Inicio

LA PSICOMOTRICIDAD ESTIMULA LAS AREAS DE DESARROLLO EN EL NIÑO PREESCOLAR


ANTECEDENTES.

El termino “psicomotricidad” se da a conocer en un congreso de París, Francia, en 1920 por el Dr. Ernest Dupreé, quien le da un enfoque terapéutico. Por otra parte, un monje nómada, L’epep, reunía niños, con problemas de aprendizaje a través de actividades físicas (sin nombre), aprovechaba los beneficios del movimiento para favorecer el aprendizaje, que es lo que hoy en día el psicomotricista en la educación primaria, pide al profesor su programa académico y favorece el cálculo, lenguaje, socialización, etc. a través de métodos y técnicas que cumplen con dicho rol.
Le Bouch implementa la educación psicomotriz en los años cuarentas y en los cincuentas, con el neurodesarrollo nace en educación primaria.
Sus fundamentos pedagógicos, se basan en la filosofía de la educación como pedagogía activa, en la psicología unitaria de la reestructuración recíproca como dinámica del grupo.

En 1960, el concepto “psicomotricidad” llega a México como información, pero es hasta 1972, cuando la Reforma Educativa de Educación Integral lo esquematiza en tres esferas de la comunicación perfectamente equilibradas; por lo que cuando una de esas se desnivela, se afecta el aprendizaje del niño.

Esferas.

1.- Cognitiva. Comunicación verbal (Matemáticas. Español. Sociales etc.)
2.- Social-Afectiva. Comunicación tónica (Actividades Artísticas y Tecnológicas).
3. Psicomotora. Comunicación gestual (Educación Física).

En 1983 se crea la Asociación Nacional de Psicomotricidad, con el fin de dar a conocer esta disciplina y sensibilizar a las autoridades acerca de su importancia y normatividad. Asimismo, las ciencias que la apoyan son la psicología, pedagogía, anatomía, neurología, y sociología en dos leyes del desarrollo, céfalo caudal y próximo-distal y dos procesos de desarrollo, corticalización y mielinización.[1]

DEFINICIÓN DEL PROBLEMA.

¿La aplicación de actividades psicomotrices, ayuda a estimular las áreas de desarrollo en el niño preescolar?

La psicomotricidad es una ciencia que contempla al ser humano desde una perspectiva integral, considerando aspectos emocionales, motrices y cognitivos.
Es decir, que busca el desarrollo global del individuo, tomando como punto de partida cuerpo y el movimiento para llegar a la maduración de las funciones neurológicas y a la adquisición de procesos cognitivos, desde los más simples hasta los más complejos, todo esto revestido de un contenido emocional, basado en la intencionalidad, la motivación y la relación con el otro.[2]


JUSTIFICACIÓN:

Con la convicción de que la práctica como la investigación debe partir de un fundamento teórico, el presente trabajo retomará la teoría del desarrollo infantil, del autor JEAN PIAGET, que sustentará esta información para dar a conocer la importancia de la psicomotricidad durante el desarrollo del niño en sus primeros años de vida

La teoría de Piaget afirma que la inteligencia se construye a partir de la actividad motriz del niño(a) y en los primeros años de su desarrollo no es otra que la inteligencia motriz.

La etapa preescolar es un período que vive el niño (a) desde que nace hasta que empieza la escolarización propiamente dicha (6 años ); y es de suma importancia ya que durante este tiempo, toma conciencia de sí mismo, del mundo que le rodea, y a la vez va madurando intelectualmente, así como afectivamente.
La escuela juega un papel predominante en esta etapa de la vida, ya que los educadores tendrán que facilitar en el niño (a) la asimilación e integración de todas las vivencias que tendrá en estos primeros años, recordemos que el niño (a) es como una esponja que todo lo absorbe, constantemente explora el mundo que le rodea, se descubre a sí mismo y a los demás, aprende de cualquier circunstancia y se enriquece a cada momento en cada una de las áreas:


El niño (a) no aprende solamente mediante el papel o unas fichas que podremos programarle, sino a través de vivencias en las que vaya asimilando e interiorizando todas las situaciones, pues el mundo cambiante de hoy necesita que los maestros sean lo suficientemente flexibles para enfrentarse a situaciones nuevas, ya que el educador puede contribuir a que el niño (a) aprenda o que, por el contrario, lo anule, pues será quien le de la seguridad, las referencias estables, los elementos y las situaciones que faciliten su desarrollo integral, su creatividad y su adaptación al mundo exterior.
Por lo cuál, en los primero años de la educación del niño (a), entendemos que toda la educación es psicomotriz porque todo el conocimiento, y el aprendizaje, parte de la propia acción del niño (a) sobre el medio, los demás y de las experiencias que recibe, y que al alcanzar un nivel de madurez psicomotriz tiene una buena base de aprendizaje, que le ayudará en el desarrollo afectivo-social, de lenguaje, cognitivo y emocional logrando ser un verdadero actor en el proceso de crecimiento y de aprendizaje, no solamente en esta primera etapa, sino a lo largo de su vida.[3]

HIPÓTESIS:

Proporcionando una adecuada práctica psicomotriz en el niño (a), ayudaremos a estimular las áreas de desarrollo (cognitiva, afectivo-social y motora) de manera integral y armónica.



MARCO TEÓRICO:

CONCEPTO DE PSICOMOTRICIDAD.

La psicomotricidad es una técnica que tiende a favorecer por el dominio del movimiento corporal la relación y la comunicación que el niño va a establecer con el mundo que le rodea (a través de diferentes objetos.)
Esta globalidad del niño manifestada por su acción y movimiento que le liga emocionalmente al mundo debe de ser comprendida como el estrecho vínculo existente entre su estructura somática y su estructura efectiva y cognitiva.

Realizando un análisis lingüístico del término psicomotricidad, vemos que tiene dos componentes. El motriz y el psiquismo. Y estos dos elementos van a ser las dos caras de un proceso único: el desarrollo integral de la persona.

  1. El término motriz hace referencia al movimiento.
  2. El término psico designa la actividad psíquica en sus dos componentes: socio afectivo y cognoscitivo.[4]

Definición consensuada por las asociaciones españolas de Psicomotricidad o Psicomotricistas:*

Basado en una visión global de la persona, el término “psicomotricidad” integra las interacciones cognitivas, emocionales, simbólicas y sensorio motrices en la capacidad de ser y de expresarse en un contexto psicosocial. La psicomotricidad, así definida, desempeña un papel fundamental en el desarrollo armónico de la personalidad. Partiendo de esta concepción se desarrollan distintas formas de intervención psicomotriz que encuentran su aplicación, cualquiera que sea la edad, en los ámbitos preventivo, educativo, reeducativo y terapéutico. Estas prácticas psicomotrices han de conducir a la formación, a la titulación y al perfeccionamiento profesional y constituir cada vez más el objeto de investigaciones científicas.

Otras Definiciones.

Ga. Núñez y Fernández Vidal (1994).

La psicomotricidad es la técnica o conjunto de técnicas que tienden a incluir en el acto intencional o significativo, para estimularlo o modificarlo, utilizando como mediadores la actividad corporal y su expresión simbólica. El objetivo, por consiguiente, de la psicomotricidad es aumentar la capacidad de interacción del sujeto con el entorno.

Berruezo (1994).

“La psicomotricidad diremos que se trata de algo referido básicamente al movimiento, pero con connotaciones psicológicas que superan lo puramente biomecánico. La psicomotricidad no es el movimiento por el movimiento, para desarrollar únicamente aspectos físicos del mismo (agilidad, potencia, velocidad, etc.), sino algo más, o algo distinto: el movimiento para el desarrollo global del individuo”.[5]
LA FORMACIÓN DE LA INTELIGENCIA

En 1935 Piaget, basado en extensos estudios sobre psicología genética, elaboró los conceptos básicos sobre la formación de la inteligencia, teoría que hasta la fecha sigue siendo fundamental para comprender el desarrollo psicológico del niño (a).
A continuación se expondrá dicha formación partiendo de dos ideas:

1. Las funciones mentales se inscriben en la evolución del ser humano (aspecto
psicogenético del desarrollo).
2. El individuo establece una interrelación con el medio ambiente (aspecto psicosocial
del desarrollo).

Etapa de la inteligencia sensorio motriz o práctica
(del nacimiento a los18-24 meses)

La elaboración de la inteligencia depende de la acción concreta del niño, que se inicia a través de los movimientos reflejos y de la percepción. Más tarde, a los 3 meses, aparecen los primeros movimientos voluntarios. Esta etapa tienen una importancia especial: en ella se construyen las bases para las futuras nociones del objeto, del espacio, del tiempo y de la causalidad.
La inteligencia se expresa a través de la acción y de la capacidad del bebé para captar una nueva situación y para resolverla combinando acciones conocidas. En esta etapa todavía no hay lenguaje ni pensamiento; hacia el final, aparece la representación, que supone la posibilidad de interiorizar las acciones. Esta interiorización marca el paso del nivel sensorio motor a la segunda etapa.

Etapa de la inteligencia preoperatorio
(de los 18-24 meses a los 7-8 años)

Esta etapa se caracteriza por el inicio del lenguaje y del pensamiento.
El niño se vuelve capaz de representar una cosa por medio de otra, lo que se ha llamado función simbólica. Esta función refuerza la interiorización de las acciones, hecho que se observa desde el final de la etapa anterior y abarca diferentes actuaciones del niño:

El juego, que hasta este punto era un mero ejercicio motor, se vuelve simbólico; es decir, el niño representa situaciones reales o imaginativas por sus gestos o acciones (por ejemplo, imita a un gato).
En la imitación diferida, el niño imita las actividades de las personas que le rodean o representa situaciones que ha presenciado anteriormente (por ejemplo, imita a su papá manejando el coche).
La imitación es un factor especialmente importante para llegar al pensamiento,
pues prepara el paso de la etapa sensorio motriz a la preparatoria. Una de las
prolongaciones de este proceso conduce a la imitación gráfica y al dibujo.
La imagen mental es la representación o la reproducción de un objeto o un hecho real no necesariamente presente, en pocas palabras, el niño ya se puede imaginar las cosas (por ejemplo, evocar el camino a la escuela)
El lenguaje temprano es una forma de expresión, representación y comunicación, que se relaciona con las acciones concretas del niño.
Las primeras palabras son expresiones globales, que sólo descifra la mamá.


El conjunto de fenómenos simbólicos es necesario para la elaboración del pensamiento infantil. Durante esta etapa, el niño reconstruye, en el plano mental, las adquisiciones del periodo sensorio motor, pero con los mecanismos y características de la etapa representativa.
Esta construcción se prolonga durante varios años.

El desarrollo motor:

El desarrollo motor, que se refleja a través de la capacidad de movimiento, depende esencialmente de dos factores básicos: la maduración del sistema nervioso y la evolución del tono.

La maduración del sistema nervioso, o mielinización de las fibras nerviosa, siguen dos leyes: la cefalocaudal (de la cabeza al glúteo) y la próximo distante (del eje a las extremidades). Leyes que nos explican por qué el movimiento en un principio es tosco, global y brusco. Durante los primeros años, la realización de los movimientos precisos depende de la maduración.

La evolución del tono:

El tono sirve de fondo sobre el cual surgen las contracciones musculares y los movimientos; por tanto, es responsable de toda acción corporal y, además, es el factor que permite el equilibrio necesario para efectuar diferentes posiciones.[6]

La psicomotricidad es una ciencia que contempla al ser humano desde una perspectiva integral como ya se había mencionado antes, considera aspectos emocionales, motrices y cognitivos; busca el desarrollo global del individuo, tomando como punto de partida cuerpo y el movimiento para llegar a la maduración de las funciones neurológicas y a la adquisición de procesos cognitivos, desde los más simples, hasta los más complejos, todo esto revestido de un contenido emocional, basado en la intencionalidad, la motivación y la relación con el otro.

Los objetivos fundamentales de la psicomotricidad son los siguientes.

1. Desarrollar las potencialidades hereditarias a través de la estimulación
sensorio motriz adecuada.
2. Mejorar el equipamiento psicomotor del niño, es decir, alcanzar:

-El conocimiento, la conciencia y el control del cuerpo.
-Un equilibrio emocional y corporal adecuado.
-Una postura controlada.
-El movimiento coordinado.
-El control de la inhibición voluntaria y de la respiración.
-Una lateralidad bien definida.
-La estructuración espacio-temporal correcta.

3. Desarrollar las habilidades motrices y preceptúales que son la base del
aprendizaje.
4. Proporcionar recursos materiales y ambientales adecuados para el
desarrollo.
5. Lograr confianza, seguridad y aceptación de sí mismo.
6. Mejorar y ampliar las posibilidades de comunicación.
7. Aumentar la capacidad de interacción del sujeto con su medio ambiente.
8. Fomentar el contacto corporal y emocional.
9. Orientar o dirigir la actividad espontánea del niño.

La infancia es la etapa más importante del desarrollo humano, no solo en lo referente al aspecto motor, sino también al cognitivo, lingüístico, afectivo y social.
El niño es como una esponja que todo lo absorbe, constantemente explora el mundo que le rodea, se descubre así mismo y a los demás, aprende de cualquier circunstancia y se enriquece a cada momento. El adulto es quien le da la seguridad, las referencias estables, los elementos y las situaciones que facilitan su desarrollo integral, su creatividad y su adaptación al mundo exterior.[7]




BIBLIOGRAFÍA.

Título: Educación y Psicomotricidad
Autor: Johanne Durivage
Editorial: Trillas

Título: Fantasía en movimiento
Autor: Nayeli Díaz Bolio
Editorial: Limusa

Título: Pautas Metodológicas de la práctica Psicomotriz
Autor: Rosario Muñiz
Centro de estudios y Capacitación Integral .

Título: Guía tu-tuuu.
Autor. G. Meléndez Aguilar y A. Sagristá Sabala.
Editorial. Edebe 2001.





Toda la información aquí presentada es de carácter educativo.

[1] Título: Pautas Metodológicas de la práctica Psicomotriz
Autor: Rosario Muñiz
Centro de estudios y Capacitación Integral.
[]
2 Título: Fantasía en movimiento
Autor: Nayeli Díaz Bolio
Editorial: Limusa

[3] Título: La psicomotricidad en preescolar.
Autor: María Jesús Comellas Carbó, Anna Perpinyai Ttorregrosa.
Editorial: Ceac.
[4] Título: Guía tu-tuuu.
Autor: G. Meléndez Aguilar y A. Sagristá Sabala.
Editorial. Edebe 2001.


[5] Título: Pautas Metodológicas de la práctica Psicomotriz
Autor: Rosario Muñiz
Centro de estudios y Capacitación Integral .
[]
6 Título: Educación y Psicomotricidad
Autor: Johanne Durivage
Editorial: Trillas
[]
7 Título: Fantasía en movimiento
Autor: Nayeli Díaz Bolio
Editorial: Limusa


Inicio