Inicio

Analizar las opiniones de un grupo de estudiantes de la Licenciatura en Pedagogía resulta ser una de las pretensiones de este estudio, en donde se considera de sumo interés la apreciación que los estudiantes de la educación tienen de su campo disciplinario.

Dicho análisis se llevará a cabo en diversos momentos de la formación de los estudiantes de esta disciplina dependiendo del semestre en el que se impartan las asignaturas consideradas como pedagógicas y de otras que repercuten en su formación teórica. Esto es con el propósito de percibir los elementos que intervienen en la construcción de su noción o concepto de la pedagogía como disciplina.

Se propone asimismo, brindar algunas herramientas para el estudio en torno a la identidad que forma el plan de estudios de la Licenciatura en Pedagogía de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, así como plantear las opiniones que tienen los estudiantes respecto al abordaje del campo pedagógico.

El objeto de estudio de este trabajo es la construcción de la noción de pedagogía por los estudiantes de esta disciplina. Está estructurado a partir de dos ejes temáticos: los contenidos de algunas asignaturas del plan de estudios de la Licenciatura en Pedagogía (las que Díaz-Barriga considera específicamente como pedagógicas) y las opiniones de un grupo de estudiantes de pedagogía sobre su disciplina.

Dentro de la formación de un estudiante es necesario la ubicación y/o la delimitación de su campo disciplinario, apoyarse en teorías y poco a poco irse inmiscuyendo en las problemáticas propias de su disciplina.

En lo que respecta a la pedagogía, históricamente ha sufrido diversos cambios en la conformación de su campo de conocimiento, algunos de ellos serán abordados a lo largo del trabajo. Estos planteamientos ha repercutido en la estructura, lineamientos y orientaciones de los currícula de pedagogía que a su vez han afectado la formación del estudiante de esta disciplina.

Se enfatiza en este estudio el análisis de la opinión de un grupo de estudiantes debido a que son ellos quienes se encuentran en proceso de formación, quienes viven los cambios en la constitución de la disciplina pedagógica, quienes se enfrentan a las situaciones actuales y demandas de ésta profesión. Además son estos sujetos quienes construyen conceptos o nociones acerca de la pedagogía, en donde se considera esencial la formación teórica.

En otras disciplinas esta problemática puede no ser tan fuerte. Sin embargo, en algunas ciencias sociales y humanas, debido a la complejidad de sus objetos de estudio, se comparte la problemática pedagógica de la indeterminación de sus campos y saberes.

Algunos estudiosos y especialistas en pedagogía dan por hecho la existencia de la indefinición en el saber pedagógico y en las formas en cómo se aborda lo pedagógico en el plan de estudios de la licenciatura en pedagogía.[1] En este marco contextual se reconocen algunas deficiencias que existen en la formación pedagógica de los estudiantes de esta disciplina y que pueden crear confusión al momento de ubicarla, de asumirse e identificarse con ella.

La problemática en torno a la concepción de la pedagogía, ha dado como resultado que el plan de estudios de la carrera en pedagogía esté estructurado con una serie de conocimientos fragmentados. De esta manera el estudiante que elige esta formación se enfrenta con los problemas propios de la disciplina y con los que se generan en el plan de estudios.
Subyace una preocupación en los estudiantes acerca del ‘carácter científico de la pedagogía’. Esto provoca que se intente hacer pedagogía sin objeto y estudiar el objeto educativo sin construirlo”. [2]

Esta perspectiva ha permitido proponer como un tema de investigación desde el plano curricular: el análisis de las opiniones de un grupo de alumnos de la licenciatura en Pedagogía sobre su propio campo disciplinario. El análisis se llevará a cabo en varios momentos de su formación dependiendo del semestre en que se impartan las asignaturas consideradas específicamente como pedagógicas para este estudio. "La discusión sobre el carácter científico de la educación (...) afecta la construcción de un plan de estudios y se manifiesta (...) en las dificultades que tiene el estudiante de una licenciatura en educación para comprender su campo profesional y el estatus de la disciplina pedagógica".[3]

Se parte de la apreciación de que el estudiante durante su proceso de formación va conformando nociones o conceptos en torno a la pedagogía. Situación que le permite participar dentro un campo disciplinario[4] e identificarse con esos saberes. En este proceso el estudiante se va apropiando de saberes y lugares desde lo pedagógico, que le permitirán mas tarde reflexionar y analizar el fenómeno educativo con mayores elementos.

“...los alumnos de la carrera de pedagogía no tienen una conceptualización precisa y fundamentada de lo que es la pedagogía y mucho menos de lo que es su campo de estudio: la educación”. [5]

Se pretende ofrecer un panorama de los elementos que intervienen en la construcción del concepto o noción de pedagogía por parte de los estudiantes de esta disciplina, estos son: los contenidos de las asignaturas de carácter teórico del plan de estudios, y las opiniones de un grupo de estudiantes de pedagogía. Lo que nos permitirá suponer las posiciones teóricas de estos conceptos.

El objetivo del trabajo corresponde a una reflexión, desde el plano curricular, en lo que respecta a la identidad que forma el plan de estudios en el estudiante del Colegio de Pedagogía de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Además de plantear las valoraciones de éstos respecto a la indefinición y el abordaje del campo pedagógico.

La pertinencia de esta temática radica sustancialmente en el lugar que ocupa dentro de la formación de un estudiante de pedagogía, la construcción y/o delimitación del concepto y campo de su disciplina. “ ...la formación conceptual es garantía de una formación para el pensamiento original creativo y constructivo”.[6] Ubicar las posiciones teóricas de la pedagogía, sus marcos de referencia y los paradigmas, por mencionar algunos, contribuirían al establecimiento de una identidad y una asunción de la disciplina por parte del estudioso de ésta. Otras razones que llevan a ocuparse de esta cuestión, se derivan del reconocimiento de una multiplicidad de problemas que enfrenta la disciplina pedagógica en su constitución teórica.
ESTRATEGIAS DE APRENDIZAJE:

Los alumnos conocen a través de su interés; de la motivación que tengan; de la importancia que le den a las cosas o del lugar dónde las pongan; del reconocimiento, la legitimación del saber que se les proporciona.

...hablar de formación implica reconocer la estructuración de un pensamiento propio y fundamentado en el ámbito de lo social. Esto es, significa no sólo reproducir las posiciones de diversos autores, sino entenderlas en la estructura conceptual en la que son formuladas, debatir con ellas desde su propia lógica o desde una teoría diferente y, finalmente, integrar la propia conformación conceptual que a la larga se traduzca en una producción original. Formación implica por tanto la producción intelectual del sujeto”.[7]

[1] Patricia Ducoing, Ángel Díaz-Barriga, Concepción Barrón, Raquel Glazman, entre otros.[]
2 Inclán Espinosa, Catalina. “ Constitución teórica del campo de la educación”. En: Perspectivas docentes. No. 6, 1995, Universidad Autónoma de Tabasco. p. 48[]
3 Ibid. p. 45 []
4 Bourdieu, Pierre. Campo de poder y campo intelectual. Ed. Folios ediciones, Argentina, 1983.[]
5 Godoy , Miguel y Lora, Juan José. “Reflexiones sobre los conceptos de pedagogía y educación que subyacen en los estudiantes de pedagogía”. En: Barrón, Concepción y Blanca R., Bautista. Memoria del foro de análisis del currículum de la licenciatura en pedagogía. ENEP-ARAGÓN, UNAM, México, 1986. p. 277[]
6 Díaz-Barriga, A., Barrón C. El curriculum de pedagogía. Un estudio exploratorio desde una perspectiva estudiantil, ENEP-ARAGÓN, UNAM, México, 1984. p. 81[]
7 Díaz Barriga, Ángel. Investigación educativa y formación de profesores. Contradicciones de una articulación. Cuadernos del CESU No. 20. México: CESU-UNAM. 1996. P. 42

Inicio