Inicio

LA GLOBALIZACIÓN ES FRUTO DE LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL.

En la actualidad, la gran mayoría estamos acostumbrados encender el televisor y ver las noticias o programas que son transmitidos desde otros continentes, comer en cadenas de restaurantes extranjeros, comprar ropa importada, tener vehículos europeos y tecnología de punta en nuestros hogares entre otras cosas. ¿A qué voy con todo esto? Los últimos años se han distinguido por una etapa de transición organizacional histórica global. Hemos sido espectadores de la caída de antiguos países comunistas y su veloz arranque a los estímulos de la economía del mercado...
Cada vez más espacios de la vida son controlados por el "libre mercado", como la salud, la enseñanza y la información entre otros. Es innegable que la revolución industrial le dio un gran giro a la humanidad. Gracias a la revolución industrial y a los constantes cambios y avances tecnológicos que se fueron dando desde ese entonces, hoy conocemos la palabra globalización. Algunos piensan que es buena; otros de hecho han formado organizaciones que están en contra de ella por razones que veremos más adelante. Lo que no podemos negar es que si no se hubiera dado la revolución industrial y como consecuencia de ésta –y muchas otras revoluciones- la globalización o mundialización como también la conocen o la quieren llamar varios, no hubiera sido posible contar con las telecomunicaciones que ahora tenemos, tampoco contaríamos con el libre mercado de bienes y servicios ni con la participación y reagrupamientos transnacionales. Por otro lado, tampoco existiría esa mezcla cultural que a algunos les molesta porque dicen que cada pueblo va perdiendo sus propias costumbres y sus tradiciones y un día no recordaremos de donde venimos. Yo no lo veo de esa manera. Entre las consecuencias negativas se encuentra la desigualdad que es mayor que nunca y muchos que mantenían cierta calidad de vida están siendo desterrados de sus tierras debido a las grandes empresas que se instalan allí y la degradación del medio ambiente; sin embargo considero que hay maneras de resolver esos problemas.
Pero en fin; retomando el tema de la revolución industrial, Inglaterra probó primero el bombazo de ésta. La inesperada economía industrial acarreó consigo la explotación de los pobres, y con ésta se formaron los barrios indigentes. El doctor Clifford, Allputt. (1865). La ciudad fabril. Sin “Ed” dijo lo siguiente: “No conocemos la descripción de una ciudad alcanzada por la plaga en el siglo XV, pero no nos cuesta ningún esfuerzo describir la miseria, la mortandad, la decadencia de las masas de casuchas que se extienden en la ciudad de Leeds, desde la calle de York hasta la plaza Marsch...”
Dicha revolución también tuvo consecuencias sobre las ciudades. Primero porque a ellas vinieron a colocarse las fábricas y segundo, porque ello impulsó profundos movimientos migratorios de campesinos hambrientos, fascinados por el salario industrial. Las ciudades conquistaron a la industria y la industria hizo progresar a las mismas. El ferrocarril extendió sus vías sobre todo el país entre la región de las materias primas, la fábrica y los consumidores. Por oto lado la zona portuaria se convirtió en el centro industrial de la ciudad.
La industrialización ocasionó así mismo un incremento de la población sin antecedentes en la historia del mundo distinguido como la Revolución Demográfica. Los cambios en la industria, la agricultura y los transportes produjeron un exageración espectacular de la fortuna que se irradió en un elevación notable de la población que servirá para aumentar los habitantes de Europa en muy pocos y también para poblar con emigrantes otros países.
A partir de 1870, todo los avances facilitaron la maquinaria y la producción, por lo que las empresas necesitaron gran capital para costear diferentes sistemas de producción que permitieran rebajar los procesos de fabricación con lo que controlar los mercados.
Otro punto importante es el hecho de que la industrialización impulsó también el trabajo de mujeres y niños de muy corta edad, pues si antes en muchos oficios la fuerza del trabajador era un factor clave, ahora la fuerza la realizan las máquinas.
Al principio probablemente la revolución industrial no fue muy bien recibida, sin embargo gracias ella tenemos lo que tenemos y podemos comercializar los bienes de diferentes maneras. En conclusión consecuencia de la revolución industrial y de la expansión del capitalismo en el mundo, el comercio ha crecido en los últimos años con vertiginosa rapidez. Ahora podemos transportar casi cualquier cosa de manera rápida, segura y económica. Ahora con la globalización todas las civilizaciones están entrando en una jerarquía única.
Hoy más que nada debemos estar unidos para sacarle el mayor provecho al fenómeno de la globalización para que todos se beneficien y tengan oportunidades. No vamos a llegar a nada si nos la pasamos discutiendo si es buena o malo, la verdad es que no podemos quedarnos cruzados de brazos viendo como todos los demás países interactúan entre sí.

Inicio