Inicio

Compilación del Libro
“Poemas y Cantos Urbanos
Nacimiento del poemario de mi tierra...” Mismo autor
Fernando Arturo Sandoval Guerrero.
Agosto de 2002. México. DF. Registrado. En Indautor.
Gracias por Este medio electrónico de publicación gratuita.


Poemas Urbanos de Mi Tierra...


Dedicado
A la Máxima Casa de Estudios,
A Cristina Pacheco,
Elena Poniatowska
José Emilio Pacheco,
Carlos Fuentes,
Alí Chumacera
A Mi Rey y Poeta Netzahualcoyotl,
A Jaime Sabines,
A la sala de Poesia de Yahoo.com
A Marite,
Raquellsc
Geniesita81,
A Michelle,
A Carlos Reta Martínez,
A Cesar Horacio Espinosa
A Jorge Gustavo Adolfo Wurzer por su cumpleaños este 22 de agosto,
A mis amigos maestros y alumnos que de mi dependen,
Familia,
Amigos de Partido
A todos aquellos
Que les gusta la poesía,
y al Presidente de La República para que lea un poquito más.




Fernando Arturo Sandoval Guerrero, ha realizado diferentes participaciones de oratoria y poesía bajo el seudónimo de Gustavo Wurzer, Gustavo Adolfo Wurzer o el completísimo, Jorge Gustavo Adolfo Wurzer.

Actualmente realiza en la poesía actual o contemporánea un lenguaje crítico, para los lectores que buscan lo inesperado y la informalidad de acercarse a una lectura informativa, donde la tradición lírica popular rompe con los extremos de la narrativa literaria. Un confinamiento de antologías que dan cita a la cotidianeidad de poemas espontáneos nacidos del propio autor.

Relaciona el conjunto de imágenes urbanas de manera intelectual, relatando con esa naturalidad de conversación, a fin de hacer sentir los más claros y sublimes sentimientos.

En la mayoría de sus poemas demuestra la continuidad de sus predecesores que le envían mensajes por las noches para dar a conocer sus poemas a través de este vocero que vivo es en la tierra. Recibe los mensajes de los poetas como Jaime Sabines y El Rey Poeta Nezahualcoyotl.


Obra en la que entrega la novedad y el perfeccionismo natural para que los lectores no caigan en lo tedioso y en lo repetitivo. La finalidad, adentrarse para deleitar el paladar de la lectura, comiéndola apeteciblemente con el gusto de nosotros, de ustedes.




Índice Temático

Poesías

Lira y Canto de Nezahualcoyotl después de su muerte
No lo supongo
Miradores del canto
Hablando del amor
Ángel de la Guarda
Los amantes
Te quiero
¿Quien soy?
El político (Tozov Politicov)
No lo supongo
Presidencia
Edades
Ya no quiero
Los sentimientos
Poesia moderna, reflexiones para acaparar oídos sordos
La nada
Búsqueda
Descripción
Lopsoale
Carmen
Kaery
Palabras
Más palabras
Los mensajes
Azul de los recuerdos
El querer
La espera
Ansiedad
Caprichosa
La receta
El Caminito
Necesidad
Me he olvidado de ti
Unas letras sueltas
Unas gracias
Cabeza Agachada
Un Fin
Sabiduría
Te extraño tanto
Un cualquiera
Frase
Frágil de papel
Error de mis amores
Ardientes deseos
La mujer
Pluma fuente
Fuiste semilla


Cantos


Al estar junto a ti y sentir tu calor.
esperar tu y yo
La vez en que te conocí
Cumbia de Julieta
No quiero saber
Linda de Guayaquil
No puedo esperar
Una y mil veces
Anhelos
Lo que fue, no será
Bibliografía apoyo literario



Poesías


Lira y Canto de Nezahualcoyotl después de su muerte

Ahora canto siempre,
el tiempo y la edad avanza,
se me brinda,
he sido admitido después de larga espera,
ante los desmesurados intentos; y
las terribles caídas del imperio.
Estoy cantando,
si bien puedo nombrar que es llanto.

Te toca a ti mi buen amigo,
reinicia el gozo por el encanto de las flores.
Cantemos juntos,
destruye tus dolores,
las penas y tristezas,
pues he culminado el inicio de las desfortunas de mi raza.
Tú tocas cantando,
aunque con llanto sigas el ritmo instrumental sonoro.

Yo, sintiendo las nuevas flores disfrutando,
baila ahora danzando.
Jubiloso halaga a Dios que sigue glorioso,
porque la sensible vida tiene ahora herederos,
nuevos hombres.

Vengo de la historia a dejar encargo;
pues tu,
ahora hablas pensamiento y quejo mío.
Te elegí noble caballero moderno y de ropajes simples,
muestra el camino de la fortaleza que heredas.

Húmeda tarde,
pájaros que cantan,
reflejos de sol que soplan vida.
En el noble trono acentúan las perlas,
el oro y el agua,
aumenta el colorido brillo y crecen las tierras.

Oh Miquitzin precavido,
reconocido escribano y peculiar príncipe,
vive del buen hoy que lo tiene todo,
llegará el día que tengas más y compartas lo tuyo,
dará bienestar a muchas vidas.
Haz que no caigan los desamores de ostentosas fortunas,
porque han de quitarles el poder de su mano;
estarán los cielos furiosos,
el aire pesado y sus descendientes desamparados.
Lloraran triste desventura,
de los más fuertes caerán sus flechas.
Los que creen que de cuna nacieron,
sin cabeza quedarán,
completos de pobreza y amargura estarán.
Lleva tu,
ahora memoria,
quien fui y quien soy.
Canto el llanto de la sangre de mi pueblo,
que sigue sufriendo los embates de algunos del imperio.

Muéstrales la guerra que comienza sobre invasores del sur,
gritan con gloria y victoria el triunfo,
pero menos tardarán en reír,
llenarán nuevamente de lagrimas el Valle de Texcoco.

Que tu pluma y mi mano sobre tu hombro,
sean honor y fuerza digna de que eres mi vocero,
recordándoles ejemplo de su olvido de
quienes fueron los creadores de este nuevo imperio.
Yace ahora en cielo gris,
causa de tristezas y angustias.

Ante la muerte no olvido temor de gracia divina,
como tampoco de Acolhuacán y sus gentes.
¡Estoy presente!
Gozoso, pues nací de Matlalcihuatzin,
hija del señor de Tenochtitlán y de Ixtlixóchitl.
Memoria tengo todavía de la muerte de mi padre por los Tecpanecas.
Menester es la espera por cultivadas enseñanzas;
dentro y fuera del Calmecac,
para recobrar el trono
contra las dos caras de la punta de la lanza de Maxtla.

¡Sonriente pequeño Miquitzin!
¡En espera has de estar!
Cansados tus hombros,
pies, corazón y manos.
El tiempo premiara con dones y virtudes.

Mirar al cielo,
porque trabajo hay sin descanso,
pues el mandato es recuperar el reino,
cortando cabezas blancas
con tan filoso don.
Terminar la vida, de penetrante ocaso.

Juntos para progresar el futuro del imperio,
atar los cabos y la sangre de nuestros pueblos.
¡No mirar el canto del enemigo
sobre voces de futuras generaciones!
¡Achtopa!
Luchar como la Triple alianza.

Canto la lira y canto de gusto...

Sigo siendo el mismo,
igual que el recuerdo en elevado canto,
miradme erguido y florido.
Buen momento no olvidado,
menesteres de mi canto,
ecos y voces sobre la huida;
de este Coyote Hambriento en Azcapotzalco.

600 años no en vano pasaron,
arrepentido estoy por blasfemar de mi nacimiento y
del servicio en la tierra.
¡Lo se y sigo con la cabeza inclinada!
¿Cómo no dar gracias a los dioses olvidados y
a la vida por mirar este imperio?
Obligación tengo con hombres, niños y mujeres
para defenderlos del enemigo.
De las manos que se esconden en el miedo de sus gentes.

¡Suenan teponaztles!
¡Gritan los caracoles!
¡Repican los huesos y las sonajas de danzantes,
Caballeros Águila y Tigre!
Mantener el corazón con calma,
para que Dios envíe paciencia por tus actos.

¡Alegra el tiempo,
siembra la tierra, y
educa a tus hijos!
Has que no sufran los ancianos
porque regocijado placer recibirás,
disminuye la amargura,
la avaricia y la codicia de los hombres de poco sentido.
¡Que tus palabras aneguen el ejemplo de la cordialidad,
la sabiduría y el pensamiento de humanidad!

¿Quién te enseña a bailar Miquitzin,
en esta casa donde revoloteaban los plumajes de quetzal?
¡Yo, Yoyontzin junto al águila que grazna y devora a la serpiente sobre el nopal!
¡Aquel que vive en paz,
que vive la vida,
que recoge las flores;
una por una para que no sufran los corazones!

¡Igual que en los tiempos de la Gran Tenochtitlán,
mirando junto a los dioses,
el lago y el imperio.
¡Porque no he muerto, he nacido!

Un coro acompaña:

¡Hoy llueven briznas de sol,
mojan gotas de luz,
retoñan capullos de flor!
Todos cantando,
liras y cantos de nuestro señor.

¡Tenemos herencia del creador de los acueductos
y los diques del gran lago de Texcoco!
¡Ciudad donde el sufrimiento de las manos
y sus cuerpos de hombres y mujeres,
de ancianos y niños,
forjaron lo que hoy es esta tierra, un tesoro!

¡Oh Nezahualcoyotl!
Naces en cada canto que ofreces,
los tiempos no pasan,
porque ¡tú no mueres!

¡Salgan flores hermosas!
¡Hoy es día de los cantos de vida!
en medio del lago,
sigue regando,
mojando la tierra,
regando con cantos.

¡Que todos recuerden!
El valle del Anahuác y
el gran lago matizados,
con cantos de Nezahualcoyotl,
que sigue vivo;
naciendo en todos los nuevos mexicanos.
¡Todos lo saben,
el no ha muerto!
¡Cantemos la lira!
¡Coyote Hambriento!
¡Rey y Poeta!

No lo supongo

Yo lo se de cierto,
no lo supongo,
el hombre es un animal político por naturaleza,
lento,
voraz,
torpe,
amargo y sin sentido.

¡Ama el poder!

El poder y el hombre
se unieron en la
primera relación con Dios,
tierra,
agua,
fuego,
aire; y
olvido.

El hombre y el poder siempre se quieren,
se van amando desde que crecen,
despacio y poco a poco.
Algo dentro de sí,
les dice que se amen,
que no se suelten.

Los dos hacen el amor y se penetran
como la hembra y el macho,
se unen el uno al otro,
transformándose en uno solo.
La relación se hace en silencio,
como se fecunda un niño desde la placenta,
adentro.
El poder umbilical los une.

En su alma y en su esencia tienen
los más nobles sentimientos humanos.
Principios morales meticulosamente dictados y
sus normas más complacientes.
¡Es el mejor actor teatral de la vida,
el más villano verdugo de los enemigos y
el más paternal de la familia!
Un don divino.

Fuerte desde el fondo de los pozos de agua,
viento y minerales que trepan como la asfixia
de invasión de las noches y los días.

Como costras nacen en las heridas de la sociedad,
viven,
matan,
mueren.
¡Y más allá!
Siguen naciendo,
generación tras generación.

Son una familia,
indestructibles mientras la razón
de unos cuantos valientes,
decida la vida de los cobardes.

Buscan resucitar uno tras uno,
como un silencio que no se deja ver,
algo que no se deja tocar desde muy adentro,
que no quiere salir.

Ocultan lo que no quieren que veamos
cuando cada uno de nosotros,
lo estamos mirando.

Natural como la vida misma,
arruinado y condenado a existir amargamente.
Como lengua que sale
desde la garganta para decir lo desconocido.

Calla rápidamente y cambia como el camaleón,
tiene derecho a retractarse,
nunca pide disculpas cuando se equivoca,
el cree que no se equivoca nunca.

Lento y suave como el tiempo que busca la arruinada
quietud del tiempo prenatal.
No deja procrear antes de lo que no se es,
anuncio y profecía.

Voraz como la plaga que invade a todos.
Dejando huella en este aire apretado y
contaminado por el mismo,
haciéndonos creer que no sabemos
lo que el cree que sabe.

Son necios e infieles el uno al otro,
no les importa dormir en cualquier lado y
entre brazos ajenos.
Sin sentido y sin ruta.

Creen que lo piensan todo,
mirándose desnudos como si fuera
la primera vez de su fantasía,
su pecado y su vergüenza.

Saben que los dos son uno solo,
el poder de su costilla y
el de la creación.
¡No tienen miedo!

El conquista al poder y los dos son uno solo.

Yo lo se de cierto, no lo supongo.


Miradores del canto

Habría que escuchar aquella canción
de teponaztles, huesos y sonajas.

Bailar por un rato,
Dejar a los hijos en huacales y redes
De raíz, algodón y pieles
Para olvidar tiempos pasados.

Abrir el corazón y
Cantar junto a las visnagas,
Tunas y nopales.

Hombre Azteca
que mucho se aflige,
hablando solo,
aburrido con dolor,
sin mujer y con llanto.

Solamente soñando.

Soy Nezahualcoyotl,
y ya no quiero seguir
todos los días,
mirando como los hombres
tocan sus manos y
secan su cara por
el correr de lágrimas de llanto.

Tengo hambre de amor;
por ti.
No puedo dejar un solo momento
encerrados el alma y
el canto.

Volar como la mariposa,
sentir como el colibrí
un instante,
soñando.

Canto en nahuatl:

Choquilitzatzi ca.

Otiacicoh ca in xochtl in cuicatl,
izcatqui ica paquiliztli quiyahui cenyohual chicahuac.

Yauh cuicatl tlalticpac,
cemiac cihuapilli papalotl.

Chia canin ichpocatli citianin,
itzcuintin tennamitli
itzcuintin cochitl.

Canto en español:
Joven cantor
canta palabra antigua.
Llorando con sentimiento y gritos.

Hemos llegado con canto y poesía,
he aquí con gusto aunque llueva fuerte toda la noche.

Ir cantando sobre la tierra,
por siempre princesa mariposa.

Esperar mujer joven sus estrellas,
sus besos y
sus sueños.

Hablando del amor

Hoy no tengo ganas de hablar del amor,
el amor no es nada,
el amor cualquier sentido y
sin palabras.
Solo se siente,
solo se palpa,
solo se comparte.

Es el sentimiento más divino.
Las virtudes que un hombre y una mujer
tienen cuando les llega el amor.

¿Para qué preguntar, qué es el amor?

Si el amor es dulce,
es apetitoso,
lo que tenemos todos,
pero que no queremos que lo vean.

¡Nos da miedo el amor!

Porque el amor,
nos duele,
nos hace sufrir,
con el lloramos y a veces,
somos presa de nosotros mismos.

¿Cuántas veces hemos estado
expuestos a contagiarnos del amor?
El amor es una enfermedad y de la cual,
no existe vacuna alguna.

Muchos comemos a nuestras horas,
realizamos rutinas de ejercicio y
cumplimos los mandatos del cielo y de la tierra.
Llevamos una vida decentemente correcta
Para evitar en caer en el amor.
Pero ¿Quién se ha salvado del amor?
Si todos venimos del más valioso sentimiento.

El amor hace sentir los latidos del corazón,
las inhalaciones que corren
por las cuencas de la nariz;
llevan el aire a los pulmones,
nuestro cuerpo vive y es feliz.

Es una maquina de amor,
donde todo es perfecto.
Cada parte entra en movimiento
cuando queremos que se mueva y
siente todo lo que queremos que sienta.

Aburrido sería pensar en cada
parte que interviene en el amor:
En las etapas de un nacimiento,
de un cortejo,
de un acto,
de una mirada,
de una sonrisa y
de un llanto.

Desde que nacemos
Sentimos amor,
cariño de nuestra madre.
Acariciando su vientre,
cuando escuchamos el tarareo de aquella
canción melodiosa que invita a bailar aquel vals.

Pateamos la bolsa maternal,
para hacernos resaltar,
alegres y felices.
No nos importaba nada.

Sentimos amor cuando escuchamos
las palabras de nuestro Padre,
a través del cordón umbilical o
al sentir su palma por encima
del vestido de nuestra Madre.

Protegiéndonos; no se de que,
pero cuidándonos con amor

¡Eso es amor!

El amor más limpio,
el amor más puro,
el amor que se recibe durante 9 meses,
el más tembloroso y
el más real.

Todos una vez,
fuimos producto del amor.
El amor es indestructible,
intransformable,
no se puede alterar,
no se corrompe.

¡Nacimos todos de la unión de un hombre y una mujer!

Difícil pensarlo,
pero efímero sentirlo,
palparlo,
captarlo y
sencillamente decirlo.

Por eso no quiero hablar del Amor.
El amor es loco como uno solo,
es un juego,
un juego,
un juego que divierte a los que se aman.

Aquellos que lo dejan todo,
porque no tienen nada,
solo esas manos,
esas bocas,
esos cuerpos que lo sienten todo,
que no sienten nada.
Caminan como si volaran,
como si el tiempo no pasara,
como si la vida no cesara.

La mujer se entrega inocentemente al amor,
al sentimiento inexplicable;
pero que todos una vez concebimos.
Sabe como hacerlo,
es un don que la mujer sea la más tierna,
la más adorable y
la más dulce.

El hombre se entrega a las caricias más sensibles.
Se entrega a la mujer porque le inspira,
le da fortaleza;
también pasión y
bondad.

A cambio,
la cubre,
la protege,
le acompaña a cuidar a los hijos,
le aconseja en como vivir,
la defiende y vive por ella.

Para ellos el tiempo no pasa,
se detiene.

No miran que la vida sigue,
el amor impulsa los movimientos insensatos y
los sentimientos de cada uno,
de uno mismo.

Hoy no tengo ganas de hablar de amor,
porque del amor se habla siempre,
todos los días.
Que si duele,
que si llora,
que si muere.
Es la vida,
es la muerte.

El amor existe,
hace vivir a los que aman,
para aquellos que siguen la continuidad de su existir,
porque así quieren vivir.

La beben a cantaros,
en los ríos y mares,
sin importar la propia soledad que les acompaña.

El amor es la nada y lo todo,
una silla,
una mesa,
unas manos que tocan,
que tocan todo lo que se toca.

Para verse en el espejo,
para lavarse y mirar el amor
que lo es todo,
que lo es nada.
.
¿Para qué hablar del amor?
Si el amor lo queremos tanto,
tanto, tanto,
que si de verdad lo cuidáramos,
lo amarraríamos con cadenas a la pata de la cama,
para que no se saliera.

Nos calificarían de celosos,
soberbios, vanidosos; y lo peor,
secuestradores y torturadores por utilizar
flagelos metálicos y prohibirle que salga.

¡Por eso, no quiero hablar del amor!
Porque es una gota de inalcanzable cielo,
un sueño que hace que despierte cuando más te quiero,
cuando simplemente duermo y no siento nada.

Hablar del amor olvida los recuerdos malos,
también los feos,
pero hace momentos,
a que momentos aquellos,
en donde lo que más importa,
es sentir esos sentimientos profundos y necios.

Necios sentimientos que me obligan a retroceder,
para sentir eso que llamamos
¡amor, amor, amor!


Ángel de la Guarda

Hace dos días camine por lo andenes
de este metro de la ciudad y
me puse a pensar sobre todos los sucesos
de mi vida.
Los buenos y
también, los malos.

Pobre de mi Ángel de la Guarda,
cuanto trabajo tienes.

Desde que nací me dijeron que ya tenía un Ángel.
Un Ángel de la Guarda,
que me protege de noche y de día.
¿De qué?
¡No se!; pero me dijeron eso.

Yo no lo se de cierto,
nunca lo he visto,
ni me lo han presentado y
siento que no estoy solo.

Miro hacia atrás y no hay nadie.
Con mis ojos llego al cielo,
no veo más que un sol
que me lastima
y me calienta.

No se,
pero dicen que tengo un Ángel.
Un Ángel de la Guarda.

No puedo decir que no me ayuda.
Me han pasado tantas cosas extrañas.
Mis amigos dicen,
que puede ser la mala suerte,
pero otros;
que mi Ángel de la Guarda tiene mucho trabajo.

Y yo pienso que si tiene mucho trabajo,
porque nunca lo veo,
esta muy ocupado y es mas,
nunca esta para concertar una cita.

Aunque no me crean,
quiero conocerlo para platicarle tantas cosas.
Quisiera ayudarle a que pueda exigir sus derechos,
que por lo menos,
descanse un día a la semana,
que no tenga jornadas como los policías de 24 por 24.

Quiero salir a jugar con el,
brincar la cuerda,
pero también,
para enseñarle a defenderse
de los villanos de esta desgastada vida,
porque se ha de topar a cada instante con ellos.

A recomendarle lugares donde
pueda comer sabroso y limpio,
porque hay tanta gente tan sucia
que se enfermaría de algo.

Y sobre todo,
que tenga unos centavos
para que pueda comprar ropa,
golosinas o para ir al cine.

Además,
que tenga una prima vacacional,
un seguro de vida porque se lo merece,
porque trabaja muy duro.

Bueno eso dicen mis padres,
que tengo un Ángel de la guarda.

¡No lo veo, pero siento!

Los amantes

Los he visto en las oficinas,
en los trenes,
en los jardines,
en los teatros,
en los cines y en los callejones que no existen.

Esos cuerpos,
esas manos,
esos senos,
esas caderas y esos dedos amarrados y unidos.

Los femeninos cuerpos ofrecen
delicadas curvas al tacto ajeno de la piel,
a los miembros,
a las neuronas de mentes y caricias retorcidas.

Delicadas aureolas,
que necesitan ser probadas
por la tibieza de las lenguas,
voluntariosamente ofrecidas
a mojar los vaivenes de las circunferencias y
de los voluminosos pezones.

Cierran sus ojos y aprietan las puntas
de los pies como aguantándose un dolor profundo.

Abren sus labios como para
dejar entrar los suspiros más mojados,
sintiendo entre sus piernas
las caricias más indiscretas y tiernas.

Los he visto con las prendas
que caen entre las curvas nobles,
brizeadas de sudor,
mintiendo a sus sentidos
el pudor con las cortas y deslavadas
ropas que llevan su movimiento.

Flores revolcadas por el viento,
entre las miradas ajenas que tocan
con las pupilas como presagios de conquista.
Diminutos nudos de nervios entre los tejidos.

Encima, a los lados y debajo de los escritorios
tocándose a cada rato,
sellados por las caricias más divinas.

Dentro de los elevadores bajándose las medias,
probando el néctar de sus pieles,
metiendo las manos debajo las faldas,
o con esa mirada penetrante
entre las botonaduras de sus senos relucientes y claros.

Los he visto entre los vagones del metro por las mañanas.
Entre tanta gente,
apachurrados,
el uno al otro,
sin decirse nada,
como si no pasara nada,
mirando aromas dulces y respirando
guiños de ojos suavemente.

Sin querer se dejan ver,
debajo de lo árboles,
en los jardines,
en los parques,
en las fuentes y
en las aceras.

He visto al hombre y a la mujer
Fundiéndose con una mirada,
un beso o una caricia.
En las Noches,
entre un cielo oscuro y luces artificiales
realizando el acto verdaderamente.

A veces comienza el hombre,
en otras,
la mujer.
Suave y cariñosamente,
como demostrando quien se impone,
quien quiere más o quien es el más fuerte.

Y los he visto en los lugares olvidados,
estacionamientos,
escuelas,
atrás de los salones o de las cortinas,
en las iglesias,
en los hospitales y
dentro de los automóviles y taxis.

Como si fuera ciego,
o ellos creen que no me doy cuenta
de sus amores ocultos,
suaves,
apretados,
engañándose o queriéndose verdaderamente.

Te quiero

Si supieras que te quiero a todas horas
pero me guardo todo
por detener la vida y no perderte.

Te quiero completa y
junto a mi cuerpo,
sintiendo toda tu alma.

En las mañanas de tráfico,
en las tardes de lluvia y
en las noches que no estas.

Y tu tan solo te preocupas
por lo que deseas o no tienes.

Yo solo te miro tontamente de amor,
perdiéndome en tus palabras
que salen de esos labios rojos
que no escucho pero siento.

Los tomo de vez en cuando,
aunque siempre te enojas de algo.
Que me venga,
que me valla o que te encuentre.

En ocasiones desaparecemos
o nos escondemos en las divinidades del cielo
hasta que sentimos la necesidad de coger el agua
o de comenzar nuevamente.

A todas horas,
todos los días te adoro y
te quiero perdidamente,
pero también, hay segundos
que deseo no buscarte y
sinceramente quisiera perderme de ti.

No saber nada de ti,
ocultar mis problemas y pensar en asuntos
que son míos solamente,
olvidando tu cuerpo y tu forma.

Pero ¿Quién te quiere nada como te quiero yo?
¡OH!. Pequeña mía.

¿Quien soy?

Soy dolor,
risas,
fuerza y
llanto.

Siento como un hombre,
pues soy de carne y hueso.
Con infierno y sin diablo.

Violando la única posibilidad
de salvarme de esta guerra
de poder y espanto.

Lugar donde me refugio de la maldad,
la corrupción y
la intolerancia.

Lucho contra las cadenas de la esclavitud,
la deshonra y
la rebeldía por mantenerme en pié,
pese a los desencantos de la gloria.

La vida misma por delante de todo.
En busca del sueldo más preciado,
los sentimientos escribanos por decirlo todo,
aunque el destino sea morir siempre vivo.

Mencionar y decir
en cada parte de mi,
un verso,
una estrofa o
un llanto.

Veo la realidad
tal como es.

Se siente todo y
cada uno de nosotros,
imposibilitados e inválidos a
estar en el congelador
del tiempo y del destino.

Espera como costra amarga desde adentro,
lenta,
lejos y
desconocido.

El político (Tozov Politicov)

El hombre es un animal político por naturaleza,
lento,
voraz,
torpe,
amargo y
sin sentido.

Es un Hombre por el desarrollo
de la primera relación de Dios,
tierra,
agua,
fuego,
aire y
el olvido.

En su alma tiene los más nobles
sentimientos humanos,
pero es el mejor actor
de una obra teatral de la vida.

Es el mejor verdugo de los enemigos y
el más paternal de la familia.
Un don divino.

Fuerte desde adentro
de los pozos de agua,
viento y minerales que trepan
como la asfixia de invasión
de las noches y los días.

Como costras que nacen,
viven,
matan y
mueren en las heridas de la sociedad.
Más allá siguen naciendo,
generación tras generación.

Son una familia,
Indestructibles,
mientras la razón de unos cuantos
valientes decida la vida de los cobardes.

Buscan resucitar uno tras uno,
como un silencio que no se deja ver,
algo que no se deja tocar desde muy adentro,
que no quiere salir.

Ocultan lo que no quieren
que veamos cuando
todos lo estamos mirando.

Natural como la vida misma,
arruinado y condenado a existir
amargamente.

Para unos como una lengua
que sale desde la garganta
para decir lo desconocido.

Calla rápidamente o cambia como camaleón,
tiene el derecho de retractarse,
nunca pide disculpas cuando se equivoca,
porque el cree que no se equivoca nunca.

Lento como el tiempo que busca
la arruinada quietud del tiempo prenatal,
no deja procrear antes
de lo que no se es,
anuncio y profecía.

Voraz como la plaga que invade a todos,
poco a poco,
dejando huella en este aire apretado y
contaminado por el mismo,
haciéndonos creer que no sabemos
lo que el cree que sabe.
Sin sentido y sin ruta.
Como un natural político animal.

No lo supongo

Yo lo se de cierto,
no lo supongo,
pero el hombre y el poder siempre se quieren,
se van amando desde que crecen,
despacio y poco a poco.

Algo dentro de sí,
les dice que se amen,
que no se suelten.

Los dos hacen el amor y
se penetran como la hembra y el macho,
se unen el uno al otro;
en uno solo.

La relación se hace en silencio
como se fecunda un niño desde la placenta,
adentro.

El poder umbilical los une.

Movimientos necios el uno al otro,
no les importa dormir en cualquier
lado y entre brazos ajenos.

Creen que lo piensan todo,
mirándose desnudos como si fuera
la primera vez de su fantasía,
su pecado y su vergüenza.

Saben que los dos son uno solo,
que son:
ella de su costilla y el de la creación.
¡No tienen miedo!

El conquista al poder y los dos son uno solo.

Yo lo se de cierto, no lo supongo.


Presidencia

Yo conocí un presidente de un país lejano.
Se movía sigilosamente,
se cuidaba de todo,
pero la gente lo miraba de frente.

Poco a poco le crecieron los hombros,
las manos,
los pies,
el sombrero y los bolsos,
como si todos,
también, crecieran en ellos,
tan ligeros y limpios.

Siempre decía tanto,
tanto,
no se que cosas.

Su bigote lacio y sus ojos necios miraban
abajo como dibujar;
un lo siento.

Ahora que lo vi,
ya no camina de frente,
se oculta de todos,
no puede disimular que el tiempo pasa y
la historia camina sonriente.

En un instante,
a punto de llorar discretamente,
mira hacia los lados.
Sonríe a sus simpatizantes y
Seguidores; y
muy discretamente llora y agacha la cabeza.

El presidente continúa en su silla,
necia junto al balcón y
canta una canción.
¡Hay gente mía,
gente mía
como me duele gobernar esta nación.
lo siento mucho!
¡Lo siento de corazón!

Edades

Recuerdo.
No me dejaran mentir,
pero la edad mas bella y
más loca son entre los 20 y 40 años.

Es la edad en la que queremos jugar,
correr,
saltar y
amar todo lo que se ame.
Sentir todo lo que sea posible.
¡Nos comemos la vida a puños dirían algunos!

La muerte no cabe para estas edades,
para estos momentos,
eso es cosa de los viejos,
de los que nos quitan el aire,
de aquellos anticuados o fuera de tiempo,
los clásicos abuelos o padres
que se enojan porque uno fue un glotón,
por llegar tarde de una fiesta o
por no hacer la tarea.
¡Eso dicen ellos!

Todos alguna vez fuimos un destiempo.

Bailamos con todo lo que se movía,
íbamos a donde girara una falda.
¡Ho! Como las mujeres dicen ahora,
de dinero,
alto guapo y
que tenga un par de caderas bien puestas.

Es la edad donde todos hacemos
las peores tonterías de nuestra vida o
realizamos los mejores sueños.

Algunos se embarazan,
otros se juntan o
finalmente se dejan.

Se arriesga a todo sin cuidarse,
sin cuidarla.

No nos importa nada,
solo sentir bonito,
suave o rápido.

No importa que,
pero sentir algo,
es como sentirlo todo.

Nos comemos el momento
sin deleitar un solo bocado,
que importa,
existe abundantemente.

Muchos a esa edad nos
preocupamos por tener pareja,
por tener la reina de la casa o
el príncipe azul y sin pensar;
que ella iba ser la dueña
de nuestros sueldos o
la que le tocara lavar,
cocinar y
criar a los niños toda la vida.

La vida tan larga como la vida misma,
que importa.
¡Tenía Hambre, me la comí a puños!

Ya no quiero

Habría que escuchar aquella canción
que toca en la consola del cuarto de a lado.

Bailar por un rato,
abrir mi corazón y
tomar la vida a cantaros.

Uno es un hombre dormido
frente al monitor,
mirando,
solo hablando,
solo,
aburrido con dolor,
sin mujer y con llanto.
Solamente soñando.

Ya no quiero seguir pasando
todos los días,
solo mirando,
tocándome mis manos,
la cara y
con lágrimas de canto.

Tengo hambre de amor.
Quiero dejar por un solo momento
encerrado el alma y
el llanto.
Volar y sentir lo que somos un instante,
soñando.

Recordar las líneas que leo
con las sombras del cigarro,
sintiendo cada letra que me rodea
para quitarme el espanto y
sentir los tiempos de literato o
decir algo;
que somos un canto.

Sentado,
solo mirando,
moviendo teclas y
micrófonos.
Viendo como pasan los tiempos
del reloj de mi mano,
dando giros lentos,
otros rápidos.

Contando solo segundos,
minutos y
horas,
para que al final se vea
el tufo del tiempo
atropellado y apretado.

En esta capital llena de vientos
negros y de lloviznas ácidas,
solo contemplo las hojas que caen
dudosas de saber un tanto.

Por la tarde el cielo azul y
blanco se siente fresco,
tibio y
calido.
Sintiendo este momento grato.

Hoy quisiera estar solo llorando,
en la acera fría,
junto aquel árbol o
subirme al ferrocarril que ya no hay,
para gritar con fuerzas
¡Soy libre!
Aunque sea por un rato.

Si tuviera una mujer,
me la pasaría besándola,
si yo fuera el hijo jugaría sin pensar
en dormir y en comer,
no se hasta cuando.

Quiero que pase algo,
caminando entre los saltos
de las piedras y los marcos.

Habría que pasármelo,
lento,
muy lento,
aunque el perro que ladre fuerte,
no callase con la caricia de mi mano.

Ya no quiero segur pasando
el momento mirando.
Sintiendo que la vida pasa
como un tonto,
aburrido del destino,
al que le alumbra la luna en esa noche
que camino cantando.

Quisiera que pasara algo,
que mi gato güero cantara a su gata que no tiene o
que me escucharan si leo un cuento mudo y
que mi sueños fueran verdad para vivirlos por ratos.

Ya no quiero la verdad,
ya no quiero que esto sea a diario,
que los pájaros canten en las noches,
para que todos amantes se sientan aturdidos y
como unos tontos.
¡Mirando!


Los sentimientos

Los sentimientos son la cosa más divina,
son las virtudes que un hombre y
una mujer tienen cuando les llega el amor.

¿Qué es el amor?

El amor es dulce,
es apetitoso,
es lo que tenemos todos,
pero que no queremos que lo vean.

Nos da miedo el amor.

Porque el amor también nos duele,
nos hace sufrir,
con el lloramos y a veces nos hace
presa de nosotros mismos.

¿Cuántas veces hemos estado expuestos
a contagiarnos del amor?
El amor es,
también una enfermedad y
de la cual no existe vacuna alguna.
Muchos pensamos que
comer a nuestras horas,
realizar las rutinas de ejercicio,
en cumplir los mandatos del cielo y de la tierra.
Llevar una vida decentemente correcta
para evitar en caer en el amor.

Pero ¿Quién se ha salvado del amor?
Si todos venimos del más valioso
sentimiento que es el amor.

El amor hace sentir los latidos del corazón,
las inhalaciones que corren por las cuencas
de la nariz y que llevan el aire
a los pulmones para que nuestro cuerpo
viva y sea feliz.

Una maquina de amor.
Todo es perfecto,
cada parte entra en movimiento
cuando queremos que se mueva y
cada parte siente,
lo que queremos que sienta.

Desde que nacemos sentimos cariño
de nuestra madre acariciando su vientre,
escuchamos el tarareo de aquella canción
melodiosa que invita a bailar aquel vals,
bueno a patear la bolsa donde nos mantuvimos
alegres y sin que nos importara nada.

Escuchar las palabras de nuestro padre
por el cordón umbilical o
sentir su palma por encima
del vestido de mamá.
Protegiéndonos no se de que,
pero cuidándonos con amor.

Eso es amor.

El amor mas limpio,
el amor más puro,
el amor que se recibe durante 9 meses,
el más tembloroso,
el más real.

Todos una vez fuimos producto del amor,
el amor es indestructible,
in transformable,
no se puede alterar,
no se corrompe,
pues nacimos todos de la unión
de un hombre y una mujer.

La mujer se entrega inocentemente al amor,
al sentimiento inexplicable
pero que todos una vez concebimos,
el hombre se entrega
a las caricias más sensibles,
la mujer sabe como hacerlo,
es un don que la mujer sea la mas tierna,
la más adorable.

El hombre,
también se da a la mujer porque le inspira,
le da fortaleza y
le aconseja en eso,
que se llama amor.


Poesia moderna, reflexiones para acaparar oídos sordos
Parece ser un buen momento
para reflexionar por cada cosa que hacemos.
Cada una de esas manifestaciones
que tratamos de explicarnos a uno mismo; y
que enseñamos a los demás,
no para que aprendan,
tal vez para que nos escuchen.

Podría estar hablando de todo,
de mucho o simplemente
para acaparar el espacio vacío que dejan,
de utilizar un micrófono sin importarme nada,
si se corta,
si se escucha mal,
si es en estereo o
si es en monoaural.

Que importa,
ustedes no lo notan,
solo aplauden,
solo cortésmente dicen:
que bonito que bello;
bravo,
aplausos,
aunque no sepamos si se comió la coma,
si se salto punto,
un punto y seguido.

Que si tiene métrica,
si es un monólogo,
si son mensajes privados,
si son saludos a los amigos:
de Argentina,
Colombia,
Brasil,
Uruguay,
Paraguay,
Costa Rica,
Ecuador,
Guatemala,
El Salvador,
Puerto Rico, Chile,
Perú,
Colombia,
Bolivia,
Cuba,
España,
Portugal,
Estados Unidos,
Canadá y
México.

Que más da;
cortésmente les saludamos
aunque la realidad,
no sabemos si son de alli
o de allá.

Aunque siempre salga a la defensa el patriotismo,
la religión,
el ateísmo,
la cultura,
o el orden por llevar una sala con turnos,
donde muchos participantes nuevos,
jóvenes y
veteranos en Poesía,
se disputen por la participación de decir algo,
de decir nada,

Por el canto,
por la lectura,
de poemas propios,
de plagios de autores,
conocidos y desconocidos.

Por un ¡hola estoy probando mi equipo de audio!
o un saludo,
una despedida o
un, ¡ya regresé!

¿Que somos?,
¿Que acabamos siendo?
¿Poetas libres?
¿Poetas públicos?
¿Poetas desconocidos?
¿Poetas internacionales?
¡Ho! Simplemente
¿jugadores de palabras o aprendices de lectura?

Donde difícilmente,
muchos hacemos poesía o
tratamos de hacerla.

¿Repetidores de las lecturas de autores famosos?
¿Famosos por su sabiduría,
suerte,
herencia o cercanías con el poder y la publicidad
del rating?

Nos inyectan como una droga;
muy efectiva,
barata y
rápida.

Nos alimentan de sus muy ocultos sentimientos,
induciéndonos a seguir sus estilos,
sus mediciones geométricas y
gustativas del olfato,
del oído,
del gusto,
del tacto,
de la vista,
del sexo,
de la pasión,
de la vulgaridad y
de la decencia.

Seguimos en la ordenanza de vivir,
tan sublime,
tan corrupta pero tan necesaria
vida de dimes y diretes,
donde una palabra,
cambia nuestros semblantes y
nuestros estados de ánimo.

Un saludo,
un beso,
un virus y
el desorden de los turnos,
acaban haciéndonos
los más salvajes y bárbaros
animales racionales lectores y poéticos.

Sin saber que solo deseamos
un poco de silencio para nuestras almas,
o un poco de ruido
en estas tan preciadas máquinas
que nos fortalecen y
nos llenan,
lo tan vacíos que están nuestros corazones,
nuestras almas y
nuestras esencias de vivir en la Tierra.

Nos olvidamos de lo que realmente
queremos ser y no somos.

Hombres perfectamente gozosos de felicidad.
¡HO! ¿Poetas cultamente aprendices de la vida,
del sentimiento del amor,
del odio,
o del canto más profundo de nuestro ser?

La nada

Tengo ganas de dormir
pero pienso en la nada.
La nada que me dice todo
acerca del vacío de mis pensamientos.

Cada uno de esos momentos de reflexión;
de esos tiempos que son vitales
para la realización de los proyectos,
de las políticas y del mandato
de los movimientos de mi propio cuerpo.

Bostezo,
cierro los ojos,
respiro profunda y delicadamente,
siento como entra el aire por mis cuencas nasales,
el calor me agobia,
es incesante y me obliga
a dormir para no pensar en la nada.

Escucho el mínimo zumbido,
aquella mosca,
aquel zancudo
que cortésmente me saluda,
aleteando cerca de mis orejas,
molesto y gangoso,
no le entiendo.

Tan diminuto es,
que no lo veo.
Simplemente los percibo y
me esfuerzo por darle mi mano
para callarlo cortésmente y
de un solo tajo.

El ventilador trata de a apaciguar el calor
iracundo que invade las intimidades de mi habitación.
Calor que no respeta a nadie,
a los niños los hace llorar,
a los transeúntes los invita a tomar algo frío,
tal vez un refresco de cola o
por lo menos un rico raspado de tamarindo.
Que insolente,
me golpea todo mi cuerpo y
me obliga a desfallecer y caer en este terrible,
pero tan necesario sueño para pensar en la nada.

La nada que lo es todo.
Lo contrario a lo que no es,
el finito de los días.

Pero que importa,
al mosquito no le interesa,
me dice tantas cosas y
no le entiendo,
tiene otra lengua,
otro idioma,
otro color,
solo está urgido de resaltar su presencia.

No me interesa,
cojo las sábanas para taparme y pienso,
pienso en todo lo que pareciera ser lo todo,
pareciera ser la nada.

Búsqueda

Hoy estoy pensando
en todo lo que buscamos.
En eso que no encontramos y
siempre sufrimos por no saber.

Por no saber a donde vamos.

Muchos andamos por andar,
por seguir,
porque estamos vivos o
porque simplemente seguimos
una rutina de vida,
lenta,
rápida o
veloz.

Amarga soledad ingenua,
nos aprisiona,
nos ahoga en un llanto
profundo desde adentro.
Remotamente lejos.

Siempre buscamos algo
para no aburrirnos,
soñolientos,
pensando no matarnos,
querernos,
adorarnos.

Cada instante buscamos encontrar algo,
un milagro,
la vida o quizás,
la muerte.

Tratamos de encontrar; y
lo único que encontramos es dolor,
presencia de luz en las ventanas de nuestra alma.

La pasión en la carne,
en cada célula que solo busca
reproducirse aunque no quiera.

Ellas no se preocupan por usar preservativos,
no tienen tiempo de complejos o
de pensar en la sobrepoblación.

No tienen pena,
se reproducen desnudas,
a la hora que sea.
Ellas no piensan no olvidan,
encuentran.

No están solas,
no les preocupa nada.
La soledad no les agobia,
no buscan,
encuentran.

¡Que cosas!
El hombre busca,
no encuentra.

Las células no buscan,
encuentran.

El hombre sufre de soledad.

Las células se acompañan.

El hombre se espanta
si embaraza o va dar a luz.

Las células no piensan en que comerán.

Solo comen,
ríen,
cantan,
juegan y
danzan entre luces y sombras.

Ellas saben a donde van.
¡Y yo!
Buscando algo en mi triste vida.

Descripción

Muchos de nosotros lo hemos mencionado,
hemos descrito con lujo de detalle
todo lo que hacemos,
lo que queremos,
lo que oímos,
lo que tocamos,
lo que decimos,
lo que lloramos.
Porque reímos y
porque cantamos.

Siempre escribimos y narramos.

Sobre la mesa,
en la acera de la calle
cuando nos paramos a mirar
tantas curvas de las bicicletas,
de los autos,
de los semáforos y
de tantas mujeres que pasan.

Siempre hablando de los lugares olvidados,
añorando,
extrañando,
bajo la lluvia o el sol,
en las playas o en los ríos.

Simplemente del hombre,
de la mujer,
de la vida,
de la muerte,
de las frutas,
de la carne,
de los animales,
del dolor y
del placer.

Si hablo de la mujer,
hablaría cosas bellas,
pues no encuentro nada
que no tenga un lugar incorrecto,
si las comparo con las flores
no sería justo,
pues las flores.
también son bellas.

Si las adorara no sería valido,
me condenaría,
pues Dios y la Virgen
¿Dónde quedarían?
Seria buscar más allá de lo que no encuentro.

Describiría desde muy adentro,
sentimientos,
ojos,
voz y
tiento.

Mejillas,
pestañas y
pensamiento.

Mirada,
ternura y
aliento.

Cintura,
pechos y
queriendo.

Caderas,
piernas y
momentos.

Color,
cabello y
aprieto.

Sentido,
risas y
comiendo.

Atención,
detalles y
durmiendo.

Hijos,
placer y
muriendo.

Sin embargo,
¿Qué ofrezco?
Pido mucho
¿tal vez?
No entiendo.

Apoyo,
atención y
sonriendo.

Seriedad,
honor y
viviendo.

Cariño,
protección y
sentimiento.

Ojos,
mirada
y encuentro.

Movimientos,
extasis y
viviendo.

Respiro,
besos y
durmiendo.

Abrazos y simplemente,
diciendo.

Hablamos y decimos
todo el tiempo de todo,
de otros y
de nosotros mismos.

¿Pero quién soy yo para saber que soy yo?
¡Si solo se, que se, que tú.

Lopsoale

La fresca noche de la primavera
se parece a tus ojos claros,
tu simpatía contrasta con los inmensos
colores que me parecen un gran amor.

Esa pasión ardiente que te tengo,
ganas de que estés conmigo
como cuando se necesita
mar a las sirenas y
el espacio a las estrellas.

Por ti,
Siento que la vida es diferente,
el cantar de los pájaros es más armonioso
como las olas del mar a las conchitas
de las caracolas vacías.

Titubeo ante tu silueta hermosa
parecida a las rosas frescas
por la brisa de la mañana.

Siento tus labios que me saben
al néctar de las flores dulces
de las praderas asoleadas...


Carmen

Que hermosa eres, tu silueta de ninfa,
sirena de Zeus, cuerpo trigonométrico.

Mirada de ojos claros como la miel,
delicada ante el cabello suave, castaño.

Un todo en ese tamaño
exacto a tu forma y curvatura.

Kaery
De fragancia fresca y
dulce como el ceñir de las flores
por el sol de cada amanecer,
el cuerpo que tienes,
desnudo,
refleja la simetría de una ninfa
resplandeciente,
esos ojos,
esos labios rojos,
pétalos de flor.

La miel de tu sonrisa,
suave como el aire,
el coqueteo que tienes
al mirar cuando estas cerca de mí.


Palabras

¡HOLA!
Bizcochito de azúcar
No
Puedo
Más
Y te lo
Voy A
Decir ¿?
¡Te quiero violar Gusano Naranja!......¡Hay voy!...runnnnnnnnn. ¡Uffff!.


Más palabras

Eres lo mejor que tengo en la vida.
Gracias por tu apoyo y tu confianza.
Perdóname por estas dudas.

Quisiera estar contigo todo el tiempo,
no puedo vivir sin ti.

Cada día que pasa te quiero más.
Juntos la pasamos muy bien.
No lo olvides nunca por favor,
te quiero mucho,
perdóname por tantas dudas tontas,
ya no voy ha dudar.


Los mensajes

Bueno me tengo que ir hasta la tarde.
Son las 8:15 PM y no tengo trabajo,
8:16 y pienso mucho más en ti.
Son las 6:17 y quisiera saber
que estás haciendo,
te necesito.

Son las 8:20 y te sigo extrañando.
8:22 y te extraño mucho más,
te necesito.

Las 10:00 y no se me ocurre nada,
lo siento.

Bueno hasta mañana.

La Bolobana de Teomitzi Michelliana.




Azul de los recuerdos

Se vistió de azul,
De ese azul no me olvides
convertido en una flor.

Era un día nublado
de esos que olvido el sol.

Un azul combinado de
recuerdos y tristes gracias.
Color ojera de mujer al amanecer.

Mujer que insita los sentimientos y las razones,
Pero duele pensar
lo que es y no debiera para mí.

Lo bueno de azul queda para ti,
La vida corre y grises
las sombras de la puerta al miedo.

El cabello escurre,
se dejan caer gotitas
de hidro que se consumen
hasta el último eslabón
del sin fin de enredos
de la Virgen en el pecho.

A lo lejos el eco de la melodía,
Frases,
momentos y recuerdos.

Al cielo solo las reflexiones
de una vida y susurros de miel,

Rondar por tu balcón
en la noche azul
que se termina para
dejar atrás,
la puerta al miedo.

El querer

En el tronco de un árbol,
tus ojos,
voces,
tu nombre y el mío.

llorosos de tanto tiritar.
Solo gritos inconfundibles,
todo,
no se,
sin embargo,
hay algo que pasa.

Lejos de ti,
costumbre no es,
doloroso es querer y
difícil decir lo que se siente.

No puedo,
lo intento,
me arriesgo.
No se.


La espera

Solo espero.
Empapadas están
las ropas que cubren mi ser.

-¡Ya no te quiero!
-¡Ja, ja, ja! –se burlaban en la calle.

El cabello escurrido y aplanado,
solo se deja caer gotitas de hidro
que se consumen en los sus senos.

Ya no ha de sufrir el corazón,
espero,
nacimos para querernos y no hacernos daño.

A lo lejos el eco de una melodía.



Ansiedad


Frases,
momentos,
recuerdos y
manos que cubren
parte de nuestras entrañas.

Ansiedad por abrazarnos,
tenernos y solamente regresar.

Sueños de no soltarnos.
estar hasta la muerte,
estar juntos.

Reflexiones de una vida en rosa o
en azul pastel.

Susurros de miel,
rondar por tu balcón.






CAPRICHOSA
Autor: Ana Magdalena y Manuel Alejandro

Lo que quieres no lo sé,
yo no puedo comprenderte,
caprichosa como el viento;
hoy me pides más amor,
mañana que te deje.

Que te alcance aquella flor,
queme suba a aquella rama;
que me quede, que me vaya,

que te abrace fuerte,
que te diga adiós...

Caprichosa en el amor,
como barca solitaria,
como niña enamorada;
hielo puro y, al momento,
fuego que me abraza.


Lo que quieres no lo se...

Que te bese sin parar,
que de amor te vuelva loca
y cuando mi piel galopa
por tu piel suave
empiezas a llorar.
UN POCO
Autor:Teomitzi (Fernando Arturo Sandoval)

Anda si lo sabes,
trata un poco más, estoy cerrada,
no tanto porque duele,
siempre, siempre, a todas horas,
¿?

Tú puedes es para ti,
sí, pero mejor al revés,
siempre que te quedes, pero no te salgas,

Mucho,
En un día.

Hasta el infinito,
Sola, sola,
imagina,
ardo por ti,
a mí el fuego me quema, pero cuando estoy contigo, imagínate......

Si lo sabes, ummmmmmmmm..

Si besos largos, largos y muy ricos como tu cosita; por cierto. La que galopa soy yo y rápido y fuerte. Cuando lloré fue la primera vez, pues me dolio. Ok.


La receta

Amor Batido

INGREDIENTES
5 tazas de amor.
4 tazas de fidelidad.
2 tazas de compresión.
2 taza de amistad.
6 cucharadas de esperanza.
3 cucharadas de ternura.
3 partes de fe.
1/2 Costal de alegría.

INSTRUCCIONES
Tomar el amor y la felicidad y
mezclar con fe.
Agregar ternura y comprensión.
Aderezar con amistad y esperanza.
Condimentar abundantemente con alegría.
Hornear con rayos de sol y listo.
Servir todos los días con mucho amor.
Este es un arco iris de mi corazón, es para ti. –
Una poesía cantada querida.[1]

El Caminito

Es un caminito que va a tu alma,
esta flor para la esposa que quiero,
que sonría feliz siempre por toda la vida,
por los siglos de los siglos,
amen.

Nubes para ser ligeros y
poder volar juntos al cielo.

Peces para nadar juntos y jugar.

Un bosque para respirar aire puro
de amor y una casa donde vivir.

Es lo justo.
Necesidad

Necesito aclarar en mis pensamientos
he vivido tan rápido,
siempre de chiquita estaba tan sola,
ahora necesito más a la familia,
extraño mi casa,
tengo ganas de llorar.

No se porque,
si soy muy feliz,
a veces me siento tan sola,
tengo miedo de seguir viviendo,
y ganas de llorar.

No puedo aceptar los cambios y
acatarme al pie de la letra,
tengo miedo.

Son más grandes mis ganas
de luchar cuando decides
tener las mismas ganas de amarme
en la cama.

Seguir adelante aún en los momentos
más obscuros,
poder crear un idioma propio
entre nosotros para expresar
el amor entre nosotros y
sin lastimarnos,
me gustaría preguntarte.

¿no tienes Miedo, porqué?

Cuando estoy a tu lado
no siento miedo alguno y
cuando estoy separada de ti
tengo todos los miedos del mundo.

¿ando mal o no?

En un momento de soledad
no quiero sentir nada malo,
no quiero tener dudas,
no quiero vivir sola,
pero no quiero volver a ti.

Cuando nos enojamos es mejor estar sin ti,
así no nos hacemos daño,
pero te quiero y
estar a tu lado es lo único que pido,
no quiero tener soledad
porque es más fuerte que yo.

Sabes otra cosa,
te extraño muchísimo,
no se si a ti te pase lo mismo,
pero a mi,
ahora me he dado cuenta
que eres algo importante en mi vida.

Hay tantas cosas que no puedo olvidar.

¿Porqué?
Me quitaste mi libertad
¿Porqué?

En Zacatecas estuviera mejor.

¿Por qué me trataste así?
Yo no me lo merezco.
¿O sí?

Creo que si,
porque me lo merezco,
lo hice enojar y
además, le di picones y celos.

Lo siento,
Te necesito.


Me he olvidado de ti

Solo yo quedo
Me he olvidado.

Me he olvidado de ti,
de aquellos detalles,
de las caricias inocentes y
de tus miradas que no mienten.

Me he olvidado de todo,
todo lo que sientes
cuando llegó tarde,
cuando piensas,
cuando ríes,
cuando lloras y
cuando vives.

Tan es así,
que las caricias sucias
no se ven ni se sienten.

Me he olvidado
hasta del tiempo fugaz
que sobra,
después de pensar en tanto,
en nada.

Sólo hay distantes sueños
que se pierden.
Me cuesta,
me cuesta tanto acordarme.

La distancia nos abrasa,
nos cobija y
nos envuelve como regalo
recien comprado.

Con ese moño grande que se reparte
desde interior,
hasta las manos que lo reciben.

Pero quisiera tanto,
tanto quisiera,
que los instantes nuevos
reflejaran los viejos recuerdos.

Recuerdos viejos no por antiguos,
ni por recorridos,
sino por ser el máximo sueño
que una vez tuvimos.

Gracias amor mío,
mi amor es,
por los tiempos compartidos.
Compartidos tiempos,
que sin sentir,
recibimos.

Sentimientos puros que se
esfuman como el humo de la tasa
en la que una vez bebimos.

Gracias de vivir junto a éste que olvida,
lo que olvidado es.

Unas letras sueltas

El tiempo pasó y
no sólo eso la edad avanzó,
nos hace reflexionar sobre tantas cosas
que no hemos realizado,
que no hemos hecho.

Hoy me siento solo muy solo,
quisiera morirme,
ya tenía tiempo que no sentía esto,
lo tengo todo y no tengo nada.

Siempre me he preguntado a donde voy,
con tiempo y,
a qué hora,
hasta cuando esperar.

Es horrible.
Te busqué en la escuela y en los recuerdos,
te llame y no estabas,
finalmente estabas dormida.

Tarde húmeda,
los pájaros no se escuchan,
no se oyen,
solo el tráfico corre rápidamente
por las arterias de esta horrible
pero tan necesaria ciudad.

Noticias,
muerte,
nacimientos,
sida,
condones,
esperma,
café,
coca cola,
líquidos y más líquidos.

Miro desde el cielo y
los reflejos del sol me calientan
la sombra fría;
tanto, que impide que vea que pasa en la calle,
solo el semáforo verde que me indica cruzar la calle,
pero ya no hay problema no puedo morir dos veces.

El viento comienza a soplar
por la lentitud de los autos,
el humo trae ese aroma a Etérnity
y un solo suspiro.

Ya no imagino,
lo escucho.

Unas gracias

Hola mi amor,
solo quiero decirte esto:
gracias,
mil gracias por hacerme tan feliz.

Te amo,
tu siempre esposa Teomitzi.

Perdóname por no haber estado contigo.

Cabeza Agachada

Entre sus manos las flores blancas
como botones cerrados.

Nardos mojándose por el llanto
que le embarga su delicada
y tierna mirada.

Camina a la salida del camposanto
con su cabeza,
con su cabeza agachada.

Un Fin*[2]

Donde estarán,
amigas,
novia,
todo.

Donde andará mi suspirar,
mi calle,
mis zapatos y mi gabardina.

Los necesito porque aquí
hace frió en esta caja,
los gusanos salen de mis narices y
de mi boca,
pero no ciento nada
porque estoy en mi cuerpo y no lo estoy.

Recargado en la cruz los miro,
no lloren no he muerto,
solo he nacido.

Mi alma esta siendo lavada
por los ángeles quienes me cuentan y
me dicen tantas cosas.

Me leen y me cantan,
solo cantan.

Letras sueltas. .


Sabiduría[3]

Queremos saberlo todo y no sabemos nada.
Nos resumimos la vida en un solo instante,
en un solo momento,
en un rato de placer y éxtasis.

La realidad,
tu voz de nuestros destinos,
asevera el reflejo de tus actos.

Son el poderío de los gritos
de las neuronas de tu soledad.

Pero qué difícil es estar sin ti.
No te conozco y tú crees que si;
y sólo siento lo duro,
lo terso,
lo suave y lo bello.

Te extraño tanto[4]

Tus ojos prendidos al cielo,
Tus mejillas y ojitos bonitos
hacen que las nubes tan envidiosas y
celosas no me dejen mirar.

Son tus labios tormento
que no me dejan dormir,
tal vez si te digo más
de lo que siento,
te burlarías de mí.

Se que es una tontería
decirte que te extraño hoy.

Aquellas cosas que el tiempo no olvida,
están presentes.
Siguen atentos los recuerdos
dentro del corazón.

Llevo grabado tus deseos
en mi piel y en cada parte del cuerpo,
y el silencio aumenta
los recuerdos de la propia voz.

Olvidar el pasado que nos separó,
solo es posible recordar aquella flor,
aquel beso, aquel adiós, te quiero tanto.

Momentos inolvidables ante el propio tiempo.
Eres lo que más quiero,
has llenado mi vida de ilusiones,
alegrías y esperanzas,
y me has enseñado la felicidad.

Llenas mi mundo,
estas en mí,
y vives tal vez por mí.

Cuando estas a mi lado,
no tengo tristezas,
no hay lágrimas y llantos.

He compartido momentos maravillosos contigo.

Mirar,
oír y
sentir todo de ti.

Es mucho más que decirlo
todo en una sola palabra.
Decir te quiero,
sería decir lo poco de tanto
que llevo guardado por amor.

Me haces dichoso linda y vivo triste.

Inquietos son mis sueños
al recordar esos besos,
esas palabras.
Todo.

Libre es mi pensamiento,
infierno cruel el que vivo,
deseosos son mis sueños para contigo.

Los instantes los añoro,
así como todos tus encantos.

Nada es real,
triste mi imaginación
de no estar contigo.
Ven linda chiquilla
porque mi alma acongojada solloza.

Mi corazón fallece lentamente.
Ven que quiero volver a verte,
Ponte en los zapatos míos,
porque tuyos son.

Coge el momento y avanza,
no te detengas.

Un cualquiera

Se afirma,
se piensa,
se analiza,
se rumorea y
se cuenta.

Uno,
unos cuantos,
muchos.

En el interior de las salas,
dentro de los suburbios y
a fuera de los cafés;
de que Gustavo Adolfo Wurzer
es un joven poeta.

Que digo,
un poeta joven,
un pequeño poeta.

Uno,
unos cuantos,
muchos.

Todos ellos dicen,
que el es simplemente un poeta.
Un poeta culto,
el culto poeta.

Valioso pero al final de cuentas,
un poeta joven,
o más bien, un pequeño poeta.

El lo sabe.
Gustavo asombrado,
se alegra y salta.
¡Soy un del joven poeta!

¡Qué digo el pequeño poeta!

Como siempre contento,
comienza la faena; y
convencido de que es famoso.

Pero hay algo raro.
Solo es un sueño y
nadie sabe que es un poeta,
parece que su nombre no les dicen nada,

Y para colmo en su casa le dicen,
¡calmaos, tu eres Gustavo a secas!

Que triste,
que tristeza
que el pequeño poeta
no tenga un membrete,
una credencial
que les digan a todos
¡Alto saluden y vean al pequeño poeta!

Pero ¿Por qué a mi?
Se pregunta Gustavo.
Soy un simple y corriente llano humano.
Nadie me ve.
¡Soy un cualquiera!
un cualquiera que escribe pequeños poemas!

Frase

Para amar a alguien debemos amarnos a uno mismo.

El querer, desear y amar complementa los sentimientos del hombre.

La mujer y el hombre complementan la existencia de nuestro propio ser:
la humanidad que se genera y se reproduce todos los días para gozar y sufrir con nuestros sentimientos lo que queremos ser.

Vida, Muerte y algo más.

Frágil de papel

El amor a veces
nos sorprende.
El amor a ciegas
es un amor contigo tropezándose,
y como siempre
el tiempo pasa de prisa,
pero feliz estar allí.

Ni tiempo de decirte
que esto es un cambio tan radical,
un cambio con sentidos opuestos,
lejanía de tus intimidades,
ya lo había vivido antes.

En estas noches he soñado,
He soñado contigo y
juro que esto ya lo había vivido.

Habla,
dime que todo va a cambiar.
Sentimientos de miedo,
tu y yo.



Error de mis amores

Lastimas de mis tormentos.
Sequía de los desiertos de tu ausencia.

Invierno en la primavera de tu vientre mismo.

Frialdad de aquel caliente beso,
Días pasados en el presente verso.

Alimento hambruno,
pobreza de tu corazón,
Liberación de la cárcel
de esos brazos que una vez
alimentó sentimientos de amor.

Para que preguntar en mañana,
Si el silencio embarga todos
los tiempos habidos y por haber.

Parte de la vida la llevamos
pasando en recuerdos.

Recuerdos de una minuta
de un diario o de un te quiero,
Como el pequeño papel
que sale de ese libro.

Letras amarradas para decir tanto,
tanto,
un te quiero.

No todo es color de rosa,
Hay veces
que ni siquiera tiene color,
Puede ser negro,
puede ser,
que se yo.

No se ve pero se siente.

Felicidad al alma y al corazón,
paz y tranquilidad a la mente.

Suavidad y ternura al cuerpo.

Importante en los momentos más difíciles,
confusos los requerimientos para la felicidad.

Lucha o batalla
de todos los días por estar mejor.
Por vivir feliz,
dando amor en los momentos oportunos,
en instantes placenteros.

Calidad entre lo bueno y lo malo.
Rostro que nunca se agota de amar,
chispa divina,
tiniebla y claridad.

Latidos del fondo del cuerpo,
revoltijos de la mente y
giros de tanta carne viva.
Movimientos que el alma
no ve pero siente.

Olvidar me cuesta tanto,
tanto que olvido lo sensato del pecado,
por la perversidad
del deseo en una sola gota de cariño.

Y por estar adentro,
muy adentro de nuestros frágiles destinos.

Ardientes deseos

Ardiente cuerpo y
de ropaje natural,
ojos verdes claros,
suspiro deseoso en los altos feretros.

Hijo de tu hijo,
hijo creado en las montañas,
resultado de la revolcada y
preñada noche y del pequeño sol.

Testigos entre los árboles,
abetos y picos en flor,
pasión de vuelos taciturnos
entre aves que se antojan
por el vientre hinchado
de la lujuriosa luna y
del viril sol.

Aire lleno de calientes jugos y
ropajes rotos,
Mirada volteada y enjundiosa voz.

Rupestres cuerpos sudados
en lluvia ardiente.

Granizos lavados de millones de células,
en espera de dar una nueva luz.

Hijo creado en el aire y
en el pensamiento abstracto,
resultado de una excitante
pasión que no termina,
comienza.

La mujer

*En referencia al monologo de dominio público “las Mujeres”, autor anónimo.

Siempre las mujeres son la fuerza que asombra al hombre,
cargan las penas,
niños,
cubetas de agua pesadas.

Siempre les sobra lugar para la felicidad,
para el placer,
el amor,
el llanto y la sonrisa
de la felicidad.

Siempre sonríen aunque por dentro lloren,
Callan cuando gritan,
cantan y están contentas
aunque por dentro
estén nerviosas y llorando.

Siempre a la espera de la llamada
por telefono de su amado,
Quieren saber simplemente
si esta bien y sano para escuchar solo.

Que la quiere,
que la extraña,
que no puede vivir sin ella.

Siempre son ofrecidas en cualquier causa,
son especiales en cuanto ayudan,
dan de beber al sediento,
De comer al hambriento,
a los necesitados no se diga.

Siempre son las niñeras
Incondicionales.
Son amas de casa,
poetas,
licenciadas,
medicos,
abogadas,
ingenieros y
arquitectos.

Resuelven las peleas
entre niños y vecinos.

Siempre visten diferente,
Llevan minifaldas,
pantalones vaqueros,
Vestidos largos,
entallados y amplios.

Siempre caminan grandes distancias
para conseguir lo mejor.
Alimentos mas baratos,
escuelas y hospitales.

Siempre dicen si como respuesta a todo,
siempre están convencidas
que hay más de una respuesta a todo.

Son escritoras,
escriben y escriben
tantas cosas
aunque las rompan al instante,
desde una carta de amor,
una receta o u beso.

Siempre piden perdón y
perdonan aunque no lo amerite,
son inteligentes y
saben utilizar su poder.

Siempre consiguen todo
aunque en la cama
sea el último recurso,
con tal de conseguir lo que quieren.

Siempre las mujeres alegran
el día y la noche.

Cuando se visten o
cuando se despojan de sus prendas.
Lloran cuando se enteran de un engaño,
De un nacimiento,
matrimonio o de su primera vez.

Siempre dan un abrazo,
un beso, palabras dulces y
tiernas.

Un te amo,
te quiero con tal de hacer sentir bien
o de sanar un corazón herido.

Siempre la mujer logra
Que sea inolvidable
una mañana al desayunar,
al comer o al cenar.
Y por supuesto,
una madrugada agitadora y
cansada que deje satisfecho al hombre.

Siempre las mujeres son de todos los tamaños,
Colores, olores y formas;
viven en condominios,
casas,
residencias,
chozas,
cuartos y cabañas.

Siempre andan rápido,
corren,
en auto,
en bicicleta,
a pie o usan
el correo electrónico.

Su corazón hace girar el mundo,
porque todo lo que ellas
quieren es un simple beso,
una caricia,
un abrazo o un te quiero tanto.

Siempre las mujeres dicen y
dan más de si.

Su belleza no se mide en sus ropas,
figura,
formas,
peinado o colores de sus labios.

Su belleza radica en el interior
De sus ojos.

El sentir en su alma
porque es la entrada a su corazón.

Siempre se entrega inocentemente
a su primer amor.

Pura en cuerpo y alma,
en sentimiento y acto.

Da cuidado y caricias en el acto y
en la enfermedad.

En el frío da calor,
En el calor sirve una bebida refrescante.

Siempre con el paso del tiempo
su belleza crece hasta el infinito,
hasta el más allá.

Siempre las mujeres son eternas.

Pero
¿Qué pueden hacer las mujeres sin los hombres?

Pluma fuente

Sin describir se tratara,
les juro que llenaría hojas y hojas.

Pluma tinta fuente
de la que salen líneas de alevosía.

Pétalos de flores y
sentimientos de punta lanza.

El amar sale de la pluma fuente,
infinita pluma fuente
que de vez en cuando
tuerce líneas negras y
que sólo una vez,
la sigue de frente.



Fuiste semilla*[5]

Fuiste semilla
con cariño un día te deposité en mi tierra
y por mucho tiempo esperé tu brote,
magia de sol y de lluvia de tierra y amor
bendición de Dios

Llegaste con la Primavera
y débilmente te elevaste al cielo
confundido entre las hierbas
y el tiempo fue pasando como pasa todo.

Te besaron soles, los vientos sureños te hicieron gemir
te anegaron aguas, y te admiraron ojitos de niños
y otros ya cansados, más hoy fuerte y hermoso
se cobija en ti, el débil caminante
el fatigado peón, vas guardando secretos de amor,
anhelos de adolescentes,
eres belleza y vida, árbol que un día fuiste semilla.-

Cantos

Al estar junto a ti y sentir tu calor.

Demostrar lo que ves, no lo puedo evitar.
Imaginando tiempos lejos de la juventud.

Recordando sentimientos, ¿dónde estas?
No te encuentro, veo sombras en la oscuridad.
Y no estas.

Regresar junto a ti, es como comenzar.

Ven dime si vas, soñando y volar.
Un largo camino, un viento y un cielo.
Si puedes andar, siguiendo y yo
como un tiempo breve, nuevo y fresco.

Ven dime si estas dispuesta a soñar
en un presente de amar.

¡oh si!.

Tu y yo.

¡Si! ¡Si! ¡Si ¡Si ¡Si!

Al estar junto a ti y sentir tu calor.
Recordando sentimientos ¿donde estas?
Demostrar lo que ves, no lo puedo evitar.

¡oh! ¡oh no!

Al inspirar los bellos tiempos de tranquilidad.
No te encuentro veo sombras en la obscuridad.
Y no sentirte diferente como ayer.
¡Si! ¡si!

Ven dime si estas dispuesta a soñar
un largo camino, un viento y un cielo.
Si puedes andar, siguiendo y yo
como un tiempo breve, nuevo y fresco.

Ven dime si estas dispuesta a soñar
en un presente de amar.

¡oh si! ¡oh si!

¡oh no!

Si ahora soy yo
como un tiempo breve, nuevo y fresco.
Ven dime si estas dispuesta a soñar,
en un presente de amar
¡Oh si!

tu y yo

Al estar junto a ti y sentir tu calor.


Esperar tu y yo

Es un despacho de servicio
solamente los dos
que importa jóvenes
tu un año menor que yo

Que importan los temores
me gusta estar así
bañados en sudor

Nos advirtieron todos
pero las cosas tan diferentes
y esto tenía que pasar
te dio miedo
igual que a mí.

ahora no estás aquí
te extraño tanto
tu boca
tu ser

La vez en que te conocí

Cumbia

Recuerdo ese día cuando te conocí
sabes que nunca he podido olvidarte
siento el daño que hice en tu querer
espero un momento en que sigas a mi lado.

Coro
Regresa a mi que siempre te esperaré
como se espera el atardecer
Regresa a mi que siempre te esperaré
como se espera el atardecer

Espero que un dia toques en mi cristal
me encuentro vacio y nunca te he olvidado
lo siento no se como no fui por tí
en todo momento pienso en tu recuerdo.

Coro
Regresa a mi que siempre te esperaré
como se espera el atardecer
Regresa a mi que siempre te esperaré
como se espera el atardecer


Cumbia de Julieta

a bailar la cumbia

Te traigo esta cumbia Julieta
Te traigo esta cumbia Julieta

Para que bailemos juntitos

para que bailemos juntitos
y así quien quita y nos entendemos

si sabes que por ti vuelo
si sabes que por ti sueño
si sabes que te deseo, que te deseo, que te deseo

si sabes que por ti vuelo
si sabes que por ti sueño
si sabes que te deseo, que te deseo, que te deseo.

Y para que se la aprendan

Te traigo esta cumbia Julieta
Te traigo esta cumbia Julieta

Para que bailemos juntitos

para que bailemos juntitos
y así quien quita y nos entendemos

si sabes que por ti vuelo
si sabes que por ti sueño
si sabes que te deseo, que te deseo, que te deseo

si sabes que por ti vuelo
si sabes que por ti sueño
si sabes que te deseo, que te deseo, que te deseo.

Y va de nuevo

Te traigo esta cumbia Julieta
Te traigo esta cumbia Julieta

Para que bailemos juntitos

para que bailemos juntitos
y así quien quita y nos entendemos

si sabes que por ti vuelo
si sabes que por ti sueño
si sabes que te deseo, que te deseo, que te deseo

si sabes que por ti vuelo
si sabes que por ti sueño
si sabes que te deseo, que te deseo, que te deseo.


No quiero saber

Esperando estoy, caminando voy y solo estoy
No me importó lo que sucedió entre tu y yo
Y aunque estes triste desde que me fui tienes razón
fue una desgracia a tu gran corazón
Perdoname me arrepiento
perdoname te lo ruego

Yo quisiera llevarte a un altar
llena de flores blancas en tu cabello
y una alfombra de conchas mar

Coro Pero no lo puedo hacer
y aunque recuerde la primera vez
No puedo tocar un espacio de tu piel
y estar contigo pero no puedo
porque le perteneces a el.

Y recordaré
Que siempre te amé como la primera vez
Cada espacio de tu piel

Y recordaré
Que siempre te amé como la primera vez
cada espacio de tu piel.


Esperando estoy, caminando voy y solo estoy
No me importó lo que sucedió entre tu y yo
Y aunque estes triste desde que me fui tienes razón
fue una desgracia a tu gran corazón
Perdoname me arrepiento
perdoname te lo ruego

Yo quisiera llevarte a un altar
llena de flores blancas en tu cabello
y una alfombra de conchas mar

Coro Pero no lo puedo hacer
y aunque recuerde la primera vez
No puedo tocar un espacio de tu piel
y estar contigo pero no puedo
porque le perteneces a el.

Y recordaré
Que siempre te amé como la primera vez
Cada espacio de tu piel

Y recordaré
Que siempre te amé como la primera vez
cada espacio de tu piel.

Linda de Guayaquil

Si saben que te necesito dicen que no
si saben que te adoro dicen que no
si saben que quiero dicen que no
si saben que te amo dicen que no

No puede ser que espere tanto y digan no
No puede ser que espere tanto y digan no

Fue la noche en que te lo hice en la playa de guayaquil
desde ese día tu vives dentro de mi
y aunque no quieras tu debes de ser de mí

yo lo se que es pecado eres menor
pero si nos amamos y podemos seguir
y cuando estás conmigo me siento vivir

El amor que te profano y que te dí
si tus padres se oponen
no lo podrán destruir
Y veras linda mia ya no vas a sufrir.
Coro
Si saben que te necesito dicen que no
si saben que te adoro dicen que no
si saben que quiero dicen que no
si saben que te amo dicen que no

No puede ser que espere tanto y digan no
No puede ser que espere tanto y digan no

Fue la noche en que te lo hice en la playa de guayaquil
desde ese día tu vives dentro de mi
y aunque no quieras tu debes de ser de mí

yo lo se que es pecado eres menor
pero si nos amamos y podemos seguir
y cuando estás conmigo me siento vivir

El amor que te profano y que te dí
si tus padres se oponen
no lo podrán destruir
Y veras linda mia ya no vas a sufrir.
Coro
Si saben que te necesito dicen que no
si saben que te adoro dicen que no
si saben que quiero dicen que no
si saben que te amo dicen que no

No puede ser que espere tanto y digan no
No puede ser que espere tanto y digan no

No puedo esperar

Te digo adiós como la primera vez que te fuiste,
amor, adiós,
te quise tanto, pero no, adiós.

Apagaste la pasión de los dos, te digo adiós,
si tan solo enfrentaras tus complejos y deseos,
prenderías nuevamente la ilusión de nuestro amor,
pero no, te digo adiós.
Juntos estuvimos, juntos nos amanecimos como la
primera vez, pero te fuiste, adiós, te digo adiós.

Por tus caprichos,
tus papas que no nos dejaron, y que no luchaste,
te fuiste, no esperaste, adiós, te digo adiós.

Como la última vez que te fuiste en la fiesta,
no explicaste, reventaste, me reventaste, adiós, te digo adiós.

Aunque quiera, porque no haces nada,
esos detalles, nada, nada, adiós, te digo adiós.

Aunque te siga amando por todo lo que pasó,
esos chinitos bonitos, ¡no¡, te amo tanto, ¡no¡, adiós, te digo adiós.

Te digo adiós, por Dios, reacciona, adiós.


Una y mil veces

Ahora que se terminó, solo estoy,
pensando solamente en ti,
de verdad aunque no lo creas,
esa boca tuya y esa forma de mirar.

Tengo todavía ese aroma tan particular,
me huele a una eternidad, te extraño,
te extraño tanto.

Y ahora que se terminó,
solo estoy,
pensando solo en tí.

De verdad,aunque no lo creas,
me exita ese rose de labios
y esa forma de abrazar.

Tengo todavía tu forma tan particular,
lo siento, es tu feminidad, te extraño,
te extraño tanto.

Ahora que se terminó,
solo estoy,
pensando solo en tí.

De verdad, aunque no lo creas.
¡uf¡ me prendes ¡ah¡, ¡ah¡, todo
y esa forma de amar.

Tengo todavía tus gritos, tus gritos de amar,
lo siento, es tu sensualidad, te extraño tanto,
te extraño tanto.

lo siento, son tus arranques, tus arranques de
loca pasión, te extraño,
te extraño tanto.

De verdad, aunque no lo creas,
solo estoy,
pensando solo en ti.

Anhelos

Quize amarte como anhelabas,
quise amarte como me adorabas,
pero se fue acabando la pasión ¡oh¡, ¡oh¡.

Hoy que estamos lejos,
dejamos volar el tiempo,
perdimos el amor que llevamos dentro,
perdimos tantas cosas que sentimos.

Ahora que estamos lejos,
dejamos volar el tiempo,
perdimos la ilusión de vivir,
perdimos lo que prometimos.

Por no soportar,
por no detener el mal,
ahora nos invade la soledad,
recordando los bellos momentos,
largos sueños que al despertar estamos lejos,
dejando pasar el tiempo.

Siempre te diré,
no importa que rechaces amor,
estoy seguro que me has de escuchar.

Siempre te diré,
para que no se olvide nuestra pasión,
en cualquier lugar que te encuentres,
solo cantaré.

Quise amarte como anhelabas,
quise amarte como me adorabas,
pero se fue acabando la pasión ¡oh¡, ¡oh¡.

Lo que fue, no será

Los días pasan, es tiempo dejar atrás el temor,
y no se como explicar, trato de detenerme en no buscar,
pero deseo tanto encontrar,
lo que estoy seguro que una vez fué y no será.

No se, si tu,
hisiste algo para continuar,
corre el tiempo y también,
te detienes en buscar,
lo que una vez fué y no será.

No hacemos nada para explicar,
que los días pasan por pasar,
sin esperarnos a encontrar,
lo que una vez fue y no será.

Mientras tanto, deteniéndome en buscar,
los dias pasan, es tiempo dejar atrás el temor,
y no se como explicar,
trato de detenerme en no buscar,
pero deseo tanto encontrar,
lo que estoy seguro que una vez fué y no será.


Biografía y apoyo Literario


Fernando A. Sandoval Guerrero. Letras Sueltas...Mensajes para olvidar una crisis. Marzo de 2002. Mexico. DF. P. 59
Manuscrito. María Teresa Arenas. Enero. 2002.
Viviana Sepúlveda Sandoval. Poesía Chile. 2002.





[1] Fernando A. Sandoval. Op.Cit. p.67.[]
2 Ibid. P.128.[]
3 ibidem. P. 129.[]
4 Ibidem. P.129
[5] Viviana Sepúlveda Sandoval. Poesía Chile. 2002.




Inicio