Anterior | Inicio

Carta abierta a mi mejor amigo

Publicada en el periódico semanal Santa Fe

Mi amigo:

¡Qué lejos está el día en que te conocí! ¡qué diferentes los sentimientos que por ti sentí!
Hola , antes de continuar, he de desear que al leer la presente te encuentres lo mejor posible en la medida de las posibilidades, pongo a Dios de testigo.

Hemos compartido tanto, y tan poco. Si una vida no basta, lo que vivimos se puede considerar como un comienzo. Mi amigo, hoy la distancia pone en peligro algo que nunca tuvimos: la constancia, aún así con el corazón en la mano te escribo.

Puede que no nos hayamos conocido lo suficiente, o que nos hayamos conocido demasiado, cualquiera que sea el caso, creo que pasamos momentos gratos y otros no tanto.
Te pido que los malos recuerdos atesores, como los malos. Somos humanos e imperfectos, los errores más tarde se convierten en peculiaridades o casualidades inamovibles.

El tiempo pasa sobre nosotros, pero no así los sentimientos. Esta carta abierta, es para darte las gracias por la amistad, el cariño y el cuidado que por mi tuviste; para manifestar mi lealtad y eterna amistad hacia tu persona. Es para dar las gracias por tu compañía, por tus palabras y sanciones, pues comprendo que formaban parte de la preocupación y atención que tuviste hacia mí.

Tal vez pude darte más, tal vez tú a mí también. Fuimos lo que fuimos y ya.
No me despido, porque la fe mueve montañas, y creo que alguna vez nos volveremos a encontrar, no me despido porque Dios así me lo dicta, Él sabe porqué será.

Por hoy te digo hasta luego y que el Señor te bendiga por siempre.
Sabes donde encontrarme, sabes que estaré esperándote. Escríbeme.

Esta es sólo una carta abierta, para que el mundo sepa lo importante que eres para mí; querido Cielo, Sol, Amor, Vida, Conciencia, Ángel, Luz en la noche, Cher, Mon amour, mon ange, mon soleil, etc, no escribo tu nombre, no es necesario, lo sabes tú y Dios, eso es suficiente. Te amo.

Siempre tuya,
Xalli.

P.D. Por lejos que te vayas,
Un día te alcanzaré,
Por mucho que te escondas,
Al fin te encontraré.

El mundo siendo mundo,
No me podrá vencer;
Si caben cinco letras,
Muy grande no ha de ser.

Te seguiré en las sombras,
Te buscaré en los mares,
Y en las notas perdidas
De los viejos cantares.

Por lejos que te vayas,
Un día te alcanzaré,
Por mucho que te escondas,
Al fin te encontraré.

Creo que así va esta vieja canción, no recuerdo su título o su nombre, pero con cariño y mucha significación te la transcribo. Hasta luego.






























Anterior | Inicio