y la demanda del profesional conforme a las necesidades sociales del mercado de trabajo que se ofrece a los egresados.

La comparación entre ambos perfiles permitirá obtener un perfil resultante, en donde se ubiquen los conocimientos, capacidades, habilidades y actitudes que requiere el profesional para una óptima práctica en el presente como para prácticas alternativas en la realidad del campo de trabajo.[7]

De esta manera, a continuación se presentará el análisis de los perfiles de ingreso y egreso que fueron sistematizados de las 19 universidades analizadas, que imparten la carrera de Trabajo Social en México, de las cuales no todas tenían delimitada la información, especialmente en las características solicitadas en los aspirantes; sin embargo, se pudo percibir una mayor especificidad en los perfiles de egreso.


Perfil de Ingreso

En este acápite se pueden dividir las solicitudes de las diferentes universidades en: Aspectos administrativos que contienen los requisitos de ingreso a la licenciatura. Por otro lado, características personales de quienes desean cursar la carrera de Trabajo Social.

En los aspectos administrativos se pueden citar:

Dentro de las características personales, el perfil de un aspirante solicitado por diversas instituciones que imparten la Licenciatura en Trabajo Social se puede reagrupar en:

Conocimientos básicos en Sociología, Antropología, Historia, Derecho, Metodología de la investigación, Economía y Psicología.
Conocimiento sobre la problemática social, económica, política y cultural a niveles internacional, nacional y regional.

Facilidad para establecer relaciones humanas, interpersonales teniendo en cuenta el saber escuchar, observar, generar un ambiente de confianza y comprensión
Habilidad para relacionar la teoría con la práctica.
Facilidad para expresarse adecuadamente en forma oral y escrita.
Facilidad para identificar situaciones y problemas sociales

Disposición e iniciativa para el trabajo en equipo y para la toma de decisiones.
Actitudes de responsabilidad, compromiso, iniciativa, tolerancia, perseverancia, empatía y dinamismo, así como intereses académicos, humanísticos y tecnológicos
Serenidad para reaccionar ante problemas de emergencia o desagradables.
Mostrar interés por los problemas sociales del estado, país y el mundo.
Disciplina, orden, aseo y limpieza, estudio, puntualidad y asistencia.

Capacidad de adaptación social, razonamiento lógico-matemático, trabajo en equipo y pensamiento crítico y creativo
Capacidad de análisis y síntesis.
Capacidad para atender situaciones problemáticas a nivel individual, grupal y comunitario
Vocación social y humanística
Perfil de Egreso

El perfil de egreso ayuda a visualizar características que son importantes en un espacio profesional que hacen alusión a un rol, papel, funciones que desempeñará un agente social en un determinado contexto en el cual interactuarán tres agentes sociales: la institución, el trabajador social y el usuario.

En este sentido, el que es de interés de estudio de este acápite es el Trabajador Social y el perfil de egreso del profesional en las diferentes instituciones de educación superior de México, se tuvieron contempladas 19 universidades e institutos que imparten la carrera de Trabajo Social, de las cuales una gran mayoría tiene especificado el perfil de egreso excepto dos que no cumplen con ese requisito, las cuales son la Universidad de Colima y la Universidad de Hidalgo.

A continuación se citarán los lineamientos establecidos en las diferentes instancias de Educación Superior que imparten la Licenciatura de Trabajo Social en México, en el establecimiento de un profesional que se desempeñe con:

En las teorías epistemológicas, sociales y económicas, biopsicológicas, que analizan y explican el origen y desarrollo de la sociedad.
Metodología de la investigación científica: cualitativa, cuantitativa, etnográfica, etc., que le permitan la realización de diagnósticos sociales.
Métodos de Planeación e intervención social en las diversas áreas y campos de actuación profesional.
Automatización de la información (códigos, lenguajes, aplicaciones).
Métodos estadísticos, cuyo objeto es  recopilar, presentar, analizar e interpretar datos.
Modelos de intervención  social.
Intervención en el campo de las políticas y programas sociales.
Administración y gestión de recursos
La familia contemporánea y sus transformaciones estructurales.
Las necesidades y los problemas sociales como un espacio de intervención profesional.
Aspectos psicológicos y socioculturales de los sujetos de intervención
Legislación.
Salud pública
Principios: Derechos Humanos.

De observación y registro

De comunicación oral, escrita y corporal

Para trabajar en equipo con un enfoque multi e interdisciplinario.
Orientar, organizar y promover individuos, grupos y comunidades para la búsqueda de solución a las necesidades individuales, grupales y comunitarias.
De dirección de grupos: promover, organizar
Analizar el impacto de los indicadores sociales del bienestar en la población (familia, salud, alimentación, ocupación, vivienda, recreación, ocio, etc.) que le permitan diseñar estrategias para elevar la calidad de vida del ser humano.
Comprender textos en inglés.
Favorecer la construcción de una nueva cultura social, fundamentada en principios y valores y en el reconocimiento de los derechos humanos.
Impulsar la Educación Social para el desarrollo de las capacidades y potencialidades de la población.
Para el manejo de tecnología que le permita acceder a las modernas redes de comunicación para la selección y procesamiento de la información.
Para realizar críticas proposititivas e implementar procesos de retroalimentación.
Identificar las carencias y problemáticas existentes en relaciones alterada por diversos problemas psicosociales enfocándose en favorecer el crecimiento a nivel personal y grupal.

Disposición favorable para el trabajo en equipo
Disposición para asumir un compromiso ético con los actores sociales.
Apertura al aprendizaje, a nuevas ideas y experiencias
Flexibilidad y tolerancia de ideas y opiniones ajenas.
Compromiso hacia un crecimiento, superación y desarrollo personal, profesional y gremial.
Tolerancia para la convivencia social y respeto por la dignidad del ser humano.
Critica permanente de su ámbito profesional, con disposición emprendedora y de actualización constante.
Liderazgo para conducir individuos, grupos y comunidades en la búsqueda de solución a su problemática.
Equilibrio en situaciones problemáticas.
Vocación de servicio y disponibilidad para con los otros.
Humanismo, democracia, discreción, empatía, generosidad, solidaridad, perseverancia.


Investigar científicamente la realidad social para identificar necesidades sociales, utilizando técnicas como la encuesta, entrevista y otros instrumentos de recolección de datos, que le permitirán orientar al individuo, grupos o comunidades, diseñando programas en las líneas de administración de servicios, gestión y educación social.
Diseñar y desarrollar modelos de intervención para la atención de problemas individuales, grupales y comunitarios.
Diseñar, ejecutar, evaluar y dar seguimiento a Programas y proyectos sociales que permitan coordinar acciones y recursos.
Diseñar y desarrollar procesos de evaluación cualitativa y cuantitativa.
Integrar los elementos teóricos, metodológicos y operativos en su acción profesional para generar nuevas formas de intervención.

Manejar los procedimientos técnicos operativos para la planeación y administración del bienestar social, realizando funciones de gestoría en instituciones y organizaciones.
Como se puede visualizar cuando el estudiante ingresa a la licenciatura de Trabajo Social desde el perfil que las instituciones educativas socilitan, se denota la orientación humanista que tiene el plan de estudios, debido a que el fin se deriva hacia el desarrollo armónico del individuo, potenciando sus capacidades, para que este pueda intervenir en las problemáticas social.

Cabe resaltar que en la mayoría de las universidades solo se enfocan en aspectos generales con respecto al perfil de ingreso; no obstante, la Universidad Veracruzana y la de Guadalajara tienen una mayor especificidad en las características que solicitan de sus aspirantes, agrupándolas en conocimientos, actitudes, aptitudes, intereses y capacidades.

Cuando egresa se puede decir que teóricamente que el profesional de Trabajo Social bebe tener la capacidad de diseñar y aplicar programas o proyectos sociales acordes a su contexto por lo que tendrá que poseer capacidad de análisis y evaluar el impacto los programas o proyectos.

Se puede notar que las funciones en educación superior, tales como la docencia, la investigación y la extensión, son retomadas en la formación de los/las trabajadores/as sociales; mismas que son reforzadas con un amplio sentido de responsabilidad social de identificación, denuncia pero también en la gestión en la búsqueda de una alternativa a ésta.

Se hace mención también a la integración que de los conocimientos, actitudes, habilidades y capacidades, que van en los planos intelectual y humano. En ese sentido, se da un cambio en el alumno que ingresa y culmina la carrera; es decir se da un aprendizaje y una educación, donde si bien el alumno es el centro del proceso, el protagonista de su propio desarrollo, es muy importante la participación del maestro, así como de la institución y los lineamientos de ésta para la profesionalización de sus estudiantes.

En ese sentido se citan los criterios que C.W. Gichure menciona en libro Ética Docente escrita por Francisco Altajeros; éstos hacen alusión a una “base sistemática de saber o especialización”, en este sentido se identifica al Trabajador Social como agente social; “fines claros y definidos”, profesional que con su formación hace alusión a la profesionalización, mismos que se pueden encontrar en las directrices de su formación; “componente científico del saber”, en este caso es un cientista social que con sus conocimientos, habilidades, conductas y capacidades se desempeña cumpliendo un rol claramente definido. [8]


Mapa Curricular

Con respecto a la búsqueda que se realizó de los planes de estudio de la licenciatura en Trabajo Social en el interior de la República Mexicana, se revisaron y analizaron 19 mapas curriculares, de 15 estados y del Distrito Federal.[9] La información se obtuvo en todos los casos mediante revisión en Internet, excluyendo a la Escuela de Chihuahua, al ser la única que diligencio el formato, brindándonos una información mucho más completa.

El proceso de búsqueda nos permitió descubrir que las universidades publican información sobre las carreras que imparten, los planes de estudios de licenciatura, de diplomados, especialidades, maestrías y de doctorado, su planta docente, historia, modelos pedagógicos y proyecto educativo. Sin embargo, ese no es el caso para la carrera de licenciatura en Trabajo Social, pues al ingresar a los portales, nos encontramos con información limitada para los propósitos de esta investigación.

En la búsqueda se encontró que el sector público presenta un mayor interés por la impartición de la carrera, siendo el 95% y tan solo el 5% al sector privado. Eso contrasta los resultados presentados en el informe de la UNESCO, comentado el diario La Jornada el 2 de junio, en el que señala que curiosamente, el mayor número de alumnos en instituciones mexicanas se ubica en el sector privado. Y allí México sí rebasa la media regional, que es de 46.6 por ciento, al superar 55 por ciento.[10] En ese sentido, es importante señalar que históricamente el Trabajo Social se ocupa en el sector público, desempeñando funciones desde asistencia, planeación, ejecución y evaluación de programas sociales. En contraste, las funciones tales como consultoría, atención directa, turismo social, intervención empresarial; propios del sector privado, hasta ahora se esta incursionando.

Otra de las características institucionales analizadas, que la unidad académico-administrativa en la cual se imparte el Trabajo Social varía en escuela, facultad y departamento. Entendemos como escuela, aquella que no tienen estudios de posgrado propios, de la cuales existen 12 de las estudiadas. Las Facultad cuenta con estudios de posgrado propios, existen 3 facultades, aunque cabe señalar que estas facultades no son propias de Trabajo Social, sino que pertenecen a Facultades de psicología, o Ciencias Humanas.

En el caso del Trabajo Social inscrito como departamento, este no cuenta con una planta docente propia para la formación en áreas de apoyo al Trabajo Social, sino que recurre a los centros o facultades según la especialidad que se imparten en las diferentes profesiones; siendo el caso de 5 escuelas. Esta particularidad es de gran importancia ya que es más difícil la articulación y relación entre la especialidad y el Trabajo Social; un ejemplo de ello es la materia de Estadística, que puede ser impartida por un matemático, y el profesor indistintamente puede impartir la clase a alumnos de medicina, psicología, Trabajo Social o matemáticas.

Para fines de nuestro trabajo consideramos importante retomar dos conceptos vistos en clase, que son el plan de estudios y el currículo.

Con respecto al plan de estudios Carlos Zarzar Charur lo define como: “la planeación general de toda una carrera o profesión de un nivel escolar (primaria, secundaria, bachillerato), en tanto que, el programa de estudios se refiere únicamente a la planeación de una materia”.[11]

Para Escudero el currículo se refiere “a los contenidos escolares, y la didáctica de los procesos de interacción en el aula, el espacio de intersección común para la construcción de una concepción integrada (o marco común), son las transformaciones del contenido en el espacio del aula.”[12] Aunque esta definición nos acerca a la realidad educativa, la presente investigación muestra una limitante para el análisis del currículo desde la perspectiva del autor, ya que para poder hacer una investigación de este tipo es necesario reconocer la dinámica interna de la vida escolar.

Así mismo, se encontraron diferencias entre currículo rígido y flexible, entendiendo el primero como la organización establecida por la institución sin que el alumno tenga participación en la decisión de asignaturas, el conocimiento es abordado de una manera fragmentada y homogénea para todos los estudiantes sin abordar las necesidades particulares del estudiante. En el estudio se encontraron este tipo de currículos en las Universidades de: Tlaxcala, Culiacán, Sinaloa, Durango, Nuevo León, Sonora, Aguascalientes, Colima, hidalgo, ENTS, Chilpancingo, San Luís Potosí, Coahuila y la Escuela de Chihuahua.

Por su parte, el currículo flexible considera a los alumnos como parte del proceso, hay opción de elección de asignaturas, ya sea de forma optativa, de especialización o en la organización, y seriación de las asignaturas; atendiendo la diversidad y la singularidad de cada alumno, desde sus habilidades destrezas y aptitudes. Se incluye la multidisciplina y el estudiante puede tomar decisiones sobre su proceso de aprendizaje. Las universidades que han innovado sus currículos haciéndolos más flexibles son: Guadalajara, Veracruzana y Valle de Bravo.

En cuanto al número de semestres de formación, oscilan entre 8 y 10 semestres. El 73% imparten la carrera en 9 semestres, el 15% en 8 semestres y 12% la imparten en 10 Semestres.

Retomando estas definiciones consideramos importante hacer la revisión de las currículas determinando como categorías de análisis:


Al realizar este análisis pudimos observar que algunas escuelas, facultades y departamentos de Trabajo Social desarrollan el enfoque humanista como eje central de su filosofía. Este enfoque considera el alumno como el centro del proceso y protagonista principal de su propio aprendizaje y desarrollo personal y profesional[13].

Esto se hizo evidente en los mapas curriculares de la universidad de Colima, que contienen asignaturas tales como crecimiento personal, actividades culturales y deportivas; La Universidad de Nuevo León, que incluyen artes y humanidades, apreciación a las artes, desarrollo académico y profesional; La Universidad Veracruzana, con la materia habilidades criticas y creativas.

El enfoque constructivista, se centra en la idea de que el “individuo no es un mero producto del ambiente ni de sus disposiciones internas, sino una construcción propia que se va produciendo día a día como resultado de la interacción entre esos dos factores”[14]. Este se hace presente en los planes de estudio de la licenciatura en Trabajo Social, esto lo podemos constatar en asignaturas como: estrategias para aprender a aprender de la Universidad de Sonora, Los seminarios de integración de la Universidad de Sinaloa, Campus Culiacán, y la Universidad Guadalajara, que establece en su perfil de ingreso que el aspirante debe tener comprensión e imaginación constructiva.

Así mismo, la practica se constituye como la principal evidencia de este enfoque, ya que busca articular los contenidos teóricos y metodológicas, con las habilidades propias del alumno para responder a las necesidades y problemas de un entrono social real, en el que se interviene.

En este sentido, en análisis grupal nos ha permitido establecer que la mayoría de las escuelas de mueven bajo este enfoque por las siguientes razones: la vinculación teoría practica propia de la formación de trabajadores sociales, la presencia de currículos flexibles, y los lineamientos institucionales y exigencias de la instituciones internacionales y organismos de control nacionales que ejercer sobre las instituciones de educación superior.


Organización de materias

En el estudio se encontraron que las asignaturas impartidas en los primeros semestres del proceso de formación presenta una tendencia a iniciar con la introducción al Trabajo Social, busca brindar herramientas y aprendizajes significativos a los estudiantes, con materias como: Historia del Trabajo Social, iniciación a la disciplina, Antropología, historia social, sociología, economía, derecho , entre otras.

En los semestres posteriores se hace un énfasis en la Metodología y practica del Trabajo Social, con materias como: Modelos de intervención en caso, grupo y comunidad, investigación social, necesidades y problemas del estado, planeación social, administración social, entre otras.

Al finalizar la currícula, se encuentran asignaturas de acentuación profesional, esto es áreas de especialización. En las cuales se presenta dos tendencias. Las áreas tradicionales, tales como: educación, salud, jurídica, familiar, penal y empresarial. La segunda línea son las áreas emergentes: turismo social, trabajo social empresarial, gerontología, grupos étnicos, genero, salud sexual.


Componente teórico

Las Materia Teóricas, entendidas como asignaturas de enseñanza referentes a ciencia teoría y sintaxis se constituyen en el sustento de la formación. En el caso de Trabajo Social, se constituye en eje que permite retomar de las teorías de las ciencias sociales los fundamentos para la explicación e intervención en los fenómenos sociales.

Encontramos que las ciencias en las que principalmente se apoya el Trabajo Social son: la economía, sociología, antropología, psicología y derecho. Se hace presencia en algunos planes de estudios de ciencias educativas, administración y estadística. Mientras que las teorías propias de la disciplina se desarrollan en asignaturas como teoría de Trabajo Social individualizado, grupal y comunitario.


Componente investigativo

Entendemos la investigación social como un proceso sistemático, organizado y objetivo, cuyo propósito es responder a una pregunta o hipótesis para aumentar el conocimiento y la información sobre un problema o necesidad social. Dentro de los planes de las 19 escuelas, 14 enfocan su trabajo a la investigación; cinco de ellas son más prácticas que teóricas y son: Escuela Nacional de Trabajo Social, Universidad de Durango, Universidad Guanajuato y Universidad de Nuevo León.

Dentro de la metodología de la investigación los planes se apoyan de la estadística por el tipo de análisis cuantitativo necesario para abordar los fenómenos sociales, haciendo una diferencia para el plan de Universidad de Tlaxcala, Universidad del valle de Bravo y Universidad de Coahuila que con materias como sociología de lo cotidiano, análisis de la realidad, etnografía, historia de vida se observa un énfasis en la investigación cualitativa.


Componente práctico

El componente práctico es entendido como un periodo de formación con el fin de que los futuros profesionistas completen y perfeccionen sus conocimientos y se inicien de modo directo y real en la actividad profesional[15]. La practica le permite al estudiante aplicar conocimientos teóricos, con ello saber cuales son las necesidades en el nivel que se encuentren según los requerimientos reales del campo social.

En el caso de la formación de trabajadores sociales encontramos dos modalidades en las que vemos la práctica. La primera es la opción de taller, entendido como estrategia de enseñanza que parte de la construcción teórica a la aplicación práctica. En ejemplo de ello son: talleres de grupo, taller de comunidad, taller institucional.
La otra modalidad de prácticas, son las enfocadas en la intervención social directa. Los 19 planes de estudio incluyen la práctica escolar con dos o más modalidades, ya sea individuo, grupo, comunidad, región o institución. La que se presenta con mayor frecuencia es la comunitaria que está en la totalidad de las escuelas; seguida por la practica de grupo que se realiza en 9 escuelas; la practica de institución o también llamada de especialización se presenta en 4 escuelas siendo la mas representativas la Escuela Nacional de Trabajo Social y la Universidad de Durango, 4 abordan realizan practica individual y solo tres incluyen la practica regional.

Las instituciones de los estados de Coahuila, de Sinaloa, Tlaxcala Nuevo León, Sonora, Chihuahua, Guadalajara, Guanajuato, Veracruz, Aguascalientes, utilizan la practica de Caso, Comunidad e Institución, mientras que en Durango y El D.F se realizan las practicas de Caso, Comunidad, Institucional y Regional. Las licenciaturas de Colima y Tamaulipas no especifican cual es la practica que se lleva acabo en el transcurso de la carrera.

Así vemos como la práctica escolar constituye un eje fundamental en la formación del estudiante de Trabajo Social; ya que tiene como propósitos articular los conocimientos teórico –metodológicos con la realidad y desarrollar en el alumno las habilidades intelectuales y practicas que le permiten intervenir en la prevención, atención y solución de problemas sociales en los niveles y áreas específicos de Trabajo Social.


Áreas de Intervención

Cuando hablamos de área de intervención nos referimos al ámbito laboral donde el profesionista aplica sus conocimientos y desarrolla habilidades y destrezas para el mejoramiento y solución de problemáticas acorde a su perfil.[16]. De esta manera podemos nuevamente encontrarnos con las áreas de intervención tradicionales: salud, laboral, educación, jurídico, asistencia. Las escuelas que continúan formando a sus profesionales desde esta postura son: La universidad de Chihuahua, Aguascalientes, Colina, Hidalgo, Sonora, campos os Mochis, Sonora, Veracruzana. Guadalajara, Durango.

Dentro de los campos de acción emergentes se encuentra la: consultoría, medio ambiente, geriatría, turismo social, se encuentra la Universidad Valle de Bravo, La Universidad Nuevo de León, y la universidad de Tlaxcala.


Opciones de Titulación

En la República Mexicana existen 13 diferentes formas de titulación para que el profesionista de Trabajo Social pueda obtener su título profesional, en la siguiente tabla podemos evidenciar desde la opción que más se presenta a nivel nacional a la que menos se contempla, para a continuación hacer un análisis de las mismas.

No.
Forma de titulación
Frecuencia
1
Vía tradicional o tesis
5
2
Promedio
5
3
Informe de la experiencia laboral
4
4
Examen profesional global
4
5
Informe de la sistematización del servicio social.
3
6
Seminario de actualización.
3
7
Grado.
2
8
Especialidad
2
9
Curso de titulación
2
10
Servicio profesional comunitario
2
11
Taller de investigación
2
12
Diplomado
1
13
Reelaboración de material didáctico
1
14
Monografía temática
1


En la anterior tabla se muestra de la mayor a la menor frecuencia en que se presentan la opciones de titulación, las que más se presentan son la de vía tradicional o tesis que refuerza la parte de investigación para los trabajadores sociales y titulación por promedio general obtenido a lo largo de los estudios de licenciatura.

El informe de la experiencia laboral se brinda a los egresados que iniciaron a trabajar sin estar titulados y que ahora les falta el título, es una forma de la correlación para la construcción de teorías o metodologías en las diversas áreas de actuación del trabajador social.

La sistematización del servicio social para encontrar la relación entre las funciones y los quehaceres del trabajador social, se continúa con el seminario de actualización para aquellos que dejaron pasar un largo tiempo entre la escuela y el trabajo y responder a las necesidades actuales de la realidad social donde interviene el profesionista de Trabajo Social.

El grado, la especialización, el servicio profesional y el curso de investigación responde a nuevas modalidades para apoyar a los profesionistas de Trabajo Social y desarrollen conocimientos propios de la carrera de Trabajo Social.

El diplomado es una emergente forma de titulación, la elaboración de material didáctico y la monografía son nuevas modalidades las dos últimas permiten un apoyo directo al trabajo de los docentes; pues estas dos, van enfocadas a desarrollar apoyos para la impartición de la docencia en las instituciones. Esta propuesta se constituye en una opción prioritaria e introyectada en los alumnos, pues con ellos se actualizaría con el apoyo y la supervisión de los docentes en un trabajo multidisciplinario de manera permanente el programa académico de las asignaturas que componen cada asignatura del plan de estudios.
















[5] Ma. Guadalupe Salazar Hernández en Revista de Trabajo Social N° 37, UNAM-ENTS, enero, febrero y marzo de 1989, Pp. 2.[]
6Ma. Guadalupe Salazar Hernández, Op Cit Pp 2[]
7 Ma. Guadalupe Salazar Hernández, Op Cit, Pp 3[]
8 ALTAJEROS Francisco, Ética docente Barcelona: Ariel, 1998, Pp.34[]
9 Aguascalientes, Colima, Coahuila, Chihuahua, D. F., Durando, Guadalajara, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Nuevo León, Sinaloa, Sonora, S. L. P., Tlaxcala, Veracruz, []
10 http://www.jornada.unam.mx/2006/06/02/040n1soc.php. Junio 3 de 2006[]
11 ZARZA CHARUR, Carlos Habilidades para la Docencia. Patria.1999. p. 25[]
12 ESCUDERO, J. M. Diseño, desarrollo e innovación del Currículo. Madrid: Síntesis. p. 28[]
13 Apuntes de Clase Docencia universitaria aplicada al Trabajo Social. 2006[]
14 CARRETERO. Que es el constructivismo. Constructivismo y educación. A. p. 21
[15] Diccionario de las ciencias de la educación, ed. Santillana, México, p.1140
[16] FRANCISCO LARROYO. Diccionario Porrúa de Pedagogía, ed. Porrúa S.A. p. 351

Anterior | Siguiente | Inicio