Anterior | Inicio

Tipos de Lógica


Podemos clasificar los tipos de lógica desde dos puntos de vista, la lógica clásica y la moderna. Sin embargo dicha clasificación sólo sirve para efectos históricos, de ahí que mejor proponemos dividir, los distintos tipos de lógica, respecto a los objetos que trata.

La Lógica Formal es conocida también como lógica clásica o aristotélica, Se imputa al filosofo ARISTOTELES ser el creador de la misma, aunque ya existían antecedentes en PARMENIDES y ZELEO.. Así mismo con el paso del tiempo, con la evolución de algunas corrientes matemáticas, específicamente las aportaciones realizadas por los matemáticos EULER y BOOLE, a la álgebra, se da inicio a la Lógica Moderna, Matemática, Simbólica o Logística.

De esta lógica moderna, se desprende la semiótica, lógica deóntica, modal, cuantificacional y proposicional.

La Semiótica es la lógica de los símbolos y se divide en tres partes: sintaxis, semántica y pragmática. La primera trata de las relaciones de los símbolos entre si, prescindiendo de su contenido. La segunda trata de las relaciones entre el símbolo y lo que significa. La tercera trata de las relaciones entre el símbolo y el sujeto que lo utiliza.

La lógica deóntica se formaliza a través de conceptos relacionados con el deber. Este tipo de lógica se utiliza en el Derecho, infiriéndose del mismo, la denominada lógica de las normas.

La lógica modal lo hace en los conceptos de necesidad y posibilidad.

La lógica de clases relaciona conceptos con propiedades (sujeto y predicado), estudia además las implicaciones de unas clases con otras, las cuales suelen ser representados gráficamente mediante círculos (mejor conocidos como diagramas de Venn) empleando la denominada “álgebra booleana”.

La lógica cuantificacional que estudia de manera más detallada los predicados a través del uso de cuantificadores que expresan cantidad (todos o algunos ).

La lógica proposicional analiza los razonamientos formalmente válidos partiendo de proposiciones y conectivas proposicionales (operadores lógicos).

Esta lógica simbólica, de la que nos estamos refiriendo, emplea un lenguaje artificial en la que simboliza las proposiciones generalmente con las letras p, q, r, s, t utilizando de operadores lógicos, también llamados conectores, functores, juntores, para poder construir formulas operando sobre las variables proposicionales y las proposiciones complejas.[73]

Finalmente existe otro tipo de lógica que es la dialéctica, aunque ésta no la podemos considerar como integrante de la lógica moderna, toda vez que la misma no tiene un contenido formal, sino ideológico; ni es “pasiva” como la lógica formal, sino que es activa, al obtener principios racionales a través de la interpretación de la historia, utilizando como su estructura en su discurso, la tesis, seguida de la antitesis y su respectiva conclusión denominada síntesis; teniendo sus antecedentes desde los griegos con SOCRATES y PLATÓN quienes la concibieron como una técnica de discusión y de obtención de conclusiones, siendo la misma también estudiada y empleada por algunos filósofos como KANT, HEGEL, MARX, entre otros más. [74]

Leyes de la Lógica

Las leyes lógicas, son proposiciones universales, necesarias, evidentes y verdaderas. Dichas leyes son cuatro, el principio de identidad, el de contradicción, el de tercero excluido y el de razón suficiente.

El principio de identidad nos dice que una cosa es idéntica a si misma, lo que es, es; lo que no es, no es:

A es A, o no A es no A

El principio de contradicción nos dice que es imposible afirmar y negar que una cosa es y no es al mismo tiempo y bajo la misma circunstancia.

A no es no A

O bien, también puede enunciarse que dos proposiciones contradictorias no pueden ser a la vez verdaderas

El principio de tercero excluso nos dice que una cosa es o no es, no cabe un término medio:

A es B, o A no es B.

O bien, también puede enunciarse como no hay medio entre dos proposiciones contradictorias

El principio de razón suficiente nos señala que todo ser tiene una razón de ser, es decir, una razón suficiente que lo explique:

A es la razón de B

Concepto

Los conceptos con representaciones mentales de un objeto sin afirmar ni negar algo acerca de él.

Los conceptos carecen de color, tamaño, figura; no son imágenes, sino que son representaciones mentales captadas por la inteligencia humana.

La mente humana fija su atención en un objeto de conocimiento, que logra captar mediante la sensación y la abstracción sus características esenciales y accidentales.

Los conceptos que son captados por la inteligencia humana de un sujeto, logran manifestarse o expresarse mediante palabras o términos.

La palabra es sonido o conjunto de sonidos mediante los cuales se expresa el concepto, el término es un signo, de todo aquello conocido que nos lleva al conocimiento de otra cosa.

En la lógica jurídica, tenemos que el jurista logra captar ideas del conocimiento jurídico, del cual logra obtener los conceptos jurídicos, ejemplos de ello, tenemos al delito, al acto jurídico, al órgano jurisdiccional, acto administrativo, título de crédito, acto de comercio, obligación, acción, prueba, etc. Por citar sólo algunos.

Entre los conceptos denominados supremos de máxima extensión, tenemos a las categorías, también denominadas predicativos.

Cabe señalar la estrecha relación entre la lógica y la metafísica, pues para la segunda rama del conocimiento filosófico, los conceptos son entes, que se componen de esencias (conceptos en la lógica) y sus respectivos predicativos o categorías, que metafísicamente se les denomina como accidentes.

ARISTOTELES analizó todas las formas posibles de atribuir un predicado a un sujeto mediante el verbo ser. Señala como categorías que puede tener una esencia o sustancia, la cantidad, cualidad, relación, tiempo, lugar, posesión, situación, acción y pasión.

KANT por su parte entiende a las categorías como los conceptos puros del entendimiento, las condiciones a priori que hacen posible el conocimiento, es decir estructuras formales que se hallan en todos los sujetos. Dichas categorías son de cantidad: unidad, pluralidad, totalidad; cualidad: realidad, negación, limitación; relación: sustancia, causalidad, comunidad; y de modalidad: posibilidad, existencia y necesidad.[75]

Juicio

El juicio es la representación mental mediante la cual afirmamos o negamos el ser o la existencia de las cosas.

Cuando la mente humana logra captar dos conceptos (sujeto y predicado) y establece una relación en ambas a través de una cópula o nexo lógico-verbal, se logra formar un juicio, mismo que se expresa a través de una proposición.

Así tenemos que los elementos que conforman al juicio, son el sujeto, el predicado y la cópula o nexo lógico verbal. El sujeto es la idea de la cual se afirma algo, el predicado es lo que se afirma o se niega y el verbo expresa la misma afirmación o negación.

El juicio constituye un pensamiento completo, que se soporta en la verdad. Toda ciencia se compone de juicios: leyes, principios, axiomas, postulados, teoremas, corolarios, etc.

Los juicios tienen como principal propiedad fundamental, su confrontación con la realidad para ser calificados de falso y verdadero. Por lo que se refiere al Derecho, los juicios de la lógica jurídica, pueden ser de validez o invalidez, legalidad o ilegalidad, constitucional o inconstitucional.

De igual formas, los juicios pueden señalarnos cantidad, ya sea para indicarnos cuantificacionalmente, universalidad o particularidad, cuando se utilizan las expresiones: todos, ninguno, algunos.

Los juicios se simbolizan a través de proposiciones. No hay que confundir para ello la utilización de algunas palabras, como enunciados u oraciones.

MARIO BUNGE nos dice que los enunciados son objetos físicos que puede exteriorizarse de manera verbal, escrita o por ademanes; la oración es una clase de enunciación concreta que se da en circunstancias particulares; mientras que una proposición es el significado de una oración.[76]

Cada proposición categórica de forma estándar tiene una cualidad y una cantidad. La cualidad de una proposición es afirmativa o negativa y su cantidad puede ser universal o particular.

De estos juicios que califican lo falso y verdadero, así como la cantidad, se desprende el cuadro de oposición que a continuación se presenta:



Este cuadro nos muestra las proposiciones opuestas, que teniendo un mismo sujeto y predicado, difieren en cantidad o en cualidad o en ambas cosas.

Diferir en cualidad significa que mientras una es negativa la otra es positiva; diferir en cantidad significa que en lo que una es universal la otra es particular.

Las proposiciones contradictorias difieren en cantidad y cualidad (A-O, también E-I); las proposiciones contrarias son universales pero difieren en cualidad (A-E); las proposiciones subcontrarias siendo ambas particulares, difieren en cualidad (I-O); finalmente las proposiciones subalternas difieren en cantidad, siendo ambas afirmativas o negativas ( A-I al igual que E-O).

Este cuadro nos permite una serie de inferencias inmediatas, que nos permite hacer nuestros primeros juicios

1. Las proposiciones contradictorias no pueden ser ni simultáneamente verdaderas ni simultáneamente falsas. Ejem. Si A es verdadera O tiene que ser falsa.
2. Las proposiciones contrarias no pueden ser simultáneamente verdaderas; pero si pueden ser simultáneamente falsas. De la verdad de una de ellas puede inferirse la falsedad de la otra. En cambio, de la falsedad de una de ellas, no puede inferirse nada acerca de la otra. Ejem. Si E es verdadera, la A es falsa; pero si E es falsa, A puede ser verdadera o falsa.
3. Las proposiciones subcontrarias no pueden ser simultáneamente falsas; pero si pueden ser simultáneamente verdaderas. De la falsedad de una de ellas se puede inferir la verdad de la otra. En cambio de la verdad de una no se infiere nada acerca de la otra. Ejem. Si la I es falsa, la O es verdadera, pero si I es verdadera, O puede ser verdadera o falsa.
4. La verdad de la universal se infiere la verdad de la subalterna y de la falsedad de ésta se infiere la falsedad de la universal. Es decir si A es verdadera I es verdadera; si O es falsa, E es falsa.

Las proposiciones en la lógica jurídica se le conocen como normas, estas no enuncian un hecho o fenómeno físico, sino que dice lo que “debe ser”, aunque no llegue a realizarse en la práctica. (Lógica deóntica)

Así tenemos que una norma jurídica puede contener un “juicio de valor” materia de estudio de la ética, así como también un juicio “lógico-jurídico” consistente en calificar la aplicación o no aplicación de la norma a un hecho concreto.

Raciocinio

El razonamiento es el acto mental por el cual, a partir de lo que ya se conoce, se adquiere un nuevo conocimiento. Implica un “antes” y “después”, ya que va de lo conocido a lo desconocido.

Todo razonamiento se forma en dos partes, un antecedente que se integra por proposiciones dadas (premisas); y un consecuente que es la proposición nueva que se obtiene (conclusión). El nexo que liga el antecedente con el consecuente, se le llama raciocinio y el proceso mediante el cual se obtiene la conclusión, se llama inferencia.

Así tenemos también que la materia de un razonamiento, son los juicios, que a su vez, estos se integra de conceptos.

En ese mismo orden de ideas, una serie de palabras forman una proposición, mientras que una serie de proposiciones concatenadas, forman un argumento.

Las inferencias pueden ser a su vez mediatas o inmediatas, las primeras son aquellas que se obtienen a partir de dos o más proposiciones, mientras que las segundas, se obtienen a partir de una sola proposición.

Las inferencias inmediatas pueden ser por conversión, equivalencia, subalternación, obversión, reciproca y contraposición.

Por su parte, las inferencias mediatas, se obtiene la conclusión de la primera premisa, por mediación de una segunda premisa (silogismos).

Un silogismo se integran por una premisa mayor, una premisa menor y una conclusión. (materia próxima), así como tres términos; mayor, menor y medio (materia remota) Y están sujetas a una serie de reglas, tales como primero debe enunciarse el termino mayor, luego el menor y finalmente la conclusión.

El silogismo proporciona el conocimiento por sus causas, expresa rigurosamente una deducción ordinaria y facilita el procedimiento para fundamentar por causas y razones alguna afirmación controvertida.

Todo silogismo se sujeta a las siguientes reglas:


1. Consta de tres conceptos, y sólo tres: mayor, menor y medio.
2. Ningún término debe tener mayor extensión en la conclusión que en las premisas.
3. El término medio jamás pasa a la conclusión
4. El término medio debe ser por lo menos una voz universal
5. De dos premisas negativas no se concluye nada
6. De dos premisas afirmativas no se puede inferir una conclusión negativa
7. Dos premisas particulares no dan conclusión
8. La conclusión siempre sigue a la parte más débil.

Estas reglas del silogismo suelen aplicarse a la lógica jurídica, por lo que se refiere a las normas jurídicas, según su jerarquía de válidez.



Cálculo proposicional


El cálculo proposicional forma parte de estudio de la lógica simbólica, esta tiene por estudio el cálculo de la inferencia, para demostrar la validez de un argumento, a través de una serie de reglas.


Para la utilización del cálculo proposicional es necesario la simbolización del lenguaje natural a través de un lenguaje artificial, así como también el empleo de conéctivos lógicos y tablas de verdad.


Las proposiciones pueden ser representadas por las letras P, Q, R, S, algunas de estas pueden ser atómicas (simples) o moleculares (cuando las dos o más proposiciones atómicas se enlazan a través de un conectivo lógico).[77]


El empleo de conectivos lógicos y de la formalización del lenguaje natural al lenguaje lógico proposicional, lo presentamos en el siguiente cuadro.





Nombre
Lenguaje natural
Lenguaje proposicional
Negación
No
No ocurre que
No es cierto que

¬
_
Conjunción
y
Sin embargo
Empero
Aunado

&

.
Disyunción
O
V
Condicional
Implicador
Si ...entonces...
...es condición suficiente para...
...Por lo tanto...
...en consecuencia...

?



Bicondicional
...Si y sólo si...
...es condición necesaria y suficiente...
?
=



Los conectivos lógicos sirven para formar proposiciones compuestas.


Las proposiciones pueden ser verdaderas o falsas, pero no pueden ser ambas.
Las proposiciones atómicas sólo tienen dos valores: verdad o falsedad, pueden ser representados mediante los números “1” y “0”. Mediante los valores de verdad de las proposiciones atómicas pueden ser conocidos los valores de verdad de las proposiciones moleculares. A cada conectivo lógico le corresponde un valor de verdad.



1. Negación. Toda proposición verdadera al ser negada se convierte en falsa y viceversa.


P
¬P
¬¬P
1
0
1
0
1
0


2. Conjución. La conjución de dos proposiciones será verdadera si y sólo si ambas son verdaderas-


P
Q
P & Q
1
1
1
1
0
0
0
1
0
0
0
0


3. Disyunción. Existen dos tipos de disyunción.
a) Incluyente. La disyunción de dos proposiciones será verdadera si y sólo si ambas no son falsas.


P
Q
P V Q
1
1
1
1
0
1
0
1
1
0
0
0


b) La disyunción excluyente. La disyunción de dos proposiciones será verdadera si y sólo si ambas no son simultáneamente verdadeas o simultáneamente falsas.


P
Q
P V Q
1
1
0
1
0
1
0
1
1
0
0
0


4. Condicional. La condicional de dos proposiciones será verdadera siempre y cuando no exista un antecedente verdadero y un consecuente falso.


P
Q
P ? Q
1
1
1
1
0
0
0
1
1
0
0
1

5. Bicondicional. La bicondicional de dos proposiciones será verdadera si y sólo si ambas son simultáneamente verdaderas o simultáneamente falsas.

P
Q
P ? Q
1
1
1
1
0
0
0
1
0
0
0
1


Lógica de Conjuntos

La lógica de conjuntos, también conocida como álgebra booleana, es un sistema matemático para el manejo de ciertos problemas. Así tenemos que la teoría de los conjuntos es un instrumento adecuado para la sistematización de nuestra manera de pensar y para el desarrollo de la capacidad de análisis.

La base fundamental de esta lógica, radica en el conjunto, debiendo entender a este, como cualquier agregado o colección de objetos o entes de cualquier índole (números, libros, empresas, personas, bienes, cosas, etc.) con o sin relación entre estos. Así tenemos como ejemplo, la expresión común en la lógica jurídica, en que el Derecho es “un conjunto de normas...”.

La existencia de un determinado conjunto, se condiciona a que la colección de los objetos que quieran agruparse, se encuentren bien definidos; un conjunto se encuentra integrado de elementos (objetos agrupados), existe una relación de pertenencia entre el conjunto con cada uno de los miembros o elementos que integran el conjunto.

Por ejemplo, supongamos la existencia del conjunto A, cuyos componentes son las vocales, y por otra parte, el conjunto B cuyos miembros son las consonantes; por lo tanto la letra “e” no pertenece al conjunto B, ni tampoco la consonante “z” es miembro del conjunto A; pero si podemos decir que el elemento “e” pertenece “A” y “z” a B.

Existen distintos tipos de conjuntos, el conjunto universal denota todos los elementos de una clase determinada; el conjunto vacío, que no contiene elemento alguno; los conjuntos cuyos elementos pueden ser finitos o infinitos; o bien, los subconjuntos, que son conjuntos integrantes de otro conjunto.

Asimismo existen diversas operaciones matemáticas que pueden hacerse a los conjuntos; mediante las cuales se pueden combinar los conjuntos para formar otros conjuntos, dichas operaciones son: la complementación, intersección, unión, diferencia; y pueden ser las mismas explicadas a través de la utilización de diagramas de Venn.

La complementación se le denomina al conjunto de elementos del conjunto universal ? que no pertenecen al subconjunto A. Así tenemos en el siguiente caso que el complemento de A es A’

?


La intersección es lo que se conoce en el cálculo proposicional como el conector conjunción. Para entender la intersección, partimos del supuesto de que A y B son subconjuntos del conjunto universal ?.

La intersección de los conjuntos A y B, es el conjunto de elementos ? que son miembros tanto de A como de B, es el conjunto formado por los elementos comunes de ambos conjuntos.

La intersección se simboliza: A n B (“A intersección B”) y se gráfica de la siguiente forma:
?


La unión es lo que se conoce en el cálculo proposicional como el conector disyunción. Para entender la unión, partimos del supuesto de que A y B son subconjuntos del conjunto universal ?.

La unión de los subconjuntos A y B es el conjunto de elementos ? que pertenece por lo menos a uno de los conjuntos A ó B.

La unión se simboliza: A U B (“A unión B”) y se gráfica de la siguiente forma:

?


Finalmente para entender la diferencia de conjuntos, partimos del supuesto de que A y B son dos subconjuntos cualesquiera del conjunto universal ?. La diferencia de dos conjuntos A y B es el conjunto de elementos que pertenecen a A pero no a B.

El conjunto diferencia se denota por A – B y se grafica de la siguiente forma:

?


O bien, la expresión B – A se representa de esta manera:



Uno de los principales fines que persigue la lógica de conjuntos, es establecer el orden de los X elementos que pueden integrar un conjunto.[78]


5 LÓGICA JURÍDICA

Cuando escuchamos la expresión de lógica jurídica, esta nos genera algunas impresiones. La primera de ellas es concebir a la lógica como una “ciencia auxiliar” del Derecho, una especie de “método de investigación” aplicable al Derecho, o bien, conceptualizamos esta lógica del Derecho, como una “área del conocimiento jurídico”.

La lógica jurídica es una lógica material, es decir, sus reglas principales se encuentran en la lógica formal, encaminadas a una disciplina como lo es en este caso al Derecho.

La lógica jurídica es un método de investigación para entender al Derecho, obtiene su principal fuente del conocimiento en la razón y no de la experiencia; el empleo de un lenguaje simbólico del Derecho, permite también formar un paradigma en el conocimiento jurídico, que infiere en resultados perfectos, es decir, razonamientos tan exactos, como los que nos puede dar las matemáticas.

Cabe señalar la fuerte oposición y crítica de algunos juristas frente a la Lógica, principalmente aquellos que consideran que la principal fuente del conocimiento del Derecho lo constituye la experiencia y no la razón (corrientes empíricas del Derecho); así como también de los propios estudiosos de la Lógica Jurídica, quienes debaten entre ellos mismos, sobre la aplicación o inaplicación de algunas leyes de la lógica al Derecho.

NORBERTO BOBBIO expone en su ensayo Derecho y Lógica; las distintas etapas por las cuales ha evolucionado el Derecho, y que son a su parecer tres etapas: “la primera de ellas el iusnaturalismo moderno, la segunda la jurisprudencia de conceptos y la tercera el formalismo neo-kantiano”. [79]

Considera los motivos fundamentales para relacionar a la Lógica y al Derecho.

  1. “La exigencia de rigor en el razonamiento jurídico, porque sólo un razonamiento riguroso está en grado de garantizar la objetividad y, por lo tanto, la imparcialidad del juicio.
  2. La convicción, fundada en una amplia e imparcial observación histórica, de que la mayor parte del razonamiento jurídico, ... esté constituido por juicios analíticos, esto es, se proponga inferir conclusiones verdaderas de premisas puestas como verdaderas, y no enunciar verdades fácticas y ni siquiera suministrar juicios de valor.
  3. La concepción del derecho como orden de las acciones, es decir como una serie de operaciones que, en el mundo de las acciones, cumple la misma función que la lógica en el campo de las ideas (o del discurso)” .[80]

Lo cierto es que independientemente de la introducción de la Lógica al Derecho, ha existido desde muy remotos tiempos, una tendencia racional de filósofos y juristas de matematizar al Derecho, que al menos, ha podido visualizarse ya de una manera más clara a partir del año de 1951.

ARISTOTELES no sólo es el que logra descubrir las leyes del razonamiento correcto, sino que también en su obra “Ética Nicomaquea”, pretende utilizar la geometría matemática para definir la Justicia, como “aquel término medio”, redunda más su explicación al decir que la Justicia esuna proporción consistente en una igualdad de razones”, inclusive llega a la demostración, haciendo uso de elementos geométricos como la utilización de segmentos.[81]

Años después la civilización romana, desarrollaría el derecho, sin hacer uso de métodos matemáticos, no intentarían formular teorías generales o hipótesis para explicarlo, la elaboración del derecho en Roma fue una actividad de lo más simple, un proceso histórico y consuetudinario que con el transcurso del tiempo (cientos de años), sentaría las bases para la construcción del derecho moderno.

Sin embargo, no debemos pasar por alto, los ejercicios lógico formales de sistematización, división y clasificación que hicieron los primeros juristas romano, para la enseñanza del Derecho y que pueden verse, en las obras jurídicas que comprenden las Institutas de JUSTINIANO y el Corpus Iuris Civilis.

Ya en la época moderna, previa a la ilustración, es cuando aparecen los primeros intentos de introducir la lógica en el Derecho, nos referimos desde luego a la etapa del iusnaturalismo.

TOMHAS HOBBES reflexiona acerca de la necesidad de descubrir las reglas de las acciones humanas con la misma certeza con la que se conoce las magnitudes en geometría. Esta construcción de un sistema racional jurídico, derivaría en la creación de leyes naturales del Derecho, a los que denominó teoremas. [82]

BARÓN GOTTFRIED WILHELM VON LEIBNIZ expone en su obra “La Giustizia Come Caritá Universale”, su visión epistemológica del Derecho, al decir que la misma, no depende de experimentos, sino de definiciones. Y por lo tanto, considerar al derecho no como una ciencia demostrativa, sino un conocimiento racional, como la metafísica, la aritmética, la geometría.[83]

IMMANUEL KANT [84]
también hace un estudio racional del Derecho, en sus obras Fundamentación de la Metafísica de las Costumbres y los Principios Metafísicos del Derecho; si bien es cierto descubre KANT en las leyes morales principios a priori del derecho, también lo es, que el mismo introduce las nociones de la lógica deóntica, al estudiar los imperativos categóricos e hipotéticos de las personas, así como la connotación de la copula del “deber”.

Con la revolución Francesa, aparece el derecho positivo, mediante el cual se aplica la lógica para la sistematización de las leyes, así mismo la corriente de juristas exegéticos encuentran en el Código Civil, principios matemáticos de geometría. “los artículos (del Código) son teoremas cuyo enlace entre si hay que demostrar y deducir sus consecuencias hasta el punto de que el verdadero jurista es geómetra y la educación puramente jurídica es puramente geométrica”. [85]

Con el positivismo jurídico, se renuncia a la búsqueda de leyes universales e inmutables en el Derecho, pero no así, la utilización de la lógica como instrumento de perfección para el razonamiento jurídico. Lo que origino, el surgimiento de una escuela epistemológica del Derecho, conocida como jurisprudencia de conceptos.

La búsqueda de conceptos jurídicos, realizada por algunos juristas de mediados del siglo XIX, tiene como principal matiz ideológico, un derecho ontológico, compuesto de “elementos” que conformaban la “sustancia jurídica”, construido a base de una lógica formal.

La publicación de textos de enseñanza del Código Civil de Francia de 1804 (también conocido como Código de Napoleón), hace que algunos juristas construyan sus obras en base a sus deducciones lógicas, las consecuencias jurídicas de las que deriva las disposiciones conceptuales y normativas del precitado Código.

Años después RUDOLF VON JHERING [86], mediante un método lógico-formal, se lanza a la tarea de simplificar cuantitativa y cualitativamente la “matería jurídica”:

La simplificación cuantitativa se halla integrada por las siguientes operaciones: análisis de la materia, consideración lógica, orden sistemático, terminología jurídica, empleo hábil de aquello que existe. Mientras que la simplificación cualitativa es la construcción jurídica.

De éste conjunto de operaciones JHERING resalta la importancia de tres: análisis, concentración y construcción.

También explica que para la simplificación del derecho, es necesario analizar el mismo al extremo de encontrar un “alfabeto del derecho” y de la “química del derecho”.[87]

JHERING, sería también uno de los principales críticos del racionalismo jurídico y precursor, de las corrientes empíricas del Derecho, mismas que aparecieron a finales del siglo XIX e inicios del siglo XX, y en la cual partiendo de un “realismo jurídico”, sustentaban como principal fuente del conocimiento del Derecho a la experiencia.

En este periodo de transición de conceptualismo y realismo jurídico, surge el jurista americano de nombre WESLEY NEWCOMB HOHFELD,[90] quien en un artículo jurídico intitulado “Algunas concepciones jurídicas fundamentales aplicadas al razonamiento Judicial I y II” publicados en una revista jurídica en 1913 y 1917, expone en un escrito sencillo en cuanto a su extensión, pero complejo en cuanto a su estudio, hace un estudio empírico de los conceptos jurídicos (opuestos y correlativos), en base a un estudio que hace del lenguaje jurídico empleado por algunos jueces, en algunos precedentes judiciales.

El trabajo jurídico de W.N. HOHFELD, consiste principalmente en formular una severa crítica, al lenguaje jurídico empleado por los abogados y los jueces en los tribunales, y en los cuales según en su opinión, ha generado una serie de confusiones al utilizar expresiones jurídicas, sin tomar en cuenta su verdadero significado conceptual.

HOHFELD explica que esta confusión deriva principalmente de la confusión de las relaciones jurídicas, con los hechos físicos o psicológicos; así como también la ambigüedad y falta de precisión en la terminología jurídica. Así mismo, expone los hechos operativos y probatorios, los primeros son aquellas relaciones jurídicas que se hacen con arreglo a las normas jurídicas, mientras que los segundos son aquellos que son verificados, (debidamente probados en los tribunales) y de los cuales, proporcionan alguna base lógica para inferir algún otro hecho.[91]

HOHFELD sin proponérselo, - explica MATTI NIEMI - utiliza el cuadro de oposición lógica, para exponer en él ocho conceptos jurídicos fundamentales, cuatro de ellos opuestos y los otros cuatro, correlativos. Ilustrándose lo anterior con los siguientes dos cuadros:



De esta manera, se explica que las relaciones entre A - B así como entre C - D son correlativos, mientras que las relaciones entre A - D y C - B son opuestas,

De igual forma en el siguiente cuadro E - F como G - H son correlativos, mientras que las relaciones entre E – H y F - G son opuestos.[92]


Si bien es cierto la investigación jurídica de HOHFELD es prácticamente desconocida en los sistemas jurídicos germánico-romanistas, tampoco podemos pasar por alto las importantes contribuciones que realizó para la Ciencia Jurídica, sobre todo por lo que se refiere a la interpretación significativa del conceptualismo jurídico.

Sin embargo, uno de los juristas más distinguidos en la historia del Derecho, que ha generado muchos críticos y partidarios, es sin duda alguna, el Austriaco HANS KELSEN, quien llevó a cabo en el terreno del Derecho lo que KANT hizo con la razón, al intentar construir un modelo científico del Derecho, a la que denomina como “teoría pura del Derecho”.

HANS KELSEN formula un modelo epistemológico del Derecho, mediante el cual “depura” su objeto de estudio; para lograr esto, separa las normas de los hechos, así como las ciencias formales de las ciencias empíricas.

La teoría pura del Derecho concibe un derecho “puro”, no influenciado por la política, la economía, la psicología, la religión. Para eso es necesario distinguir el Derecho de la Moral, así como diferenciar los distintos tipos de normas que existen en las ciencias formales normativas, siendo el principal objeto de estudio de la teoría Kelsiana, las normas jurídicas.

Por otra parte KELSEN hace un estudio del lenguaje jurídico, su carácter prescriptivo y descriptivo, por lo que se refiere a la norma jurídica, formula su estructura lógica de la siguiente forma:

Si es A, entonces debe ser B

El antecedente A y el consecuente B, se encuentran enlazados a través del verbo “deber ser” (Sollen); a diferencia de las ciencias factuales que son causales y sus proposiciones se encuentran enlazados por el verbo “es” (Sein); KELSEN considera que las normas jurídicas forman parte del ”mundo del deber ser”, y que por lo tanto, no existe una conexidad de “causa y efecto” de los hechos naturales como ocurre con las leyes naturales de las ciencias empíricas; sino que el Derecho, formula sus proposiciones a través de una relación de “imputación” (no de causalidad), mediante el cual se establece una conexión entre la conducta (ilícita) de A, con su respectiva sanción que debe ser B.

Por otra parte KELSEN habla de la validez de las normas jurídicas, y de su respectiva pertenencia a un determinando orden jurídico vigente en un espacio y tiempo determinado.

Así mismo para entender la validez de un determinado ordenamiento jurídico, KELSEN parte del supuesto hipotético de la aceptación de una norma jurídica fundamental de la cual derivan todas las demás normas. Pudiendo originar en algunos casos, supuestas normas contradictorias, mismas que tienen que ser resueltas dentro del marco de la interpretación de los órganos aplicadores del Derecho.

CARLOS COSSIO calificó la obra de la teoría jurídica pura de HANS KELSEN, “más que una doctrina del derecho positivo, como Lógica Jurídica.” [93]

Otro de los estudiosos de la teoría Kelsiana del Derecho y precursores del modelo lógico jurídico, fue el mexicano EDUARDO GARCÍA MAYNEZ, quien en el año de 1951 publico su obra “Introducción a la Lógica Jurídica”.

La obra de EDUARDO GARCÍA MAYNEZ constituye la primera investigación de lógica jurídica, realizada en la época moderna, por lo que se refiere a la lengua española. Su exposición escrita consiste en una mezcolanza entre las nociones de la teoría pura del Derecho de HANS KELSEN, con los estudios lógico filosóficos de ARISTOTELES y HUSSERL; mismos que ejemplifica con normas jurídicas del ordenamiento jurídico positivo mexicano.

De igual forma, logra traducir las leyes o principios fundamentales de la lógica al campo del Derecho. Es decir, interpreta los principios de identidad, contradicción, tercero excluido y razón suficiente, al caso concreto de las normas jurídicas, exponiendo los siguientes postulados.

  1. “Principio jurídico de contradicción: dos normas de Derecho contradictorias no pueden ser válidas ambas.” [94] O bien, “toda norma jurídica de contenido contradictorio carece “a fortiori” de validez.” [95]
  2. “Principio jurídico de tercero excluido: cuando dos normas de derecho se contradicen, no pueden ambas carecer de validez.” [96]
  3. “Principio jurídico de razón suficiente: una norma jurídica, para ser válida, ha menester de un fundamento suficiente.” [97]
  4. “Principio jurídico de identidad: la norma que permite lo que no esta jurídicamente prohibido o prohíbe lo que no esta jurídicamente permitido es necesariamente válida.” [98]

EDUARDO GARCÍA MAYNEZ, dedica la segunda parte de su libro a la Axiomática Jurídica. Para eso es necesario partir de la noción que un axioma son proposiciones o principios considerados lógicamente evidentes. A partir de dichas proposiciones se extraen otras mediante la deducción racional.[99]

Los axiomas que se postula con sus respectivas proposiciones, son los que a continuación se citan:

Axioma I. Todo objeto del conocimiento jurídico es idéntico a sí mismo.
Proposiciones:

  1. Lo que no está jurídicamente prohibido está jurídicamente permitido.
  2. Lo que no está jurídicamente permitido está jurídicamente prohibido.

Axioma II. Ninguna conducta puede hallarse al propio tiempo jurídicamente prohibida y jurídicamente permitida

  1. El que ejercita su derecho, no puede abusar de él.
  2. Lo que no esta jurídicamente ordenado no puede estar jurídicamente prohibido.
  3. Si la omisión de la conducta permitida está prohibida, esa conducta está ordenada.

Axioma III. La conducta jurídicamente regulada sólo puede hallarse prohibida o permitida

  1. Si la conducta jurídicamente regulada está prohibida, no puede, al propio tiempo, estar permitida.
  2. Si la conducta jurídicamente regulada está permitida, no puede, al propio tiempo, estar prohibida.

Axioma IV. Todo lo que esta jurídicamente ordenado está jurídicamente permitido.

  1. Quien tiene el deber, tiene el derecho de cumplirlo.
  2. El derecho del obligado al cumplimiento de su propio deber es de ejercicio obligatorio.
  3. Quien tiene un deber jurídico no tiene el derecho de omitir la conducta a que esta obligado.
  4. La omisión de la conducta jurídicamente prohibida esta jurídicamente permitida.
  5. Cuando la omisión de un acto es obligatoria para un sujeto, éste no es jurídicamente libre, en relación con dicho acto.
  6. Nadie puede jurídicamente impedir que otro haga lo que jurídicamente debe hacer.
  7. Nadie puede jurídicamente exigir que otro haga lo que jurídicamente debe omitir.
  8. Nadie puede jurídicamente dejar de hacer lo que, en ejercicio de un derecho, otro le puede exigir.
  9. El sujeto activo de la relación jurídica en que se halla inserto el derecho del obligado, es sujeto pasivo de la relación fundante.
  10. El sujeto pasivo de la relación fundante es sujeto activo de la relación fundada.
  11. Si la omisión de la conducta permitida esta permitida, esa conducta no está ordenada.
  12. Quien tiene el derecho, más no el deber, de hacer algo, puede jurídicamente omitir lo que tiene el derecho de hacer.
  13. Quien tiene el derecho, más no ele deber, de omitir algo, puede jurídicamente hacer lo que se le permite omitir.

Axioma V. Lo que esta jurídicamente permitido, no está jurídicamente ordenado, puede libremente hacerse u omitirse.

  1. El derecho que no se funda en un deber propio puede libremente ejercitarse o no ejercitarse.
  2. Los derechos subjetivos que no se fundan en un deber propio son fundantes de un derecho de libertad.
  3. El derecho de optar entre el ejercicio y el no ejercicio de otro derecho es una facultad jurídica independiente.
  4. El derecho de optar entre el ejercicio y el no ejercicio de una facultad jurídica no se confunde con el derecho entre cuyo ejercicio y no ejercicio se opta.
  5. Nadie tiene derecho de impedir que otro haga lo que jurídicamente puede hacer.
  6. Nadie tiene derecho de exigir que otro haga lo que jurídicamente puede omitir.
  7. El ámbito de la libertad jurídica de una persona crece o decrece en la medida en que aumenta o disminuye el de sus derechos subjetivos de primer grado.
  8. Dentro de un régimen en que las personas no tuviesen más derecho que el de cumplir sus deberes, la libertad jurídica no existiría.
  9. El ejercicio de la facultad jurídica fundante implica el del derecho a la libertad, o facultad jurídica fundada.
  10. El no ejercicio de la facultad jurídica fundante necesariamente implica el ejercicio de la facultad jurídica fundada.
  11. El ejercicio de la facultad jurídica fundada, o derecho de libertad, no implica necesariamente el de la facultad jurídica fundante
  12. Cuando un derecho subjetivo implica un conjunto de facultades jurídicas de primer grado y, por lo tanto, puede ejercitarse en diversas formas, el titular esta facultado para escoger entre las distintas formas de ejercicio.
  13. El derecho de optar entre las diversas facultades jurídicas de primer grado que integran el derecho subjetivo complejo no se confunde con las facultades a cuyo ejercicio se refiere la opción.
  14. Cuando un derecho subjetivo comprende, a la vez, facultades que se fundan y facultades que no se fundan en deberes del titular, éste sólo es jurídicamente libre en relación con las últimas.
  15. Quien tiene la facultad, pero no el deber, de optar entre dos facultades jurídicas independientes tiene además el derecho de renunciar a lal opción.
  16. Quien tiene el deber de optar entre dos formas de conducta, no tiene el derecho de renunciar a la opción.
  17. La facultad que una persona tiene de escoger entre ejercitar y no ejercitar sus derechos subjetivos de primer grado restringe normativamente la libertad jurídica de todas las demás.
  18. Un régimen que permitiese optar entre el ejercicio y el no ejercicio de todos los derechos dejaría de ser un orden jurídico, para disolverse en la anarquía.

En ese mismo año de 1951, ULRICH KLUG profesor de la Universidad de Berlín Alemania, publica su obra Juristische Logik, es el primero en utilizar la lógica simbólica para el estudio y comprendimiento del Derecho. La obra de KLUG no solamente estudia las proposiciones normativas a través de las denominadas tablas de validez, sino que también reflexiona sobre las posibilidades de la creación de programas informáticos para la aplicación de la ley, es decir es uno de los primeros juristas precursores de la informática jurídica.

KLUG define la lógica jurídica como la teoría de las reglas lógico formales que llegan a emplearse en la aplicación del Derecho.[100] Asimismo subraya que la lógica jurídica es aplicada intuitivamente por los jueces en los razonamientos de sus sentencias, pero en ningún momento ha llegado a ser aplicada de manera reflexiva.

En ese mismo año de 1951, GEORD HENRIK VON WRIGHT[101] filosofo y maestro de la Universidad de Helsinki Finlandia, publica su obra denominada Lógica Deóntica. Sus investigaciones realizadas son de gran trascendencia a la filosofía del Derecho, toda vez que el mismo estudia conceptos como la acción, la norma y valor.

VON WRIGHT creador de la lógica deóntica, reflexiona sobre el empleo de los cuantificadores “alguno”, “ninguno” y “todos”; reflexionando análogamente la existencia de las modalidades “posible”, “imposible” y “necesario”; lo que lo hace deducir conceptos jurídicos deonticos como “permitido” (Pp), “prohibido” (-Pp) y “obligatorio” (-P-p).[102]

La lógica deóntica – explica VON WRIGHT – es el estudio lógico formal de los conceptos normativos. Son ejemplos de conceptos normativos, en primer lugar las nociones de obligación, permisión y prohibición. Dichos conceptos pueden ser usados en dos formas diferentes: prescriptivamente, en el discurso normativo para enunciar reglas de acción y otras normas, por ejemplo para otorgar un permiso, imponer una obligación u otorgar un derecho; o bien, también pueden ser usados en el discurso descriptivo, para hablar acerca de las normas.[103]

El estudio de la lógica deóntica, debe basarse en la lógica de la acción, es decir, en la producción de un suceso originado involuntariamente por un agente, que modifica intencionalmente un estado original de cosas a otro estado de cosas. Para explicar lo anterior, WRIGHT introduce el símbolo “T” que indica la sucesión temporal entre los estados de cosas simbolizados por las letras colocadas a su izquierda y a su derecha. Por ejemplo, “pT-p” significa que primero se da “p” y después “-p”. Pudiéndose generar en consecuencia los siguientes cuatro cambios elementales.


Aparición: -pTp (de no p pasa a p)
Desaparición: pT-p (de p se pasa a no p)
Conservación: pTp (de p se pasa a p)
Falta de aparición: -pT-p (de no p se pasa a no p)


Las acciones que modifican los estados de cosas, pueden ser de dos tipos: acciones positivas que se simbolizan a través de la letra “d” y acciones omisivas, (cuando el agente se abstiene de actuar, pudiéndolo hacer), simbolizándose a través de la letra “f”. Dándose por lo tanto, ocho tipos de acciones posibles.


d(-pTp) f(-pTp)
d(pT-p) f(pT-p)
d(pTp) f(pTp)
d(-pT-p) f(-pT-p)


A las variables de acción se agrega un operador deontico: P (permitido), O (obligatorio) y PH (prohibido). Así tenemos que las expresiones Pa, Oa y PHa sinifican que la acción “a” es permitida, obligatoria o prohibida. O bien, siguiendo el párrafo anterior, los ocho tipos de acciones posibles, pueden ser modalizados a través de operadores deonticos. “P” (permitido) y O (obligatorio), (La prohibición se encuentra dentro de la obligación); dándose en consecuencia, 16 clases de normas elementales.



Od(-pTp)
Of(-pTp)
Pd(-pTp)
Pf(-pTp)
Od(pT-p)
Of(pT-p)
Pd(pT-p)
Pf(pT-p)
Od(pTp)
Of(pTp)
Pd(pTp)
Pf(pTp)
Od(-pT-p)
Of(-pT-p)
Pd(-pT-p)
Pf(-pT-p)


Por otra parte, a estos operadores deónticos y variables de acción, se les aplican las conectivas de la lógica proposicional.

El modelo lógico jurídico de VON WRIGHT ha dado origen a estudios lógicos, como el presentado por los argentinos CARLOS ALCHOURRÓN y EUGENIO BULYGIN, quienes han interpretado el Derecho como un “sistema normativo”, utilizando para ello un método de lógica de conjuntos y de cálculo proposicional.

Estos juristas conciben a la norma jurídica como un enunciado que correlaciona un caso con una solución normativa. [104]

ALCHOURRONG y BULYGIN definen el caso como “las circunstancias o situaciones en los cuales interesa saber si una acción está permitida, ordenada o prohibida, por un determinado sistema normativo”.[105]

El caso es un estado de cosas definido por la presencia o ausencia de una propiedad o de un conjunto de propiedades. Una solución normativa está compuesto por la descripción de una cierta acción y su calificación mediante algún carácter o modalidad deóntica (prohibición, obligatoriedad, facultamiento y permisión).



Para la construcción de un sistema normativo, es necesario determinar el Universo del discurso (UD), es decir, conjunto de situaciones y estados de cosas dentro de los cuales puede realizarse cierta acción. Las acciones o conductas que interesan para un UD constituyen un Universo de acciones (UA).

En el UD pueden darse (como ausentes o como presentes) un conjunto de circunstancias o propiedades que se denominan Universo de propiedades (UP); a partir de dichas propiedades pueden definirse una serie de casos que integran el Universo de casos (UC), casos que por cierto, deben contener todas las propiedades del UP o sus negaciones.

Por ejemplo, supongamos que un problema jurídico se encuentra integrado por tres tipos de propiedades. ( UP: P1, P2 y P3) A través de la formula “2n” se pueden inferir el numero de casos, (UC: C1, C2, C3 ...C8) en los cuales pueden existir la totalidad o parcialidad de la presencia (+) o ausencia (-) de los tipos de propiedades del problema jurídico.



P1
P2
P3
C1
+
+
+
C2
-
+
+
C3
+
-
+
C4
-
-
+
C5
+
+
-
C6
-
+
-
C7
+
-
-
C8
-
-
-


Una vez delimitado el ámbito fáctico del número de casos, es necesario la búsqueda de respuestas o soluciones concretas a cada uno de los hipotéticos casos. Lo que conforman el conjunto de soluciones, mismo que se integra de los contenidos normativos (acción perteneciente al UA) y caracteres normativos deónticos “P” (permitido), “O” (obligatorio), “F” (facultativo) y “Ph” (prohibido).

Este tipo de respuestas concretas o mejor dicho de premisas lógicas, es lo que ALCHOURRON y BULYGIN denomina “Universo de Soluciones Maximales”, debiendo entender por estas “el conjunto de todas las respuestas completas a la pregunta formulada. Una solución máximal es una respuesta completa en el sentido de que, cuando ella está correlacionada con un caso, todas las acciones posibles (todos los contenidos) están deónticamente determinados en ese caso”.[106]

Por ejemplo los términos C1 al C8 comprende el conjunto del universo de casos; P1 al P3 el conjunto de propiedades; mientras que N1 al N6 son las distintas posibilidades de normas que establecen soluciones en el ordenamiento jurídico.

Para explicar lo anterior, dibujemos una matriz.


SISTEMA NORMATIVO

CASOS/PROPIEDADES NORMAS

P1
P2
P3
N1
N2
N3
N4
N5
N6
C1
+
+
+
S





C2
-
+
+

s
S



C3
+
-
+



s
s
s
C4
-
-
+






C5
+
+
-


s



C6
-
+
-




S

C7
+
-
-





s
C8
-
-
-

S




SOLUCIONES (USmax = Oa, PHa, Fa)


Partiendo del presente esquema, los requisitos que debe tener un sistema normativo son la completitud, coherencia e independencia. Contrario a estos requisitos tenemos la laguna, la incoherencia y la redundancia.

Cuando en la línea correspondiente a un caso no aparece ninguna solución, se dirá que este caso es una laguna (normativa). Un sistema normativo es incompleto si, y sólo si, tiene por lo menos una laguna. Un sistema que no tiene lagunas es completo. Por ejemplo C4 no tiene solución, por lo tanto existe una laguna.

Un sistema normativo es incoherente en un caso, si, y sólo si, figuran dos o más soluciones diferentes (e incompatibles) en la línea correspondiente de un caso. Un sistema es incoherente si, y sólo si, existe por lo menos un caso en el cual el sistema es incoherente. El sistema es coherente si, y sólo si, no existe ningún caso en que el sistema sea incoherente. Por ejemplo C2 tiene como soluciones N2 y N3, resultando además que el contenido de dichas normas son contradictorias, por lo que estamos en presencia de un sistema jurídico incoherente.

Se dirá que un sistema es redundante en un caso, si, y sólo si, la misma solución figura más de una vez en una línea correspondiente al caso. Las normas del sistema son independientes si, y sólo si, no existe ningún caso en el cual el sistema sea redundante. Si existe por lo menos un caso en que el sistema es redundante, las normas de este sistema son redundantes. Por ejemplo C3 tiene como soluciones N4, N5 y N6, por lo que decimos que es un sistema redundante.[107]

Lo más trascendental en la investigación realizada por estos lógicos juristas, es la demostración matemática a un problema de la filosofía del Derecho, como lo son las lagunas, la incoherencia y redundancia de los sistemas normativos.

Mediante el esquema de una matriz, se demuestra evidentemente que una laguna es un caso sin solución, una incoherencia son muchas soluciones contradictorias entre si, y una redundancia, muchas soluciones para sólo un caso.

Actualmente, entre los estudiosos del modelo lógico jurídico, encontramos al alemán RUPERT SCHREIBER quien se ha dedicado, a continuar los trabajos de investigación realizados por ULRICH KLUG, por lo que se refiere a la aplicación de las leyes de la lógica al Derecho, así como también en la necesidad de profundizar en la creación de un lenguaje jurídico artificial.[108]

De igual forma figura el alemán HERBERT FIEDLER profesor de la Universidad de Bonn, Doctor en Jurisprudencia y en Matemáticas, quien se ha dedicado a exponer el desarrollo de la lógica en los últimos cien años y su importancia metodológica para el Derecho, realizando también análisis de la lógica moderna a la elucidación de la estructura formal de las normas jurídicas, con miras a la solución de problemas teóricos del Derecho. Así como también la aplicación de la lógica jurídica a la informática, en la creación de “calculadoras jurídicas” para la solución de problemas prácticos.[109]

Otro de los estudiosos de la lógica jurídica, se encuentra el italiano profesor de la Universidad de Génova Italia PAOLO COMANDUCCI; quien se ha dedicado a exponer un modelo lingüístico, metaético y lógico del discurso y del razonamiento judicial.[110]

El profesor sueco de la Universidad de Lund (Suecia) ALEKSANDER PECZENIK quien a través de la filosofía de la moral, sustenta algunos razonamientos prácticos de gran relevancia, para sustentar el principio lógico de razón suficiente, así como también reflexionando algunas consideraciones, sobre la aplicación de la lógica en el Derecho.[111]

El polaco GEORG KALINOWSKI quien se ha dedicado a profundizar los estudios de lógica deóntica de GEORG VON WRIGHT, así como también sustentar razones suficientes en la existencia de una lógica de las normas.[112]

En América Latina además de CARLOS ALCHOURRONG y EUGENIO BUGYN figura también el argentino HUGO ZULETA profesor de la Universidad de Buenos Aires Argentina, quien siguiendo la escuela de sus connacionales y de VON WRIGHT, estudia las posibilidades de la lógica deóntica de las preferencias, a situaciones sociopolíticas.[113]

Al igual que la venezolana JULIA BARRAGÁN profesora de la Universidad Central de Venezuela quien se ha dedicado a profundizar sus estudios de argumentación y decisión judicial, al terreno de la informática.[114]

Por lo que se refiere a nuestro país, tenemos a EDUARDO GARCÍA MAYNEZ como uno de los fundadores del paradigma lógico jurídico a nivel mundial; además de ser el autor de la “teoría de los tres círculos”, mediante los cuales, a través de diagramas de Venn, demuestra la existencia de tres “tipos” de Derecho, (Derecho Intrínsecamente Válido, Derecho Formalmente Válido y Derecho Positivo) de los cuales infiere siete respectivas combinaciones.[115]

Figuran también la penalista OLGA ISLAS DE GONZÁLEZ MARISCAL quien a partir de 1970 expone un método lógico simbólico para el comprendimiento de los tipos penales.[116] ROLANDO TAMAYO SALMORAN quien expone mediante esquemas lógicos y mapas conceptuales, las cadenas normativas, mismas que sirven para entender desde un ámbito constitucionalista, la validez constitucional de las normas jurídicas.[117] De igual forma ULISES SCHMILL quien se ha dedicado a difundir y a realizar severas criticas al método lógico en el Derecho. [118] Así como también recientemente JOSÉ FERNANDO VELÁZQUEZ CARRERA quien se ha dedicado a realizar estudios comparativos de la lógica deóntica.[119]

II. CONCLUSIONES

La investigación jurídica tiene como su principal objeto de conocimiento el especular, interpretar y explicar los diversos paradigmas del conocimiento jurídico, ya sean aquellos que se originan de la experiencia, como el caso del historicismo, la jurisprudencia de intereses, la escuela libre de Derecho o el sociologismo jurídico, o bien, de los que se obtienen a través de la razón, como el caso del dogmatismo, la exégesis, la jurisprudencia de conceptos o el modelo lógico.


Por otra parte la investigación jurídica utiliza como principal método de investigación la hermenéutica. Para eso es necesario considerar previamente que el lenguaje se integra de signos, palabras y oraciones, resultando que la semántica estudia el significado de las palabras u oraciones; mientras que la sintaxis, la estructura de las oraciones, Ambas técnicas son necesarias para entender los lenguajes tanto naturales como artificiales.

El Derecho utiliza un lenguaje científico, sin embargo el discurso jurídico es ambiguo, impreciso, genera algunas confusiones, no existen palabras que tengan el mismo significado en todas las ramas del Derecho, por lo que es necesario crear un lenguaje jurídico artificial que permita delimitar y conocer de manera precisa al Derecho.

Para la construcción de un lenguaje jurídico artificial, es necesario la utilización de lógica simbólica, misma que servirá para purificar, integrar y ordenar el lenguaje jurídico, así como de la aplicación del mismo.

Al utilizar la lógica como un método de investigación, es necesario conocer sus principales contenidos; el concepto, el juicio y el raciocinio que se estudia en la lógica clásica; el cálculo proposicional y los conjuntos en la lógica moderna

La lógica jurídica siempre ha existido, a lo largo de la historia, algunos filósofos llegaron a descubrir una estrecha relación entre las Matemáticas (Lógica) y el Derecho, como lo fue el caso de ARISTOTELES, GOTTFRIED W. LEIBNIZ o los juristas exegéticos quienes consideraron a los preceptos normativos del Código Civil como verdaderos “teoremas matemáticos”; algunos otros juristas buscaron en la razón la existencia de leyes universales como lo fueron TOMHAS HOBBES e IMMANUEL KANT; otros más desarrollaron un conceptualismo jurídico basado en la dogmática, como el caso de RUDOLPH VON JHERING quien califico su método comparable a una “álgebra o química del Derecho”, o el que propuso WESLEY NEWCOMB HOHFELD basado en la observación empírica del empleo del lenguaje jurídico utilizado en los tribunales. Lo que le originó mediante razonamientos lógico jurídicos, crear los opuestos y correlativos conceptos jurídicos, mismos que se explican a través de cuadros lógicos de oposición.

No sería sino hasta la obra de HANS KELSEN quien al concebir la norma jurídica como una proposición hipotética, formal, válida, “pura”, existente en un espacio y tiempo determinable, en el “mundo del deber”, imputativa y no causal. Siendo su estudio objeto de varios comentarios, mismos que generaron el estudio lógico de la estructura de la norma jurídica y con ello, la lógica jurídica como modelo del conocimiento jurídico.

Este método lógico nace en 1951 con las obras de tres juristas, la del mexicano EDUARDO GARCÍA MAYNEZ quien estudio los principios de la lógica formal aplicados al razonamiento jurídico; el alemán URLICH KLUG quien utiliza la lógica simbólica (cálculo proposicional) en la estructura de las normas jurídicas, y la del finlandés GEORG VON WRIGHT creador de la lógica deóntica, del cual infiere la lógica de las normas y que estudia tanto las acciones como las normas jurídicas.

A estos estudios de la lógica, se suman las investigaciones de los argentinos CARLOS ALCHOURRONG y EUGENIO BUGYN quienes al explicar la estructura de los sistemas jurídicos, comprobaron matemáticamente la existencia de lagunas, incoherencias y redundancias en cualquier ordenamiento jurídico.

Como quedo visto en el presente capítulo, el paradigma lógico simbólico aplicado al Derecho, es un método de investigación jurídica que tiene sus antecedentes desde la época antigua y que la misma siempre ha existido bajo diversas denominaciones, siendo formalmente el año de 1951 cuando se da a conocer mundialmente, los primeros trabajos de investigación mediante los cuales se emplea el modelo lógico jurídico para el comprendimiento del Derecho.


BIBLIOGRAFÍA

- ALCHOURRON, Carlos E y Eugenio BULYGIN. Introducción a la Metodología de las Ciencias Jurídicas y Sociales. Editorial Astrea. Buenos Aires Argentina 1974.
- ARISTOTELES. Etica Nicomaquea. Libro V, III-VI. Editorial Porrúa.
- ATIENZA, Manuel. Introducción al Derecho. Distribuciones Fontamara S.A. México 1998.
- BARRAGAN, Julia. Informática y Decisión Jurídica. Disitribuciones Fontamara. México 1994
- BOBBIO, Norberto. Contribución a la Teoría del Derecho. Ciencia del Derecho y Análisis del Lenguaje. Editorial Combate,. Madrid España 1990.
_ Derecho y Lógica. Centro de Estudios Filosóficos. UNAM. Cuaderno 18. México 1965.
- BONNECASE, Julian. La Escuela de la Exégesis del Derecho Civil. Editorial Cajica. México 1948.
- BUNGE, Mario. Epistemología. 3° Ed. Siglo XXI. México 2002.
- _ La Investigación Científica. Ed. Siglo XXI. México 2000.
- COMANDUCCI, Paolo. Razonamiento Jurídico. Elementos para un modelo. Distribuciones Fontamara. México 1999.
- COPI Irving M y Carl COHEN. Introducción a la Lógica. Ediitorial Limusa. México 2000.
- DIRK JAN STRUIK. Historia Concisa de las matemáticas. Instituto Politécnico Nacional. México 1994.
- ESQUIVEL ZUBIRI, Jorge Luis. Reflexiones sobre la Investigación Jurídica. Ponencia presentada por el autor en el Primer Congreso Internacional de Estudios de Posgrado en Derecho. ENEP Aragón. 24, 25 y 26 de septiembre de 2002.
- FIEDLER, Herbert. Derecho, Lógica, Matemática. Distribuciones Fontamara. México 1997
- GARCÍA BENÍTEZ, Claudia. Los orígenes de la hermenéutica y sus diversas conceptualizaciones. Horizontes Aragón. Año 1/Cuatrimestre 1. (Mayo-Agosto 2000). UNAM. ENEP ARAGÓN 2000
- GARCÍA MAYNEZ, Eduardo. Introducción al Estudio del Derecho. Editorial Porrúa. México 2001
_ Introducción a la Lógica Jurídica. Fondo de Cultura Económica. México 1951.
- GONZÁLEZ, Daniel. G.H. Von Wright y los Conceptos Básicos del Derecho. Distribuciones Fontamara. México 2001.
- GUTIÉRREZ, SAEZ, Raúl. Introducción a la Lógica. 24° Ed. Editorial Esfinge. México 1989.
- HERNÁNDEZ GIL, Antonio. Saber y Lenguaje Jurídico. Editorial Espasa. Madrid España 1989.
- HOHFELD, W. N. Conceptos Jurídicos Fundamentales. Distribuciones Fontamara SA México 2001.
- KALINOWSKI, Georges. Lógica de las Normas y Lógica Deóntica. 2° Ed. Distribuciones Fontamara. México 1996.
- MARÍAS, Julián. Historia de la Filosofía. Alianza Editorial. Madrid España 1998.
- MORENTE. Lecciones Preliminares de Filosofía. Edtorial Edesa. México 1999.
- NIEMI, Matti. Hohfeld y el Análisis de los Derechos. Distribuciones Fontamara. México 2001
- GONZÁLEZ GARCÍA, Juan Carlos. Diccionario de Filosofía. Biblioteca EDAF. México 2000.
- JHERING, Rudolph Von. Bromas y Veras en la Jurisprudencia. Ediciones Jurídicas Europa-América LARROYO, Francisco. Filosofía de las Matemáticas. Historia, Sistemática, Protocolos. Editorial Porrúa. México 1976. .
- KELSEN, Hans. Teoría Pura del Derecho. Editorial Porrúa. México 2001.KLEIMAN Ariel y Elena K. de
- KLEIMAN. Conjuntos. Aplicaciones Matemáticas a la Administración. Editorial Limusa 1980. México 1980.
- KLUG, Ulricch. Lógica Jurídica. Editorial Temis. Bogotá Colombia 1998.
- NINO, Carlos S. Algunos Modelos Metodológicos de “Ciencia” Jurídica. Distribuciones Fontamara S:A: México 1993.
- OLIVECRONA, Karl. Lenguaje Jurídico. Distribuciones Fontamara SA México 1999.
- PECZENIK, Alexander. Derecho y Razón. Distribuciones Fontamara SA México 1999.
- PIAGET, Jean. JEAN-BLAISE GRIZE-LEO APOSTEL y varios. Tratado de Lógica y Conocimiento Científico. Lógica. Vol. II. Editorial Paidos. Buenos Aires Argentina 1979.
- PLATÓN. La República. Libro I. Editorial Porrúa.
- ROSENTAL M. M y P.F. IUDIN; Diccionario de Filosofía. Akal Editor. Madrid España. 1975
- SCHMILL, Ulises. Lógica y Derecho. 2° Ed. Distribuciones Fontamara. México 1997.
- SCHREIBER, Rupert. Lógica del Derecho. Distribuciones Fontamara. México 1999.
- SUPPES Patrick y Shirley HILL. Primer Curso de Lógica Matemática. Editorial Reverte. México 1985.
- VIREUX – REYMOND. La Lógica Formal. Libreria El Ateneo. Editorial Buenos Aires Argentina 1976.
- VON WRIGHT, George Henrik. Un Ensayo de Lógica Deóntica y la Teoría General de la Acción. Instituto de Investigaciones Filosóficas. UNAM. México 1976.
- ZULETA, Hugo. Razón y Elección. Distribuciones Fontamara. México 1998.



[73] CFR. GUTIÉRREZ, SAEZ, Raúl. Introducción a la Lógica. 24° Ed. Editorial Esfinge. México 1989. Pág. 306-307
[]
74 CFR. GONZÁLEZ GARCÍA, Juan Carlos. Op. Cit. Pág. 146.
[]
75CFR. GONZÁLEZ GARCÍA, Juan Carlos. Op. Cit. Pág. 153[]
76CFR. BUNGE, Mario. Epistemología. 3° Ed. Siglo XXI. México 2002. Pág. 66-67.[]
77 SUPPES Patrick y Shirley HILL. Primer Curso de Lógica Matemática. Editorial Reverte. México 1985. Pág. 1[]
78 CFR. KLEIMAN Ariel y Elena K. de KLEIMAN. Conjuntos. Aplicaciones Matemáticas a la Administración. Editorial Limusa 1980. México 1980.[]
79 CFR. BOBBIO, Norberto. Derecho y Lógica. Centro de Estudios Filosóficos. UNAM. Cuaderno 18. México 1965. Pág. 10.[]
80 IBÍDEM. Pág. 21[]
81 CFR. ARISTOTELES. Ética Nicomaquea. Libro V Capítulos III y IV. 16° Ed. Editorial Porrúa. México 1997. Pág. 61-63.[]
82 BOBBIO, Norberto. Derecho y Lógica. Op. Cit. Pág. 12.[]
83 IBÍDEM. Pág. 13.

84 IMMANUEL KANT nació en la ciudad de Konigsberg el 22 de abril de 1724. Realizo sus estudios superiores a partir de 1740 en la Universidad de Konigsberg, eligiendo para ello la carrera de Teología, pero su vocación en el estudio en los campos de las matemáticas y de la física, lo decidieron abandonar la carrera en su último año.

En 1755 regresó a Konigsberg para obtener el grado de Privatdozent. (es decir profesor no titular) En 1766 fue nombrado encargado de la Biblioteca del Palacio Real de Kognisberg, (puesto que abandono en 1772), y en 1770 fue designado catedrático de lógica y metafísica en la Universidad, inaugurando su profesorado con la disertación.
KANT desempeñó su cátedra hasta su muerte y mientras la ocupó dio a la publicidad sus más grandes obras filosóficas, entre las que se encuentran “Critica de la Razón Pura” (1781), “Crítica de la Razón Práctica” (1787) “Crítica del Juicio” (1790) entre otras más.
Por lo que se refiere a su obra jurídica, o mejor dicho, a su obra filosofica-jurídica, se encuentra su publicación de “La metafísica de las costumbres” misma que se publico en 1797 y que se encuentra dividida en dos partes, la primera de ellas denominada “Principios Metafísicos de la Doctrina de Derecho”.
El estado físico de KANT, hizo posible mantenerse con vida por ochenta largos años, pero en sus últimos actos de selenidad se le privaron todas sus facultades, lo que origino que en 1798 se viera impedido para impartir cursos universitarios, posteriormente perdió el habla y la memoria, falleciendo el día 12 de febrero de 1804.
IMMANUEL KANT es partidario de un derecho naturalista, algo esencial inherente en la persona humana, no duda en equiparar el derecho con la libertad, habla también del albedrío. De al forma, que al hablar del derecho, KANT hace una clasificación de tres tipos de derecho, el derecho de libre albedrío que se puede tener sobre una cosa, sobre otra persona, o sobre una familia. (CFR. KANT, Immanuel. Principios Metafísicos de la Doctrina del Derecho. Selección, prólogo y notas de Arnaldo Córdova. Editorial Universidad Nacional Autónoma de México. México 1978. Pág. V-VI).[]
85 BONNECASE, Julian. La Escuela de la Exegesis del Derecho Civil. Editorial Cajica. México 1948. Pág. 32.
[86] Nació en Aurich (Alemania) en 1818; su formación jurídica se desarrolla en las Universidad de Heidelberg, Munich, Gotinga y Berlín, bajo el influjo de la Pandectística, a la que permanece fiel en su primera etapa científica. Inicia su actividad docente e investigadora en Berlín (1843), con una serie de monografías de carácter dogmático (Abhandlungen aus denz rómischen Rechts, 1844); continúa en esta misma dirección durante sus años de docencia en Basilea (1845), Rostok (1848), Kiel (1849) y Giessen (1852), en donde publica (1852) el primer volumen de su obra maestra, Der Geist des rómischen Rechts auf dem verschiedenen Stufen seiner Entwicklung, cuya dedicatoria a Puchta tiene todo el valor de un reconocimiento científico a la escuela dogmática en la que se había formado; todavía responden a la primera etapa de su producción las monografías que a partir de 1857 aparecen en los Jahrbücher für Dogmatik des heutigen rómischen und deutschen Privatsrechts, publicación iniciada y dirigida por él hasta su muerte (llamada después Iherings Jahrbücher); la segunda parte del Geist (1858) sigue todavía la orientación conceptualista del primer volumen, aunque ya acusa los contactos de 1. con las ideas que habrían de presidir la producción científica de su segunda y más fecunda etapa investigadora.
En efecto, a partir de sus Cartas confidenciales (Vertreuliche Briefe über die heutigen furisprudenz von einen Unbekannten, 1861-66), se vuelve radicalmente contra la Dogmática, y su pensamiento se orienta cada vez más hacia la concepción sociológica del Derecho (vol. tercero del Geist, 1865), a partir de la cual formula una «jurisprudencia de intereses» (furisprudenz im tüglichen Leben, 1870), que contrapone a la «jurisprudencia de conceptos» de la Dogmática que combate (Scherz und Ernst im furisprudenz, 1884). El Derecho, convertido en mera realidad social, es un medio para imponer el poder y los intereses, de donde se deduce la necesidad de la lucha en defensa del propio derecho, en cuanto que de ello depende el desarrollo y la conservación del Derecho objetivo (Kampf um's Recht, 1872), cuyo elemento creador no es otro que el fin de cada particular o el de la sociedad (Zweck ¡ni Recht, dos vol., 1877 y 1884). Sus obras Über den Grund des Besitzschutze (1869) y Der Besitzwille. Zugleich eine Kritik der herreschenden juristischen Methode (1889) responden a las concepciones jurídicas de su segunda época. (http://.www.canalsocial.net/biografía.[]
87 JHERING quien no nada más fue un teórico del derecho, sino también su principal crítico y artista, expone en su cuento “El Cielo de los Conceptos Jurídicos”, (publicada en “Jurisprudencia en Broma y en Serio”), a manera metafórica, la visión lógica ontológica del Derecho, en la cual expresa el sueño de un jurista romanista, (él), quien después de morirse, fuera guiado en su visita en el más allá, por el espíritu de Psicóforo, quien lo llevara al cielo de los conceptos.


El cielo de los conceptos, no admite la atmósfera de los juristas prácticos que se mueren, no se pueden ingresar a él, debido a su oscuridad.

...los conceptos son incompatibles con la vida y por ende han menester en un mundo exclusivo, en el que existen en la más completa soledad, lejos de cualquier contacto con la vida...
Los conceptos no soportan el contacto con el mundo real. Donde los conceptos han de vivir e imperar, todo lo que pertenezca a ese mundo debe mantenerse a gran distancia. En este mundo de los conceptos, no existe la vida tal como vosotros concebis. Es el reino de los pensamientos y de los conceptos abstractos que se han venido gestando a partir de ellos mismos, por vía de la generatio aequivoca lógica, con total independencia del mundo de la realidad. Por eso rehuyen todo ocntacto con el mundo terrenal.89

En el paraíso de los conceptos impera la ciencia pura, la lógica jurídica; algunos conceptos sufren de la vida real, una serie de patologías anatómicas, que los logran deformar y distorsionar.
PSICÓFORO explica a JHERING en su concepción jurídica artística, que los juristas teóricos, tienen un cerebro especial que contiene una sustancia cerebral, un mons idealis que se adquiere desde el estado fetal del futuro jurista que le permite pensar idealmente.


(JHERING, Rudolph Von. Bromas y Veras en la Jurisprudencia. Ediciones Jurídicas Europa-América).

[90] W. N. HOHFELD nació en Oakland California EUA en 1870 y murió en 1918. Estudio en la Harvard Law School (1902-1904), inicio su carrera académica en la Hasting Collage of Law de la Universidad de California e inmediatamente después en la Universidad de Stanford. En 1914 se incorpora a la planta académica de la Universidad de Yale, donde permaneció hasta la fecha de su muerte.
[]
91 CFR. HOHFELD, W. N. Op. Cit. Pág. 43[]
92 NIEMI, Matti. Hohfeld y el Análisis de los Derechos. Distribuciones Fontamara. México 2001. Pág. 70 y 72[]
93 COSSIO, Carlos. Citado por Eduardo GARCÍA MAYNEZ. Introducción a la Lógica Jurídica. Fondo de Cultura Económica. México 1951. Pág. 9[]
94 GARCÍA MAYNEZ, Eduardo. Introducción a la Lógica Jurídica. Fondo de Cultura Económica. México 1951. Pág. 27[]
95 IBIDEM. Pág. 42[]
96 IBIDEM Pág. 39[]
97 IBIDEM Pág. 132[]
98 IBIDEM Pág. 169.[]
99 GONZÁLEZ GARCÍA, Juan Carlos. Op. Cit. Pág. 153
[]
100 KLUG, Ulricch. Lógica Jurídica. Editorial Temis. Bogotá Colombia 1998. Pág. 8-9[]
101 G. H. von Wright nació en Helsinki en 1916 estudio en la Universidad de Helsinki, donde estudio la filosofía de Russell, Wittgenstein, Carnal, Keynes, Popper, Hempel, entre otros más; graduándose en 1937. cursando posteriormente estudios de doctorado en la Universidad de Cambridge Inglaterra, donde impartió catedra. La obra de Wright incluye 394 titulos, entre los que desarrolla temas de lógica deóntica y filosofia del derecho.(CFR. GONZÁLEZ, Daniel. G.H. Von Wright y los Conceptos Básicos del Derecho. Distribuciones Fontamara. México 2001 Pág. 10-11) []
102 CFR. GONZÁLEZ, Daniel. G.H. Von Wright y los Conceptos Básicos del Derecho. Distribuciones Fontamara. México 2001. Pág. 12-14.[]
103 CFR. VON WRIGHT, George Henrik. Un Ensayo de Lógica Deóntica y la Teoría General de la Acción. Instituto de Investigaciones Filosóficas. UNAM. México 1976. Pág. 11-12.[]
104 CFR. NINO, Carlos S. Algunos Modelos Metodológicos de “Ciencia” Jurídica. Distribuciones Fontamara S:A: México 1993. Pág. 58. CFR. ALCHOURRON, Carlos E y Eugenio BULYGIN. Introducción a la Metodología de las Ciencias Jurídicas y Sociales. Buenos Aires Argentina 1974. Pág. 32
[]
105 CFR. ALCHOURRON, Carlos E y Eugenio BULYGIN. Introducción a la Metodología de las Ciencias Jurídicas y Sociales. Buenos Aires Argentina 1974. Pág. 41-42
[]
106ALCHOURRON, Carlos E y Eugenio BULYGIN. Introducción a la Metodología de las Ciencias Jurídicas y Sociales. Buenos Aires Argentina 1974. Pág. 32[]
107 CFR. ALCHOURRON, Carlos E y Eugenio BULYGIN. Op. Cit. Pág. 41-42[]
108 CFR. SCHREIBER, Rupert. Lógica del Derecho. Distribuciones Fontamara. México 1999. []
109 CFR. FIEDLER, Herbert. Derecho, Lógica, Matemática. Distribuciones Fontamara. México 1997[]
110 CFR. COMANDUCCI, Paolo. Razonamiento Jurídico. Elementos para un modelo. Distribuciones Fontamara. México 1999.[]
111 CFR. PECZENIK, Alexander. Derecho y Razón. Distribuciones Fontamara. México 2000. []
112 CFR. KALINOWSKI, Georges. Lógica de las Normas y Lógica Deóntica. 2° Ed. Distribuciones Fontamara. México 1996.[]
113 CFR. ZULETA, Hugo. Razón y Elección. Distribuciones Fontamara. México 1998.[]
114 CFR. BARRAGAN, Julia. Informática y Decisión Jurídica. Disitribuciones Fontamara. México 1994.[]
115 CFR. GARCÍA MAYNEZ, Eduardo. Introducción al Estudio del Derecho. 52° Ed. Editorial Porrúa. México 2000. Pág. 44-45[]
116 CFR. ISLAS DE GONZÁLEZ MARISCAL, Olga. Análisis de los Delitos Contra la Vida. 4° Ed. Editorial Trillas. México 1998.[]
117 CFR. VÁZQUEZ Rodolfo (compilador). TAMAYO SALMORAL, Rolando y varios. Interpretación Jurídica y Decisión Judicial. 3° Ed. Distribuciones Fontamara. México 2002. Pág. 104-109.[]
118 CFR. SCHMILL, Ulises. Lógica y Derecho. 2° Ed. Distribuciones Fontamara. México 1997.[]
119 CFR. VELÁZQUEZ CARRERA, José Fernando. Introducción a la Lógica Jurídica. Editorial Porrúa. México 2001.

Anterior | Inicio