Anterior | Inicio

Índice


1. Psicología Criminal
  1. Definición de Psicología criminal y su objeto de estudio

2. Escuelas Psicológicas
2.1 Sigmund Freud y el Psicoanálisis
2.1.1 Aparato Intrapsíquico
2.1.1.1 Topología Psíquica: consciente, preconsciente,
inconsciente
2.1.1.2 Estructura Psíquica: yo, ello, súper - yo
2.1.1.3 Los Instintos
2.1.1.4 Mecanismos de Defensa
2.1.1.5 Psicoanálisis Criminológico

2.2 Teorías de Aprendizaje Social
2.2.1 Modelos de vida y Modelos simbólicos
2.2.2 Factores Sociales que facilitan la Conducta Delictiva
2.2.2.1 Transmisión de respuestas nuevas
2.2.2.2 Agresión por Frustración
2.2.2.3 Efectos de Provocación
2.2.3 Los medios electrónicos de información de masas

3. Personalidad y Psicopatología del Delincuente
3.1 Definición de psicopatología
3.2 Grandes reagrupaciones nosológicas relacionadas a la delincuencia
3.2.1 Neurosis
3.2.2 Psicosis
3.2.3 Otras psicopatologías asociadas a la delincuencia
3.2.3.1 Toxicomanías
3.2.3.2 Psicopatía
3.2.3.3 El delincuente sexual


1. PSICOLOGÍA CRIMINAL


“lo que un hombre ha creado, es susceptible
de ser conocido por otra inteligencia humana”
Sherlock Holmes

1.1. Definición de Psicología Criminal y su objeto de estudio.

La Psicología Criminal o Criminológica es, según su etimo, el estudio del alma del sujeto criminal. Aunque aquí, el etimo psique se usa en sentido científico, es decir, aquellos rasgos de la personalidad total del delincuente y no su alma en sentido metafísico.

La Psicología criminal, ha rebasado el límite de la observación individual del sujeto antisocial extendiéndose hacia estudios de la conducta criminal y de los factores psicológicos que influyen en la criminalidad, ya sean individuales o colectivos.

Se reconocen cuatro ramas científicas para la observación psicológica de la personalidad:





La Psicología Criminal estudia las aptitudes, los procesos mentales, la personalidad, la motivación (consciente o inconsciente) del criminal y de su crimen, partiendo, de la psicología del individuo hacia la psicología de los grupos sociales o antisociales.
Es también, la Psicología Criminal, partícipe de la síntesis criminológica, así que es interdisciplinaria, apoyándose de la Biología Criminológica, la Antropología Criminológica, la Sociología Criminológica, la Criminalística, la Victimología y la penología.
Podemos resumir, según Marchiori que: “la Psicología Criminal trata de averiguar, de conocer qué es lo que induce a un sujeto a delinquir, qué significado tiene esa conducta para él, porqué la idea de castigo no le atemoriza y le hace renunciar a sus conductas criminales; la psicología criminal trata de averiguar su significado de manera histórico-genética”.

2. ESCUELAS PSICOLÓGICAS.
2.1Sigmund Freud y el Psicoanálisis.
“Leer en la noche de la mente,
es comprender la gramática del día”
A. Alegre

Dentro de las escuelas psicológicas que más influencia han tenido en el desarrollo de la ciencia criminológica, se encuentra el psicoanálisis, fundado por Freud a principios del siglo XX. Básicamente, el psicoanálisis sostiene que la personalidad es el resultado de fuerzas ajenas a la consciencia del sujeto, motivaciones estas, de índole sexual, principalmente, que aclararemos enseguida.



2.1.1 Aparato Intrapsíquico

El Aparato Intrapsíquico es la aportación fundamental del psicoanálisis, ya que gracias a su análisis podemos conocer la dinámica de la personalidad. Freud, sostiene que la mente está compuesta por diferentes instancias psíquicas que determinan la personalidad.

2.1.1.1 Consciente, Preconsciente e Inconsciente

Freud supuso que la estructura mental está divida en tres regiones: una parte inconsciente, otra preconsciente y una consciente. La parte inconsciente como su nombre lo indica, son elementos que nunca pueden llegar a ser notados por el sujeto, aquí se encuentran los instintos y gran parte de “lo reprimido” que veremos más adelante. Sólo se puede ser accesible a este contenido a través de manifestaciones indirectas, como son los sueños, los lapsus (actos fallidos) y el síntoma. La parte preconsciente se define como aquella en que los contenidos psíquicos pueden llegar a ser en un momento consciente, es decir, que se pueden evocar recuerdos o asociaciones que sólo un momento antes permanecían fuera de la consciencia. La región consciente, es aquel estado de darse cuenta de las cosas, lo que en ese momento puede estar pensando la persona.

El inconsciente genera su importancia dado que es el lugar a donde van a dar todas las cosas inútiles, traumáticas o dañinas, es una especie de basurero gigante donde se manda aquello que nos avergüenza, nos molesta o nos angustia. Las vivencias no desaparecen ni se olvidan sino que viven ahí con un gran dinamismo. Incluso existe un pensamiento y un sentimiento inconscientes.

Este descubrimiento abrió un mundo de exploración de la criminología: todo delito tiene una motivación inconsciente, profunda, desconocida aún para el mismo criminal.

2.1.1.2 El yo, ello y superyó.

El ello es el núcleo original del aparato psíquico, aquí residen los instintos, las tendencias, las pasiones, las pulsiones. Este componente es totalmente inconsciente y se rige por el principio del placer, definido este último como la tendencia hacia la descarga de las pulsiones de manera directa y total. El yo es una parte del ello que ha sido modificada durante el desarrollo de la personalidad y que está en contacto con el medio ambiente; se rige por el principio de realidad, que son las demandas ambientales que determinan la adaptación del individuo a su entorno social. El superyó es una formación que se desprende del yo, y está formado por normas morales de la sociedad, debido a esto se rige por el principio del deber ser.

2.1.1.3 Los instintos

Freud reconoce la existencia de dos instintos principales en la dinámica de la personalidad, el primero de ellos es el instinto de vida o Eros que es principal y básicamente sexual, es importante aclarar que el término sexual en psicoanálisis significa vida. A este instinto se le opone el Tanatos o instinto de muerte. La vida y la muerte son los dos aspectos que se combinan en la dinámica de la personalidad ya que a veces nos movemos buscando la vida o la muerte.

La idea de los instintos es fundamental para la ciencia criminológica ya que estudia si efectivamente el hombre tiene un instinto de muerte que lo lleva a destruir, a matar, a delinquir.

La vida y la muerte no se manejan de forma directa sino de manera simbólica, así alguien vive o muere de forma simbólica, de ahí que se desarrollen las diferentes neurosis o psicosis, las cuales veremos mas adelante.


2.1.1.4 Mecanismos de Defensa

Los mecanismos de defensa son aquellos dispositivos al servicio del yo para atacar o administrar las demandas pulsionales del ello (instintos); se encuentran en la región inconsciente del yo, por lo que una persona difícilmente nota su presencia. La identificación que el criminólogo hace de dichos mecanismos que presenta un delincuente, un testigo o cualquier persona involucrada en un hecho delictivo es de fundamental importancia para una adecuada toma de decisiones en su desempeño profesional.
A continuación enumeraremos los principales mecanismos de defensa que intervienen en la personalidad.





2.1.1.5 Psicoanálisis criminológico

La premisa fundamental en torno al psicoanálisis criminológico es que todo crimen no puede explicarse simplemente, y que en ocasiones la explicación es diversa a la que aparentemente se presenta. Los instintos juegan un papel importante en la dinámica del criminal, ya que un instinto de conservación se puede expresar de forma agresiva, que deviene en conducta antisocial. La explicación del delincuente como un ser privado de superyó es fundamental en su ubicación antisocial. La culpa juega un papel importante en la dinámica del criminal ya que Freud llegó a la conclusión de que un acto criminal era cometido ante todo, por su carácter de prohibido y en su ejecución se encontraba un alivio psíquico (principio del placer).

Además de Freud los psicoanalistas Alexander y Staub propusieron una clasificación de los delincuentes:

  1. El criminal neurótico cuya conducta de enemistad social representa el punto de escape del conflicto psíquico entre las partes sociales y asociales de su personalidad, conflicto que nace de influencias semejantes a las que producen las psiconeurosis y que tienen lugar durante la primera infancia.
  2. El criminal normal de estructura anímica semejante al hombre normal pero identificado por la educación con modelos criminales.
  3. Además de estos dos grupos se encuentra otro condicionado orgánicamente: el de los criminales a causa de procesos patológicos orgánicos.

Estos tres grupos se ampliaran en la sección de psicopatología del delincuente.





2.2 Teorías de aprendizaje social

Dentro de esta vertiente de la Psicología general, encontramos que las teorías del aprendizaje social juegan un papel muy importante dentro del conocimiento de la ciencia Criminológica. La base fundamental en que se sustentan estas teorías corresponde a la hipótesis siguiente: “La conducta que se presenta ante un individuo es un modelo de acción posterior para el que participa de observador y posteriormente de actor”. Con ello queremos decir que el aprendizaje por observación abarca cualquier tipo de conducta de igualamiento, como la imitación; la simple observación de la conducta del modelo parece ser suficiente para promover el aprendizaje. Para Bandura (1969) el aprendizaje puede ocurrir tanto en una consecuencia de reforzamiento como a través del modelamiento u observación solos, a lo que él le llama Aprendizaje sin Ensayo. En una situación novedosa, las personas aprenden lo que deben y lo que no deben hacer por medio de la observación de las conductas de quienes parecen saber como actuar. El éxito o el fracaso en muchos aspectos de la vida en una cultura depende del aprendizaje por observación que es al fin de cuentas el aprendizaje de los roles sociales que se manifiestan en una cultura. El desviado cultural –criminal- puede ser uno que ha fallado para adaptarse al papel esperado. Ese fracaso puede surgir por un modelamiento inadecuado: tener modelos equivocados o resistir la influencia de los modelos. El aprendizaje por observación puede promoverse tanto por un modelo desviado como por un modelo prosocial, y la ausencia de modelos apropiados puede ocasionar deficiencias en la conducta; la persona puede estar simplemente mal equipada para ser un miembro cooperativo de la sociedad. El aprendizaje por observación requiere la capacidad de desplegar actividad simbólica así los símbolos sirven como mediadores entre las situaciones y nuestras reacciones y acciones. Esto significa que el aprendizaje no nada mas se puede transmitir de manera observacional sino también a través de mecanismos simbólicos como las imágenes, conceptos y representaciones verbales.



2.2.1 Modelos de vida y Modelos simbólicos

Los Modelos de vida real son aquellos agentes de la cultura con los cuales tenemos relación directamente por ejemplo de los padres, profesores o estrellas deportivas. Los Modelos simbólicos incluyen material verbal, presentaciones pictóricas (películas, televisión e Internet) y material escrito (libros y revistas). Se ha demostrado que los modelos simbólicos influyen la conducta de los observadores, lo que los niños ven en TV o Internet afecta su conducta. Bandura señala que las producciones de televisión pueden tener mayor influencia que la guía paternal debido a que la representación directa de papeles es más vivida que las instrucciones verbales solas. Es bien documentado el hecho de que las conductas violentas observadas por niños de manera gráfica se repiten en su propia conducta de manera real (Bandura y Rosenthal, 1966). En el siguiente apartado estudiaremos algunos de los factores ambientales que promueven conductas delictivas.

2.2.2 Factores sociales que facilitan la conducta delictiva.

El desarrollo de la personalidad incluye factores ambientales que la determinan, del mismo modo la conducta delictiva por imitación o por influencia de los modelos tiene que ver con el momento sociocultural en el que se desenvuelve la personalidad. Así algunos de los principales factores de nuestra cultura occidental son: la televisión, los medios impresos, Internet; en que los modelos violentos son fácilmente asequibles a casi cualquier persona sobre todo los niños. Algunos de los factores más influyentes en conductas agresivas son:



2.2.2.1 Transmisión de respuestas nuevas

En experimentos clásicos se demuestra la existencia de la imitación en respuestas que antes de ser exhibidas a un observador no se presentaban, y que sin embargo al ser expuestos de manera intencional a imágenes violentas, se presentaron respuestas de tipo agresivo y violento similares a las expuestas de manera gráfica (Bandura, 1963). Los niños agresivos suelen tener padres agresivos con mas frecuencia que los niños dependientes en su orientación a los problemas. En diversas tareas los niños se parecen a sus padres y es evidente que el mayor número de modelos imitativos durante la primera infancia se generan en el seno familiar. Cuando se adquiere una conducta nueva por medio de la imitación las consecuencias de ejecutar la conducta pueden fortalecerla o debilitarla, dependiendo de que dicha conducta sea reforzada o castigada.

2.2.2.2 Agresión por Frustración

Es evidente que la frustración puede provocar una gran variedad de reacciones; por ejemplo, la agresión, la dependencia, el retraimiento, la somatización, la apatía, el autismo o la conducta constructiva respecto a una tarea. Un punto de vista ampliamente aceptado es el de que la agresión es la reacción natural a la frustración que no necesita aprenderse y que las diferencias individuales en las respuestas a la frustración son el producto de la historia en las que las reacciones agresivas se han castigado mientras que se han fortalecido progresivamente otros modos de conducta. El delincuente, podemos suponer, a sido fortalecido a descargar su agresión ante la frustración de maneras anómicas, asociales, y que no han sido castigadas directamente sino hasta la aparición de las políticas penitenciarias propiamente dichas.

2.2.2.3 Efectos de Provocación

La provocación se refiere al papel de modelo como estímulo incitador de la conducta que se imita y que no suele incurrir en castigo. Si se proporcionan modelos adecuados se pueden provocar con facilidad conductas apropiadas por la sociedad. Sin embargo, esta facilitación de los modelos para promover conductas sociales aceptables no siempre llevan a este fin, sino que existen modelos sociales dentro de grupos anómalos que provocan conductas anómalas; como ocurre dentro de grupos de delincuencia, donde los novatos adquieren habilidades que les hacen adaptarse a las condiciones que demanda el grupo.

2.2.3 Los medios electrónicos de información de masas y violencia


Televisión: la pregunta fundamental en cuanto a los contenidos televisivos, es de cómo son interpretados por la audiencia que los está mirando. Así, parece ser que los comerciales son los principales agentes de difusión de estereotipos sexuales y de género. Por otro lado, estos estereotipos se pueden manipular para que aparezcan como agresivos, como ejemplos clásicos son Rambo, y una seria de héroes que se presentan de forma animada por dibujos, o de forma más apegada a la realidad. Recordemos los modelos de vida y simbólicos y de cómo los procesos sociales de agresión fundamentan el procedimiento en que los contenidos son asimilados por el observador, niño o adulto. Al fomentar modelos de conducta “ideal”, la TV ejerce mecanismos que promueven el cambio de actitudes hacia las figuras con las que se relaciona el niño, de este modo, si al personaje le molestan sus padres o la escuela, ese modelo generará pautas nuevas de conducta que el niño asimila y ejecuta.

Los video juegos: mediante la exposición de realidades virtuales, algunos de los video juegos, tienen la capacidad de “entrenar” al niño en la dinámica de la violencia, de modo que al presentarle situaciones similares a las reales y hacerlo ejecutar acciones dentro de ésta, le va instruyendo en cómo se debe desenvolver en la realidad que vive. Inclusive algunas de las técnicas de entrenamiento de algunos ejércitos, usan este tipo de simulación computarizada para entrenar a soldados novatos en el manejo de las armas y tácticas militares. Como recomendación se sugiere al lector que observe con detenimiento los contenidos violentos de juegos como Medal of Honor, Doom o Quake; donde los contenidos violentos aunados a la alta calidad en imágenes es sorprendentemente dañina.

Internet: la alta facilidad con la que se puede ingresar a la World Wide Web, y la gran gama de contenidos de todo tipo, facilitan el acceso a información de contenidos violentos, pornográficos, de difícil manejo aún para los padres de niños que tienen estas facilidades. Está bien documentado que los asesinatos que han estado ocurriendo en algunas de las escuelas de EU, tienen su influencia en grupos manipuladores de jóvenes que no tienen una identidad bien establecida y que a través de esta Red, son reclutados para prácticas de ésta índole.


3. PERSONALIDAD Y PSICOPATOLOGÍA DEL DELINCUENTE

3.1 Definición de Psicopatología

La psicopatología se define como el estudio de la conducta disfuncional en la personalidad, es decir de aquello procesos psíquicos anómalos. Es así que la psicopatología tiene como objeto la investigación y el esclarecimiento de las disfunciones de la personalidad. Es para la criminología parte fundamental de su conformación el conocimiento de las perturbaciones de la personalidad, ya que la gran mayoría categorizan desviados sociales o perturbados que degeneran en delitos y atentan contra la sociedad en su bienestar último.

3.2. Grandes reagrupaciones nosológicas relacionadas a la delincuencia.

3.2.1 Neurosis

“¡Es verdad! Soy muy nervioso, terriblemente nervioso.
Siempre lo he sido y lo soy.
Pero, ¿podría decirse que estoy loco?

Poe, El Corazón Delator

Como vimos en la sección de psicoanálisis las tres instancias psíquicas, yo, ello y superyo determinan la dinámica de la personalidad. El ello, al dominar los estados instintivos y su rápida satisfacción genera un conflicto con el yo y el superyo, así el yo al adecuar la expresión de un instinto a la realidad utiliza mecanismos de defensa. Esta defensa del yo no permite la total expresión de un instinto de modo tal que una parte del instinto logrará descarga y otra parte no, esta parte residual, ante la necesidad de expresión busca otros medios de descarga. La descarga se va a expresar de manera simbólica en tres formas principalmente.
  1. En síntoma
  2. En acto fallido
  3. En sueño
El síntoma, es una expresión somatizada de la dinámica intrapsíquica, así se pueden presentar parálisis, cegueras, úlceras gástricas, colitis, y un sinnúmero de expresiones corporales de un conflicto intrapsíquico.
El acto fallido es una descarga representada por un error en el transcurso de un pensamiento o un acto cualquiera, por ejemplo llamarle a alguien Pedro cuando se llama Pablo. Otro acto fallido es el olvido, sobre todo cuando a través de un corto análisis llegamos a la conclusión de que “eso” que se olvidó trae consigo angustias reprimidas.
En el sueño, se expresan de manera compleja las problemáticas psíquicas de una persona, se expresan sus deseos de forma simbólica y oculta, y sus frustraciones de igual manera. Debido a la complejidad de estos temas se mencionan de manera breve y mas adelante el lector encontrara una sección de lecturas recomendadas.
Las neurosis se expresan conforme a los tres tipos que acabamos de mencionar y dependiendo del modo de expresión se clasifican en: neurosis histérica, neurosis obsesivo-compulsiva, neurosis fóbica. Es particularmente difícil realizar un diagnóstico de un solo tipo de neurosis, esto quiere decir que no se presenta ningún tipo solo, sino que los rasgos de cada una se van agrupando como una entidad que delinea la personalidad. En todas las neurosis el rasgo principal es el manejo de la angustia, es así que las neurosis son reacciones complejas de la personalidad que se refieren comúnmente a problemas de la afectividad. El neurótico es incapaz de dominar una situación de estrés y por eso se considera que la angustia es la fuente dinámica común a las neurosis.
Algunas de las características de las neurosis son:
(Marchiori, 1996)

Neurosis histérica.

Desde una perspectiva criminológica es de las mas interesantes ya que sus características principales son una personalidad seductora, inteligente y manipuladora. El aspecto mas importante de la histeria es el juego que realiza a través de su imagen, especialmente a través de su imagen corporal, que constituye un elemento importante para la seducción. Desea llamar la atención, es inestable, seduce y abandona una vez que el objeto elegido es seducido. Gracias a esta seducción expresa su necesidad de dependencia y protección, que se observa en conductas infantiles e inmaduras del histérico. Debido a su estado de angustia y su omnipotencia desea la inmediata satisfacción de sus deseos, tiene baja tolerancia a la frustración y no puede controlar sus impulsos. Algunas formas de llamar la atención son mediante la simpatía y la confianza aunque también pueden utilizar el chantaje y mostrarse como personas enfermas. Son personalidades superficiales con actitudes y sentimientos polarizados, es decir, que cambian en breves momentos de decisión y estado de ánimo. Según Henri Ey tres características son fundamentales del carácter histérico.
a) Sugestibilidad, es decir, que son fácilmente influenciables y no consiguen fijarse en la autenticidad de una identidad personal firmemente establecida.
b) Mitomanía. Debido a las comedias del histérico sus mentiras y sus fabulaciones falsifican sus relaciones con los demás; se ofrece siempre como un espectáculo atrayendo así la atención.
c) Alteraciones sexuales. Las expresiones emocionales tienen algo teatral, que contrastan con fuertes inhibiciones sexuales

Neurosis obsesivo-compulsiva.

En este tipo de neurosis la angustia se controla a través de mecanismos de repetición cuando se asocia a un pensamiento y actos que provocan angustia. La persona reconoce que los pensamientos y actos repetitivos (rituales) son irracionales, sin embargo es incapaz de controlarlos ya que el no hacerlos representa para el una mayor angustia ya que cree que algo le sucederá. En el caso de los delitos se muestra claramente como no puede controlarse por que es mayor la angustia ante sus ideas obsesivas. Realiza la conducta por que le produce un alivio psíquico y el delito es evidentemente una conducta destructiva simbólica detallista, con proyección en núcleos psicóticos en el caso de los crímenes.
La neurosis obsesiva se caracteriza clínicamente:
  1. Por la emergencia de fenómenos obsesivos que se refieren a una idea , representación o situación convertida en exclusiva (limpieza, culpabilidad, contar objetos).
  2. Existe la necesidad de realizar un acto repetitivo y estereotipado, actos que son rituales aún cuando no encuentre razón alguna para realizarlas.
  3. El pensamiento del sujeto reaparece persistentemente y va acompañado de la compulsión de ejecutar un acto repetitivo.
Es desde el punto de vista criminológico, la fase de mayor peligrosidad por que no existe control de parte del sujeto que se ve en la necesidad de realizar la agresión, y en algunos casos repetirla.
Las obsesiones más frecuentes son la obsesión de tacto en la cual se tiene un temor a adquirir alguna infección bacteriológica, lo que deviene en conductas de limpieza compulsivas; por otro lado se encuentran la obsesión de conductas prohibidas que representa una especie de tragicomedias de acciones criminales deseadas y temidas a la vez, es importante para la criminología tener en cuenta que puede ocurrir que el sujeto pase a realizar la acción para aliviar su consciencia, lo que conlleva un descanso en la ansiedad del delincuente debido a la ejecución de la conducta criminal. Las obsesiones aritméticas son una obsesión al manejar cifras y realizar operaciones matemáticas que liberan la angustia, esto explica algunos de los razonamientos lógicos bien estructurados de algunos criminales.
Todo el comportamiento del obsesivo se caracteriza por una rigidez, meticulosidad, detallismo y un excesivo orden. También es posible que llegado al límite de la obsesión-compulsión comience un trastorno psicótico propiamente dicho.

Neurosis fóbica.

La característica de este tipo de neurosis es la reacción defensiva, mediante la cual el sujeto intenta manejar la angustia, y desplaza una idea que rechaza en un miedo específico hacia un objeto o situación, es decir, que el objeto en el que se representa el miedo (a las alturas, por ejemplo) no es más que un símbolo en el que se expresa el síntoma neurótico. El individuo está consciente de que no existe peligro real pero la angustia que le provoca la situación o el objeto fóbico, es incontrolable desde el punto de vista emocional.
El fóbico es importante para la criminología dado que en un ataque de pánico puede llagar a cometer acciones violentas y hasta homicidios sádicos para aliviar su tensión frente a la situación fóbica, ya que esta le crea una gran tensión emocional que inconscientemente manipula su impulsividad. La conducta delictiva puede desencadenarse imprevistamente por que el neurótico fóbico al entrar en una situación generadora de angustia, realiza un impulso incontrolable para salir de esa situación fóbica, pero que la lleva a cabo a través de la agresión. Es decir, que las circunstancias que provocan el delito representan para la persona un verdadero encierro, constituyendo el acto agresivo una solución. En una situación fóbica altamente estresante, la angustia puede ocasionar desestructuración de la personalidad en la cual los actos impulsivos de defensa hacen que el individuo sea peligroso desde el punto de vista criminológico.


3.2.2 Psicosis

“Está cubierta de saliva, es madre Elisa,
se lo merece, quiero matarla,
la odio, es una mentirosa infame.
Ésta es la mala vieja, la desgraciada,
una vaca de la hacienda, animal que desprecio.
Saludos, vieja mentirosa, horrible bruja.
Abundan sobre ella los piojos, se lo merece, está sucia.
Todo el mundo le escupe”

Renée (esquizofrénica)
(en Sechehaye, La Realización Simbólica)

La relación entre la psicosis y la criminalidad es estrecha debido a que la conducta de agredir de modo destructivo como lo es la conducta homicida, solamente la puede proyectar un individuo con graves problemas psíquicos donde predominan elementos psicopatológicos confusionales y psicóticos.

La conducta de homicidio es resultante de una psicosis aguda su periodo abarca antes del delito, hace explosión en el y se observan algunas conductas confusionales en los primeros momentos de la institución rehabilitadora.

En general los trastornos psicóticos se caracterizan por un grado variable de desorganización de la personalidad en la cual se destruye la relación con la realidad y existe una incapacidad para el trabajo, un aislamiento psíquico y social, que lo hace un marginado social.

Las personas con trastorno psicótico tienen fallas en el juicio de realidad, que es la capacidad que permite al sujeto distinguir entre los estímulos provenientes del mundo externo y los provenientes del mundo interno, así el psicótico confunde las percepciones de si mismo y las del mundo externo.

La esquizofrenia es uno de los trastornos mas graves de la personalidad en la cual la disociación con la realidad es grande. Según Laing la esquizofrenia designa a un individuo en el que la totalidad de su experiencia está dividida en dos partes principales: en primer lugar hay una brecha en su relación con el mundo y en segundo lugar una ruptura en su relación consigo mismo. El esquizofrénico se experimenta así mismo en una desesperante soledad y completo aislamiento; además no se experimenta a si mismo como una persona completa sino mas bien como si estuviese dividida de varias maneras. Las funciones mentales superiores en el esquizofrénico están alteradas, así los procesos de memoria, pensamiento y lenguaje, y perceptivos, son alterados por la pobre relación con el mundo externo y consigo mismo como hemos visto. Las alteraciones afectivas le impiden la expresión de sus emociones que son generalmente confusas o polarizadas, esto acrecenta su pobre relación interpersonal con los demás.

Las diferentes clasificaciones de la esquizofrenia son :

  1. Simple: En este tipo, las actividades y el contacto con las demás personas se van perdiendo paulatinamente, disminuye el tono afectivo, y se va perdiendo el interés por el mundo externo.
  2. Hebefrénica: Se caracteriza por un comienzo brusco, agudo en sus reacciones y la desorganización de la personalidad, con un deterioro sumamente rápido. Existe impulsividad extrema, alucinaciones, ideas delirantes, pensamientos incoherentes y comportamiento infantil. La conducta delictiva está muy relacionada a esta crisis impulsiva y agresiva y especialmente a sus ideas delirantes y a las alucinaciones.
  3. Catatónica: se caracteriza por perturbaciones en el control de movimientos y por un pasaje de una etapa depresiva a una de estupor y excitación. Durante la excitación el individuo presenta marcadas características de agresividad que pueden ir desde daños a objetos a lesiones y conductas homicidas.
  4. Esquizofrenia paranoide: Se vincula principalmente con conductas delictivas de carácter violento en donde las ideas persecutorias y delirios se van estructurando en confabulaciones violentas. La personalidad es fría, retraída y presenta hostilidad y agresión. Las conductas delictivas se caracterizan por ser de extrema violencia hasta llegar a ser totalmente sádicas, estos crímenes son llevados a cabo hacia personas conocidas y al grupo familiar. La alucinación persecutoria promueve defensas agresivas que pueden llegar fácilmente al homicidio, incluso la práctica delictiva puede estar premeditada gracias a la alucinación estructurada. Aquí como en muchos casos la conducta agresiva traduce la verdadera dimensión de la enfermedad mental.

Otro tipo de psicosis es la paranoia (Psicosis Paranoica), que se diferencía de la esquizofrenia paranoide debido a que en la primera el contenido del delirio esta bien estructurado, es decir es muy semejante a la realidad y es difícil aún para el clínico experto, identificarlo, mientras que en la esquizofrenia paranoide, el delirio rebasa lo creíble aún para el lego en la materia.

Existe una falla en el juicio de realidad que genera distorsiones en el contenido del pensamiento, estas pueden ser:


Los contenidos distorsionados del pensamiento se pueden expresar de maneras coloquiales o cotidianas como por ejemplo los celos excesivos que pueden dar origen a un crimen pasional, o ideas persecutorias de algún pariente o conocido que puedan degenerar en un crimen.

Un tercer tipo de psicosis es el llamado trastorno bipolar o maniaco-depresivo, caracterizado por la aparición de estados maniacos y depresivos de forma alterna..

Un episodio maniaco se caracteriza por un cambio de humor del estado normal a un humor predominantemente elevado, expansivo o irritable. Pueden aparecer aumento de la actividad social, sexual y profesional; fuga de ideas; grandiosismo; menor necesidad de sueño; distracción; participación conceptualmente poco elaborada en proyectos.

Un episodio depresivo se caracteriza por un cambio de humor del estado normal a un humor de pérdida de interés o de placer en casi todas las actividades habituales del sujeto. Algunas de las expresiones son el cambio sorprendente de peso, insomnio o hipersomnio, pérdida de la energía, retraso en la actividad psicomotora (lentitud), pérdida de interés por la sexualidad, auto reproche o culpa excesiva, menor capacidad para concentrarse pensar, ideación o acción suicida.
Los episodios maniacos tienen la función de ser una defensa contra los síntomas depresivos, como no es posible mantener la defensa, se presenta la alternancia entre las dos; aunque también los episodios depresivos pueden aparecer para inhibir las alteraciones maniacas, lo que depende de la naturaleza del trastorno.
Los episodios maniacos cobran su importancia en la criminología debido a que en los estados de excitación pueden surgir conductas agresivas hacia otros o hacia si mismo, que se traduce en lesiones u homicidio , ya sea de manera imprudencial o por omisión.
El estado depresivo es importante para la criminología en el sentido de que aparecen ideaciones o acciones suicidas.



3.2.3 Otras psicopatologías asociadas a la delincuencia

  1. Toxicomanías

“Mi alma pareció, de repente, arrancarse de mi cuerpo
y una violencia demoniaca, alimentada por la ginebra,
hizo vibrar todas las fibras de mi cuerpo.
Saqué del bolsillo una navaja y,
cogiendo a la pobre bestia por el pescuezo,
¡le arranqué un ojo!

Poe, El Gato Negro

Al hablar de toxicomanías nos referimos a la personalidad dependiente que se proyecta claramente a través del alcoholismo o de la adicción a las drogas. La personalidad dependiente juega un papel muy importante en la aplicación de la criminología, especialmente por la inestabilidad emocional que manifiesta, la desinhibición en sus relaciones con los demás y el progresivo deterioro físico y social.

La OMS. define la toxicomanía como:
Existen muchos tipos de drogas, la clasificación clásica habla de tres grupos principalmente:
1. Estupefacientes
  1. Derivados del opio o narcóticos analgésicos (naturales o sintéticos)
  2. Derivados de la coca.

La sintomatología que presentan los sujetos es en la dependencia a la morfina, la heroína y la codeína. El sujeto aparece estuporoso, tiene los ojos inyectados y las pupilas contraídas, pierde el apetito y tiene abundante secreción nasal, puede haber nauseas o vómitos, se le encuentran pinchazos o cicatrices en los brazos (aunque muchos se inyectan bajo la lengua para evitar estas cicatrices).
Las propiedades de los opiáceos difiere en muy poco y la administración prolongada de ellos produce tolerancia. Puede producir dependencia física y síndromes de abstinencia autolimitada.
Las drogas de este tipo producen un síndrome de intoxicación que presenta sedación y una sensación de placer interno de bienestar. Clínicamente se presenta como un aturdimiento, rubor, pupilas contraídas.
La dependencia de la heroína comienza por olor o por la inyección subcutánea progresando hasta la intravenosa. Una vez que la dependencia física está establecida, la motivación va desde la búsqueda del placer hasta la evitación del síndrome de abstinencia.
El morfinómano busca en la droga una modificación apaciguadora de los sentimientos vitales.
La cocaína, que usualmente se inhala, provoca anestesia local de la mucosa respiratoria y bucal. Causa euforia con sensación de aumento de la fuerza física, mucha actividad y alteraciones leves de la percepción sensorial, confusión, alucinaciones visuales y fase de somnolencia. La intoxicación crónica da lugar a graves trastornos de la conducta que se hace agresiva y antisocial. En el curso de estas toxicomanías se observan con frecuencia perversiones sexuales.

2. Psicotrópicos o Neurotrópicos.

  1. Psicolépticos o neurolépticos (sedantes)
  2. Psicoanalépticos o estimulantes
  3. Psicodislépticos o psicodélicos (alucinógenos).
La sintomatología varía según el psicotrópico, pero en general existen acentuadas alteraciones en la mente. Las personas con dificultades para soportar la ansiedad o el insomnio, tratan de combatirlo con sedantes, esto se hace habitual y termina en una marcada dependencia. Las grandes dosis (cuando no llevan al suicidio) producen trastornos en el lenguaje y los movimientos pueden carecer de coordinación. Se altera el juicio y la percepción.
Los barbitúricos producen una intoxicación caracterizada por sensaciones de relajamiento y de euforia que van en aumento y disminución de la agilidad mental, con aumento en la confusión, fragmentación de la memoria, desorientación e inestabilidad emocional. El síndrome de abstinencia presenta debilidad, inquietud y temblor, ansiedad e insomnio.
La dependencia a estimulantes presenta síntomas de hiperactividad, irritabilidad, violencia, reacciona muy impulsivamente. Se deterioran paulatinamente los valores sociales, familiares, puede llegar a una psicosis grave.
Las anfetaminas han tenido amplio uso médico como depresores del apetito para la reducción de peso y también han sido muy usadas por choferes y estudiantes para combatir la fatiga. Lo relativamente fácil de su adquisición y la sensación de bienestar ha contribuido a una frecuencia elevada de dependencia psicológica.
La sintomatología de los psicodislépticos o alucinógenos, está considerada como un verdadero cuadro psicótico. Existen alteraciones en la percepción , hay alucinaciones, trastornos en el pensamiento, el sentido del tiempo y el espacio se altera, disminuye notablemente su capacidad para discernir y evaluar sus experiencias así como su sentido de la realidad. Se observan síntomas físicos como: dilatación de la pupila, en algunos casos elevación de la temperatura, temblores, convulsiones. Produce efectos en las funciones mentales a causa de su acción distorsionadora sobre los mediadores químicos en los sistemas de trasmisión de las células cerebrales.
Los efectos más dramáticos son las alucinaciones visuales, auditivas y táctiles, además de la percepción e imagen corporal. El estado afectivo puede ser de éxtasis, pero puede alternar con sentimientos de duda y de ansiedad o depresión, es común un sentimiento de extrañeza o despersonalización, donde puede presentarse también una reacción psicótica provocada por la misma droga.
Los principales efectos psicológicos de la marihuana incluyen alteraciones en la percepción, y en la orientación (tiempo y espacio) ; los procesos cognitivos se alteran presentando distorsiones en los contenidos y funciones lógicas. La esfera afectiva presenta accesos incontrolables de risa o llanto. Las motivaciones están distorsionadas por el fármaco y se deben principalmente a la situación grupal. La aparición de alucinaciones y fluctuaciones emotivas dependen en gran parte de la personalidad del adicto.

3.Volátiles o inhalables.

  1. Cementos plásticos
  2. Solventes comerciales
  3. Gasolina y otros combustibles.

El impacto de estos estupefacientes tiene su acción principalmente en la población de adolescentes y niños. La sintomatología es muy amplia, pero principalmente se encuentran temblores y espasmos musculares, convulsiones, baja de temperatura, palidez facial, amoratamiento, zumbidos agudos, dolor de cabeza, vértigo y confusión mental. Las alteraciones en las funciones mentales superiores indican consciencia disminuida, atención dispersa, comprensión distorsionada, pensamiento incoherente, bloqueos en el discurso, y decremento general en los niveles intelectuales.

PSICOLOGÍA DE LA DROGADICCIÓN.

La esfera de las relaciones interpersonales está afectada en las relaciones familiares y laborales, la conducta de rebeldía es característica de inconformidad a las normas y patrones sociales. Estos sujetos desean cambiar valores, desacatar las normas, lo que los lleva a incurrir en actos delictivos. La dependencia del drogadicto reafirma su adicción a los tóxicos ya que busca en ellos su identidad.
La estructura familiar se presenta como autoritaria con padres rígidos y exigentes, la figura materna es inestable, lábil, ambivalente y esto le trasmite inseguridad al toxicómano. Los valores distorsionados le llevan a no poder distinguir entre aspectos favorables y negativos de su conducta, lo que fácilmente le lleva a cometer actos delictivos, como robar o prostituirse para conseguir estupefacientes. En las relaciones interpersonales su actitud es de comunicarse solo con aquellos que comparten sus ideas esto fortalece el fenómeno del pandillismo.
El negar su consciencia de enfermedad, nos habla de un yo integrado, pero con elementos que no han sido bien desarrollados, es por ello que la negación constituye en cierta medida una Despersonalización.

2.3.3.2. Psicopatía
La característica principal del psicópata es su amoralidad. La personalidad psicopática es una personalidad anómala que posee una desarmonía intrapsíquica congénita, posee un inestable equilibrio psíquico sin perder el contacto con la realidad, presenta episódicamente reacciones desequilibradas, afectivas, caracterológicas y temperamentales; esto le lleva ineludiblemente a un desajuste social.
La falla grave de la Introyección de las normas sociales es provocada por un mal funcionamiento o una ausencia total de superyo. En este caso el superyo actúa con contenidos contrarios al de las exigencias del medio social en el que se desarrolla, así puede tener un superyo que funciona de manera patológica.
Algunos tipos de psicópatas pueden entrar en la siguiente clasificación:
  1. El psicópata desalmado, falto de consciencia moral, no siente remordimiento ni arrepentimiento, suele ser frío, gruñón y déspota; como criminal es del tipo mas peligroso y brutal, es decidido en el momento de complacer sus deseos por lo que parece carecer de amor y compasión. No procede de una crisis, sino que sus planes tienen un arreglo perfecto y no duda en usar los medios mas brutales.
  2. El psicópata necesitado de estimación: se caracteriza por querer aparecer siempre mas de los que es o de lo que vale. Generalmente acude a la mentira y el mismo las cree. Es teatral, falso y carente de una auténtica afectividad.
  3. El psicópata impulsivo: Se caracteriza por el contraste entre sus explosiones súbitas y su restante comportamiento, mas bien tranquilo y lento. En una de sus crisis se comporta de un modo totalmente brutal en el cual llega a los crímenes mas violentos y carece de capacidad para defenderse a si mismo, para huir o para ocultar el crimen, dentro de este grupo pueden encontrarse los multihomicidas.

3.2.3.3 El delincuente sexual

La historia de los delincuentes sexuales muestra desintegración familiar, falta de supervisión y carecía de afecto y cuidados, rodeados durante la infancia de condiciones muy poco favorables. Dos características fundamentales generan su proceso asocial: la carencia de seguridad y afecto, que dan lugar a características sádicas y dominantes. Las necesidades y deseos emocionales son en gran medida responsables de la tendencia a cometer delitos. Muestran gran inseguridad que hace que su comportamiento sea tímido, retraído, inhibido, lo que le genera fallas en la comunicación interpersonal, desconfianza, falta de afecto a lo largo de su desarrollo.
Su pensamiento es de tipo obsesivo con contenidos sexuales y tiende a ser ilógico ya que tiene una personalidad inmadura y conflictiva. Su comunicación tiende a ser infantil con dificultades en el plano verbal.
El contenido del lenguaje es pobre o por el contrario de un gran detallismo sobretodo en adultos mayores.
Su afectividad posee un grave trastorno que parte de su conflictiva sexual, es dependiente, de baja autoestima y la angustia que proyecta está manifestada por la necesidad de controlar sus impulsos sexuales y no poder hacerlo. Presenta alteración de la consciencia y niega sus conflictos y comportamiento asóciales y agresivos. Por lo general disminuye su culpa atribuyendo el ataque sexual a su víctima. Su atención y percepción está fuertemente influida por el contenido sexual de su problemática.
La inteligencia es por lo general inferior a lo normal, aunque esto no implica retardo.
La adaptación a la realidad, como consecuencia de su problemática es pobre e inestable, evidenciando profundas dificultades para mantener relaciones estables.
El deterioro de los valores morales y sociales es progresivo y se acentúa a mayor edad, lo que señala los aspectos de su peligrosidad.



Anterior | Inicio