Anterior | Siguiente | Inicio

¿Los enfant terribles de Kuhn?

Es un lugar común mencionar que los análisis tradicionales del conocimiento y la racionalidad sufrieron una crítica importante cuando W.V. Quine introdujo el holismo y la relatividad conceptual. La diatriba contra la teoría del conocimiento clásica se vio reforzada por el tardío Ludwig Wittgenstein y su autocriticismo y reflexión sobre el lenguaje, y por la revolucionaria concepción filosófica de la ciencia de Th. S. Kuhn[1].
La novedosa dimensión social que Kuhn le da al análisis del conocimiento científico sirvió de aparejo para los movimientos de reacción académica contra la concepción heredada del positivismo lógico[2], dando lugar, según Olivé, a distintos niveles de relativismo y/o constructivismo. Uno neokantiano que es propio de Kuhn, otro de tipo social, propio de escuelas como el “Programa fuerte” y uno “devastador” identificado con la obra de autores como B. Latour y M. Callon. Sin embargo, para Olivé, por lo menos el constructivismo devastador no se justifica de ninguna manera en el de tipo neokantiano de Kuhn[3].
Para Olivé es prudente hacer una lectura relativista de Kuhn, sin embargo tal interpretación bien puede ser consecuente con un realismo interno como el que propone H. Putnam.
Para Olivé el constructivismo kantiano: “sostiene que la realidad es determinante para el contenido de las teorías científicas, pero también es determinante el esquema conceptual, o el paradigma, desde el cual se trabaja: la confluencia de estas dos determinaciones constituyen a los mundos en los que habitan y con los que interactúan los seres humanos”[4].
El constructivismo kantiano así postula que la formación del mundo se da en tanto la función de dos componentes: un marco conceptual compartido socialmente y la realidad o el mundo tal como es; por supuesto, ninguno de tales elementos es prescindible.
En el mismo sentido, el realismo mínimo planteado por Putnam es un esfuerzo por conservar el realismo de sentido común a la vez que se evitan los absurdos y antinomias del realismo metafísico; es en el fondo únicamente la insistencia en que el realismo no es incompatible con la relatividad conceptual[5] de la que hablan Kuhn y los proyectos sociológicos, por ejemplo. Como cita Olivé, para Putnam es imposible tener un punto de vista desde ninguna parte y más aún, no existe un grupo de objetos del mundo que sea independiente del lenguaje y no hay una relación fija entre un término del lenguaje y sus extensiones.[6]
El mismo Putnam sugiere el célebre ejemplo de los lógicos, uno al estilo R. Carnap y otro de la escuela de lógicos polacos que son cuestionados sobre el número de objetos en un mundo donde existen X1, X2 y X3. Las respuestas de ambos se distinguen pues el primero dice que existen tres objetos en el mundo (X1, X2, X3) mientras que el segundo dice que siete (X1, X2, X3, X1 + X2, X1 + X3, X2 + X3, X1 + X2 + X3)[7]. Así pues Olive sigue el ejemplo afirmando: “La respuesta a la pregunta ‘¿Cuántos objetos hay en el mundo?’... depende del marco conceptual que los seres humanos usen para interactuar con la realidad y para producir conocimiento de esa realidad”[8].
Según Olivé asumir el realismo mínimo y adherir a éste la tesis kuhniana nos lleva a un tipo de constructivismo distinto del que han querido encontrar en la obra del físico norteamericano los constructivistas “devastadores” y que comparte los beneficios de una postura realista. Este tipo de constructivismo nuevo sería caracterizado, en sus aspectos ontológico y epistemológico respectivamente, de la siguiente manera:
Que un objeto o un hecho es y cuenta como tal en función del marco conceptual y del sistema de prácticas sociales establecidas dentro de las comunidades científicas.
Que el conocimiento científico depende de, y está fuertemente constreñido, por la realidad, por un lado, y los recursos conceptuales y metodológicos disponibles por las comunidades científicas, por el otro.[9]
Olivé continúa aclarando que los hechos no trascienden a los sujetos cognoscentes, es la realidad lo que le trasciende y el hecho, en cambio, es tal en virtud de los sujetos y sus marcos conceptuales. Así pues en este constructivismo las nociones del tipo devastador no caben pues no se sostiene que la realidad es un mero producto de los marcos conceptuales, ni nosotros, ni nuestro lenguaje, ni cultura, hacen al mundo. Si bien en esta perspectiva ya no cabe la aceptación indiscriminada de modelos epistémicos propia del relativismo cognitivo, también es cierto que no acepta, en concordancia con la negación de la concepción heredada, un criterio de racionalidad único y universal; se abre, de esta manera, paso a un relativismo y pluralismo, constreñidos internamente al marco conceptual y por la realidad.[10]
El relativismo sugerido por la obra de Kuhn es así acotado y disminuido para dar paso a un pluralismo basado en la propuesta del realismo mínimo que reconoce la diversidad de marcos conceptuales, la influencia de los contextos sociales y del lenguaje en la distinción y generación de hechos. Sin embargo, la misma propuesta advierte que no todo vale en sentido ilimitado, existe una normatividad epistémica dentro de cada una de las comunidades o contextos y además, hay un constreñimiento latente de la realidad que sí existe independiente del sujeto. Los constructivismos social y devastador pierden en esta lectura de Kuhn, la figura de padre que devino en mal tener dos enfant terribles.


[1] Yu Cao T. Posmodernity in science and philosophy. CIICH-UNAM. México. 1998. p. 13.[]
2 Glavich, E., Los estudios CTS; una crítica marxista a los constructivistas y a los críticos. Ponencia del Primer Congreso Iberoamericano de Filosofía de la Ciencia y de la Tecnología. Morelia, México. 2000. []
3 Olivé, L., El bien, el mal y la razón. Facetas de la ciencia y la tecnología. Paidós-UNAM. México. 2000.[]
4 Ibid. p. 172.[]
5 Putnam H. Las mil caras del realismo, Barcelona, Paidós, 1994. p. 61.[]
6 Olivé L. Op. cit., p. 175.[]
7 Putnam H. Op. cit., p. 62.[]
8 Olivé L. Op. cit., p. 175.[]
9 Olivé L. Op. cit., p. 175-76.[]
10 Olivé L. Op. cit., p. 176.

Anterior | Siguiente | Inicio