Inicio

No entiendo:

Esta es una de esas historias en las que se dice mucho menos de lo que se pretende, me pidieron que fuera preciso, que expusiera solo lo importante, que no me extendiera mas allá de lo debido para describir lo que eres y lo que has representado en mi existencia, el caso es saber si estoy enfermo, si mi padecimiento es mental o si hay alguna extraña influencia que me haya conducido a un estado tan alarmante, pero me permitieron la libertad para expresarme, la asociación de ideas sigue siendo importante en el análisis y también lo es la curiosidad que no se puede reprimir cuando se abre una rendija para expiar la vida ajena, los momentos íntimos en que cada uno hace versiones distintas aun cuando siempre sea el mismo tema.

Lastima que no sea contagioso este padecimiento, seguramente les haría mucho bien sentir con tanta intensidad, escapar un momento de sus fingidas posturas y ser auténticos en el sentir y el hacer, rompiendo los moldes impuestos por la publicidad y las influencias externas, en el interior de cada hombre y mujer hay un fuego sagrado, una formula mágica que tu y yo descubrimos, pero es difícil mostrar el camino para llegar hasta ellas.

¿ Por que irrumpe con tal fuerza el sexo en nuestro amor?, ¿por que se convierte en un desierto el ultimo minuto que no estoy junto a ti? , ¿por que me siento tan solo cuando no te veo, me entristece no saber cuanto durara nuestra felicidad y la posibilidad de que esto termine?.

No entiendo como nos relacionamos hasta el punto de convertirnos en uno y donde se formulo la historia maravillosa que hemos vivido juntos, tampoco comprendo cual es tu secreto para hacer que me sintiera de este modo y como fue que te conquiste habiendo tantas diferencias, o fuiste tu la que planeaste como atraparme para hacer trepidar mi lecho hasta romperlo , rociarlo con el sudor las sabanas acostumbradas a pintarse de mujer y hombre al desnudo, una obra que ya se ha quedado en mi memoria hasta que muera.

No entiendo como podemos sentir tanto en tan poco tiempo, como llenamos los espacios de caricias y pasión, como se multiplican las dimensiones y los elementos cuando en un beso se entrega todo y porque requiero de la soledad para sentir lo mucho que me haces falta, sobre todo cuando me asfixio en la carencia de tu espíritu entendiéndose con el mío mientras se dicen las cosas que se quedaron por ahí en los huecos de la mente para ser compartidos solamente con quien es amado.

No entiendo por que el universo parece pequeño para expresar lo que siento por ti, por que tus silencios me dicen tantas cosas y porque me siento el mas dichoso de los hombres. Una sonrisa tuya ilumina mi día, una mirada, la noche y se que no hay reproche en tus enojos cuando dejas que se cumplan los antojos en la complacencia mutua.

No entiendo que tienes de particular para hacer que lo general se convierta en especial y cuales son los detalles más importantes en el arte de amar que he aprendido a tu lado, desconozco si por equivocación o acierto llegue hasta ti, o de que argumentos me valí para tenerte en mis brazos.

No entiendo con precisión tu idioma, ni siquiera tu forma de ser, eres algo especial, una mujer con detalles de diosa, esto quiere decir, incomprensible, misteriosa, seductora, soñadora, voluble, preciosa, caprichosa, suspicaz, orgullosa, graciosa , coqueta y muchas cosas mas que, al combinarse dan como resultado la perfecta forma de mantenerme siempre atado a lo que tu eres, un enigma cuando tienes el fuego en tus adentros, cuando tus movimientos dicen mas que lo que se alcanza a comprender y no hay nada que hacer mas que seguir tu ritmo para sentir que hay algo divino en la unión de dos seres.

Me hubiese gustado que escribieres:
Yo soy tu indómita gacela, el trueno que rompe la luz sobre tu pecho. Yo soy el viento desatado en la montaña y el fulgor concentrado del fuego del ocote. Yo caliento tus noches, encendiendo volcanes en mis manos, mojándote los ojos con el humo de mis cráteres. Yo he llegado hasta vos vestida de lluvia y de recuerdo, riendo la risa inmutable de los años. Yo soy el inexplorado camino, la claridad que rompe la tiniebla. Yo pongo estrellas entre tu piel y la mía y te recorro entero, sendero tras sendero, descalzando mi amor, desnudando mi miedo. Yo soy un nombre que canta y te enamora desde el otro lado de la luna, soy la prolongación de tu sonrisa y tu cuerpo. Yo soy algo que crece, algo que ríe y llora. Yo, la que te quiere.
Pero lo escribió la poeta de nicaragua Gioconda Belli como si hubieses sido tu en la inspiración de lejos que se trasmite por deseos y se hace letras en poema para todos comprendido.
De ella es también la siguiente prosa que me dice lo que tienes, tu eros reprimido mezclado con su renuencia a aceptar el orden establecido por la fuerza, la superioridad de un enemigo que no tiene nombre ni rostro, pero que aniquila la pretensión de ser lo que yo y tu somos cuando estamos juntos en el alborotado universo de los juegos en que el amor y el sexo hacen la formula perfecta mientras ella dice:
“Me tengo que ir a comprar las pinturas con las que me disfrazo todos los días para que nadie adivine que tengo los ojos chiquitos (como de ratón o de elefante). Estoy yéndome desde hace una hora pero me retiene el calor de mi cuarto y la soledad que, por esta vez, me está gustando y los libros que tengo desparramados en mi cama como hombres con los que me voy acostando, en una orgía de piernas y de brazos que me levantan el desgano de vivir y me arañan los pezones, el sexo, y me llenan de un semen especial hecho de letras que me fecundan y no quiero salir a la calle con la cara seria cuando quisiera reír a carcajadas sin ningún motivo en especial más que este sentirme preñada de palabras, en lucha contra la sociedad de consumo que me llama con sus escaparates llenos de cosas inalcanzables y a las que rechazo con todas mis hormonas femeninas cuando recuerdo las caras gastadas y tristes de las gentes en mi pueblo que deben haber amanecido hoy como amanecen siempre y como seguirán amaneciendo hasta que no nos vistamos de dinamita y nos vayamos a invadir palacios de gobierno, ministerios, cuarteles... con un fosforito en la mano”.

Me advierten que estoy saliendo del tema, que no haga referencias para describir algo personal, pero es que también es parte de lo que vivimos, o de lo que imagine, y los pensamientos que afectan mi comportamiento se han formando de esas combinaciones, así que no hay remedio, he de continuara aludiendo a quienes influyeron de manera importante en nuestra relación.

Al leer sus líneas entiendo algo, pero me hago disimulado, no quiero que mis orgasmos sean solo una metáfora política, es demasiado pedir cuando no puedo entender muchas cosas, ni pensar siquiera que los tuyos sean la idea del naciente mundo de la justicia y el orden económico, quiero que sigan siendo lo que son, elocución de amor en todas sus formas, la exposición de los instintos sin restricción alguna, porque desde este punto percibo mejor lo que los revolucionarios buscan y lo que he obtenido desde que nos encontramos.
No importa si no entiendo un comino de otra cosa; pero tu estas en otra dimensión, para ti la vida es rosa, se borda de símbolos brillantes, caminas como en arena de playa con los pies descalzos y dejas que las olas te hablen del romántico tema que la luna inspiro al poeta que otorgo a la mujer la gracia de una reina, porque tiene el embrujo que fascina en su mirar, el altivo porte de una majestad, vibración de sonatina pasional, una de las tantas cosas que de ti me gustan, eres sensible a la clásica forma de los versos, a la época dorada en que se hablaba del amor con los sentimientos sin interposición del sexo exhibido, y te gusta recibir flores aun cuando me digas que las cambias por mi.
La verdad, si alguna vez te alejas me sentiré perdido, pero ya tengo algunas recetas para contrarrestar el efecto, una lista de lo que me han aconsejado que en primer lugar contempla el convertirme en ermitaño.
Fuera de broma, si te vas, no he de quedarme solo, me quedare con los amigos libros y sus hojas de blanco vestidas de novias esperando la caricia de mis ojos para desvanecerse en orgasmos de letras, entregándose completas en textos de misterio, de sorpresas que escribieron otros que también quedaron solos y no pudieron guardar las palabras que hubiese querido entregar a su amada. Entonces me doy cuenta de que somos muchos los que hemos quedado en esta soledad de inmensa que nos hace hablar en los silencios y nos aniquila el físico mientras los pensamientos se van por el deseo para retornar en desosiego que no deja dormir, eso lo descubro en tan solo unos minutos que no veo mi reflejo en tus grandes ojos ni siento el palpitar de tus senos en alguna parte de mi cuerpo.

Mira que cosa absurda venir a sentir tantas cosas cuando la piel se esta ajando y el físico se ha maltratado en cada una de sus piezas, como si fuera una burla del tiempo, la ultima oportunidad para sentir cuan cerca del cielo se puede estar en la tierra, lamentando no haberte encontrado antes para hacer con la energía y las emociones de los jóvenes lo que hoy estamos haciendo con el deseo y la experiencia de los viejos, por cierto que no somos tan grandes, pero no me alcanzara la vida para darte todo lo que tengo, se me hace pequeño el espacio y el tiempo para saciarme de ti, para llenarte completa, lo siento cada vez que me besas, cada vez que te aprietas contra mi cuerpo y pides un poco mas gimiendo de placer, sollozando de contento, me espantas de tanto calor que tienes, como si fueras de quince años y estuviera en plena ovulación, te acurrucas entre mis brazos y te pones tensa hasta que el orgasmo múltiple se convierte en grito y te sientes desmayar, te relajas y me dejas rendido, pero sintiéndome muy hombre, es algo increíble, como regresar al tiempo donde pisaba surcos de tierra blanda y veía en el horizonte la nube de lluvia acercarse mientras el fresco viento me acariciaba el rostro y me llenaba de contento el espíritu.

Nos abrimos una puerta al mundo de lo bueno, con la música nos entendimos y en un baile de pareja en el salón dorado de los sueños se marcaron los símbolos de cada sentimiento importante en nuestra vida, como si fuera lo mas importante, como si no existiera nada, ni siquiera la posibilidad de tener otras ideas, la abstracción fue una realidad en ese mundo donde vimos borrachos de lujuria regalando sus consejos, incontenibles embelesos que se desparramaron por los campos de pensamientos compartido en las tardes en que la intimidad tan protegida nos pertenecía y era diferente a lo que otros conocían, porque ahí solo eras mía y no importaban las apariencias, sino ser y hacer lo que se quería.

En la realidad no existes, pero hubiese sido bueno vivir todas esas cosas que he descrito en mi soledad, con mis manos en un teclado frío que obedece sin reparo mis deseos, sin participar siquiera un poco aportando algo distinto a lo que pienso, una respuesta, la aceptación, la replica ,hubiese sido magnifico que alguien sustituyera la imaginación con un cuerpo vivo, con voz, aroma, movimiento; pero no te conozco, no se en donde estas y no entiendo como, como llegue hasta ese momento en que empecé a describirte dejando que me poseyeras en una forma de locura o de sueño del que me niego a despertar, eres lo único que queda del romanticismo que tenia dentro, de mi propio experimento de amar, por que he de entenderlo?, es mejor que sea así, un acuerdo especial entre lo poco que comprendo y lo mucho que he de ignorar.

Me di cuenta de mi locura cuando las telarañas que colgaban del techo en las habitaciones de mi casa eran demasiado grandes para haberse formado en ese tiempo que creí corto, como si hubiera cerrado los ojos tan solo un instante y al abrirlos hubiese cambiado el mundo por un efecto incompresible.
Y de pronto, sin entender por que, recuerdo todo un párrafo leído en la novela de los fantasmas de otro Juan: "...Todas las madrugadas el pueblo tiembla con el paso de las carretas. Llegan de todas partes, copeteadas de salitre, de mazorcas, hierba de pará. Rechinan sus ruedas haciendo vibrar las ventanas, despertando a la gente. Es la misma hora en que se abren los hornos y huele a pan recién horneado. Y de pronto puede tronar el cielo. Caer la lluvia. Puede venir la primavera. Allá te acostumbrarás a los 'derrepentes', mi hijo." Será que tu también eres un fantasma o que yo estoy muerto.
Alguien asevero que renunciar a los juicios falsos era como renunciar a la vida, ¿que tan falsos pueden ser los míos ante la ficción que se ha formando en torno a muchas otras cosas en las que el hombre ha creído como una verdad_? Eso tampoco lo entiendo, no se la respuesta y dudo que alguien la tenga aun cuando puedan burlarse de ello cuando digo que la única certeza desnuda eres tu, pero no existes, lo cual es perfectamente valido para quien comprende que no hay ninguna probabilidad de que me equivoque al afirmar lo que es desconocido, porque no hay como demostrar lo contrario.

En resumen, tu seducción fue una fantasía temeraria que me condujo a los umbrales de la locura, te invente toda clase de atributos según mis propios conceptos de lo que debiera tener la mujer perfecta, te vestí de belleza, te adorne de dones sacados en los sueños de un poeta, en el cuadro de un pintor que encontró en su paleta los colores de la magia que se describen en los cuentos de hadas, porque mis juegos mentales quedaron determinados por el deseo de encontrarte, sentirte, amarte hasta el delirio como hacen los hombres inteligentes con la ciencia que devela los misterios y propone nuevas cuestiones.

Te he querido tanto que ya eres parte de mi, eres porque yo te he creado, mi obra maestra, la inspiración de lo que hago, la razón para sentir, el fenómeno sagrado para que mi alma crea en un Dios, ¿ de que otra forma tendría la facultad de hacer realidad una idea?, se que te hice porque lo quería, porque te necesitaba para sentirme vivo y gozar del placer que solo una mujer perfecta puede regalar, ¿pero que necedad me empujo al abismo de las reflexiones sobre lo que yo soy para ti?, no lo entiendo.

Mi pensamiento era libre antes de imaginarte, volaba en cualquier dirección y se entretenía en cualquier cosa sin responsabilidad alguna, como un niño que sabe que siempre donde hay alimento, donde dormir y jugar, tal vez por ello lo sometí a tu encanto, le di un motivo para quedarse quieto y madurar, porque ser maduro es perder la oportunidad de vivir sin restricciones, un derecho que no es valido ni reconocido por quienes pretenden saberlo todo y creer que la libertad se debe ganar trabajando para ello, esclavizándose en cualquier cosa valorada en el mercado.

Debo advertirte que me gustaba mi libertad, no me importaba ser calificado de loco, mi demencia tenia la particularidad de reconocer que no podía abstraerme a los influjos de las circunstancias, los fenómenos naturales, las condiciones sociales, el mercado, y otras cosas, pero no luchaba por controlarlas, el tiempo, las fronteras de cualquier tipo las veía como meras invenciones del hombre para sentirse seguro en sus recintos y me dejaba llevar con la misma facilidad que una hoja es arrastrada por el viento y danza en el espacio sin meditar donde ha de parar, cual ha de ser la consecuencia de haber sido arrancada del árbol donde pasivamente observaba a otros seres moverse.

Tal vez hay algo de culpa en mi proceder, pero no han de juzgarme por eso, que los culpables son mis instintos, que se levante la acusación en su contra y se aplique la sentencia a quien resulte el responsable por su influencia en el comportamiento de un hombre que solo deseaba satisfacerlos.
De cómplices acusare a los sentidos que me llenaron de sensaciones los sistemas, a la mente por permitir que se alojaran en ella los conceptos románticos, sentimientos y emociones que se dirigieron a tu forma, a los poetas y artistas que llenaron de belleza ese universo nuestro donde algún día te encontré.

Tendrán que juzgar a los que inventaron la letra, la palabra, el sonido, la pintura y los pinceles, las herramientas para esculpir y los libros, porque fueron un medio para las obras que me inspirarían tu creación, te fueron formando poco a poco hasta sentirte real, tus suspiros se estrellaron en mi pecho y tus piernas se enredaron con las mías en cuadros de expresión surrealista.

Yo seré el defensor por razones obvias, no quiero perderte, me he acostumbrado a tenerte en todos los instantes y no me importa nada sin la magia que de ti nace, estoy dispuesto a perder la facultad de ser parte de la especie, a vivir en aislamiento y sin la posibilidad de entrar a los reinos prometidos por quienes manipulan con promesas a los grandes conglomerados modernos, me pueden quitar el nombre, cualquier posesión, pero he de quedarme contigo toda la existencia y saber que seguiremos siendo uno, sin malos entendidos, sin reclamos, ejecutando el verbo amar en todos sus formas, sin ser eternos, lo efímero tiene mayor valor en la interpretación de los sueños, porque ha de vivirse intensamente sabiendo que ha de terminar, ¿ que significado tiene ese concepto en la locura que vivimos?, ciertamente ninguno, tu y yo sabemos que lo nuestro ha de durar lo suficiente para sentir la plenitud de ser dichosos, en la redundancia y el eco, en cualquier sentido.

Los que adoran el razonamiento encontraran suficientes pruebas de que me he burlado y apartado de las nociones fundamentales del hombre normal, porque contigo me convertí en algo distinto, no existe en el universo algo similar, simplemente me transforme en una extensión de tu influjo y ,al igual que en la materia, los espacios son demasiado grandes para medirlos y la energía que nuestro amor emana, es imposible de controlar.

Si en realidad existes y llegan hasta ti mis pensamientos, no dejes de contestar, no te quedes ahí pasmada esperando que el tiempo pase, la clave la sabes, “colgada de un tren en movimiento rió”, solo tu y yo sabemos el significado , te estoy esperando, solo tienes que llegar y haremos todo lo descrito, lo tengo bien estudiado, ha sido la obra preferida de mis tiempos ganados a fuerza de resistir las tentaciones de ser como otros apegados a la realidad, cuando no soy otra cosa que yo mismo, marcando los signos, dirigiendo los actos, montando la escenografia que llena las exigencias de un destino que me fundió con el tuyo en una increíble coincidencia.

Esta trama compleja entre la realidad y la imaginaria se mezclaron hasta confundirme de tal modo que no puedo distinguir cual es cual, alguien ha intentado sacarme del embrollo y ha terminado igual de confundido, porque mis argumentos son tan sólidos como los de un experto en cualquier materia, tengo pruebas de que te conozco, puedo describir con detalle tu estatura, color de piel, ojos, gestos, la manera en que sonríes, hablas, lo que te gusta comer, la manera en que caminas, tus extrañas formas de jugar con las mentiras para hacer que me confunda un poco mas y dejarme siempre con la duda de si el amor es una de las formas mas correctas para interpretar las cosas ciertas que se perdieron en algún lugar desconocido.


Me recomendaron que te dejara ir, que renunciara a lo que tu eres para saber de que estabas formada, si eras de verdad te encontraría de nuevo, si nunca lo hacia me sentiría mejor, pero adivine que había algo de envidia en esos consejos, y te guarde tras las apariencias de estar sano, de ser el hombre sensato que no se abstraía en pensamientos raros, tal parecía que cumpliría con los requisitos para ser aceptado en las comunidades de los que se hacen tontos diciendo que tienen las respuestas y la formula para alcanzar el éxito cuando el fracaso esta rondando a su puerta en cada decisión que toman sin atender al contexto total de lo que interviene en un suceso, ni siquiera lo imaginan, están mas perdidos que tu y yo en nuestros mundos de caricias.

Explico que te conocí bailando en una noche en que los duendes de la danza se escaparon para hace una demostración de cómo el movimiento de los cuerpos controlaba las energías del universo, me dicen que lo compruebe, que diga donde esta ese lugar, cual es tu nombre preguntan y es algo que yo también me he preguntado siempre, por eso no contesto y eludo los cuestionamientos diciendo que no tengo intención de entrar den detalles de algo tan mío. Me dicen que explique en pocas palabras lo que tu y yo somos y eso he es lo que he estado haciendo hasta ahora, pero no puedo detenerme, siempre hay algo mas que quiero decir, algo importante, porque no hay detalles triviales en lo que he vivido desde que te conocí.

Dicen que estoy alucinando, que he de haber ingerido alguna droga por accidente o algún elemento ha creado esa reacción en mis pensamientos, tal vez soy alérgico a la realidad, o estoy abrumado por mis propios razonamientos y encontré la forma de escapar conformando una historia en la que puedo realizar mi deseos como en un sueño, sintiendo y emocionándome con lo que parece una vivencia, pero no es mas que la proyección de mis reprimidos instintos sexuales aprovechando la ocasión para manifestarse en la descarga de pensamientos conformados a tu alrededor. Me dan lastima, no saben de que están hablando, acaso no se ha quedado mi cama impregnada de tu aroma? ¿no he hemos marcado con detalles cada rincón de la casa? En cada lugar que recorro en esta ciudad tengo un recuerdo tuyo, estoy seguro de que existes aun cuando hayas sido mi propia creación.

Aun cuando ellos tuvieran razón, ¿son mejores que yo?, me parece que solo andan husmeando por entre lo que les sugieren los pensamientos ajenos, los míos me pertenecen por completo y ahí estas tu, quiero entender que salgo ganando de cualquier manera, pero si pierdo en mi obstinación no me importa, pero te quedas conmigo y yo estaré contigo siempre.


Se que te gustan los niños y los caballos, que gozas intensamente cabalgar a galope y tener en tus brazos un bebe, pero eso que tiene que ver con los pensamientos reprimidos, acaso me entro la gana de ser padre o de convertirme en caporal?, eso de andar interpretando los pensamientos es cosa de zafados, eres así porque tu lo prefieres, no porque yo lo proponga, como tampoco lo hago cuando te veo que te alejas y no se cuando regresaras.

Te veo de un tren colgando, traviesa aprendiendo a ser polizón en los vagones que los garroteros cuidan sin saber que están cooperando para que la aventura sea especial, que el eludirlos es parte de la experiencia que carga de adrenalina los furgones del cuerpo para luego dejarla salir en el apasionado , un premio a la ejecución.
Entonces no tenia la certeza de que serias tan amada y deseada por mi, ni que tu estarías dispuesta a planear nuestra luna de miel anticipada en la sierra entre los montes y los bosques, escribiendo en las estrellas un mensaje para dos, desconocía el poder de tu magia y las felicidades que eras capas de forjar simplemente por diversión, y la gran ocasión en que te sentiría por vez primera fundiendo cada parte de lo que somos en una sola proyección.

Se que olvidas fácilmente, eso te da la ventaja para ser mas feliz, los recuerdos casi siempre traen la nostalgia acompañada, o los rencores, el deseo de hacer las cosas diferentes, pero tu de eso no sabes, te abstraes en el presente, estas aquí sin el estorbo de la mente que se inclina a buscar en el pasado las referencias para hacer comparaciones que no llevan a ningún lado, pero se que a mi me recuerdas, porque me hablas aun cuando estés lejos y me dices muchas cosas que has podido retener con tanto detalles, cosas que solo tu yo conocemos, las que tienen sentido en relación con lo que hemos vivido entre las llegadas de los días y la partida de los años donde tu seguirás viviendo aunque yo muera, eso te lo aseguro, te dejare la inmortalidad asegurada en las letras que describen lo que eres para que otros te retengan en sus mentes y te hagan parte de sus vidas.

Aun los viejos, entumidos y con achaques de reumas te recordaran con gusto sabedores de que tu no rechazarías su compañía, como no rehusaste la de los gringos pensionados que llegaban a buscarte para sentir un poco de alegría y olvidarse de las guerras en las que mataron a muchos inocentes y dejaron mutilados solamente para quitarles lo que poseían; pero tu no te metías en cosas de política, los mirabas con la candidez de los que no ambicionan nada mas que ser felices y si ellos querían gozar en estas tierras tu eras la anfitriona escogida para hacerlos sentir que las cosas podían ser diferentes y que no había porque marcar a la gente con prejuicios raciales, incluso les enseñaste que los sentimientos existían antes que las armas.

Se sentaran contigo en la plaza principal a escuchar la música de la banda del estado mientras piensan en el pasado cuando fueron medio soldados y medio hombres, porque les habían condicionado para matar y ganar dinero a costa de las vidas ajenas, pero a su sombra se acostumbraran a ser humanos, tal vez hasta cambien de nacionalidad, prefieran venir a terminar sus días en los pueblos donde la gente habla de los muertos con respeto y aun cree en los milagros.

Entonces sabrán que existes, que aun estas colgada en los vagones de los trenes, en el galope de un caballo, con los niños de todas las edades que son tan parecidos a ti en muchas cosas, menos en la forma apasionada en que me mostraste que vale la pena vivir para conocer alguien como tu, pintora de alegrías, forjadora de placer.
Te recordaran con las lluvias, porque tu has estado en este valle donde llueve sobre mojado y se hacen charcos sobre lo charcos que ya existían, en esta tierra con olor de alegría que se impregno en tu ser porque en ella naciste y de ella te formaste aun cuando te confundieran con extranjera y algunos dijeran que no podías ser de aquí, pero como no has de serlo, no te pondría en otro lugar, de aquí salieron mis pensamientos sobre tu existencia, aquí nacieron los deseos y se hicieron realidad entre los pavimentos con baches y los tianguis vendiendo cualquier mercancía para ocultar un poco el desempleo que tiene su origen en la injusta distribución de los recursos de un planeta en que hemos vivido las apasionadas notas de nuestra propia música de mariachi y orquesta, de tropical ritmo en el casino donde las parejas se acoplan para sentir la compañía , abolir la soledad.

Hablaran de ti como la señora del altivo porte que un día apareció en las líneas de un autor anónimo, dirán que existes en algún sitio de este país donde se esconden los mas grandes tesoros, siendo tu el mejor, y dirán que aun tienes el encanto de las inspiradoras musas que todo artista quiere para realizar sus mejores obras, te adornaran con flores de distintos colores y formas, describirán tus modos como si te conocieran y muchos de ellos soñaran alguna vez con estar contigo como yo lo he estado, en sus mujeres trataran de encontrarte y sabrán que todas tienen un poco de ti, sobre todo las que saben hacerse querer y se entregan sin restricciones.

Para que te recuerden mejor o te imaginen de la forma clara en que yo te he imaginado, han de leer los párrafos con los ojos cerrados, con el corazón abierto, pensando en aquellas líneas que pronuncio Susana, la del otro Juan: “El mar moja mis tobillos y se va; moja mis rodillas, mis muslos; rodea mi cintura con su brazo suave, da vuelta sobre mis senos; se abraza de mi cuello; aprieta mis hombros. Entonces me hundo con él, entera. Me entrego a él en su fuerte batir, en su suave poseer, sin dejar pedazo."
Entonces, si tienen suerte, se les revelara la forma en que tu eres, lo que yo hice con tan solo acomodar las letras en el lugar adecuado para describir algo que antes no existía, que yo hice con la voluntad de encontrar esos tesoros que se guardan en la dimensión inexplorada de los pensamientos, en el universo de los reflejos de aquello que tiene algo de realidad y mucho de ficción.

Las mujeres mas bellas de este mundo mueren como todos los mortales, pero tu existirás mas allá de los tiempos y los significados de cada época, nadie podrá decir que ya no existes, ni siquiera sabrán tu nombre para afirmar que se ha registrado el deceso de alguien parecido, estarás ahí en el galopar de los caballos y en la ternura de los niños, en los pensamientos vagos de los viejos y en los deseos de hombres y mujeres encendidos en las noches en que la luna les recordara que hay algo romántico en las intimas relaciones cuando el sexo y el amor se combinan.

Estoy seguro de que esto te agradara mucho saberlo, porque los velorios y las muertes de cualquier tipo te causan miedo, te gusta estar viva y cualquier cosa que se relacione con ello, pero los difuntos, las ropas de negras del luto, los novenarios, el tañer de las campanas tristes que anuncian que hay dolor en algún sitio siempre te han causado espanto, te enferman, es otra de las cosa que comprueban que tu eres independiente a mis propios pensamientos, porque para mi la muerte es una consecuencia natural, un cambio en el proceso continuo del universo, en cambio para ti es un final que no tiene remedio.

Hay otras cosas que marcan diferencias entre nosotros, a ti te gusta ver televisión y a mi leer, a ti el amanecer en una fiesta, a mi las noches silenciosas, te fascina la comida chatarra aun cuando hablas de dieta, yo hago ejercicio y como lo que se me antoja sin reparar en las consecuencias, además, tu consideras que hay gente buena en todos lados, yo lo dudo, creo que mas bien son la excepción de la regla, donde la mayoría solo busca su propia conveniencia y se lleva entre las patas a cualquiera con tal de salir ganando.

Lo extraño es que no discutimos por esas cosas, ni siquiera por otra que parecieran ser motivo para distanciarnos, “cualquier cosa la arreglamos platicando”, me dijiste, y se ha respetado ese trato, de lo cual me alegro, porque nuestra relación ha perdurado por sobre los años y las circunstancias, como si estuviese rodeada de un escudo que se formado con tus maneras simples de opinar sobre las cosas que parecieran importantes, convenciéndome que no hay de que preocuparse, todo tiene que pasar.

Metido entre tus piernas, cuando el frió de la sierra nos rodeaba en la luna de miel planeada nomás para demostrar que eras una mujer completa, pensé que soñaba y que no quería despertar ya nunca, tal vez se cumplió el deseo, por eso aun te veo sin que estés aquí, te siento tan cerca, te hablo, cada uno de mis sentidos te percibe con la misma claridad que en esos días cuando el aroma a bosque se mezclaba con el nuestro y me dejabas hacer lo que quería contigo para probar que ya no había ninguna razón para dudar de lo que sentías por mi.

Fue en ese entonces cuando entendí que tu estabas mas viva que otras gentes, supe que eras diferente a cuantas mujeres había conocido y que te amaría con toda el alma hasta que se me fuera el aliento y se detuviera el corazón, pero no lo dije, no te deje saber cuanto me habías transformado en tan poco tiempo, ni siquiera hice festejos demasiados por la felicidad que me invadió desde que goce tu compañía, solo, en mi habitación empecé a escribir para mantenerme callado, hasta que se me hizo un habito el no entablar conversación con otras personas, solo contigo, pero sin decir lo que mis sentimientos eran, porque tenia miedo de que aprovecharas tanto amor y te convirtieras en una tirana, en alguien que aprovecharía tal veneración para burlarse.

Se que cuado muera, en el ultimo momento estarás ahí presente, aun cuando te asusta la muerte y los velorios, permanecerás conmigo, me acompañaras mas lejos que otros, incluso veras el próximo camino que recorreré, tal vez alguna parte de tu ser se vaya conmigo, porque hasta ese punto estamos unidos, pero quiero que te quedes, que sigas viviendo con la misma intensidad que ahora, que tus sonrisas sean las portadoras del mensaje de felicidad que nunca envié a los que amaba, ellos sabrán al verte que hice algo bueno en este mundo, dedicarse a alguien como tu es suficiente justificación para abandonar cualquier responsabilidad y en mis escritos, dedicados a ti, encontraran que por tu medio a todos ellos los ame, que me aferre a la vida porque tu estabas conmigo y que hice muchas cosas solo porque estabas a mi lado.
Dios me ha de perdonar, porque el te puso en mi camino, hizo coincidir nuestros destinos para que se formara un nuevo universo de sentimientos, emociones, alegrías, canciones, versos, actos, obras, recuerdos, textos, que describen una historia diferente en donde el mal no existe, tampoco la muerte, solo el amor profundo, la forma perfecta de vivir eternamente. JuanAntonio

Inicio