Anterior | Inicio

Sistemas para la Toma de Decisiones


El problema en la toma de decisiones
Para la toma de decisiones es importante contar con la mayor cantidad de información relevante y oportuna. Al respecto, hay dos tipos de información: la estructurada que encontramos en las bases de datos relacionales tradicionales y la no-estructurada.
La información estructurada es la que estamos acostumbrados a administrar y a procesar para el soporte a la toma de decisiones, lo cual representa una gran desventaja para una empresa, puesto que perdemos de vista información muy valiosa que se encuentra no-estructurada, fuera de las bases de datos.
La información no-estructurada la encontramos en fuentes tales como documentos, el web o las suscripciones a servicios de información y en formatos muy diversos como texto, videos, audio o imágenes.
Desafortunadamente lo más sencillo y tradicional para los administradores de información, es su tratamiento para estructurarla en una base de datos, con lo cual se pierde el contexto de los datos en un documento, por ejemplo.
El reto para proporcionar mejor calidad de información a los tomadores de decisiones es la administración de la información no-estructurada y mejorar los sistemas de búsqueda y recuperación de información, para que éstos localicen información en diferentes fuentes como bases de datos, el web o los documentos de la organización.
Para afrontar el reto se pueden utilizar administradores de documentos, que actualmente hacen búsquedas en textos completos, en bases de datos, ofrecen control de versiones de documentos, entre otras ventajas.
Mi opinión al respecto es que es un reto grande administrar información no-estructurada, pero imprescindible y para poder llevarlo a cabo, han surgido nuevos estándares enfocados a esta tarea como por ejemplo, el XML y su combinación con el SQL.
Con XML se estructuran los documentos, convirtiendo cada uno en una especie de base de datos, pero sin perder el formato propio del documento, ni la flexibilidad de su contenido o inclusión de varios formatos dentro del mismo documento (texto e imágenes en el mismo documento). Esto se logra, incluyendo marcas de campos dentro del documento, con significado semántico.
El uso de XML permite hacer búsquedas a través de las marcas, o en el texto completo del documento.

Si se combina el uso de XML y los RDBMS, podemos obtener las ventajas de cada tecnología: de XML podemos aprovechar su capacidad para la representación y administración de información no-estructurada y del RDBMS, la capacidad para representar y manipular la información estructurada y mantener la integridad de la información.
Otra fuente importante de información no-estructurada es el correo electrónico. Hace poco Google anunció el lanzamiento de un sistema llamado GMail que contiene algoritmos para analizar palabras clave en el texto del correo electrónico. Con esta información no-estructurada, Google enviará a sus usuarios de GMail avisos publicitarios. Este puede ser un ejemplo de comenzar el tratamiento de información no-estructurada en los correos electrónicos, aunque el tema tiene sus aspectos legales y de pérdida de privacidad.
Actualmente Google intenta liberar al servicio, argumentando que la privacidad de los correos electrónicos no se pierde porque un analizador automático es el que lleva a cabo la tarea de obtener palabras clave en el contenido de los correos.

Finalmente, para ofrecer información de calidad a los tomadores de decisiones, se pueden integrar las funciones de búsqueda en XML, RDBMS y tal vez en correos electrónicos, en un sistema centralizado de búsqueda que dependiendo del rol del usuario en la organización, permita tener acceso a cierta información.


De esta manera nos damos cuenta que siempre estamos con incertidumbres y que debemos pensar muy bien cuando vamos a hacer algo, y mucho mas cuando esto se aplica a los sistemas.


Leonardo ospina 54022018





Anterior | Inicio